CO­FE­NAT pi­de a la nue­va mi­nis­tra de Sa­ni­dad que re­gu­le las Te­ra­pias Na­tu­ra­les

Integral Extra - - PUBLIREPORTAJE -

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­fe­sio­na­les y Au­tó­no­mos de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les sos­tie­ne que el gas­to sa­ni­ta­rio se re­du­ci­ría has­ta un 30% con la re­gu­la­ción de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les en Es­pa­ña. Asi­mis­mo, de­fien­de que más del 80% de la po­bla­ción re­cla­ma que la Sa­ni­dad Pú­bli­ca las ofrez­ca den­tro de sus pro­gra­mas.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­fe­sio­na­les y Au­tó­no­mos de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les, CO­FE­NAT, so­li­ci­ta a la nue­va mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Car­men Mon­tón, que es­tu­die la re­gu­la­ción pa­ra el sec­tor de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les, una ini­cia­ti­va que el pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, in­cluía en su pro­gra­ma elec­to­ral del 2016. En es­te sen­ti­do, el pre­si­den­te de CO­FE­NAT, Ro­ber­to San An­to­nio-abad ex­pli­ca, ade­más, que la so­cie­dad re­cla­ma la re­gu­la­ción de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor, se­gún se des­pren­de de la en­cues­ta ‘Per­cep­ción de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les en la so­cie­dad’, rea­li­za­da por el Gru­po Aná­li­sis e In­ves­ti­ga­ción a petición de la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les y Au­tó­no­mos de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les, Co­fe­nat. “Un 95% de la so­cie­dad es­tá re­cla­man­do la re­gu­la­ción de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les y más del 80% quie­re que la Sa­ni­dad Pú­bli­ca las in­te­gre den­tro de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca. En un por­cen­ta­je si­mi­lar, (83%), las per­so­nas que han par­ti­ci­pa­do en la in­ves­ti­ga­ción apo­yan que ‘la sa­ni­dad pú- bli­ca de­be­ría ofre­cer las Te­ra­pias Na­tu­ra­les den­tro de sus pro­gra­mas’. Ca­si un 90%, ade­más, res­pal­da la pro­pues­ta de que el mé­di­co ‘pu­die­ra re­co­men­dar­me el uso de una Te­ra­pia Na­tu­ral pa­ra una se­sión de­ter­mi­na­da’”, ase­gu­ra. Las Te­ra­pias Na­tu­ra­les, bien va­lo­ra­das Ade­más, las Te­ra­pias Na­tu­ra­les go­zan en Es­pa­ña de un al­to gra­do de per­cep­ción po­si­ti­va en la po­bla­ción es­pa­ño­la. Y es que 76 de ca­da 100 es­pa­ño­les va­lo­ran de for­ma po­si­ti­va que las Te­ra­pias Na­tu­ra­les se uti­li­cen co­mo un com­ple­men­to a la me­di­ci­na tra­di­cio­nal. Por otro la­do, más del 80% de la so­cie­dad es­ti­ma que son ne­ce­sa­rias y que no son per­ju­di­cia­les; al tiem­po, 7 de ca­da 10 con­si­de­ran son fia­bles y efec­ti­vas y el 61% apre­cia que sus pro­fe­sio­na­les es­tán cua­li­fi­ca­dos, tal y co­mo se des­pren­de del es­tu­dio ‘Per­cep­ción de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les en la so­cie­dad’ en­car­ga­do por la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les y Au­tó­no­mos de las Te­ra­pias Na­tu­ra­les, CO­FE­NAT.

1) Eli­mi­na­ción de ma­los há­bi­tos, (las “ma­las hier­bas” de la vi­da), co­mo la­so­bre­ali­men­ta­ción, be­bi­das al­cohó­li­cas, dro­gas y ex­ci­tan­tes (té, ca­fé y ca­cao), con­su­mo de car­ne, ho­ra­rios de vi­da inade­cua­dos, des­per­di­cio de las fuer­zas vi­ta­les, des­cen­so de la vi­ta­li­dad, abe­rra­cio­nes se­xua­les y so­cia­les, preo­cu­pa­cio­nes, etc.

