Un gran re­gu­la­dor del or­ga­nis­mo

El hí­ga­do es un gran des­co­no­ci­do en re­la­ción a la im­por­tan­cia que tie­ne so­bre el or­ga­nis­mo, y to­da­vía más si te­ne­mos en cuen­ta que se tra­ta de un ele­men­to esen­cial pa­ra el man­te­ni­mien­to de la sa­lud.

Integral Extra - - SUMARIO -

El hí­ga­do es un gran des­co­no­ci­do en re­la­ción a la im­por­tan­cia que tie­ne so­bre el or­ga­nis­mo.

Fe­nó­me­nos tan di­ver­sos co­mo la fie­bre del heno y las he­mo­rroi­des, la ri­gi­dez del cue­llo y la ce­lu­li­tis tie­nen un ori­gen co­mún: un rit­mo anor­mal de au­men­to de la den­si­dad de la san­gre de­bi­do a la re­ten­ción de re­si­duos del me­ta­bo­lis­mo y otras sus­tan­cias tó­xi­cas, co­mo urea, áci­do úri­co, co­les­te­rol, ace­to­na, amo­nia­co y fos­fa­tos, así co­mo de res­tos de la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar, co­mo el áci­do oxá­li­co y el áci­do lác­ti­co.

Es­te pre­do­mi­nio de los re­si­duos áci­dos es com­pren­si­ble, pues se de­be, por un la­do, a la trans­for­ma­ción en áci­dos de los ex­ce­den­tes ni­tro­ge­na­dos pro­ce­den­tes de la ali­men­ta­ción y, por otro, a los re­si­duos áci­dos de la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar, a lo que vie­nen a su­mar­se los áci­dos exis­ten­tes en de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos, co­mo por ejem­plo el al­cohol y el ca­fé.

EX­CE­SO DE ÁCI­DO ÚRI­CO

La in­va­sión de áci­do úri­co y otras to­xi­nas se re­ve­la mu­chas ve­ces an­tes de la apa­ri­ción de los con­si­guien­tes ma­les o do­len­cias en una su­ce­sión de pe­que­ñas man­chas, pa­re­ci­das a copos de nie­ve. La per­tur­ba­ción de la flo­ra di­ges­ti­va es igual­men­te im­por­tan­te en los ca­sos de ar­tri­tis. Exis­ten de­ter­mi­na­dos ti­pos de bac­te­rias in­tes­ti­na­les que des­tru­yen can­ti­da­des im­por­tan­tes de áci­do úri­co. Si de­jan de ha­cer­lo, se pro­du­ci­rán pe­li­gros se­ve­ros. La ma­yo­ría de me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos pa­ra com­ba­tir la ar­tri­tis sir­ven úni­ca­men­te pa­ra per­tur­bar aún más la flo­ra in­tes­ti­nal, pro­vo­can­do un de­bi­li­ta­mien­to de las fun­cio­nes de de­fen­sa. Ha­ce años exis­tía un fa­mo­so re­me­dio clá­si­co pa­ra los ca­sos de reu­ma­tis­mo, el sa­li­ci­la­to de so­sa, que im­pi­de la re­pro­duc­ción de bac­te­rias, in­clu­so las que se en­car­gan de des­truir el áci­do úri­co. Otros re­me­dios más mo­der­nos, co­mo la cor­ti­so­na y sus de­ri­va­dos, ejer­cen la mis­ma in­fluen­cia desas­tro­sa so­bre la flo­ra in­tes­ti­nal, en­tre otros efec­tos da­ñi­nos.

