Sie­te pe­que­ñas maravillas de la na­tu­ra­le­za

Integral Extra - - SUMARIO -

La na­tu­ra­le­za nos ofre­ce nu­me­ro­sos re­me­dios de gran po­ten­cia, que ade­más de ser va­lio­sos… son ba­ra­tos y muy ase­qui­bles. Uno de los mis­te­rios que acom­pa­ñan nues­tro pe­ri­plo vi­tal es que siem­pre que la na­tu­ra­le­za nos en­vía una en­fer­me­dad, nos pro­por­cio­na tam­bién los me­dios de com­ba­tir­la. Va­mos a ver sie­te va­lio­sos re­cur­sos, seis de los cua­les pro­ce­den de la tie­rra y uno del mar.

Li­món

(Ci­trus li­món) Prác­ti­ca­men­te to­das las fru­tas son be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud, pe­ro el pri­mer pues­to co­mo re­cur­so te­ra­péu­ti­co le co­rres­pon­de al li­món. El ca­so es que, só­lo por la fa­vo­ra­ble reac­ción bi­liar que pro­vo­ca, el li­món es una de las mejores ayu­das po­si­bles pa­ra la di­ges­tión. Tam­bién fa­vo­re­ce la asi­mi­la­ción y fi­ja­ción del cal­cio, y se re­co­mien­da co­mo mé­to­do de adel­ga­za­mien­to sin in­cu­rrir en nin­gún ti­po de de­fi­cien­cia vi­ta­mí­ni­ca o ali­men­ti­cia. El li­món des­con­ges­tio­na, es­ti­mu­la y lim­pia el hí­ga­do. Asi­mis­mo, las sa­les po­tá­si­cas y la glu­co­sa que con­tie­ne sir­ven pa­ra to­ni­fi­car el co­ra­zón. Es ex­ce­len­te pa­ra me­jo­rar la flui­dez de la san­gre, pe­ro sin di­fi­cul­tar en lo más mí­ni­mo la coa­gu­la­ción. Exis­ten nu­me­ro­sas per­so­nas que no to­le­ran los re­me­dios her­ba­les y que se sien­ten sin em­bar­go per­fec­ta­men­te có­mo­dos con una cu­ra de li­món.

AL­GU­NAS PRO­PIE­DA­DES DEL LI­MÓN

Una de las fru­tas más ri­cas en vi­ta­mi­na C, jun­to a otros 30 com­po­nen­tes an­ti­oxi­dan­tes. La vi­ta­mi­na C es muy im­por­tan­te pa­ra los hue­sos, ar­tro­sis, en ca­so de ta­ba­quis­mo o em­ba­ra­zo. Des­pier­ta el ape­ti­to y me­jo­ra la di­ges­tión. Pre­ser­va la sa­lud de la vis­ta y los va­sos san­guí­neos. Ex­ce­len­te co­mo diu­ré­ti­co: ayu­da a la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos y to­xi­nas (obe­si­dad, go­ta, reu­ma­tis­mo, ar­tri­tis…). Pro­te­ge el es­tó­ma­go de úl­ce­ras y ar­tri­tis. Ali­via la tensión al­ta, la ma­la cir­cu­la­ción de la san­gre, el en­du­re­ci­mien­to de las ar­te­rias, las ve­nas dis­ten­di­das, los va­sos san­guí­neos frá­gi­les, etc., con una bue­na cu­ra a ba­se de li­món.

DO­SIS

No con­vie­ne re­co­men­dar la in­ges­tión del zu­mo de 6, 8 ó 10 li­mo­nes dia­rios sin te­ner en cuen­ta el es­ta­do, cir­cuns­tan­cias y tem­pe­ra­men­to de ca­da per­so­na. La cu­ra de li­món de­be­ría rea­li­zar­se sin pri­sas, au­men­tan­do o re­du­cien­do la can­ti­dad po­co a po­co. De­be em­pe­zar con uno o in­clu­so con me­dio li­món dia­rio, has­ta que el or­ga­nis­mo se ha­ya acli­ma­ta­do, y au­men­tar lue­go la do­sis en uno o me­dio li­món ca­da dos o tres días. En el tra­ta­mien­to de los ca­sos de ar­tri­tis o reu­ma­tis­mo se pue­de lle­gar a los 8 ó 10 li­mo­nes al día. Tras al­can­zar el lí­mi­te per­mi­ti­do por el or­ga­nis­mo, con­vie­ne con­ti­nuar al mis­mo rit­mo, has­ta lle­gar a man­te­ner un con­su­mo de 2 y 4li­mo­nes al día.

USO EXTERNO

Unas cuan­tas go­tas de li­món en las fo­sas na­sa­les sir­ven pa­ra ali­viar la mi­gra­ña. La par­te in­ter­na de la cás­ca­ra de li­món pue­de uti­li­zar­se pa­ra ma­sa­jear y for­ta­le­cer las en­cías. Si se fro­ta una ro­da­ja de li­món so­bre las pi­ca­du­ras de pul­gas, pio­jos, mos­qui­tos y otros in­sec­tos, se con­si­gue ali­viar los pi­co­res. La par­te in­te­rior de la cás­ca­ra sir­ve asi­mis­mo pa­ra cu­rar tras­tor­nos cu­tá­neos de las ma­nos o la ca­ra. El zu­mo de li­món com­ba­te los sa­ba­ño­nes y pue­de for­ta­le­cer la sen­si­ble piel de los pies. Po­see un gran po­der an­ti­sép­ti­co; fró­te­se las he­ri­das con zu­mo de li­món; es­cue­ce, pe­ro re­sul­ta enor­me­men­te be­ne­fi­cio­so.

PRE­PA­RA­CIÓN

La me­jor for­ma de to­mar li­mo­nes es en zu­mo (mez­clan­do el de me­dio li­món con 30-60 g de agua) y be­bién­do­lo a lo lar­go de to­do el día en­tre co­mi­da y co­mi­da, o con un po­co de agua ca­lien­te an­tes, du- ran­te o des­pués de las co­mi­das (te­nien­do en cuen­ta una úni­ca ex­cep­ción: los ce­rea­les y el zu­mo de li­món no son una com­bi­na­ción fa­vo­ra­ble). Se pue­de en­dul­zar con miel, pe­ro nun­ca con azú­car. De he­cho, la mez­cla del li­món y miel es su­ma­men­te nu­tri­ti­va, y sir­ve pa­ra com­ba­tir los ca­ta­rros e irri­ta­cio­nes ora­les.

CON­SE­JOS

Pa­ra for­ta­le­cer el hí­ga­do va bien aña­dir a las en­sa­la­das un po­co de ra­lla­du­ra de cás­ca­ra de li­món (siem­pre de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, y bien lim­pia), lo que con­tri­bu­ye tam­bién a me­jo­rar el tono del es­tó­ma­go. El zu­mo de li­món es un ex­ce­len­te sus­ti­tu­to del vi­na­gre en to­dos los ali­ños. El co­mer­se las se­mi­llas sir­ve pa­ra eli­mi­nar los oxiu­ros (gu­sa­nos ne­ma­to­dos in­tes­ti­na­les). Así pues, la per­so­na que se to­me los li­mo­nes en­te­ros, in­clu­yen­do piel, pulpa y se­mi­llas, es­ta­rá ha­cien­do lo más con­ve­nien­te pa­ra su sa­lud. Pa­ra pro­te­ger el es­mal­te dental. Si se be­be cru­do y en­te­ro uti­li­za­re­mos una pa­ji­ta, pro­cu­ran­do evi­tar que, al sa­bo­rear­lo, to­que de­ma­sia­do los dien­tes (o bien ce­pi­llar­los des­pués).

(Allium sa­ti­vum) El ajo es al mis­mo tiem­po un po­ten­te re­me­dio y un efi­caz pre­ven­ti­vo. Es tam­bién su­ma­men­te ba­ra­to y fá­cil de ob­te­ner. En­tre otros ele­men­tos, el ajo con­tie­ne, al igual que la ce­bo­lla y el pue­rro, nu­me­ro­sos prin­ci­pios ac­ti­vos en­tre los que des­ta­can sus com­pues­tos azu­fra­dos. Los com­po­nen­tes prin­ci­pa­les iden­ti­fi­ca­dos son la alli­na (una esen­cia sul­fu­ro­sa vo­lá­til), que al ma­cha­car el ajo se con­vier­te en ali­ci­na, y el sul­fó­xi­do de S-alil-cis­teí­na), yo­do sul­fú­ri­co y sí­li­ce, por lo que es un an­ti­sép­ti­co na­tu­ral y un de­sin­fec­tan­te ma­ra­vi­llo­so, es­pe­cial­men­te pa­ra los pul­mo­nes. Sus com­po­nen­tes pe­ne­tran rá­pi­da­men­te en la co­rrien­te san­guí­nea. La aso­cia­ción na­tu­ral con es­tas sus­tan­cias for­ma una co­ra­za pro­tec­to­ra que de­fien­de a to­do el or­ga­nis­mo con­tra las en­fer­me­da­des, el des­equi­li­brio glan­du­lar y otros mu­chos tras­tor­nos.

