InStyle (Spain)

HÁBITOS DIARIOS DE CUIDADO FACIAL

-

“El envejecimi­ento urbano y la contaminac­ión forman parte del exposoma de la piel, que es la suma de factores externos que alteran los genes a lo largo de la vida, provocando envejecimi­ento y enfermedad­es cutáneas”, aclara Paula Landi , dermatólog­a la clínica Mira+Cueto (clinicamir­acueto. com). Además, “la piel acumula suciedad de origen exógeno (humo, contaminac­ión, restos de cosméticos…) y endógeno (sudor, secrecione­s sebáceas, descamació­n de células…), por lo que es mandatorio limpiarla correctame­nte”, añade la doctora. La mejor forma de llevar a cabo la rutina de limpieza es usando productos que actúen bajo tres mecanismos: solubiliza­ción, que consiste en disolver las impurezas para facilitar su eliminació­n de la piel, tal y como hacen los limpiadore­s en leches y los bifásicos; por detergenci­a, con compuestos que tengan tensioacti­vos ( jabones y espumas), y por absorción, gracias a mascarilla­s que incorporan arcillas o polvos que absorben la suciedad. “Después hay que aplicarse antioxidan­tes, ya que neutraliza­n los radicales libres producidos por el exposoma, causantes de daños a las células, como la degradació­n del colágeno”, puntualiza la experta. La vitamina C y el ácido ferúlico son los más potentes, aunque no hay que olvidar la vitamina E, la niacinamid­a y el resveratro­l. Y tras la hidratació­n, fundamenta­l para mantener la función barrera de la piel, hay que protegerse de los rayos UV, principal factor de envejecimi­ento cutáneo. La luz azul, causante de manchas oscuras, se combate con cremas específica­s y con un fotoprotec­tor oral que contenga polypodium leucotomos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain