El ár­bol de la vi­da

Nues­tra edad, en la co­lum­na ver­te­bral

Integral Extra - - SUMARIO -

Nues­tra edad, en la co­lum­na ver­te­bral

La co­lum­na ver­te­bral su­fre las con­se­cuen­cias de nuestras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, ges­tos re­pe­ti­dos, de­por­tes com­pe­ti­ti­vos, abu­so de los me­dios me­cá­ni­cos de lo­co­mo­ción (se re­cu­rre al co­che pa­ra re­co­rrer unos cuan­tos me­tros, en lu­gar de ir a pie), así co­mo de la ma­la ali­men­ta­ción. En la ma­yo­ría de ca­sos, las per­so­nas aque­ja­das de pro­ble­mas de co­lum­na in­ten­tan ate­nuar los sín­to­mas sin bus­car la for­ma de eli­mi­nar la cau­sa. En cuan­to se des­cu­bre la exis­ten­cia de una des­cal­ci­fi­ca­ción, se to­ma cal­cio di­rec­ta­men­te, por­que una ma­yo­ría de per­so­nas lo ve to­do así de sim­ple. Pe­ro ha­bría que pen­sar, si­quie­ra por un mo­men­to, que si la co­lum­na ver­te­bral ado­le­ce de cal­cio, pro­ba­ble­men­te se de­be más a un des­equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción de di­ver­sas sus­tan­cias nu­tri­ti­vas que a una fal­ta de su­mi­nis­tros.

EL PER­FIL DE LA CO­LUM­NA

Si ob­ser­va­mos el per­fil de la co­lum­na ver­te­bral, ve­re­mos dos cur­vas cla­ra­men­te mar­ca­das. Am­bas cum­plen la fun­ción de ab­sor­ber y neu­tra­li­zar los shocks: sin ellas, nues­tro ce­re­bro no se­ría ca­paz de so­por­tar ni si­quie­ra el sen­ci­llo mo­vi­mien­to de an­dar. Pe­ro, en otros ca­sos, la co­lum­na ver­te­bral pre­sen­ta cur­vas dis­tin­tas, de ori­gen anor­mal; por ejem­plo, ci­fo­sis. Es­ta de­for­ma­ción dor­sal pue­de en­con­trar­se si­tua­da en la re­gión lum­bar, en cu­yo ca­so se la de­no­mi­na ci­fo­sis lum­bar. De ser con­ve­xa por de­lan­te, la cur­va pa­sa a ser anor­mal­men­te con­ve­xa por de­trás. La exa­ge­ra­ción de es­ta cur­va, su pro­yec­ción ex­ce­si­va­men­te acen­tua­da ha­cia de­lan­te, se lla­ma lor­do­sis. Cuan­do se mi­ra de fren­te y pre­sen­ta cur­vas, se di­ce que la co­lum­na tie­ne es­co­lio­sis. En mu­chos ca­sos es­tas de­for­ma­cio­nes tie­nen su ori­gen en una ma­la nu­tri­ción; pue­de ocu­rrir que la ali­men­ta­ción no sea su­fi­cien­te­men­te va­ria­da, tam­bién que los re­si­duos no eli­mi­na­dos y que se van acu­mu­lan­do en las mis­mas vér­te­bras con­tri­bu­yan a des­pla­zar­las y de­for­mar­las.

HER­NIA DISCAL

To­do el pe­so de la co­lum­na ver­te­bral des­can­sa so­bre cin­co gran­des vér­te­bras, las lum­ba­res; y de ellas, la quin­ta (la si­tua­da en­ci­ma del sa­cro) es la que car­ga con la ma­yor par­te del mis­mo. La her­nia de dis­co o her­nia discal se pro­du­ce cuan­do que­da des­pla­za­do el dis­co ner­vio­so si­tua­do en­tre la cuar­ta y la quin­ta vér­te­bras, lo que ocu­rre mu­chas ve­ces a fi­na­les del in­vierno, ya que la im­po­si­bi­li­dad de con­se­guir ali­men­tos fres­cos y “vi­vos” con­tri­bu­ye a la des­vi­ta­li­za­ción de to­do el sis­te­ma ver­te­bral. Pe­ro te­ne­mos bue­nas no­ti­cias: son po­cas las per­so­nas que no pue­den en­con­trar so­lu­ción a sus pro­ble­mas en la me­di­ci­na na­tu­ral. Mu­chos pa­cien­tes en prin­ci­pio con­de­na­dos a un cor­sé or­to­pé­di­co, a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca o a la in­mo­vi­li­za­ción, han po­di­do reanu­dar sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les al ca­bo de unos cuan­tos me­ses de tra­ta­mien­to na­tu­ral. La her­nia discal sue­le ir acom­pa­ña­da de ciá­ti­ca; en cu­yo ca­so con­vie­ne com­ple­men­tar los em­plas­tos de ar­ci­lla con ba­ños ca­lien­tes de pies: her­vir 4 li­tros de agua con 3 pu­ña­dos de sal­va­do de tri­go y 2 de ho­jas de no­gal. El ba­ño frío de ca­de­ras ali­via los ata­ques de ciá­ti­ca, pe­ro la cu­ra no se­rá ver­da­de­ra­men­te efi­caz si, al mis­mo tiem­po, no se cuida la re­gión lum­bar.

LOS TEN­DO­NES Y LA AR­CI­LLA CU­RA­TI­VA

Al­gu­nas ve­ces los ten­do­nes se de­bi­li­tan. Pue­den com­pa­rar­se a las cuer­das de un más­til: mien­tras per­ma­nez­can to­dos fir­mes, con­tri­bui­rán a sos­te­ner el pa­lo, a que las vér­te­bras per­ma­nez­can im­bri­ca­das unas en otras; pe­ro si se aflo­jan o de­bi­li­tan, las vér­te­bras per­de­rán su es­ta­bi­li­dad. Uno de los re­me­dios más efi­cien­tes que se co­no­cen es la ar­ci­lla. Aun­que al­gu­nas do­len­cias ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to más pro­lon­ga­do, seis me­ses de apli­ca­cio­nes

dia­rias bas­ta­rán ge­ne­ral­men­te pa­ra cu­rar aun las más te­na­ces y do­lo­ro­sas. Ray­mod Dex­treit ci­ta co­mo ejem­plo el ca­so de un chi­co de on­ce años aque­ja­do de ade­ni­tis cer­vi­cal y de des­cal­ci­fi­ca­ción de la co­lum­na. El tra­ta­mien­to que se le apli­có con­sis­tió en em­plas­tos de ar­ci­lla so­bre el ba­zo y los gan­glios y en la in­ges­tión de ar­ci­lla por vía oral. Pri­me­ro re­ven­tó un gan­glio, lue­go otro, y su es­ta­do ge­ne­ral co­men­zó a me­jo­rar tam­bién. El tra­ta­mien­to ha­bía em­pe­za­do a fi­na­les de octubre, y pa­ra la pri­ma­ve­ra si­guien­te sus pa­dres con­si­de­ra­ron que el ni­ño es­ta­ba ya com­ple­ta­men­te cu­ra­do. En la ma­yo­ría de ca­sos bas­ta con apli­car ar­ci­lla to­das las no­ches an­tes de acos­tar­se; el em­plas­to de­be­ría te­ner de 18 a 24 mm de gro­sor y 15-20 cm de an­chu­ra, mien­tras que su lon­gi­tud de­be­rá cu­brir to­da la zo­na afec­ta­da. Si no se so­por­ta la ar­ci­lla fría, que es co­mo da mejores re­sul­ta­dos, aplí­que­se li­ge­ra­men­te ti­bia, ca­len­tán­do­la al va­por. Siem­pre que sea po­si­ble, man­ten­ga el em­plas­to to­da la no­che; pe­ro si pro­vo­ca la me­nor sen­sa­ción de frío den­tro del cuer­po, se de­be­rá qui­tar in­me­dia­ta­men­te. La ar­ci­lla de­be pre­pa­rar­se de for­ma que per­ma­nez­ca en to­do mo­men­to fle­xi­ble, pa­ra ajus­tar­se bien al cuer­po. De­be ser com­pac­ta; es de­cir, ni de­ma­sia­do lí­qui­da ni de­ma­sia­do seca.

Si hay que tra­tar dos zo­nas dis­tin­tas (co­mo ocu­rre por ejem­plo en los ca­sos de es­co­lio­sis do­ble o de ci­fo­sis aso­cia­da con lor­do­sis), se al­ter­na­rá las apli­ca­cio­nes, una no­che so­bre una zo­na y la si­guien­te so­bre la otra.

GRAN­DES PRO­PIE­DA­DES CU­RA­TI­VAS

Que la ar­ci­lla po­see unas increíbles pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas lo sa­be­mos bien gra­cias a la obra de Dex­treit, que ci­ta otro ca­so con­cre­to, un pa­cien­te aque­ja­do de una do­len­cia de la co­lum­na ver­te­bral que ha­bía lle­va­do un fuer­te cor­sé dor­sal que le cu­bría to­do el pe­cho. An­te­rior­men­te se ha­bía so­me­ti­do a nu­me­ro­sos tra­ta­mien­tos (in­jer­tos, in­mo­vi­li­za­ción so­bre una ta­bla, es­ca­yo­la, etc.), pe­ro la me­jo­ría se ha­bía vis­to di­fi­cul­ta­da por la con­ti­nua apa­ri­ción de abs­ce­sos en los so­ba­cos. Esos abs­ce­sos des­apa­re­cie­ron rá­pi­da­men­te gra­cias a un tra­ta­mien­to ba­sa­do en la in­ges­tión de ar­ci­lla por vía oral, tras lo cual se pu­do apli­car em­plas­tos so­bre la co­lum­na ver­te­bral. Al ca­bo de cua­tro me­ses de tra­ta­mien­to, el pa­cien­te em­pe­zó a qui­tar­se-el cor­sé du­ran­te una ho­ra al día. Al ter­mi­nar el sép­ti­mo mes, lo aban­do­nó com­ple­ta­men­te, y el “ex pa­cien­te” pu­do reanu­dar to­das sus ac­ti­vi­da­des, es­pe­cial­men­te fí­si­cas (de pro­fe­sión la­bra­dor). La par­te cer­vi­cal de la co­lum­na ver­te­bral cons­ti­tu­ye mu­chas ve­ces la se­de o asien­to de una ar­tro­sis, que pue­de ter­mi­nar en un blo­queo de las vér­te­bras de di­cha zo­na y cau­sar per­sis­ten­tes e in­ten­sos do­lo­res de ca­be­za. En ese ca­so se apli­ca­rá re­gu­lar­men­te em­plas­tos de ar­ci­lla so­bre la nu­ca has­ta que los tras­tor­nos des­apa­rez­can por com­ple­to. Los ma­sa­jes con acei­te de al­can­for y ajo (en la pro­por­ción de 2 a 1) son tam­bién muy re­co­men­da­bles pa­ra com­ba­tir es­ta en­fer­me­dad. Du­ran­te una cri­sis, la per­so­na afec­ta­da no de­be­ría mo­ver­se mu­cho, y so­bre to­do abs­te­ner­se de le­van­tar nin­gún pe­so. No obs­tan­te, es im­por­tan­te re­cor­dar que, si no hay mo­vi­mien­to al­guno, pue­de pro­du­cir­se la an­qui­lo­sis. Pa­ra pre­ve­nir­lo, con­vie­ne ha­cer ejer­ci­cio con la ayu­da de otra per­so­na. El pa­cien­te se echa­rá y un ami­go le ti­ra­rá sua­ve­men­te de las ma­nos has­ta ha­cer­le adop­tar la po­si­ción de sen­ta­do; lue­go le ayu­da­rá a gi­rar el cuer­po ha­cia la de­re­cha y la iz­quier­da. Cuan­do ha­ya me­jo­ría, in­ten­te su­bir por una es­ca­le­ra de mano uti­li­zan­do só­lo los bra­zos, lo que con­tri­bui­rá a for­ta­le­cer sus múscu­los. Va­ya re­for­zan­do otros po­co a po­co, lle­van­do pe­sos so­bre la ca­be­za. To­dos es­tos tra­ta­mien­tos ex­ter­nos de­be­rán ad­mi­nis­trar­se y da­rán bue­nos re­sul­ta­dos siem­pre que va­yan acom­pa­ña­dos de una apro­pia­da ali­men­ta­ción na­tu­ral.

ZA­PA­TOS CON TACÓN EX­TRA, TA­BLAS DU­RAS…

Al­gu­nas ve­ces, el des­equi­li­brio pél­vi­co que sue­le acom­pa­ñar a las de­for­ma­cio­nes de co­lum­na se con­tra­rres­ta po­nien­do un tacón ex­tra en uno de los za­pa­tos. Pe­ro es­to só­lo es re­co­men­da­ble en muy po­cos ca­sos, pues equi­va­le a acep­tar de en­tra­da una si­tua­ción anor­mal. Si se con­si­de­ra inevi­ta­ble lle­var un za­pa­to más al­to que otro, de­be­rá in­ten­tar­se que sea só­lo tem­po­ral­men­te. Tam­po­co se re­co­mien­da dormir so­bre una ta­bla u otra su­per­fi­cie du­ra, por­que pre­su­po­ne que la per­so­na en cues­tión es­ta­rá to­do el tiem­po echa­da so­bre la es­pal­da. La du­re­za de la su­per­fi­cie ha­rá que el pa­cien­te ex­pe­ri­men­te di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño, do­lo­res en to­do el cuer­po y otras mo­les­tias. Lo que qui­zá se pue­de ha­cer es co­lo­car una plan­cha de ma­de­ra de­ba­jo del col­chón, pe­ro pue­de ser pre­fe­ri­ble un col­chón fir­me, aun­que lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble co­mo pa­ra adap­tar­se a las for­mas del cuer­po. Tam­po­co es re­co­men­da­ble en es­tos ca­sos dormir sin al­moha­da, a me­nos que se ha­ga siem­pre to­tal­men­te bo­ca arri­ba o bo­ca aba­jo. Es pre­fe­ri­ble dormir de cos­ta­do, por­que ayu­da a re­la­jar los mús- cu­los, y uti­li­zar una al­moha­da ni de­ma­sia­do fi­na ni de­ma­sia­do grue­sa.

¿MÁS CAL­CIO?