2) Há­bi­tos co­rrec­to­res. Co­rre­gir la res­pi­ra­ción, co­rre­gir el ejer­ci­cio, ac­ti­tud men­tal po­si­ti­va. Mo­de­ra­ción en la bús­que­da de la sa­lud y la ri­que­za.

3) Nue­vos prin­ci­pios vi­ta­les. Ayuno adecuado, se­lec­ción de los ali­men­tos, hi­dro­te­ra­pia, ba­ños de luz y de ai­re, ba­ños de ba­rro, os­teo­pa­tía, qui­ro­prác­ti­ca y otras for­mas de me­ca­no­te­ra­pia, sa­les mi­ne­ra­les ob­te­ni­das en for­ma or­gá­ni­ca, elec­tro­te­ra­pia, he­lio­te­ra­pia, ba­ños de va­por o ba­ños tur­cos, etc.

En cual­quier ca­so, só­lo exis­te real­men­te una fuer­za cu­ra­ti­va, y es­ta es la mis­ma na­tu­ra­le­za, que su­po­ne el in­he­ren­te po­der ‘res­tau­ra­dor del or­ga­nis­mo pa­ra su­pe­rar la en­fer­me­dad. La cues­tión que se plan­tea en es­tos mo­men­tos es si es­te po­der pue­de apro­piar­se y con­du­cir­se con ma­yor fa­ci­li­dad por mé­to­dos in­trín­se­cos o ex­trín­se­cos.

Es de­cir, ¿hay ma­yor po­si­bi­li­dad de com­ba­tir la en­fer­me­dad con me­di­ci­nas, va­cu­nas y sue­ros irri­tan­tes em­plea­dos por mo­der­nas su­pers­ti­cio­nes, o por las sim­ples y fá­ci­les fuer­zas in­trín­se­cas y atrac­ti­vas de la Te­ra­péu­ti­ca Na­tu­ral, em­plea­das por es­ta re­no­va­da es­cue­la de me­di­ci­na (la úni­ca or­to­do­xa, por cier­to), que co­no­ce­mos co­mo Me­di­ci­na Na­tu­ral o Naturopatía?

Aca­so no son es­tas fuer­zas na­tu­ra­les mu­cho más or­to­do­xas que los re­cur­sos ar­ti­fi­cia­les de los far­ma­céu­ti­cos?

La apli­ca­ción prác­ti­ca de es­tos agen­tes na­tu­ra­les, de­bi­da­men­te adap­ta­dos a ca­da ca­so in­di­vi­dual, son ver­da­de­ros sig­nos de que el ar­te de la cu­ra­ción se ha ido ela­bo­ra­do con la ayu­da de tra­ta­mien­tos ab­so­lu­ta­men­te ino­cuos.

VI­TA­LIS­MO

Una de las claves del éxi­to de los tra­ta­mien­tos na­tu­ris­tas es­tá en el al­to ni­vel de im­pli­ca­ción de los pa­cien­tes en su pro­pio pro­ce­so de cu­ra­ción. La me­di­ci­na na­tu­ral es ‘vi­ta­lis­ta’ en su en­fo­que, es de­cir, la vi­da se con­si­de­ra co­mo al­go más que la su­ma de pro­ce­sos bio­quí­mi­cos, y se cree que el cuer­po tie­ne una in­te­li­gen­cia in­na­ta que siem­pre se es­fuer­za por al­can­zar la sa­lud.

El vi­ta­lis­mo sos­tie­ne que los sín­to­mas que acom­pa­ñan a la en­fer­me­dad no son cau­sa­dos di­rec­ta­men­te por el agen­te mór­bi­do, a sa­ber, la bac­te­ria, sino que son el re­sul­ta­do de la res­pues­ta in­trín­se­ca del or­ga­nis­mo o la reac­ción al agen­te y al in­ten­to del or­ga­nis­mo por de­fen­der­se y cu­rar­se. En­ton­ces, los sín­to­mas son par­te de un fe­nó­meno cons­truc­ti­vo que, da­das las cir­cuns­tan­cias, es la me­jor ‘elec­ción’ que pue­de ha­cer el or­ga­nis­mo.