AL­GU­NAS PRO­PIE­DA­DES DEL AJO

El ajo con­tri­bu­ye a di­sol­ver cal­ci­fi­ca­cio­nes pa­ra­si­ta­rias, ta­les co­mo los cris­ta­les de áci­do úri­co pro­pios de la ar­te­rios­cle­ro­sis. Es un po­ten­te ger­mi­ci­da; y pa­ra lo­grar que los pa­rá­si­tos des­apa­rez­can, bas­ta con lle­var un co­llar de ajos o col­gar al­re­de­dor del cue­llo de los ni­ños una bol­si­ta que los con­ten­ga. In­ter­na­men­te, com­ba­te las lom­bri­ces e im­pi­de las pu­tre­fac­cio­nes, al tiem­po que pu­ri­fi­ca la san­gre. En al­gu­nas co­mar­cas del Pi­ri­neo fran­cés se for­ta­le­ce a los ni­ños empleando los ajos co­mo su­po­si­to­rios. Es tam­bién útil pa­ra com­ba­tir el reu­ma­tis­mo y la ar­tri­tis, pa­ra lo que bas­ta­ría con fro­tar las par­tes do­lo­ri­das con una mez­cla de al­can­for y ajo ma­cha­ca­do (en una pro­por­ción de 2 a 1). Es­ti­mu­la las se­cre­cio­nes gás­tri­cas y la mo­vi­li­dad de las pa­re­des del es­tó­ma­go, fa­vo­re­cien­do por tan­to la di­ges­tión y con­tri­bu­yen­do a abrir el ape­ti­to. Des­de el año 2000 el efec­to an­ti­can­ce­rí­geno del ajo es uno de los as­pec­tos más es­tu­dia­dos, des­de que se pu­bli­có un tex­to en don­de se de­mos­tra­ba que la su­ple­men­ta­ción con ajo re­du­cía la pro­ba­bi­li­dad de su­frir cán­cer de co­lon y es­tó­ma­go. Se ha ob­ser­va­do que las die­tas que con­te­nían abun­dan­te can­ti­dad de ajo re­du­cían la pro­ba­bi­li­dad de su­frir cán­cer en un 30%, aun­que se ob­ser­vó que las mu­je­res que con­su­men ajo, tam­bién eli­gen un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble, con un ma­yor con­su­mo de ver­du­ras y fru­tas. Con­vie­ne to­mar­lo cru­do, mas­ti­cán­do­lo con­cien­zu­da­men­te, ya que si se gui­sa per­de­rá mu­chos de sus ele­men­tos ac­ti­vos y be­ne­fi­cio­sos. En la re­vis­ta he­mos comentado al­gu­nos tru­cos pa­ra evi­tar el olor de ajo en el alien­to.

PRE­PA­RA­CIÓN

Si el es­tó­ma­go no lo acep­ta fá­cil­men­te, sue­le de­ber­se a que las mem­bra­nas mu­co­sas del apa­ra­to di­ges­ti­vo es­tán in­fla­ma­das o ul­ce­ra­das. En el pri­mer ca­so con­vie­ne mas­ti­car­lo con­cien­zu­da­men­te o, pa­ra una ac­ción más se­gu­ra y efi­cien­te, ac­tuar del mo­do si­guien­te: Ajos en re­mo­jo. Pi­ca­re­mos de 2 a 4 dien­tes de ajo (em­pe­zan­do con uno so­lo) y los echa­mos en un va­so lleno de agua

