Sín­to­mas de mal fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do

Integral Extra - - GUÍA MEDICINAS NATURALES -

• Piel ama­ri­llen­ta. La piel se vuel­ve ama­ri­llen­ta, así co­mo la cór­nea de los ojos.

• Man­chas. Al­gu­nas ve­ces la co­lo­ra­ción no es uni­for­me, sino que se pre­sen­ta en for­ma de man­chas os­cu­ras en el ros­tro y dor­so de las ma­nos. La pre­sen­cia de un ex­ce­so de co­les­te­rol se re­ve­la en for­ma de pe­que­ñas pro­tu­be­ran­cias en los pár­pa­dos. Esos pe­que­ños “bul­bos” no tie­nen la mis­ma co­lo­ra­ción que los te­ji­dos pró­xi­mos a ellos. Tam­bién apa­re­cen man­chas en la fren­te y al­re­de­dor de la na­riz. La piel mues­tra con fre­cuen­cia un as­pec­to de su­cia.

• Na­riz en­ro­je­ci­da. Sue­le de­ber­se a la in­fluen­cia ne­ga­ti­va de una de­fi­cien­cia en las fun­cio­nes bi­lia­res du­ran­te la di­ges­tión.

• La bo­ca. La bo­ca es­tá fre­cuen­te­men­te “pe­ga­jo­sa”, es­pe­cial­men­te al des­per­tar­se, y tie­ne tam­bién un sa­bor amar­go. El alien­to hue­le al­gu­nas ve­ces tan mal que lle­ga a re­sul­tar in­so­por­ta­ble. La lengua se hin­cha y se ve re­cu­bier­ta por una ca­pa blan­cuz­ca, ama­ri­llen­ta o in­clu­so ver­do­sa. La exa­ge­ra­da in­sa­li­va­ción pue­de de­ber­se a una in­fla­ma­ción de la ve­sí­cu­la bi­liar. • Náu­seas. Las náu­seas y la subida de la bi­lis has­ta la bo­ca se de­ben la ma­yo­ría de las ve­ces a tras­tor­nos he­pá­ti­cos. Al­gu­nas ve­ces se ter­mi­na vo­mi­tan­do. El su­je­to no sien­te el me­nor ape­ti­to, ni tan si­quie­ra por los pla­tos que más le gus­tan. Pue­den lle­gar a ex­pe­ri­men­tar pal­pi­ta­cio­nes o tras­tor­nos car­dia­cos.

• Ga­ses. La pre­sen­cia de ga­ses en los in­tes­ti­nos es nor­mal, siem­pre que el fe­nó­meno no sea de­ma­sia­do fre­cuen­te, se eva­cúen a tra­vés de los ca­na­les nor­ma­les y no hue­lan mal. En su ca­mino de sa­li­da, esos ga­ses ejer­cen un be­ne­fi­cio­so efec­to de ma­sa­je so­bre los in­tes­ti­nos y ayu­dan al mo­vi­mien­to pe­ris­tál­ti­co. No obs­tan­te, mu­chas ve­ces la can­ti­dad y ca­li­dad de di­chos ga­ses no son las idea­les; se for­man y acu­mu­lan ga­ses pú­tri­dos, que pro­vo­can una do­lo­ro­sa hin­cha­zón del ab­do­men.

Esos ga­ses pue­den ex­pan­dir­se en el or­ga­nis­mo y asen­tar­se en “bol­sas” pre­via­men­te exis­ten­tes en­tre los ór­ga­nos o crear bol­sas ar­ti­fi­cia­les. Es­te es­ta­do se de­be a una se­cre­ción in­su­fi­cien­te de bi­lis. Cuan­do lle­gan al duo­deno pri­va­dos de bi­lis, los ali­men­tos se pu­dren, dan­do ori­gen a la apa­ri­ción de ga­ses pu­tre­fac­tos que, an­tes de pa­sar a los in­tes­ti­nos, pro­vo­can una hin­cha­zón, así co­mo tem­blo­res, sen­sa­ción de do­lor en las uñas e in­ca­pa­ci­dad por par­te de los ojos de so­por­tar cual­quier luz in­ten­sa. • Pun­tos do­lo­ro­sos. Se ha di­cho que el có­li­co he­pá­ti­co se de­be nor­mal­men­te al ini­cio de la eva­cua­ción de pie­dras de la ve­sí­cu­la, o del “ba­rri­llo” que se ha ido acu­mu­lan­do en la mis­ma. Esas pie­dras o “ba­rri­llo” pue­den pro­vo­car una in­fla­ma­ción per­ma­nen­te, o in­clu­so la in­fec­ción de la ve­sí­cu­la bi­liar y de sus con­duc­tos. Cuan­do así ocu­rre, se ex­pe­ri­men­ta un agu­do do­lor de­ba­jo de las cos­ti­llas del cos­ta­do de­re­cho. Al­gu­nas ve­ces, es­te in­ten­so do­lor só­lo se sien­te cuan­do se pre­sio­na con los de­dos so­bre la zo­na.

La in­fla­ma­ción de la ve­sí­cu­la bi­liar y de sus con­duc­tos, así co­mo la con­ges­tión del hí­ga­do, pro­vo­can con fre­cuen­cia una sen­sa­ción de do­lor al­re­de­dor del omo­pla­to y hom­bro de­re­chos.

Al­gu­nas ve­ces la de­fi­cien­cia bi­liar se ma­ni­fes­ta­rá en el cos­ta­do iz­quier­do, jus­to en­fren­te de la ve­sí­cu­la. Es­to no es sino la con­se­cuen­cia de la for­ma­ción de ga­ses. La pre­sen­cia de gas en es­ta par­te del cuer­po es re­la­ti­va­men­te fre­cuen­te, y pro­vo­ca do­lo­res, pal­pi­ta­cio­nes y otros sín­to­mas des­agra­da­bles.

• Do­lo­res de ca­be­za. Los tras­tor­nos he­pá­ti­cos que ori­gi­nan es­tre­ñi­mien­to son ca­si siem­pre la cau­sa de los do­lo­res de ca­be­za. Se ex­pe­ri­men­ta una sen­sa­ción de pe­sa­dez en to­da la ca­be­za; el do­lor for­ma una es­pe­cie de “círcu­lo” al­re­de­dor de la par­te su­pe­rior de la mis­ma. Se sien­te opre­sión a la al­tu­ra de las sie­nes. Los des­ór­de­nes he­pá­ti­cos tam­bién pue­den pro­vo­car ma­reos e in­clu­so ce­gue­ras mo­men­tá­neas, fa­ti­ga men­tal y de­pre­sión ner­vio­sa.

• El sue­ño. Si el hí­ga­do es­tá con­ges­tio­na­do re­sul­ta di­fí­cil con­ci­liar el sue­ño, es­pe­cial­men­te al­re­de­dor de la una a las dos de la ma­dru­ga­da. Al­gu­nas ve­ces el su­je­to no se duer­me has­ta la ma­dru­ga­da. Du­ran­te es­tas ho­ras de in­som­nio re­sul­ta im­po­si­ble re­la­jar­se, de­bi­do a las mo­les­tias provocadas por los tras­tor­nos di­ges­ti­vos y a los pen­sa­mien­tos som­bríos que son su con­se­cuen­cia na­tu­ral (¡un he­cho fre­cuen­te, en los tiem­pos que co­rren!). No obs­tan­te, a lo lar­go de to­do el día, y so­bre to­do des­pués de las co­mi­das, se ex­pe­ri­men­ta­rán de­seos de dormir (som­no­len­cia, so­por).

• La ori­na. La gen­te que pa­de­ce del hí­ga­do ori­na más de no­che que du­ran­te el día; pe­ro en ge­ne­ral no mu­cho, ya que los ri­ño­nes no re­ci­ben los ne­ce­sa­rios es­ti­mu­lan­tes.

La ori­na no sue­le ser cla­ra y trans­pa­ren­te, sino más bien tur­bia. No obs­tan­te, si es ex­ce­si­va­men­te cla­ra, re­ve­la la au­sen­cia de pig­men­tos bi­lia­res y que las fun­cio­nes que se ocu­pan de los pro­ce­sos na­tu­ra­les de ali­men­ta­ción se han vis­to per­tur­ba­das.

Apen­di­ci­tis. Mu­chos ca­sos de su­pues­ta apen­di­ci­tis no son sino ejem­plos de hí­ga­do con­ges­tio­na­do. Pe­ro aun en el ca­so de que la apen­di­ci­tis sea ver­da­de­ra, no de­be­mos ol­vi­dar­nos del pa­pel desem­pe­ña­do por el hí­ga­do, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta las pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas de la bi­lis. El apén­di­ce só­lo pue­de in­fla­mar­se y pos­te­rior­men­te in­fec­tar­se cuan­do la bi­lis no se pro­du­ce re­gu­lar­men­te y en can­ti­dad su­fi­cien­te. Bi­lis y ma­la eva­cua­ción. Un flu­jo de­fi­cien­te de bi­lis, la au­sen­cia en ella de uno o va­rios de sus ele­men­tos esen­cia­les o una com­po­si­ción im­per­fec­ta son to­dos fac­to­res que in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te so­bre la eva­cua­ción. Ca­da 24 ho­ras se se­gre­ga apro­xi­ma­da­men­te un li­tro de bi­lis, lo que ase­gu­ra la lu­bri­ca­ción de los in­tes­ti­nos gra­cias a su vis­co­si­dad. Por eso un des­equi­li­brio en las fun­cio­nes bi­lia­res pue­de dar lu­gar al es­tre­ñi­mien­to por au­sen­cia de sa­les bi­lia­res que nor­mal­men­te es­ti­mu­lan la pe­ris­tal­sis de los in­tes­ti­nos. El es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co al­ter­na­do con ra­chas de dia­rrea es uno de los sín­to­mas más cla­ros de tras­tor­nos he­pá­ti­cos. Las he­ces (y tam­bién la ori­na) pue­den, o bien per­der co­lor, o bien apa­re­cer in­ten- sa­men­te co­lo­rea­das. En ocasiones ca­re­cen de con­sis­ten­cia, son muy del­ga­das o po­seen una du­re­za ex­ce­si­va. Co­li­ba­ci­lo­sis. La pro­li­fe­ra­ción anor­mal de ba­ci­los in­tes­ti­na­les lle­va a gra­ves tras­tor­nos in­tes­ti­na­les o uri­na­rios, de­pen­dien­do siem­pre de la can­ti­dad de los mis­mos que ha­ya en los in­tes­ti­nos o en los con­duc­tos uri­na­rios. En los in­tes­ti­nos exis­te por lo ge­ne­ral una flo­ra ri­ca y va­ria­da, que, si se man­tie­ne de­bi­da­men­te equi­li­bra­da, ejer­ce un efec­to be­ne­fi­cio­so du­ran­te el pro­ce­so ter­mi­nal de la di­ges­tión. Pe­ro si se rom­pe el equi­li­brio, cual­quie­ra de ellos pue­de lle­gar a re­sul­tar pe­li­gro­so. Es la bi­lis la que re­gu­la­ri­za es­te me­dio, con­di­cio­nan­do así el es­ta­do de equi­li­brio.

Cuan­do los ali­men­tos son na­tu­ra­les y el hí­ga­do rea­li­za sus fun­cio­nes nor­ma­les, las de­fi­cien­cias se co­rri­gen sin ne­ce­si­dad de in­ter­ven­ción al­gu­na.

Cuan­do fal­ta en ella al­gún com­po­nen­te, se crea un des­or­den en la flo­ra in­tes­ti­nal. Pue­den des­apa­re­cer de­ter­mi­na­das es­pe­cies de flo­ra, mien­tras que otras se mul­ti­pli­can en pro­por­cio­nes alar­man­tes. Ni que de­cir tie­ne que la me­jor for­ma de vol­ver a un es­ta­do nor­mal no con­sis­te en des­truir las es­pe­cies indeseadas, sino en res­ta­ble­cer un me­dio nor­mal. Des­mi­ne­ra­li­za­ción. La se­cre­ción in­su­fi­cien­te de de­ter­mi­na­das sus­tan­cias (sa­les bi­lia­res, en­zi­mas, etc.) por par­te del hí­ga­do di­fi­cul­ta la trans­for­ma­ción de los di­ver­sos ele­men­tos con­te­ni­dos en los ali­men­tos. Di­chos ele­men­tos no son ni co­rrec­ta­men­te apro­ve­cha­dos ni eli­mi­na­dos. El re­sul­ta­do de to­do ello es un es­ta­do de des­nu­tri­ción que se re­fle­ja­rá pos­te­rior­men­te en anor­ma­li­da­des de la cons­ti­tu­ción del cuer­po e in­ca­pa­ci­dad pa­ra desem­pe­ñar las fun­cio­nes nor­ma­les del or­ga­nis­mo. Una reac­ción muy fre­cuen­te en esos ca­sos es preo­cu­par­se por la po­si­ble ca­ren­cia de mi­ne­ra­les im­por­tan­tes: cal­cio, po­ta­sio, mag­ne­sio, fós­fo­ro, yo­do, hie­rro, etc., e ima­gi­nar­se que el re­me­dio adecuado con­sis­te en li­mi­tar­se a to­mar su­ple­men­tos de los mis­mos. No obs­tan­te, en la reali­dad no bas­ta con in­tro­du­cir es­tos su­ple­men­tos, pues el or­ga­nis­mo de­be en­con­trar­se en dis­po­si­ción de ex­traer lo que ne­ce­si­ta de los ali­men­tos en for­ma na­tu­ral. Y, una vez más, es­to de­pen­de­rá de que el hí­ga­do sea ca­paz de fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. Cuan­do los ali­men­tos son na­tu­ra­les y el hí­ga­do rea­li­za sus fun­cio­nes nor­ma­les, las de­fi­cien­cias se co­rri­gen sin ne­ce­si­dad de in­ter­ven­ción al­gu­na. Dia­be­tes. El hí­ga­do pro­du­ce glu­có­geno. Es­te glu­có­geno se ve so­me­ti­do a la ac­ción de los ju­gos pan­creá­ti­cos, y se trans­for­ma lue­go en glu­co­sa (azú­car), gra­cias a otra fun­ción del hí­ga­do, cu­yas cé­lu­las se­gre­gan una dias­ta­sa (en­zi­ma) es­pe­cial­men­te des­ti­na­da a es­te fin. Es­te azú­car pa­sa lue­go a la san­gre si es ne­ce­sa­rio o, de lo con­tra­rio, per­ma­ne­ce al­ma­ce­na­da. En ca­so de que el hí­ga­do pro­du­je­ra de­ma­sia­do azú­car o no fue­se ca­paz de ma­ne­jar ade­cua­da­men­te la pro­ce­den­te de los in­tes­ti­nos, la san­gre ab­sor­be­ría par­te de los ex­ce­den­tes y los fil­tra­ría a los ri­ño­nes pa­ra su eli­mi­na­ción a tra­vés de la ori­na. Ha­bría de es­te mo­do un ex­ce­so de azú­car tan­to en la san­gre co­mo en la ori­na; es de­cir, dia­be­tes. Es­ca­lo­fríos. Las per­so­nas que pa­de­cen es­ca­lo­fríos ha­brán ob­ser­va­do que los mo­men­tos des­agra­da­bles son nor­mal­men­te los que si­guen a las co­mi­das; es de­cir, du­ran­te las pri­me­ras ho­ras de

la di­ges­tión. Pue­de ser una cla­ve im­por­tan­te pa­ra ave­ri­guar su cau­sa. El gran es­fuer­zo que tie­ne que rea­li­zar un hí­ga­do so­bre­car­ga­do pa­ra pro­du­cir bi­lis le im­pi­de cum­plir otras im­por­tan­tes fun­cio­nes. La cir­cu­la­ción de la san­gre pue­de vol­ver­se len­ta, lo que di­fi­cul­ta la oxi­da­ción, di­so­lu­ción, coa­gu­la­ción, re­duc­ción e hi­dra­ta­ción, ya que el hí­ga­do ejer­ce un im­por­tan­te pa­pel en to­das es­tas fun­cio­nes. De­bi­do a es­ta des­ace­le­ra­ción se pro­du­cen a ve­ces es­ca­lo­fríos; es de­cir, una sen­sa­ción de frío den­tro del cuer­po. Cuan­do el hí­ga­do fun­cio­na bien y rea­li­za co­rrec­ta­men­te to­das sus ta­reas, esos des­agra­da­bles mo­men­tos se van re­du­cien­do y lle­gan a des­apa­re­cer. Es­pas­mos in­tes­ti­na­les. La au­sen­cia de sa­les bi­lia­res en los in­tes­ti­nos o cual­quier de­fi­cien­cia en la com­po­si­ción de la bi­lis pue­den ser la cau­sa de un ex­ce­so de ca­lor en las pa­re­des in­tes­ti­na­les. Es­ta irri­ta­ción re­per­cu­te so­bre los ex­tre­mos ner­vio­sos de las mis­mas, lo que pro­vo­ca en ocasiones con­trac­cio­nes es­pas­mó­di­cas de las vís­ce­ras. Se ha com­pro­ba­do con fre­cuen­cia que la vuel­ta del hí­ga­do a un es­ta­do nor­mal con­lle­va la des­apa­ri­ción de los es­pas­mos in­tes­ti­na­les, que pue­den no ha­ber si­do sino una ma­ni­fes­ta­ción de los in­tes­ti­nos de de­fen­sa de un co­lon ul­ce­ra­do. • In­fla­ma­cio­nes, in­fec­cio­nes, fer­men­ta­cio­nes. Cuan­do de­ter­mi­na­dos ali­men­tos no son per­fec­ta­men­te trans­for­ma­dos en el trans­cur­so del pro­ce­so de la di­ges­tión, pue­den pro­vo­car una irri­ta­ción de las mu­co­sas de los in­tes­ti­nos, crean­do así una in­fla­ma­ción que pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una in­fec­ción. Las in­fla­ma­cio­nes e in­fec­cio­nes se pre­sen­tan cuan­do los ele­men­tos im­per­fec­ta­men­te trans­for­ma­dos e in­su­fi­cien­te­men­te im­preg­na­dos de sa­les bi­lia­res co­mien­zan a fer­men­tar de ma­ne­ra pe­li­gro­sa. Lo que fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de un pe­li­gro­so es­ta­do de irri­ta­ción, de so­bra co­no­ci­do por las per­so­nas aque­ja­das de co­li­tis, es tan­to los ele­men­tos en sí co­mo los sub­pro­duc­tos de es­ta pro­pia fer­men­ta­ción que se pu­dre. Lom­bri­ces in­tes­ti­na­les. Lo que con­vie­ne ha­cer no es só­lo des­truir las lom­bri­ces, sino crear un me­dio que no les per­mi­ta so­bre­vi­vir. Cuan­do exis­te su­fi­cien­te can­ti­dad de bi­lis en los in­tes­ti­nos, y és­ta con­tie­ne to­dos los ele­men­tos nor­ma­les y ne­ce­sa­rios, las lom­bri­ces no pue­den se­guir pros­pe­ran­do, y ni tan si­quie­ra vi­vir. Si se in­tro­du­ce lar­vas con los ali­men­tos, se las ca­na­li­za­rá rá­pi­da­men­te ha­cia los in­tes­ti­nos, don­de la pre­sen­cia de do­sis su­fi­cien­tes de bi­lis se­rá un obs­tácu­lo ca­si in­sal­va­ble pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Cuan­do to­do fun­cio­na nor­mal­men­te, las lom­bri­ces y las lar­vas se neu­tra­li­zan y eva­cúan rá­pi­da­men­te. Mu­chas ve­ces, la gen­te con­si­de­ra ne­ce­sa­rio adop­tar me­di­das di­rec­tas con­tra las lom­bri­ces y otros pa­rá­si­tos del cuer­po, pe­ro és­tas só­lo pue­den te­ner un ca­rác­ter se­cun­da­rio. Tal co­mo se ha se­ña­la­do, la me­di­da bá­si­ca y pri­me­ra se­rá ha­cer que el hí­ga­do y otros ór­ga­nos re­la­cio­na­dos con él vuel­van a fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. Ma­la di­ges­tión. Al ca­bo de unas tres ho­ras de per­ma­nen­cia en el es­tó­ma­go, los ali­men­tos van a pa­rar al duo­deno, don­de per­ma­ne­cen otras 6-7 ho­ras más; des­pués se des­pla­zan al in­tes­tino grue­so, don­de per­ma­ne­cen en­tre 10 y 20 ho­ras. Así pues, los ali­men­tos se en­cuen­tran so­me­ti­dos a la in­fluen­cia de la bi­lis to­do el tiem­po que du­ra el pro­ce­so di­ges­ti­vo (19-30 ho­ras), sal­vo tres ho­ras. La fal­ta o de­fi­cien­cia de bi­lis im­po­si­bi­li­ta es­tas tres fa­ses de la di­ges­tión. Per­so­nas obe­sas y per­so­nas del­ga­das. El hí­ga­do pro­du­ce, re­tie­ne o des­tru­ye las gra­sas se­gún las ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo. Un tras­torno o des­or­den en es­ta fun­ción da lu­gar, bien a la re­ten­ción de de­ma­sia­da gra­sa por no ser ca­paz de des­truir los ex­ce­den­tes, bien a la in­ca­pa­ci­dad de pro­du­cir to­das las gra­sas que el cuer­po ne­ce­si­ta. La neu­tra­li­za­ción y eli­mi­na­ción de los ali­men­tos so­bran­tes pue­de no ser

tam­po­co sa­tis­fac­to­ria, en cu­yo ca­so se acu­mu­la­rán re­si­duos en los ór­ga­nos o en los te­ji­dos. Es­ta so­bre­car­ga pue­de acen­tuar el des­equi­li­brio del me­ta­bo­lis­mo (asi­mi­la­ción y desasi­mi­la­ción); el re­sul­ta­do se­rá, bien la obe­si­dad, bien la del­ga­dez ex­ce­si­va. La pro­duc­ción in­su­fi­cien­te de sus­tan­cias pro­tec­to­ras cons­ti­tu­ye el pre­lu­dio a la in­va­sión del or­ga­nis­mo por par­te de las to­xi­nas. Otra cau­sa de des­nu­tri­ción la cons­ti­tu­ye la se­cre­ción in­su­fi­cien­te de en­zi­mas y otros ele­men­tos que ayu­dan a trans­for­mar los ali­men­tos in­ge­ri­dos, lo cual pue­de lle­var tam­bién a una pér­di­da de pe­so o a la obe­si­dad; la pri­me­ra de­bi­da a una de­fi­cien­cia y la se­gun­da a la acu­mu­la­ción de re­si­duos ali­men­ti­cios no me­ta­bo­li­za­dos. La mis­ma cau­sa pue­de pro­vo­car efec­tos apa­ren­te­men­te dis­tin­tos; to­do de­pen­de­rá del es­ta­do y cir­cuns­tan­cias de ca­da per­so­nas. Pi­co­res anales. Du­ran­te la fer­men­ta­ción, y al pa­sar por el rec­to y el ano, los pro­duc­tos re­si­dua­les pro­vo­can una sen­sa­ción de ca­lor. Por otro la­do, los ali­men­tos de­fi­cien­te­men­te di­ge­ri­dos li­be­ran to­xi­nas en los in­tes­ti­nos, que pe­ne­tran en la san­gre y pro­vo­can un pe­li­gro­so es­ta­do de toxicidad. El or­ga-

El co­mer con ex­ce­so pro­vo­ca una des­ace­le­ra­ción y rit­mo len­to de las fun­cio­nes del hí­ga­do, lo que se de­be a la con­ges­tión de los con­duc­tos.

nis­mo se li­be­ra de esas to­xi­nas me­dian­te erup­cio­nes cu­tá­neas, al­gu­nas de las cua­les apa­re­cen al­re­de­dor del ano, pro­vo­can­do mo­les­tos pi­co­res. Cuan­do el es­ta­do de toxicidad afec­ta es­ta zo­na es se­ñal de que ha lle­ga­do a una fa­se avan­za­da y de que ha­rá fal­ta mu­cho tiem­po y es­fuer­zo pa­ra cu­rar­lo, ya que pri­me­ro ha­brá que con­se­guir que el hí­ga­do fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te. La cau­sa de los pi­co­res pue­den ser las lom­bri­ces; pe­ro, tam­bién en es­te ca­so, ha­bría que de­vol­ver el hí­ga­do a su es­ta­do nor­mal. Pi­ro­sis. Se ex­pe­ri­men­ta una sen­sa­ción de que­ma­zón, que na­ce en el es­tó­ma­go y sube has­ta la gar­gan­ta. Los eruc­tos só­lo sir­ven pa­ra em­peo­rar nues­tro es­ta­do, ya que ele­van con­si­go un lí­qui­do áci­do que nos que­ma la gar­gan­ta. Es­tos fe­nó­me­nos cons­ti­tu­yen con fre­cuen­cia el pre­lu­dio de una úl­ce­ra de es­tó­ma­go, pe­ro po­drían in­ter­pre­tar­se tam­bién co­mo una se­ñal de hi­po­glu­ce­mia. Cuan­do el me­ta­bo­lis­mo del azú­car es de­fec­tuo­so, la com­po­si­ción de la san­gre se ve des­equi­li­bra­da y pue­den pro­du­cir­se ac­ci­den­tes. Es­ta es la ra­zón de que las úl­ce­ras de es­tó­ma­go va­yan siem­pre pre­ce­di­das de tras­tor­nos he­pá­ti­cos. La sen­sa­ción de que­ma­zón en la zo­na del co­ra­zón y el mo­vi­mien­to as­cen­den­te del lí­qui­do pue­den in­di­car con fre­cuen­cia la con­ges­tión de los con­duc­tos di­ges­ti­vos, cau­sa­da por una se­cre­ción in­su­fi­cien­te de bi­lis. Así, cual­quie­ra que sea el pro­ble­ma de­nun­cia­do por la pi­ro­sis, el re­me­dio con­sis­te en ali­viar la so­bre­car­ga del hí­ga­do eli­mi­nan­do de nues­tra ali­men­ta­ción los pro­duc­tos con­tra­pro­du­cen­tes y es­ti­mu­lan­do las fun­cio­nes he­pá­ti­cas por me­dios na­tu­ra­les.

LO QUE HA­CE DA­ÑO AL HÍ­GA­DO

Acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao. Jun­to con el al­cohol y las gra­sas, el acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao se ca­rac­te­ri­za por pro­vo­car ci­rro­sis e in­clu­so ne­cro­sis (muer­te) de las cé­lu­las del hí­ga­do. Al­cohol. No nos de­ten­dre­mos de­ma­sia­do en es­te te­ma: las ob­ser­va­cio­nes cien­tí­fi­cas han de­mos­tra­do sin lu­gar a du­das el pe­li­gro­so efec­to de­bi­li­ta­dor que el al­cohol ejer­ce en to­dos los ór­ga­nos en ge­ne­ral y so­bre el hí­ga­do en par­ti­cu­lar, pues dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad de pu­ri­fi­car la san­gre y de su­mi­nis­trar al or­ga­nis­mo sus­tan­cias pro­tec­to­ras de es­ta va­lio­sa vís­ce­ra. Apar­te de pro­vo­car ci­rro­sis he­pá­ti­ca, el al­cohol ele­va el ni­vel de co­les­te­rol de la san­gre y con­tri­bu­ye por tan­to a un es­ta­do ge­ne­ral de in­to­xi­ca­ción. Tam­bién ha­ce per­der vi­ta­li­dad a las vi­ta­mi­nas con­te­ni­das en los ali­men­tos, pro­vo­can­do así una in­su­fi­cien­cia vi­ta­mí­ni­ca. Co­mo de­cía el mé­di­co na­tu­ris­ta Dr. Eduar­do Al­fon­so: “el al­cohol mata los te­ji­dos vi­vos y con­ser­va los te­ji­dos muer­tos”. Car­ne y gra­sas ani­ma­les. Es un error creer que la car­ne es in­dis­pen­sa­ble co­mo fuen­te de pro­teí­nas. En el reino ve­ge­tal exis­te to­da una va­rie­dad de pro­duc­tos ali­men­ti­cios tan ri­cos o más que la car­ne en lo que a pro­teí­nas se re­fie­re. La car­ne no só­lo con­tie­ne pro­teí­nas par­cial­men­te uti­li­za­das por el or­ga­nis­mo al que per­te­ne­cía, sino tam­bién otras sus­tan­cias de­ri­va­das de la desasi­mi­la­ción y los re­si­duos, pre­sen­tes en el cuer­po del ani­mal en el mo­men­to de su muer­te. Di­chos re­si­duos son ve­ne­nos muy da­ñi­nos pa­ra el hí­ga­do, al que le re­sul­ta real­men­te muy di­fí­cil neu­tra­li­zar­los. Sor­pren­de, de to­das for­mas, que al dar un vis­ta­zo a las en­tra­das “ca­da­ve­ri­na” o “pu­tres­ci­na”, fuen­tes de re­fe­ren­cia co­mo wi­ki­pe­dia les con­ce­dan tan só­lo unas bre­ves lí­neas. Me­di­ca­men­tos y ali­men­tos quí­mi­cos. Cual­quier sus­tan­cia quí­mi­ca es aje­na al or­ga­nis­mo hu­mano y, por tan­to, pue­de con­si­de­rar­se da­ñi­na. Una vez in­tro­du­ci­do di­rec­ta­men­te en la san­gre o a tra­vés del apa­ra­to di­ges­ti­vo, el pro­duc­to quí­mi­co lle­ga inevi­ta­ble­men­te al hí­ga­do, que de­be “hu­ma­ni­zar­lo” en la me­di­da de lo po­si­ble; es de­cir, neu­tra­li­zar sus ele­men­tos inacep­ta­bles y eli­mi­nar los re­si­duos de esa sín­te­sis. Tam­bién de­be ocu­par­se de la eva­cua­ción de las cé­lu­las da­ña­das. Los cien­tí­fi­cos han in­ven­ta­do pro­duc­tos que de­no­mi­nan “an­ti­sép­ti­cos”, y cu­yo ob­je­ti­vo es des­truir lo que con­si­de­ran da­ñino pa­ra el cuer­po hu­mano. Pe­ro esos pro­duc­tos sin­té­ti­cos son iner­tes, ca­re­cen de vi­da, lo que quie­re de­cir que ca­re­cen de in­te­li­gen­cia y me­mo­ria, y que des­tru­yen in­dis­cri­mi­na­da­men­te tan­to las pro­pie­da­des da­ñi­nas co­mo las úti­les. Sin em­bar­go, los ver­da­de­ros “an­ti­sép­ti­cos” na­tu­ra­les ac­túan de ma­ne­ra muy dis­tin­ta. No des­tru­yen. Evi­tan el na­ci­mien­to y pro­li­fe­ra­ción de los ele­men­tos da­ñi­nos y, al mis­mo tiem­po, for­ta­le­cen el or­ga­nis­mo. Las sus­tan­cias quí­mi­cas, que con­tri­bu­yen a co­rrom­per el en­torno na­tu­ral, son cau­sa de en­fer­me­da­des y de des­equi­li­brio ge­ne­ra­li­za­do, cu­yas evi­den­cias se es­tu­dian por fin en to­das par­tes. De­bi­li­tan las de­fen­sas na­tu­ra­les des­tru­yen­do las sus­tan­cias pro­tec­to­ras o pro­vo­can­do la in­hi­bi­ción de los cen­tros que con­tro­lan el me­ca­nis­mo de in­mu­ni­za­ción. A es­to se de­be el que, al ab­sor­ber­se por vía oral, al­gu­nos an­ti­sép­ti­cos y an­ti­bió­ti­cos creen una im­por­tan­te can­ti­dad de mi­cro­bios, que per­tur­ban y pro­vo­can des­ór­de­nes en la flo­ra in­tes­ti­nal. Re­sul­tan des­trui­dos ca­si to­dos los mi­cro­bios in­tes­ti­na­les, sal­vo los es­pe­cial­men­te re­sis­ten­tes, que se re­pro­du­ci­rán pro­lí­fi­ca­men­te, in­va­dien­do los ór­ga­nos di­ges­ti­vos. El or­ga­nis­mo in­ten­ta­rá de­fen­der­se por me­dio de la dia­rrea, pe­ro es­to no ser­vi­rá de na­da, a me­nos que vuel­van las variedades ori­gi­na­les y se re­co­bre el equi­li­brio. La per­tur­ba­ción de la flo­ra di­ges­ti­va de­ri­va­da del em­pleo de pro­duc­tos an­ti­na­tu­ra­les pue­de es­ti­mu­lar la pro­li­fe­ra­ción de los ba­ci­los y vol­ver­los vi­ru­len­tos. Si no se pro­du­ce su­fi­cien­te bi­lis, no se neu­tra­li­za­rán di­chos ba­ci­los en los in­tes­ti­nos y en­tra­rán en la san­gre, que los con­du­ci­rá has­ta los ri­ño­nes o los con­duc­tos he­pá­ti­cos. Su ac­ción ha­rá que la bi­lis no es­té com­ple­ta. Co­mo ca­re­ce­rá aún de los ele­men­tos pro­tec­to­res que de­be­ría aca­rrear lue­go a los in­tes­ti­nos, la bi­lis re­sul­ta fá­cil­men­te co­rrup­ti­ble por esos ele­men­tos in­de­sea­bles. To­do es­to con­du­ce a una in­fla­ma­ción, que pue­de pro­vo­car la for­ma­ción

de pie­dras o cálcu­los. La se­cre­ción de bi­lis dis­mi­nu­ye, de ma­ne­ra que se re­du­ce aún más la pu­ri­fi­ca­ción de los in­tes­ti­nos. Es el co­mien­zo de un dia­bó­li­co círcu­lo vi­cio­so. La co­rrup­ción de la bi­lis por los ali­men­tos o me­di­ca­men­tos quí­mi­cos y la con­si­guien­te de­ge­ne­ra­ción con­tri­bu­ye a la pu­tre­fac­ción de los in­tes­ti­nos y a la crea­ción de re­si­duos ex­tre­ma­da­men­te tó­xi­cos. Esos ve­ne­nos ata­can a la bi­lis ya co­rrup­ta, que a su vez in­fec­ta los con­duc­tos in­tes­ti­na­les y au­men­ta la pu­tre­fac­ción. La ex­pe­rien­cia na­tu­ris­ta clá­si­ca nos di­ce que, pa­ra per­mi­tir la re­cons­ti­tu­ción de un me­dio nor­mal, es im­pres­cin­di­ble ex­cluir to­dos esos ali­men­tos quí­mi­cos y me­di­ca­men­tos ar­ti­fi­cia­les. Mar­ga­ri­nas y acei­tes pro­ce­sa­dos. La ma­yo­ría de las mar­ga­ri­nas exis­ten­tes en el mer­ca­do es­tán he­chas a ba­se de gra­sa. Pa­ra que esos acei­tes se so­li­di­fi­quen des­pués de li­cuar­se a de­ter­mi­na­da tem­pe­ra­tu­ra tie­nen que fi­jar hi­dró­geno. Pa­ra ese fin se les tra­ta con un ca­ta­li­za­dor, ca­si siem­pre ní­quel, del que que­dan al­gu­nos res­tos en el pro­duc­to aca­ba­do. Es­ta hi­dro­ge­na­ción ca­ta­lí­ti­ca tie­ne tam­bién co­mo mi­sión des­odo­ri­zar las gra­sas ani­ma­les pa­ra que su olor no le re­sul­te mo­les­to al con­su­mi­dor. Los res­tos del ca­ta­li­za­dor em­plea­do pa­ra fi­jar el hi­dró­geno ejer­cen efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre el hí­ga­do, que tie­ne que rea­li­zar gran­des es­fuer­zos pa­ra neu­tra­li­zar­los. Es­te pro­ce­so de hi­dro­ge­na­ción de las gra­sas se rea­li­za a cos­ta de des­truir de­ter­mi­na­dos áci­dos in­dis­pen­sa­bles pa­ra la for­ma­ción de los te­ji­dos. In­clu­so cuan­do la mar­ga­ri­na es­tá he­cha a ba­se de gra­sas ve­ge­ta­les, no exis­tía la me­nor po­si­bi­li­dad de evi­tar el pro­ce­so de hi­dro­ge­na­ción ca­ta­lí­ti­ca. El prin­ci­pal pro­ble­ma ra­di­ca en que en los pro­ce­sos de ex­trac­ción se em­plean di­sol­ven­tes quí­mi­cos y tem­pe­ra­tu­ras lo su­fi­cien­te­men­te ele­va­das co­mo pa­ra des­truir la ma­yo­ría de los ele­men­tos vi­vos. Asi­mis­mo, a la sus­tan­cia olea­gi­no­sa em­plea­da en su pro­duc­ción se la sue­le des­po­jar de su vai­na o cás­ca­ra pa­ra re­du­cir el vo­lu­men y, por tan­to, los cos­tes del trans­por­te. Es­to ha­ce que re­sul­te más áci­da y, en con­se­cuen­cia, que con­tri­bu­ya a au­men­tar la aci­dez del acei­te o gra­sa que de ella se ex­trai­ga. Co­mo el hí­ga­do es par­cial­men­te res­pon­sa­ble de man­te­ner el equi­li­brio aci­do-bá­si­co, lo más se­gu­ro es que se vea per­tur­ba­do por una pre­pon­de­ran­cia de los ele­men­tos aci­di­fi­can­tes. Y, lo que es más gra­ve, tan­to las mar­ga­ri­nas co­mo los acei­tes in­dus­trial­men­te pro­du­ci­dos re­sul­tan di­fí­ci­les de di­ge­rir, por lo que el hí­ga­do se ve­rá aún más so­bre­car­ga­do. Pe­ro te­ne­mos una bue­na noticia: han apa­re­ci­do por fin mar­ga­ri­nas ve­ge­ta­les no hi­dro­ge­na­das en el mer­ca­do… Ca­fé y le­che. Aún se­pa­ra­dos, el ca­fé y la le­che son da­ñi­nos pa­ra el hí­ga­do. Sí es cier­to que na­die pue­de ne­gar el po­der nu­tri­ti­vo de los lác­teos, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que “no es lo que co­me­mos, sino lo que nues­tro cuer­po asi­mi­la, lo que nos ha­ce fuer­tes”, y no es

és­te el ca­so de la le­che, en las per­so­nas adul­tas. Com­bi­na­dos, le­che y ca­fé re­sul­tan do­ble­men­te des­truc­ti­vos pa­ra el hí­ga­do. El ca­fé y la le­che en­tran en los in­tes­ti­nos sin di­ge­rir y po­nen en mar­cha pu­tre­fac­cio­nes que la bi­lis no siem­pre es ca­paz de neu­tra­li­zar. Es­ta co­rrup­ción de los in­tes­ti­nos lle­ga has­ta el hí­ga­do; la bi­lis se ha vis­to tan ne­ga­ti­va­men­te afec­ta­da que no pue­de ha­cer na­da pa­ra com­ba­tir la fer­men­ta­ción pú­tri­da, que lle­ga has­ta los ór­ga­nos ve­ci­nos. Azú­car re­fi­na­do. Al igual que ca­si to­dos los ele­men­tos ais­la­dos ar­ti­fi­cial­men­te, el azú­car blan­co in­dus­trial, aun­que lo ex­trai­gan de la re­mo­la­cha, es un pro­duc­to des­equi­li­bra­do, in­ca­paz de sos­te­ner nin­gu­na for­ma de vi­da. El azú­car re­fi­na­do no con­tie­ne ni ele­men­tos pro­tec­to­res ni fer­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el or­ga­nis­mo, por lo que el hí­ga­do se ve obli­ga­do a com­pen­sar es­ta de­fi­cien­cia pro­por­cio­nan­do las sus­tan­cias que fal­tan. El áci­do oxá­li­co se pro­du­ce co­mo re­sul­ta­do de la aci­di­fi­ca­ción de los in­tes­ti­nos exi­gi­da por la pre­sen­cia de azú­car. Oxi­da­do en los múscu­los, el áci­do oxá­li­co de­be ver­se neu­tra­li­za­do por el hí­ga­do, que se ve así obli­ga­do a rea­li­zar to­da­vía más tra­ba­jos ex­tra. La me­nor can­ti­dad que es­ca­pe al hí­ga­do en­tra en la cir­cu­la­ción, in­va­de los te­ji­dos y tie­ne que ver­se pos­te­rior­men­te eli­mi­na­da por los ri­ño­nes. Es­to ha­ce que el áci­do oxá­li­co sea la cau­sa de los do­lo­res de ri­ño­nes y de la apa­ri­ción de san­gre en la ori­na. Ca­be asi­mis­mo se­ña­lar que, al igual que el áci­do úri­co, se en­cuen­tra pre­sen­te en la ma­yo­ría de los ca­sos de reu­ma­tis­mo, mi­gra­ña, tras­tor­nos ner­vio­sos y fa­ti­ga. Pan blan­co. Da­do que se com­po­ne en gran me­di­da de al­mi­dón y es­tá sa­tu­ra­do de le­va­du­ra quí­mi­ca, el pan blan­co (o “no in­te­gral”) es­tá to­tal­men­te des­vi­ta­li­za­do y ca­re­ce del mí­ni­mo va­lor nu­tri­ti­vo, sir­vien­do fun­da­men­tal­men­te pa­ra for­mar ga­ses. Al eli­mi­nar el sal­va­do se tira un 80% del fós­fo­ro y el cal­cio, así co­mo mu­chos fer­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la di­ges­tión de los ele­men­tos nu­tri­ti­vos del tri­go. La cás­ca­ra de los ce­rea­les es ade­más la par­te más vi­tal de los mis­mos, ya que es la que per­ma­ne­ce más tiem­po ex­pues­ta a las ra- dia­cio­nes so­la­res. Pe­ro aún más ne­ga­ti­va pa­ra la sa­lud es la ex­trac­ción del ger­men, en don­de se en­cuen­tra la to­ta­li­dad de las vi­ta­mi­nas del gru­po B. Es­tas in­su­fi­cien­cias de fer­men­tos y vi­ta­mi­nas obli­gan al hí­ga­do a rea­li­zar un gi­gan­tes­co es­fuer­zo pa­ra su­plir di­chos ele­men­tos esen­cia­les. La ta­rea es tan des­pro­por­cio­na­da que, an­tes o des­pués, lle­gan a pro­du­cir­se le­sio­nes in­ter­nas e in­clu­so ac­ci­den­tes mu­cho más gra­ves. Ta­ba­co. El nú­me­ro de com­pli­ca­cio­nes de­bi­das a en­ve­ne­na­mien­to por cau­sa del ta­ba­co es tan ele­va­do que re­sul­ta in­clu­so di­fí­cil de creer. Y pro­du­ce un tra­ba­jo ex­tra en el hí­ga­do, so­bre el que no nos ex­ten­de­re­mos: to­do el mun­do sa­be que es un pro­duc­to a eli­mi­nar. Va­cu­nas. Siem­pre que se in­tro­du­ce di­rec­ta­men­te en la san­gre una sus­tan­cia ex­tra­ña se ca­na­li­za ha­cia el hí­ga­do, que tie­ne co­mo mi­sión neu­tra­li­zar a los in­va­so­res. El sis­te­ma he­pá­ti­co emi­te an­ti­cuer­pos y otras sus­tan­cias pro­tec­to­ras, pe­ro a la ino­cu­la­ción de va­cu­nas le sue­le se­guir di­ver­sos tras­tor­nos. ¿Por qué? Por­que con­tri­bu­yen a es­cle­ro­ti­zar los te­ji­dos, es­pe­cial­men­te los del hí­ga­do.

Apli­ca­ción de in­su­li­na en dia­be­tes.

La gra­sa ani­mal es no­ci­va pa­ra el hí­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.