EL DO­LOR Y EL FRÍO

Los do­lo­res reu­má­ti­cos y ar­trí­ti­cos son tan in­ten­sos y mo­les­tos so­bre to­do por la con­trac­ción mus­cu­lar pro­vo­ca­da por la as­fi­xia lo­cal de los te­ji­dos, en los que la cir­cu­la­ción se amor­ti­gua y decrece con­si­de­ra­ble­men­te . Es­ta des­ace­le­ra­ción na­ce de una so­bre­car­ga de la san­gre y de in­hi­bi­cio­nes ner­vio­sas de ori­gen tó­xi­co. El re­sul­ta­do de to­do ello es una san­gre de­fi­cien­te y fal­ta de oxí­geno en los te­ji­dos; de ahí que las fric­cio­nes y ma­sa­jes sean de uti­li­dad tan a me­nu­do, ya que ayu­da a ac­ti­var la cir­cu­la­ción y a ca­na­li­zar los re­si­duos ha­cia los pun­tos de sa­li­da que co­rres­pon­dan. El he­cho de pa­sar frío pue­de ser mu­chas ve­ces la cau­sa de un ata­que de reuma, ya que es sus­cep­ti­ble de crear una obs­truc­ción de los va­sos ca­pi­la­res y, por tan­to, de una re­duc­ción de la ve­lo­ci­dad del me­ta­bo­lis­mo. Co­mo con­se­cuen­cia de la des­ace­le­ra­ción de la cir­cu­la­ción y de la re­duc­ción de la nu­tri­ción, po­si­ble­men­te se lle­guen a ex­pe­ri­men­tar es­pas­mos. Los ca­lam­bres pue­den te­ner tam­bién su ori­gen en una acu­mu­la­ción de to­xi­nas de los te­ji­dos mus­cu­la­res. Esas to­xi­nas son la ver­da­de­ra cau­sa de la ri­gi­dez de es­pal­da des­pués de un ejer­ci­cio in­ten­so. Las per­so­nas que se ali­men­tan co­rrec­ta­men­te no ex­pe­ri­men­tan esas mo­les­tias ni aún des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do con gran in­ten­si­dad.

UNA EN­FER­ME­DAD ÚNI­CA

La ar­tri­tis con­sis­te esen­cial­men­te en la in­fla­ma­ción do­lo­ro­sa de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Las le­sio­nes si­no­via­les lle­gan pri­me­ro a los car­tí­la­gos, lue­go a los hue­sos, y po­si­ble­men­te ter­mi­nan en una de­for­ma­ción o an­qui­lo­sa­mien­to. En el ca­so de una in­fla­ma­ción si­no­vial, pue­de ocu­rrir que el lí­qui­do se acu­mu­le en la ca­vi­dad ar­ti­cu­lar y di­la­te la mem­bra­na se­ro­sa, lo que da­rá lu­gar a una hin­cha­zón. En es­te mo­men­to es po­si­ble sen­tir cla­ra­men­te có­mo la mem­bra­na se ve em­pu­ja­da ha­cia de­lan­te, a con­se­cuen­cia del de­rra­me. Si se pro­du­ce una frac­tu­ra de la ró­tu­la, el de­rra­me pue­de lle­gar a mez­clar­se con la san­gre. La dis­mi­nu­ción de se­cre­cio­nes si­no­via­les pro­vo­ca in­ten­sos do­lo­res y una frac­tu­ra (ar­tri­tis seca). La ar­tri­tis pue­de adop­tar for­mas más gra­ves, co­mo una tu­bercu­losis (es en­ton­ces cuan­do apa­re­cen los gran­des do­lo­res y tras­tor­nos se­ve­ros). Los mé­di­cos in­ves­ti­ga­do­res han re­ve­la­do que, pa­ra que los em­brio­nes de vi­rus la­ten­tes en las cé­lu­las se vuel­van ac­ti­vos, de­be ha­ber una es­ti­mu­la­ción por par­te de agen­tes en­dó­ge­nos o exó­ge­nos, al­go que so­lo pue­de ocu­rrir cuan­do las de­fen- sas del cuer­po es­tán de­bi­li­ta­das o exis­tan sus­tan­cias tó­xi­cas. Pe­ro el tras­torno pue­de ser con­se­cuen­cia de un des­equi­li­brio de la flo­ra in­tes­ti­nal, en la que mu­chas variedades im­por­tan­tes re­sul­tan fá­cil­men­te des­trui­das por sus­tan­cias ex­tra­ñas, in­clui­dos los an­ti­bió­ti­cos, así co­mo por los com­po­nen­tes quí­mi­cos de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos co­mer­cia­les.