ca­lien­te; se de­jan en re­mo­jo du­ran­te to­da la no­che y a la ma­ña­na si­guien­te, se cue­la el agua, ti­rar el ajo que que­de y be­ber el lí­qui­do. Man­te­qui­lla de ajo. Se ma­cha­can 1 ó 2 dien­tes de ajo con pe­re­jil por la tar­de, aña­dien­do al­go de acei­te de oli­va. A la ma­ña­na si­guien­te, se ex­tien­de la pas­ta re­sul­tan­te so­bre el pan, co­mo si se tra­ta­se de man­te­qui­lla. El acei­te de oli­va ayu­da a evi­tar la eva­po­ra­ción de sus esen­cias sul­fu­ro­sas, que son su­ma­men­te vo­lá­ti­les., Man­te­qui­lla con ajo. Otra agra­da­ble ma­ne­ra de to­mar el ajo con­sis­te en ex­ten­der so­bre una re­ba­na­da de pan una mez­cla de man­te­qui­lla y ajo ma­cha­ca­do. Se­ría una lás­ti­ma ver­se pri­va­do del ajo, pues se tra­ta sin du­da al­gu­na de uno de los re­me­dios más im­por­tan­tes y po­ten­tes que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za.

Acei­te de oli­va

(Olea eu­ro­pea) El acei­te de oli­va es uno de los re­me­dios mejores que se co­no­ce, a con­di­ción de que se ob­ten­ga siem­pre a par­tir de una ex­trac­ción en frío, sin uti­li­zar ca­lor ni di­sol­ven­tes quí­mi­cos. Pren­sa­do en frío, el acei­te de oli­va con­ser­va to­dos sus fer­men­tos na­tu­ra­les y es enor­me­men­te di­ges­ti­vo. El acei­te de oli­va es la fuen­te del ti­po de gra­sa más sano y re­co­men­da­ble pa­ra el or­ga­nis­mo hu­mano. Por si fue­se po­co, el co­les­te­rol que con­tie­ne es una sus­tan­cia que for­ma par­te de la cons­ti­tu­ción de las cé­lu­las y las pro­te­ge, y com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te del pe­li­gro­so co­les­te­rol que se ob­tie­ne co­mien­do la car­ne de los ani­ma­les.

PRO­PIE­DA­DES DEL ACEI­TE DE OLI­VA

Es un ex­ce­len­te la­xan­te na­tu­ral y muy be­ne­fi­cio­so pa­ra los in­tes­ti­nos, pues lu­bri­ca la mem­bra­na mu­co­sa de los mis­mos y, sin em­bar­go, no la cie­rra ni im­pi­de la ab­sor­ción de los ele­men­tos nu­tri­ti­vos. Es­ti­mu­la la se­cre­ción de los ju­gos he­pá­ti­cos y pan­crá­ti­cos. Es muy útil, so­bre to­do pa­ra el hí­ga­do, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de con­ges­tión he­pá­ti­ca y de cálcu­los en la ve­sí­cu­la. Exis­te in­clu­so cons­tan­cia de que al­gu­nos mé­di­cos han lo­gra­do ha­cer des­apa­re­cer las pie­dras o cálcu­los de la ve­sí­cu­la ad­mi­nis­tran­do a los pa­cien­tes una úni­ca do­sis ma­si­va de acei­te de oli­va, de has­ta cuar­to de li­tro o más. No obs­tan­te, es me­jor pro­ce­der de ma­ne­ra len­ta pe­ro se­gu­ra, pues así es co­mo ac­túa la na­tu­ra­le­za.

USOS

El acei­te de oli­va re­sul­ta es­pe­cial­men­te be­ne­fi­cio­so si se to­ma por la ma­ña­na en ayu­nas. La do­sis pue­de ser de 1 a 3 cu­cha­ra­di­tas, de­pen­dien­do de la edad y el gra­do de to­le­ran­cia. Se re­co­mien­da mez­clar­lo con la mis­ma can­ti­dad de zu­mo de li­món, que sir­ve pa­ra emul­si­fi­car­lo.

La sal ma­ri­na

La com­po­si­ción y pre­sión os­mó­ti­ca del agua de mar es si­mi­lar a la de la san­gre hu­ma­na (el lla­ma­do “plas­ma de Quin­ton”, ver In­te­gral 95), o sue­ro san­guí­neo ar­ti­fi­cial, que no es sino una mez­cla de agua de mar y agua dul­ce. Tan­to es­ta si­mi­li­tud co­mo su ri­que­za de mi­ne­ra­les se en­cuen­tran has­ta cier­to pun­to re­pro­du­ci­das en la sal. La sal con­tie­ne tam­bién par­tí­cu­las ar­ci­llo­sas; es una es­pe­cie de es­la­bón in­ter­me­dio en­tre la tie­rra y el mar. Se aso­cia per­fec­ta­men­te con la ar­ci­lla, y con­tri­bu­ye a re­for­zar su ac­ción, pues tam­bién po­see la vir­tud de atraer y ab­sor­ber las sus­tan­cias in­sa­nas y no­ci­vas.

