Ec­ce­mas

Pre­sen­ta­mos tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les pa­ra el tra­ta­mien­to de ac­né, gra­ni­tos, ec­ce­mas… y pa­ra mi­mar la piel.

Integral Extra - - SUMARIO -

Pre­sen­ta­mos tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les pa­ra el tra­ta­mien­to de ac­né, gra­ni­tos, ec­ce­mas… y pa­ra mi­mar la piel.

co­men­za­mos con los ec­ce­mas: cual­quie­ra que pue­da ser el as­pec­to que ofrez­ca el ec­ce­ma, hay al­go se­gu­ro: el ori­gen de to­dos los ca­sos de ec­ce­ma es una con­di­ción ar­trí­ti­ca. Aun­que nos pue­da pa­re­cer un po­co cho­can­te, in­clu­so el as­ma es­tá en el ori­gen de una ma­ni­fes­ta­ción ar­trí­ti­ca.

Exis­ten nu­me­ro­sos ca­sos de ec­ce­ma que, al ha­ber si­do mal tra­ta­dos, ocu­pán­do­se de los sín­to­mas y no de las cau­sas, han lle­ga­do a trans­for­mar­se en as­ma, y otros pa­cien­tes cu­ya as­ma re­gre­sa en el mo­men­to de des­en­ca­de­nar­se un ata­que de ec­ce­ma. Mu­chas ve­ces las cri­sis agu­das son po­si­ti­vas, pues la per­so­na que las su­fre se da cuen­ta de la gra­ve­dad de su es­ta­do y rea­li­za gran­des es­fuer­zos pa­ra li­brar­se de su do­len­cia. El tra­tar los ca­sos de ec­ce­ma ex­clu­si­va­men­te con me­di­ca­men­tos tó­pi­cos pro­du­ce un em­peo­ra­mien­to del es­ta­do in­terno, con to­das sus con­se­cuen­cias: en­ve­ne­na­mien­to de la san­gre, as­ma, des­equi­li­brio ner­vio­so, etc.

PSI­CO­LO­GÍA

El ec­ce­ma es te­naz y re­sul­ta di­fí­cil de cu­rar, pues el sis­te­ma ner­vio­so pue­de ha­ber­se re­sen­ti­do o in­clu­so aco­mo­da­do a él. Al­gu­nas ve­ces só­lo se ma­ni­fies- ta des­pués de una cri­sis psi­co­ló­gi­ca. Si el or­ga­nis­mo se adap­ta a di­cho es­ta­do, se crea un nue­vo equi­li­brio de ca­rác­ter ines­ta­ble, equi­li­brio que ha­brá que rom­per an­tes de po­der vol­ver a un es­ta­do nor­mal. La for­ma en que apa­re­cen los ec­ce­mas es su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­da, aun­que se con­fun­de al­gu­nas ve­ces con otros tras­tor­nos cu­tá­neos, co­mo erup­cio­nes, es­pi­ni­llas, ur­ti­ca­ria, im­pé­ti­go, o in­clu­so pso­ria­sis. El ec­ce­ma “re­zu­man­te” se ca­rac­te­ri­za por una su­per­fi­cie de la piel hú­me­da y en­ro­je­ci­da; lue­go se seca, y for­ma pe­que­ñas cos­tras que se van des­pren­dien­do se­gún se for­man otras. El ec­ce­ma “seco” es ro­jo, bri­llan­te e in­clu­so “bar­ni­za­do”. La piel pue­de apa­re­cer res­que­bra­ja­da o agrie­ta­da, y se re­nue­va cons­tan­te­men­te. Las di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes de ec­ce­ma sue­len ir acom­pa­ña­das de pi­co­res, pru­ri­to y una sen­sa­ción de ca­lor. Es­tos fe­nó­me­nos se lo­ca­li­zan por lo ge­ne­ral en la ca­be­za, las ma­nos, el rec­to y los ór­ga­nos ge­ni­ta­les, que es don­de el ec­ce­ma per­sis­te aun des­pués de su tra­ta­mien­to. Tam­bién pue­den pro­du­cir­se otros tras­tor­nos, co­mo lin­fan­gi­tis, ade­ni­tis, abs­ce­sos, es­ca­lo­fríos, fie­bre, etc. A me­nu­do se ex­pe­ri­men­tan náu­seas, lo que de­mues­tra un des­equi­li­brio en las fun­cio­nes he­pá­ti­cas. El tra­ta­mien­to par­ti­cu­lar de los sín­to­mas de­be­rá ir ló­gi­ca­men­te acom­pa­ña­do de un tra­ta­mien­to bá­si­co o ge­ne­ral que, en es­te ca­so, afec­ta­rá al hí­ga­do, los ri­ño­nes y los in­tes­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.