AR­TRO­SIS Y REU­MA­TIS­MO

La ar­tro­sis es esen­cial­men­te una ma­ni­fes­ta­ción de­ge­ne­ra­ti­va cen­tra­da en las mis­mas áreas que la ar­tri­tis; pe­ro mien­tras és­ta pue­de afec­tar a per­so­nas muy jó­ve­nes, la ar­tro­sis sue­le apa­re­cer a par­tir de los cuarenta años. Se ca­rac­te­ri­za por una de­ge­ne­ra­ción de los car­tí­la­gos que ter­mi­na en un des­gas­te pre­ma­tu­ro de las ex­tre­mi­da­des óseas. La pa­la­bra “reu­ma­tis­mo” se re­fie­re por lo ge­ne­ral a las ma­ni­fes­ta­cio­nes agu­das de la ar­tri­tis y la ar­tro­sis. Las to­xi­nas pue­den pro­ce­der tam­bién de al­gún fa­llo en la trans­for­ma­ción de las pro­teí­nas, y co­mo no son eli­mi­na­das por los agen­tes neu­tra­li­za­do­res nor­mal­men­te pre­sen­tes en la flo­ra bac­te­ria­na, en­cuen­tran en esas áreas dé­bi­les un me­dio fa­vo­ra­ble en el que me­drar y re­pro­du­cir­se. El pro­ce­so di­ges­ti­vo pue­de crear al­gu­nas ve­ces fer­men­ta­cio­nes de ca­rác­ter se­cun­da­rio, ne­ce­sa­rias pa­ra la trans­for­ma­ción de de­ter­mi­na­dos ele­men­tos nu­tri­ti­vos. Esas fer­men­ta­cio­nes se­cun­da­rias se pro­du­cen cuan­do los ali­men­tos no son na­tu­ra­les o cuan­do el fun­cio­na­mien­to de un hí­ga­do de­fi­cien­te no per­mi­te la trans­for­ma­ción co­rrec­ta de los pro­duc­tos de la di­ges­tión. De­bi­do a to­do ello, po­si­ble­men­te se pro­duz­can sus­tan­cias ve­ne­no­sas, aún cuan­do la co­mi­da sea sa­na; co­mer en ex­ce­so es no so­lo inú­til, sino tam­bién

pe­li­gro­so, pues apor­ta a la san­gre una can­ti­dad in­ne­ce­sa­ria de ami­noá­ci­dos y sus­tan­cias de na­tu­ra­le­za pro­teí­ni­ca.

¿QUÉ SE PUE­DE HA­CER?

An­te to­do es muy im­por­tan­te ale­jar­se de cual­quier cla­se de ali­men­to que ge­ne­re áci­dos o con­ten­ga sus­tan­cias aci­di­fi­can­tes. Hay que re­nun­ciar de in­me­dia­to a la car­ne, el al­cohol y los al­ca­loi­des. Si se si­gue con­su­mien­do ali­men­tos da­ñi­nos las con­se­cuen­cias son te­mi­bles. Una vez han pro­vo­ca­do la in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes y zo­nas pró­xi­mas (y, en ocasiones, le­sio­nes de hue­sos, car­tí­la­gos y múscu­los), los cris­ta­les de ura­to só­di­co, o de áci­do úri­co u oxá­li­co, pa­sa­rán a ata­car a los ri­ño­nes, dan­do lu­gar a una ne­fri­tis y a las le­sio­nes provocadas por ios cálcu­los o pie­dras de ri­ñón. La acu­mu­la­ción de esas sus­tan­cias tó­xi­cas pue­de lle­gar a di­fi­cul­tar el nor­mal pro­ce­so de eli­mi­na­ción de los ri­ño­nes, a re­du­cir el gra­do de per­mea­bi­li­dad de sus fil­tros, y ter­mi­nar en una al­bu­mi­nu­ria o en otros tras­tor­nos igual­men­te gra­ves. De­bi­do a la pre­sen­cia de áci­do oxá­li­co en los re­si­duos de la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar y a la de­gra­da­ción de al­gu­nos ele­men­tos nu­tri­ti­vos, se acon­se­ja mu­chas ve­ces man­te­ner­se ale­ja­do de es­te áci­do. Pe­ro exis­te una enor­me di­fe­ren­cia en­tre el de ori­gen ve­ge­tal y el de ori­gen mi­ne­ral; el pri­me­ro es per­fec­ta­men­te asi­mi­la­ble y man­tie­ne un equi­li­brio co­rrec­to con su equi­va­len­te al­ca­lino, mien­tras que el se­gun­do es inasi­mi­la­ble y, por tan­to, se de­be eli­mi­nar in­me­dia­ta­men­te.

REMINERALIZACIÓN

No exis­te ma­ni­fes­ta­ción de obs­truc­ción sin una pre­via des­mi­ne­ra­li­za­ción. Es­to nos re­sul­ta­rá fá­cil de en­ten­der una vez que sea­mos cons­cien­tes de que la eli­mi­na­ción pre­ce­de a la asi­mi­la­ción. Si la eli­mi­na­ción es im­per­fec­ta, co­mo ocu­rre en los ca­sos de ar­tri­tis, la asi­mi­la­ción tam­bién lo se­rá. Bas­ta con ace­le­rar la eli­mi­na­ción pa­ra que el pro­ce­so de remineralización ten­ga lu­gar en las mejores con­di­cio­nes po­si­bles. Es­ta remineralización se ve­rá fa­vo­re­ci­da por el con­su­mo de ali­men­tos cru­dos (tan­to fru­tas co­mo ver­du­ras), así co­mo de se­mi­llas co­mo las de los bro­tes ger­mi­na­dos de tri­go y de al­fal­fa, y abun­dan­tes ce­rea­les in­te­gra­les de la agri­cul­tu­ra eco­ló (pan de tri­go, arroz, cus­cús, mi­jo, ave­na, cen­teno, ce­ba­da sin cás­ca­ra, al­for­fón...). Ade­más, las cu­ras a ba­se de zu­mos ve­ge­ta­les ( de za­naho­ria, col, rá­ba­nos, etc.) fa­ci­li­tan la ab­sor­ción de ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la re­cons­ti­tu­ción del or­ga­nis­mo. La pre­sen­cia de sus­tan­cias tó­xi­cas en de­ter­mi­na­dos ali­men­tos los con­vier­te en es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sos pa­ra las per­so­nas que pa­de­cen de ar­tri­tis, y no só­lo por las se­miobs­truc­cio­nes que crean, sino tam­bién de­bi­do al des­per­di­cio de sus­tan­cias mi­ne­ra­les que pro­vo­can. Por ejem­plo, pa­ra ver­se neu­tra­li­za­do, el in­dol, uno de los pro­duc­tos de­ri­va­dos de la de­gra­da­ción de la cé­lu­la ani­mal, ne­ce­si­ta to­do el azu­fre dis­po­ni­ble que se pue­da en­con­trar en el or­ga­nis­mo. Si pen­sa­mos en la im­por­tan­cia que tie­ne el azu­fre pa­ra la fi­ja­ción del cal­cio, com­pren­de­re­mos de in­me­dia­to que el em­pleo de in­dol con fi­nes de sa­nea­mien­to re­sul­ta ca­tas­tró­fi­co pa­ra la nu­tri­ción en ge­ne­ral y pa­ra la cal­ci­fi­ca­ción en par­ti­cu­lar. La pres­crip­ción de me­di­ca­men­tos que con­ten­gan azu­fre no sir­ve ab­so­lu­ta­men­te de na­da, pues el in­ten­to de com­pen­sar las de­fi­cien­cias su­mi­nis­tran­do gran­des do­sis de la sus­tan­cia de que se ca­re­ce sue­le ser un gra­ve error. Un or­ga­nis­mo fa­ti­ga­do tie­ne que ver­se ali­men­ta­do en un prin­ci­pio de ma­ne­ra sua­ve y li­ge­ra. La re­cu­pe­ra­ción du­ra­de­ra de la sa­lud só­lo es po­si­ble re­cu­rrien­do a esos me­dios y pro­ce­di­mien­tos.

Pa­ra el bie­nes­tar del hí­ga­do es im­por­tan­te ale­jar­se de cual­quier cla­se de ali­men­to que ge­ne­re áci­dos o con­ten­ga sus­tan­cias aci­di­fi­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.