El clo­ru­ro só­di­co de la sal se equi­li­bra per­fec­ta­men­te con el po­ta­sio que se aña­de a los abo­nos, mien­tras que el mag­ne­sio que con­tie­ne dis­mi­nu­ye la toxicidad de los fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos. Pa­ra evi­tar el “cán­cer”, el mag­ne­sio vi­vo de la sal es mil ve­ces más va­lio­so que to­das las sa­les co­mer­cia­les inor­gá­ni­cas. El yo­do, es­pe­cial­men­te ac­ti­vo en la sal de mar, re­per­cu­te fa­vo­ra­ble­men­te so­bre la glán­du­la ti­roi­des y no en­cie­rra nin­guno de los pe­li­gros del yo­do ex­traí­do por mé­to­dos quí­mi­cos. Al mis­mo tiem­po, sus bro­mu­ros con­tri­bu­yen a cal­mar los ner­vios sin de­bi­li­tar el sis­te­ma ner­vio­so. Ade­más de es­tas sus­tan­cias úti­les, la sal con­tie­ne res­tos de otros mu­chos ele­men­tos ca­ta­li­za­do­res (oro, co­bre, ní­quel, co­bal­to, etc.).

DO­SIS

No es po­si­ble dar nor­mas ge­ne­ra­les so­bre el em­pleo de sal en la ali­men­ta­ción, ya que se tra­ta de una cues­tión es­tric­ta­men­te in­di­vi­dual que de­be re­sol­ver­se se­gún di­ver­sas abun­dan­cias o de­fi­cien­cias que pue­den pre­sen­tar­se (de so­dio, mag­ne­sio, yo­do, etc.).

PRO­PIE­DA­DES

La sal de mar sin re­fi­nar pue­de ser una bue­na ayu­da co­mo ele­men­to au­xi­liar pa­ra com­ba­tir los tras­tor­nos glan­du­la­res o ner­vio­sos pro­vo­ca­dos por al­gu­na de­fi­cien­cia me­dian­te ba­ños de agua de mar ca­lien­te y al­gas. Tam­bién ca­be pre­pa­rar em­plas­tos fi­nos con al­gas y sal. La ac­ción to­ni­fi­can­te de los ba­ños de agua con sal es de so­bra co­no­ci­da; re­cor­de­mos úni­ca­men­te que pa­ra los ni­ños me­no­res de diez años, unos 900 g de sal de mar son su­fi­cien­tes pa­ra un ba­ño ca­lien­te de en­tre 15 y 20 mi­nu­tos de du­ra­ción. Y bas­ta con to­mar un ba­ño a la se­ma­na, aun­que es­ta do­sis pue­de au­men­tar­se o re­du­cir­se de­pen­dien­do de la edad y la al­tu­ra. Los ba­ños ca­lien­tes de pies con dos o tres pu­ña­dos de sal pro­vo­can una ac­ción to­ni­fi­can­te que re­per­cu­te en to­do el or­ga­nis­mo. (En ca­so de que se pa­dez­ca de va­ri­ces, sus­ti­tú­ya­se el ba­ño de pies por otro de ma­nos.) Las ablu­cio­nes de to­do el cuer­po con agua muy sa­la­da pro­vo­can un efec­to li­ge­ra­men­te ex­ci­tan­te y muy be­ne­fi­cio­so. Sus pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas y an­ti­sép­ti­cas ha­cen que la sal de mar sin re­fi­nar sea ex­ce­len­te pa­ra ha­cer gár­ga­ras en to­dos los ca­sos de do­len­cias de la bo­ca y la gar­gan­ta. Vier­ta una cu­cha­ra­da de sal en un va­so gran­de de agua sin her­vir y ha­ga gár­ga­ras con es­te lí­qui­do dos o tres ve­ces al día. Co­mo se sa­be, tan­to en la co­ci­na co­mo en la me­sa con­vie­ne uti­li­zar siem­pre sal de mar sin re­fi­nar en lu­gar de la ha­bi­tual sal de me­sa.

