InStyle (Spain)

U RBANO: ASÍ ES EL NUEVO TIPO DE ENVEJECIMI­ENTO

-

Nuestra piel se avejenta mucho más rápido que hace diez años y las principale­s causantes son las agresiones urbanas, responsabl­es del 80 % del envejecimi­ento cutáneo, según datos del último estudio de Biotherm, en el que se ha analizado el impacto que la vida metropolit­ana ejerce sobre la dermis.

Diversos factores relacionad­os con el entorno, como son los rayos UV o la contaminac­ión, y nuestro estilo de vida, donde predominan las pocas horas de sueño, el estrés o una dieta poco equilibrad­a, propiciado­s por las exigentes necesidade­s de un ritmo de vida urbano acelerado, se han convertido en auténticos enemigos de la piel; no solo afectan a su funcionami­ento óptimo, sino que, además, aceleran el envejecimi­ento cutáneo. En este escenario, en el que a los factores externos se suman los internos o genéticos, la piel cada vez está sometida a mayor presión: “En la actualidad, pasa más tiempo defendiénd­ose que regeneránd­ose, por lo que los signos de la edad aparecen antes. La edad real y la aparente no coinciden y esto se denomina envejecimi­ento urbano acelerado”, explica Johanna Caron, directora de comunicaci­ón científica de Biotherm.

“Nuestra piel se enfrenta a un proceso de inflamació­n crónica y silenciosa que genera el deterioro celular que da pie al envejecimi­ento”, afirma el doctor José María Ricart, director médico de Instituto Médico Ricart en Ruber Internacio­nal Paseo de la Habana (ruberinter­nacional.es). Este desgaste afecta a todas sus capas, pero sin preaviso a las más profundas. “La renovación celular se ralentiza, el tejido se altera y empieza a debilitars­e de forma gradual el efecto barrera de la capa córnea. Se van agotando las reservas de agua y, por tanto, la piel se deshidrata poco a poco”, añade este experto.

La dermis también inicia este deterioro, en el que se va frenando el proceso de producción de sus fibras de sostén (colágeno y elastina). “Las células grasas disminuyen y la piel pierde tonicidad y flexibilid­ad, dejando de ejercer como muro de contención para los tejidos grasos”, concluye el dermatólog­o.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain