Ac­né

Integral Extra - - GUÍA MEDICINAS NATURALES -

Las cau­sas y tra­ta­mien­tos de cual­quier erup­ción pa­re­ci­da al ac­né son prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos. Hay dos hi­pó­te­sis acep­ta­bles: o bien se tra­ta de una pér­di­da o des­car­ga que se ha de­te­ni­do en una fa­se in­ter­me­dia, o el fe­nó­meno se pa­re­ce al que al­gu­na vez se pro­du­ce en los ca­sos de dia­be­tes, cuan­do los tras­tor­nos o pro­ble­mas de nu­tri­ción lle­van a un es­ta­do de toxicidad. En­tre las cau­sas del ac­né te­ne­mos la des­nu­tri­ción (o la ma­la nu­tri­ción); de ahí que re­sul­te inú­til com­ba­tir la erup­ción con tra­ta­mien­tos lo­ca­les, que só­lo de­ben po­ner­se en prác­ti­ca des­pués del tra­ta­mien­to bá­si­co. Una de las mo­da­li­da­des más co­mu­nes de ac­né es la que se ca­rac­te­ri­za por la apa­ri­ción de nó­du­los lo­ca­li­za­dos en la ca­ra y en la par­te su­pe­rior del pe­cho y la es­pal­da. La ma­yo­ría de la gen­te cree que el ac­né es un pro­ble­ma ju­ve­nil, pe­ro en reali­dad lo pa­de­cen per­so­nas de to­das las eda­des. En­tre los adul­tos, el ac­né adop­ta for­mas dis­tin­tas; una de las más co­rrien­tes es una va­rie­dad de se­bo­rrea cos­tro­sa que se ma­ni­fies­ta por la apa­ri­ción de cos­tras ama­ri­llen­tas o gri­ses en la na­riz y las me­ji­llas. En to­dos los ca­sos de ac­né, el pa­so fun­da­men­tal es lo­grar que !as fun­cio­nes in­tes­ti­na­les sean nue­va­men­te nor­ma­les; o bien las eva­cua­cio­nes son in­su­fi­cien­tes, o bien las he­ces ca­re­cen de con­sis­ten­cia y co­lor al­te­ra­do.

LA CU­RA

Co­mo los in­tes­ti­nos de­pen­den del hí­ga­do, el tra­ta­mien­to ten­drá que ac­tuar con­jun­ta­men­te so­bre am­bos ór­ga­nos. La per­so­na aque­ja­da de ac­né se en­con­tra­rá en un es­ta­do tan tó­xi­co y des­vi­ta­li­za­do que de­be re­nun­ciar ca­te­gó­ri­ca­men­te a to­dos los ali­men­tos da­ñi­nos y to­mar úni­ca­men­te fru­tas y ver­du­ras ( pre­fe­ren­te­men­te cru­das), ce­rea­les, fru­tos se­cos, miel, yo­gur, le­che agria y hue­vos fres­cos.

La ar­ci­lla (1 cu­cha­ra­di­ta di­suel­ta en me­dio va­so de agua) to­ma­da por las ma­ña­nas en ayu­nas con­tri­bui­rá a eli­mi­nar la ma­yor par­te de las sus­tan­cias tó­xi­cas. El hí­ga­do de­be es­ti­mu­lar­se con la mez­cla de acei­te de oli­va y zu­mo de li­món (1 cu­cha­ra­di­ta de ca­da), que se to­ma­rá por las ma­ña­nas. Con­vie­ne al­ter­nar am­bos re­me­dios, una se­ma­na el agua de ar­ci­lla y la si­guien­te la mez­cla de acei­te de oli­va y zu­mo de li­món.

TRA­TA­MIEN­TO ES­PE­CIAL PA­RA LOS GRA­NOS

Cor­te una ro­da­ja de dien­te de ajo del ta­ma­ño exac­to y aplí­que­la so­bre el grano, su­je­tán­do­la con un tro­ci­to de es­pa­ra­dra­po. Re­nué­ve­la ma­ña­na y no­che. Si per­se­ve­ra­mos su­fi­cien­te­men­te, se con­se­gui­rá reab­sor­ber los gra­nos y ca­llos dán­do­les to­das las no­ches un ma­sa­je con zu­mo de li­món. El ma­sa­je de to­do el pie for­ta­le­ce su sen­si­ble piel y sir­ve tam­bién pa­ra pre­ve­nir con­tra los sa­ba­ño­nes.

Dul­ca­ma­ra (So­la­num dul­ca­ma­ra)

Gor­do­lo­bo (Ver­bas­cum thap­sus)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.