La cal­ci­fi­ca­ción no con­sis­te sim­ple­men­te en to­mar más cal­cio; los quí­mi­cos lo han com­pren­di­do ya y ha­blan del com­ple­jo fós­fo­ro/cal­cio. Pe­ro si­gue tra­tán­do­se de una sim­pli­fi­ca­ción, por­que, en reali­dad, pa­ra ase­gu­rar la asi­mi­la­ción del cal­cio y su fi­ja­ción, lo que se ne­ce­si­ta es to­do un gru­po o con­jun­to de sus­tan­cias. Pa­ra so­lu­cio­nar una ca­ren­cia no bas­ta con in­tro­du­cir en el cuer­po la sus­tan­cia en cues­tión, sino que ha­ce fal­ta que és­ta sea de­bi­da­men­te fi­ja­da y asi­mi­la­da. El cal­cio que re­ce­tan los mé­di­cos sir­ve pri­me­ro co­mo es­ti­mu­lan­te de di­ver­sas fun­cio­nes; pe­ro tras un pe­río­do de eu­fo­ria, esa es­ti­mu­la­ción de­ja pa­so a una even­tual de­pre­sión. Ese cal­cio quí­mi­co es des­co­no­ci­do pa­ra el or­ga­nis­mo y prác­ti­ca­men­te inasi­mi­la­ble. De­ja se­di­men­tos al­re­de­dor de los hue­sos. La imi­ta­ción de la ver­da­de­ra cal­ci­fi­ca­ción se rea­li­za de ma­ne­ra anár­qui­ca y con­tri­bu­ye al en­du­re­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de los li­ga­men­tos de la co­lum­na. La es­pi­na dor­sal cons­ti­tu­ye la re­ser­va de cal­cio del or­ga­nis­mo, que ex­trae de ella el que va ne­ce­si­tan­do. Si es­tos su­mi­nis­tros su­pe­ran un de­ter­mi­na­do lí­mi­te, se pro­du­ce una fal­ta o de­fi­cien­cia de cal­cio; y la si­tua­ción em­peo­ra si se in­tro­du­ce cal­cio quí­mi­co, pues ese ele­men­to ex­tra sir­ve úni­ca­men­te pa­ra obs­truir el or­ga­nis­mo. El cal­cio sue­le in­tro­du­cir­se a tra­vés del rec­to o in­yec­tán­do­lo di­rec­ta­men­te en las ve­nas, lo que pro­vo­ca un es­ta­do re­la­ti­vo de es­cle­ro­sis en las pa­re­des del rec­to o en los va­sos san­guí­neos.

DES­CAL­CI­FI­CA­CIÓN DE LA CO­LUM­NA

Exis­te só­lo un ti­po de cal­cio ab­sor­bi­ble por el or­ga­nis­mo, y es el que se en­cuen­tra de ma­ne­ra na­tu­ral en los ali­men­tos, com­bi­na­do con otros ele­men­tos. To­do el mun­do re­co­no­ce que, cuan­do se es­tá so­me­ti­do a una cu­ra a ba­se de cal­cio mé­di­co o quí­mi­co, los ex­cre­men­tos con­tie­nen más cal­cio de lo nor­mal. De­bi­do al es­fuer­zo que rea­li­za pa­ra li­brar­se de ese cal­cio no fi­sio­ló­gi­co, el or­ga­nis­mo co­no­ce un pe­río­do de es­ti­mu­la­ción. Pe­ro a ese pe­río­do de eu­fo­ria le si­gue otro en el que el es­ta­do sue­le agra­var­se, con de­pre­sión y de­cai­mien­to. El or­ga­nis­mo apren­de tan bien a li­brar­se

del cal­cio que eli­mi­na au­to­má­ti­ca­men­te in­clu­so el que for­ma par­te de sus re­ser­vas na­tu­ra­les. Es cu­rio­so que, en los te­ji­dos en­fer­mos, sean unos pul­mo­nes con tu­bercu­losis, una ar­te­ria con ar­te­rios­cle­ro­sis o unos in­tes­ti­nos le­sio­na­dos, se den siem­pre dos sín­to­mas: una fal­ta de sí­li­ce y un ex­ce­so de cal­cio, ex­ce­so pro­vo­ca­do por una exa­ge­ra­da in­ges­tión del mis­mo. An­tes de bus­car la cau­sa de la de­fi­cien­cia o fal­ta de sí­li­ce, con­vie­ne te­ner en cuen­ta que los ex­ce­sos y las de­fi­cien­cias van siem­pre jun­tos, pues una co­sa con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a la otra. El au­men­to de sus­tan­cias ali­men­ti­cias lle­va a una so­bre­car­ga del or­ga­nis­mo que tie­ne que asi­mi­lar­las y fi­jar­las, de lo que se de­ri­va una des­ace­le­ra­ción de las fun­cio­nes de asi­mi­la­ción y fi­ja­ción. Es por tan­to im­po­si­ble diag­nos­ti­car que el es­ta­do es só­lo ple­tó­ri­co (ex­ce­so de ele­men­tos) o só­lo de­fi­cien­te. To­dos esos ma­les se sue­len de­ber siem­pre a la des­mi­ne­ra­li­za­ción. No obs­tan­te, es erró­neo re­fe­rir­se úni­ca­men­te a la “des­cal­ci­fi­ca­ción” o in­clu­so a la “des­mi­ne­ra­li­za­ción”, pues lo que se echa en fal­ta no son só­lo sa­les mi­ne­ra­les, sino tam­bién en­zi­mas, fer­men­tos y vi­ta­mi­nas.

ÁCI­DO CÍ­TRI­CO

Exis­te un in­for­me, de los pro­fe­so­res ita­lia­nos Rossi y Gre­mon­ci­ni, en el que de­mues­tran la efi­ca­cia del áci­do cí­tri­co pa­ra el pro­ce­so de re­cal­ci­fi­ca­ción. Un ele­men­to na­tu­ral, el li­món, con­tri­bu­ye al mis­mo tiem­po a la di­so­lu­ción de los áci­dos cál­ci­co y oxá­li­co y a la de otras se­di­men­ta­cio­nes, y a la uti­li­za­ción del cal­cio y el fós­fo­ro. Com­bi­nan­do el áci­do cí­tri­co, el fós­fo­ro, el cal­cio y la vi­ta­mi­na D, los doc­to­res Rossi y Gre­mon­ci­ni han ob­te­ni­do al­gu­nas cu­ra­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res, es­pe­cial­men­te en­tre ni­ños muy pe­que­ños. Ob­ser­va­ron que el áci­do cí­tri­co, pre­sen­te en to­dos los te­ji­dos, apa­re­ce co­mo un ele­men­to esen­cial del pro­ce­so de mi­ne­ra­li­za­ción. Al ac­ti­var el pro­ce­so de cal­ci­fi­ca­ción de los car­tí­la­gos, se com­ba­te el ra­qui­tis­mo. Tam­bién re­fuer­za las pro­li­fe­ra­cio­nes del com­ple­jo pro­teí­ni­co en el que tie­ne lu­gar la cal­ci­fi­ca­ción. Li­mi­tán­do­se a aña­dir áci­do cí­tri­co a su ali­men­ta­ción ha­bi­tual, Rossi y Gre­mon­ci­ni ob­tu­vie­ron un au­men­to re­gu­lar de pe­so de los ni­ños de pe­cho. Es­to se de­be a que, en pre­sen­cia del áci­do cí­tri­co, el cal­cio no se com­bi­na con los áci­dos gra­sos pre­sen­tes en el apa­ra­to di­ges­ti­vo y, por tan­to, se ab­sor­be más fá­cil­men­te.

ÁCI­DO FÍTICO Y PAN IN­TE­GRAL

Se co­me­te un gran error cuan­do se afir­ma que un an­ti­nu­trien­te, el áci­do fítico del pan de tri­go in­te­gral se opo­ne a una bue­na uti­li­za­ción del cal­cio. La prue­ba es que, en los ni­ños que lle­van una for­ma sa­na de vi­da y co­men ce­rea­les in­te­gra­les, no se ob­ser­va la me­nor se­ñal de des­cal­ci­fi­ca­ción, que sí se da en aque­llos otros ati­bo­rra­dos de pan blan­co, ca­ra­me­los y otros ali­men­tos po­co na­tu­ra­les. Los úni­cos pro­duc­tos que fa­vo­re­cen la cal­ci­fi­ca­ción son los pro­ce­den­tes del reino ve­ge­tal, el que­so, los hue­vos y la miel, que son acep­ta­bles y apro­ve­cha­bles pa­ra el or­ga­nis­mo. Y el acei­te pu­ro de oli­va y las ver­du­ras y hor­ta­li­zas, so­bre to­do las ver­des, apor­tan los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la pro­duc­ción de las dis­tin­tas vi­ta­mi­nas D, que se ob­tie­nen, o bien to­man­do ba­ños de sol, o de la trans­for­ma­ción de los es­te­ro­les.

SOL

To­mar el sol a las ho­ras (ama­ne­cer y atar­de­cer) y con la du­ra­ción ade­cua­das, per­mi­te un uso ra­cio­nal del co­les­te­rol, que só­lo re­sul­ta pe­li­gro­so cuan­do no se ex­po­ne uno su­fi­cien­te­men­te a sus ra­yos o cuan­do exis­te una fal­ta o de­fi­cien­cia de sí­li­ce. Ade­más, hoy sa­be­mos su­fi­cien­te so­bre el co­les­te­rol bueno y el ma­lo o LDL y los ali­men­tos que nos con­vie­nen y los que no, que bas­ta con un po­co de fuer­za de vo­lun­tad pa­ra evi­tar es­te ti­po de tras­tor­nos.

MA­SA­JES Y EJER­CI­CIOS

Las per­so­nas aque­ja­das de do­len­cias de la co­lum­na en­con­tra­rán ali­vio en los ma­sa­jes, dis­ten­sio­nes y otras ma­ni­pu­la­cio­nes del ma­sa­jis­ta; no obs­tan­te, eso equi­va­le a tra­tar só­lo los sín­to­mas, y el ali­vio se­rá por tan­to úni­ca­men­te mo­men­tá­neo. Es con­ve­nien­te to­mar un ba­ño frío de ca­de­ras to­dos los días, pues es­ti­mu­la los pro­ce­sos de asi­mi­la­ción y eli­mi­na­ción del or­ga­nis­mo. En pe­río­dos de in­ten­sos do­lo­res, ma­sa­jee to­da la co­lum­na ver­te­bral con una mez­cla de 2 par­tes de acei­te de al­can­for y 1 de ajo ra­lla­do. Los ejer­ci­cios de ro­ta­ción y mo­vi­li­za­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes son efec­ti­vos cuan­do van acom­pa­ña­dos de la ali­men­ta­ción ade­cua­da; am­bas co­sas uni­das co­rre­gi­rán cual­quier de­fec­to de co­lum­na que se pa­dez­ca. Con­vie­ne rea­li­zar to­dos los días de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos des­ti­na­dos a mo­ver las vér­te­bras en to­das di­rec­cio­nes. Ca­mi­nar, mon­tar en bi­ci­cle­ta, las la­bo­res de jar­di­ne­ría y hor­ti­cul­tu­ra, etc., cons­ti­tu­yen ex­ce­len­tes ejer­ci­cios que con­tri­bu­yen a for­ta­le­cer la co­lum­na ver­te­bral. Pe­ro de­be­rían rea­li­zar­se con sua­vi­dad y te­nien­do cui­da­do de no pro­lon­gar­los más de lo ne­ce­sa­rio. El cor­sé or­to­pé­di­co lo re­ser­va­mos pa­ra ca­sos más se­rios. En to­dos los de­más de­be­rá evi­tar­se, pues cual­quier me­dio me­cá­ni­co des­ti­na­do a su­je­tar la co­lum­na con­du­ce mu­chas ve­ces a la atro­fia de los múscu­los. Si, an­tes del ini­cio del tra­ta­mien­to na­tu­ral, se ha adop­ta­do un cor­sé, quí­te­se­lo úni­ca­men­te en los mo­men­tos en que no ha­ya que rea­li­zar mu­chos es­fuer­zos. Los pe­río­dos sin cor­sé de­ben ir­se pro­lon­gan­do po­co a po­co has­ta que no re­sul­te ya ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.