En es­te sis­te­ma, el pa­pel del mé­di­co es ayu­dar al cuer­po en sus es­fuer­zos , no asu­mir las fun­cio­nes del cuer­po. Se con­ci­be la sa­lud co­mo al­go más que la me­ra au­sen­cia de en­fer­me­dad; se con­si­de­ra que es un es­ta­do vi­tal di­ná­mi­co que po­si­bi­li­ta a una per­so­na pa­ra desa­rro­llar­se, o adap­tar­se, en una am­plia se­rie de en­tor­nos y cir­cuns­tan­cias.

Las per­so­nas que ‘pi­llan’ to­dos los ca­ta­rros que se pre­sen­tan no son sa­nas aun­que es­tén li­bres de sín­to­mas; só­lo pue­den con­si­de­rar­se sa­nas cuan­do de­jan de ser de­ma­sia­do sus­cep­ti­bles a la in­fec­ción.

Así, la sa­lud y la en­fer­me­dad pue­den ver­se co­mo pun­tos en una lí­nea con­ti­nua, con la muer­te a un ex­tre­mo y el fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo al otro. Cuan­do la per­so­na nor­mal avan­za por la vi­da, se se­pa­ra del fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo y ca­mi­na de for­ma im­pla­ca­ble ha­cia una dis­fun­ción pro­gre­si­va­men­te ma­yor.

Tal de­te­rio­ro es con­si­de­ra­do por nues­tra so­cie­dad co­mo la con­se­cuen­cia nor­mal de la edad, pe­ro eso no su­ce­de así con los ani­ma­les, o con las po­cas per­so­nas afor­tu­na­das que viven en un am­bien­te óp­ti­mo, sin con­ta­mi­na­ción, con po­co es­trés, ejer­ci­cio re­gu­lar y abun­dan­te co­mi­da na­tu­ral y nu­tri­ti­va… han se­pa­ra­do y uni­do al­ter­na­ti­va­men­te, desa­rro­llán­do­se ca­da una de ellas , a me­nu­do, co­mo reac­ción de una con­tra la otra. El ser hu­mano de la prehis­to­ria creía que al­gu­nas fuer­zas má­gi­cas o so­bre­na­tu­ra­les, o bien unos de­mo­nios o unos dio­ses ai­ra­dos, cau­sa­ban la en­fer­me­dad. Por eso Hi­pó­cra­tes, rom­pien­do con es­ta creen­cia su­pers­ti­cio­sa, se con­vir­tió en el pri­mer au­tén­ti­co mé­di­co na­tu­ris­ta que co­no­ce­mos. Los mé­di­cos hi­po­crá­ti­cos con­si­de­ra­ban que to­do lo que ha­bía en la na­tu­ra­le­za te­nía una ba­se ra­cio­nal; por con­si­guien­te, el pa­pel del mé­di­co era co­no­cer y se­guir las le­yes del uni­ver­so in­te­li­gi­ble. Con­si­de­ra­ban la en­fer­me-

dad co­mo un efec­to y bus­ca­ban sus cau­sas en fe­nó­me­nos na­tu­ra­les: ai­re, agua, co­mi­da, etc. Uti­li­za­ban el tér­mino “vis me­di­ca­trix na­tu­rae”, el po­der cu­ra­ti­vo de la na­tu­ra­le­za, pa­ra sig­ni­fi­car la ca­pa­ci­dad de au­to­cu­ra­ción del or­ga­nis­mo. Y to­da­vía hoy los bue­nos mé­di­cos sa­ben per­fec­ta­men­te que su ta­rea es cien­cia y es ar­te: el ar­te de aten­der y es­ti­mu­lar al en­fer­mo… mien­tras la na­tu­ra­le­za ha­ce ver­da­de­ra­men­te el tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud. Por eso la me­di­ci­na na­tu­ral, o la ‘cu­ra­ción na­tu­ral’, es tan­to una for­ma de vi­da co­mo un con­cep­to de cu­ra­ción que em­plea di­fe­ren­tes me­dios na­tu­ra­les pa­ra pre­ve­nir y tra­tar la en­fer­me­dad hu­ma­na.