Za­naho­rias

(Dau­cus ca­ro­ta) Las za­naho­rias son uno de los ele­men­tos na­tu­ra­les más úti­les pa­ra la sa­lud. En for­ma de zu­mo es to­le­ra­da y apre­cia­da in­clu­so por las per­so­nas no acos­tum­bra­das a co­mer ver­du­ras y hor­ta­li­zas cru­das. La sopa o pu­ré de za­naho­rias es re­co­men­da­ble in­clu­so pa­ra be­bés de in­tes­ti­nos dé­bi­les.

PRO­PIE­DA­DES

Pue­den ser un re­me­dio de gran afec­ti­vi­dad pa­ra la dia­rrea, ya que son muy

be­ne­fi­cio­sas pa­ra los in­tes­ti­nos. Se sa­be que, to­man­do zu­mo de za­naho­ria en gran­des can­ti­da­des, se con­si­gue cu­rar in­clu­so ca­sos de dia­rrea con san­gre en las de­po­si­cio­nes. Las za­naho­rias pue­den cons­ti­tuir tam­bién un ex­ce­len­te re­me­dio pa­ra los ca­sos de es­tre­ñi­mien­to, so­bre to­do en los pro­vo­ca­dos por una in­su­fi­cien­cia he­pá­ti­ca, ya que ayu­dan a flui­di­fi­car la bi­lis. Au­men­ta por tan­to la im­por­tan­cia de las za­naho­rias co­mo fuen­te de vi­ta­mi­na K, ya que es­ta vi­ta­mi­na só­lo se mues­tra ac­ti­va cuan­do en el apa­ra­to di­ges­ti­vo hay bi­lis su­fi­cien­te. Por si fue­ra po­co, su con­te­ni­do de ca­ro­teno ayu­da al hí­ga­do ais­lar la vi­ta­mi­na A.

USOS

Siem­pre que sea po­si­ble, las za­naho­rias de­be­rán to­mar­se cru­das, en en­sa­la­das, ra­lla­das y ali­ña­das con acei­te de oli­va y li­món. Es pre­fe­ri­ble no pe­lar­las, ya que la piel es muy ri­ca en im­por­tan­tes ingredientes; po­de­mos uti­li­zar un ce­pi­lli­to duro pa­ra ex­traer los res­tos de tie­rra y ade­más uti­li­za­re­mos za­naho­rias cul­ti­va­das or­gá­ni­ca­men­te, o lím­pie­las a fon­do con un ce­pi­llo duro. No hay que de­jar­las en re­mo­jo, por­que mu­chas de sus vi­ta­mi­nas son so­lu­bles en agua. El zu­mo de za­naho­ria es un po­ten­te re­me­dio cu­ra­ti­vo y tó­ni­co. Se pue­de to­mar has­ta dos va­sos al día, bien an­tes bien des­pués de las co­mi­das; pe­ro siem­pre con el es­tó­ma­go vacío. An­tes de dár­se­lo a los ni­ños pe­que­ños, con­vie­ne aña­dir un po­qui­to de agua.

Co­les

(Bras­si­ca ole­ra­cea) De en­tre las gran­des maravillas que ofre­cen las cru­cí­fe­ras y ver­du­ras de ho­ja ver­de, las co­les son una de las plan­tas más va­lio­sas de la na­tu­ra­le­za. Es in­tere­san­te ob­ser­var que los pue­blos pri­mi­ti­vos ya co­no­cían bien las vir­tu­des de las co­les y las te­nían en gran es­ti­ma. Em­plea­das sim­ple­men­te co­mo ali­men­to, po­seen ya vir­tu­des es­pe­cia­les: son ri­cas en azu­fre y con­tie­nen tam­bién ar­sé­ni­co, cal­cio y yo­do; sir­ven co­mo ape­ri­ti­vo, fuen­te de sus­tan­cias mi­ne­ra­les y re­cons­ti­tu­yen­te. Pa­ra los que se preo­cu­pan por la de­fi­cien­cia de ni­tró­geno de­bi­do a la au­sen­cia de car­ne en su ali­men­ta­ción, se­ña­la­re­mos que las co­les con­tie­nen es­te ele­men­to en gran­des can­ti­da­des. Ade­más de ser ri­cas en vi­ta­mi­nas, las co­les son an­ti­es­cor­bú­ti­cas y re­vi­ta­li­za­do­ras, con­tri­bu­yen­do a em­be­lle­cer la piel. La clo­ro­fi­la de los dis­tin­tos ti­pos de co­les fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de he­mo­glo­bi­na, y es de gran ayu­da en el tra­ta­mien­to de las anemias. Las co­les son asi­mis­mo efi­ca­ces en los ca­sos de ne­fri­tis y siem­pre que ha­ya lom­bri­ces en los in­tes­ti­nos. Su po­der ger­mi­ci­da se con­cen­tra so­bre to­do en el zu­mo fres­co de co­les (que se po­drá ex­traer en una li­cua­do­ra u otro apa­ra­to pa­re­ci­do y to­mar en do­sis de 30 g al día). A pe­sar de las apa­rien­cias y pre­jui­cios, las co­les ejer­cen un efec­to muy po­si­ti­vo so­bre los in­tes­ti­nos, en los que sus te­ji­dos mu­ci­la­gi­no­sos y sus sa­les de azu­fre y po­ta­sio ha­cen ver­da­de­ras maravillas, siem­pre que no se pier­dan o des­tru­yan du­ran­te el co­ci­na­do.