TAN­TO EN EU­RO­PA CO­MO EN NOR­TEA­MÉ­RI­CA

Be­ne­dict Lust (cu­yas en­se­ñan­zas y ener­gía or­ga­ni­za­ti­va ini­cia­ron la me­di­ci­na na­tu­ral en EE.UU.) tam­bién uti­li­za­ría, ya en 1902, la pa­la­bra “naturopatía” pa­ra de­sig­nar la com­pi­la­ción ecléc­ti­ca de doc­tri­nas de cu­ra­ción na­tu­ral que con­ce­bía co­mo el ám­bi­to fu­tu­ro de la me­di­ci­na na­tu­ral, y pa­ra in­cluir lo me­jor de lo que aho­ra se co­no­ce co­mo te­ra­pia nu­tri­cio­nal, die­ta na­tu­ral, me­di­ci­na ba­sa­da en hier­bas, ho­meo­pa­tía, ma­ni­pu­la­ción ver­te­bral, te­ra­pia del ejer­ci­cio, hi­dro­te­ra­pia, elec­tro­te­ra­pia, re­duc­ción del es­trés y cu­ra­ción na­tu­ral. En sus es­cri­tos pu­bli­ca­dos des­cri­bía así la naturopatía: “El sis­te­ma na­tu­ral de cu­rar la en­fer­me­dad se ba­sa en un re­torno a la na­tu­ra­le­za re­gu­lan­do la die­ta, la res­pi­ra­ción, el ejer­ci­cio, el ba­ño y el em­pleo de di­fe­ren­tes fuer­zas pa­ra eli­mi­nar los pro­duc­tos no­ci­vos pa­ra el sis­te­ma, y ele­var así la vi­ta­li­dad del pa­cien­te a un ni­vel co­rrec­to de sa­lud.” La me­di­ci­na na­tu­ral cre­ció y flo­re­ció, tan­to en Eu­ro­pa co­mo en EE.UU. des­de prin­ci­pios del si­glo XX has­ta me­dia­dos de los años 30, cuan­do di­fe­ren­tes fac­to­res die­ron co­mo re­sul­ta­do la opor­tu­ni­dad de que la pro­fe­sión mé­di­ca es­ta­ble­cie­ra las ba­ses de su mo­no­po­lio ac­tual: fun­da­cio­nes apo­ya­das por las in­dus­trias quí­mi­cas y far­ma­céu­ti­cas co­men­za­ron a sub­ven­cio­nar es­tas es­cue­las mé­di­cas con gran­des su­mas de di­ne­ro. Fi­nal­men­te, la pro­fe­sión mé­di­ca de­jó de usar sus te­ra­pias y téc­ni­cas tra­di­cio­na­les, sus­ti­tu­yén­do­las con te­ra­pias más efec­ti­vas pa­ra el tra­ta­mien­to de los sín­to­mas y mu­cho me­nos tó­xi­cas. Se hi­zo mu­cho más as­tu­ta po­lí­ti­ca­men­te y, uti­li­zan­do los es­pec­ta­cu­la­res avan­ces tec­no­ló­gi­cos en ci­ru­gía pro­mo­vi­dos por las dos gue­rras mun­dia­les, con­si­guió con­ven­cer, tan­to al pú­bli­co co­mo a los po­lí­ti­cos, de la apa­ren­te su­pe­rio­ri­dad de su sis­te­ma, lo que pro­du­jo la apro­ba­ción de una le­yes que res­trin­gían se­ve­ra­men­te la via­bi­li­dad de otros sis­te­mas de cui­da­do de la sa­lud.

Por eso la me­di­ci­na na­tu­ral, o la ‘cu­ra­ción na­tu­ral’, es tan­to una for­ma de vi­da co­mo un con­cep­to de cu­ra­ción que em­plea di­fe­ren­tes me­dios na­tu­ra­les pa­ra pre­ve­nir y tra­tar la en­fer­me­dad hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.