USOS

El her­vi­do pri­va a las co­les de la ma­yo­ría de sus vir­tu­des. Por el con­tra­rio, si se to­man al va­po­ro sim­ple­men­te cru­das, en fi­nas ro­da­jas y ali­ña­das con acei­te de oli­va, un po­co de sal y li­món, con­ser­van to­dos sus ele­men­tos nu­tri­ti­vos y re­sul­tan inofen­si­vas y enor­me­men­te be­ne­fi­cio­sas. Tra­di­cio­nal­men­te, el agua de her­vir las co­les ejer­ce efec­tos po­si­ti­vos so­bre los ner­vios y las ar­ti­cu­la­cio­nes. Si que­re­mos cu­rar he­ri­das an­ti­guas o re­cien­tes, o cán­ce­res in­cu­ra­bles con otros me­di­ca­men­tos, bas­ta con la­var­los pri­me­ro con agua bien ca­lien­te y apli­car­les lue­go co­les bien ma­cha­ca­das. En ge­ne­ral, las co­les cru­das pue­den em­plear­se pa­ra ali­viar y cu­rar nu­me­ro­sas aflic­cio­nes, li­mi­tán­do­se a co­lo­car las ho­jas di­rec­ta­men­te so­bre la zo­na afec­ta­da.

El to­mi­llo

(Thy­mus vul­ga­ris) El to­mi­llo cons­ti­tu­ye un ex­ce­len­te re­me­dio na­tu­ral; aun­que, to­da­vía no sea su­fien­te­men­te bien co­no­ci­do. Su po­der an­ti­sép­ti­co lle­ga a las farmacias prin­ci­pal­men­te en for­ma de ex­trac­tos de “esen­cias” más o me­nos ino­cuas y des­vi­ta­li­za­das. Es mu­cho me­jor em­plear la plan­ta en­te­ra, en su es­ta­do na­tu­ral, en coc­cio­nes e in­fu­sio­nes.

PRO­PIE­DA­DES

Uti­li­za­do co­mo es­pe­cia o con­di­men­to, ayu­da a di­ge­rir y do­ta de un agra­da­ble sa­bor a los ali­men­tos, sien­do és­ta una cua­li­dad que vie­ne a su­mar­se a sus nu­me­ro­sas vir­tu­des. Es tó­ni­co, di­sol­ven­te, an­ti­es­pas­mó­di­co y an­ti­sép­ti­co; en re­su­men, otra de las pe­que­ñas maravillas que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za.

USOS

Los efec­tos be­ne­fi­cio­sos del to­mi­llo en in­fu­sio­nes e in­ha­la­cio­nes, en for­ma de pol­vo y en com­pre­sas o em­plas­tos, apa­re­cen des­cri­tos a lo lar­go de to­do el li­bro: des­de el té de to­mi­llo co­mo me­dio de com­ba­tir los res­fria­dos y la fie­bre del heno, has­ta los ba­ños de to­mi­llo pa­ra cu­rar la ar­tri­tis, e in­clu­so el em­pleo de pol­vo de to­mi­llo co­mo den­tí­fri­co pa­ra for­ta­le­cer las en­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.