Nu­tri­ción ce­to­gé­ni­ca con­tra el cán­cer . . . .

So­lo las per­so­nas que se han en­fren­ta­do al diag­nós­ti­co «cán­cer» sa­ben lo que im­pli­ca emo­cio­nal­men­te. Des­pués del im­pac­to ini­cial, dos pre­gun­tas vie­nen a la men­te de los pa­cien­tes: «¿Qué pue­den ha­cer los mé­di­cos por mí?» y «¿Qué pue­do ha­cer por mí mis­mo?».

Integral Extra - - SUMARIO -

So­lo las per­so­nas que se han en­fren­ta­do al diag­nós­ti­co «cán­cer» sa­ben lo que im­pli­ca emo­cio­nal­men­te.

Des­pués del im­pac­to ini­cial, dos pre­gun­tas vie­nen a la men­te de los pa­cien­tes:

«¿Qué pue­den ha­cer los mé­di­cos por mí?» y «¿Qué pue­do ha­cer por mí mis­mo?».

LA CO­MI­DA

Va­mos a ofre­cer­te al­gu­nas ideas pa­ra res­pon­der a es­ta úl­ti­ma pre­gun­ta. A pe­sar de lo te­rri­ble que es sa­ber que es­ta­mos en­fer­mos, de­be­mos re­cor­dar que na­die es­tá des­ar­ma­do fren­te al cán­cer.

Es im­por­tan­te con­tar con mé­di­cos com­pe­ten­tes y com­pren­si­vos, pe­ro no son las úni­cas op­cio­nes: los pa­cien­tes tie­nen en sus ma­nos di­ver­sos mo­dos de com­ple­men­tar la te­ra­pia. Por lo tan­to, cuan­to an­tes em­pie­cen a ac­tuar, más po­si­bi­li­da­des ten­drán de cu­rar­se, es de­cir, de in­fluir po­si­ti­va­men­te en la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad y de nue­vo lle­var una vida ac­ti­va y tan sa­na co­mo sea po­si­ble.

La im­por­tan­cia que tie­ne la ali­men­ta­ción en la lu­cha con­tra el cán­cer no sor­pren­de a na­die. Lo mis­mo que nos ali­men­ta a no­so­tros ali­men­ta tam­bién a los tu­mo­res.

Ade­más de nu­trir­nos, los ali­men­tos ac­ti­van en nues­tro or­ga­nis­mo un gran nú­me­ro de pro­ce­sos que pue­den con­tri­buir a me­jo­rar nues­tra sa­lud o a em­peo­rar­la. Lo que co­me­mos pue­de ir más allá del abas­te­ci­mien­to de ener­gía del tu­mor: en cier­tos ca­sos pue­de ayu­dar a que pro­li­fe­re, en otros ra­len­ti­zar su cre­ci­mien­to y en otros in­clu­so per­ju­di­car­lo.

Es­to es una bue­na no­ti­cia, por­que sig­ni­fi­ca que po­de­mos apro­ve­char los ali­men­tos que in­ge­ri­mos pa­ra lo­grar un efec­to neu­tro o no­ci­vo en el tu­mor.

Es la ra­zón por la que las per­so­nas en­fer­mas de cán­cer de­be­rían es­for­zar­se por ele­gir, de ma­ne­ra pre­ci­sa, aque­llos ali­men­tos y be­bi­das que nu­tren y for­ta­le­cen las par­tes sa­nas de sus cuer­pos, sin que los tu­mo­res sa­quen pro­ve­cho de ellos —e in­clu­so me­jor si los de­bi­li­tan—. Es­tas per­so­nas de­be­rían to­mar­se en se­rio el con­su­mo de ali­men­tos que per­mi­tan a su or­ga­nis­mo crear sus pro­pios re­me­dios pa­ra lu­char con­tra el cán­cer.

UNA ALTERNATIVA DE­LI­CIO­SA Y SALUDABLE

Re­co­ge­mos en es­te nú­me­ro frag­men­tos del li­bro «Nu­tri­ción ce­to­gé­ni­ca con­tra el cán­cer», obra de Ul­ri­ke Käm­me­rer, Ch­ris­ti­na Schlat­te­rer y Gerd Knoll, pu­bli­ca­do en español por edi­to­rial Si­rio.

Los au­to­res con­si­de­ran que una ali­men­ta­ción po­bre en glú­ci­dos es­tá in­di­ca­da en una gran ma­yo­ría de los cán­ce­res. Y pa­ra ello mues­tran qué ali­men­tos ele­gir y, de ma­ne­ra de­ta­lla­da, los prin­ci­pios y ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos a fa­vor de la ali­men­ta­ción po­bre en car­bohi­dra­tos. Mues­tran los co­no­ci­mien­tos ac­tua­les so­bre las die­tas muy ba­jas en car­bohi­dra­tos pa­ra la sa­lud en ge­ne­ral y pa­ra el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer

en par­ti­cu­lar. Par­tien­do de es­ta ba­se, re­co­mien­dan una ali­men­ta­ción que, a la vez que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des fun­da­men­ta­les de nu­trien­tes, mi­cro­nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas y fi­bra ali­men­ta­ria, cu­bre de for­ma di­rec­ta las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas con cán­cer.

Al ca­bo de un tiem­po, el me­ta­bo­lis­mo de los en­fer­mos de cán­cer se mo­di­fi­ca, de ma­ne­ra que una ali­men­ta­ción ri­ca en glú­ci­dos se ha­ce ca­da vez más di­fí­cil de asi­mi­lar y re­sul­ta per­ju­di­cial pa­ra su sa­lud. Por el con­tra­rio, una ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca, es de­cir, ba­ja en glú­ci­dos, pue­de for­ta­le­cer las cé­lu­las sa­nas de sus cuer­pos y pro­por­cio­nar­les, de ma­ne­ra óp­ti­ma, la ener­gía y las sus­tan­cias que ne­ce­si­tan pa­ra re­no­var­se, sin que las cé­lu­las tu­mo­ra­les se apro­ve­chen de ello.

En es­tos úl­ti­mos años, la le­yen­da ur­ba­na que sos­tie­ne que se pue­de «ma­tar de ham­bre» a los tu­mo­res se ha ex­ten­di­do co­mo la pól­vo­ra. Es­tos es­pe­cia­lis­tas son muy pru­den­tes y to­das sus afir­ma­cio­nes se ba­san en evi­den­cias cien­tí­fi­cas, ex­pli­can­do có­mo las per­so­nas que pa­de­cen cán­cer pue­den se­guir una die­ta ce­to­gé­ni­ca pa­ra sen­tir­se me­jor a pe­sar de la en­fer­me­dad.

¿QUÉ ES LA «ALI­MEN­TA­CIÓN CE­TO­GÉ­NI­CA»?

Cuan­do una per­so­na con­su­me a dia­rio ali­men­tos y be­bi­das que con­tie­nen, a la vez, muy po­cos glú­ci­dos y una can­ti­dad im­por­tan­te de ma­te­ria gra­sa, su hí­ga­do fa­bri­ca un gran nú­me­ro de pe­que­ñas mo­lé­cu­las lla­ma­das «ce­to­nas», «cuer­pos ce­tó­ni­cos» o «áci­dos ce­tó­ni­cos»: se di­ce en­ton­ces que si­gue una ali­men­ta­ción —o una die­ta— ce­to­gé­ni­ca. El hí­ga­do pro­du­ce ce­to­nas a par­tir de la ma­te­ria gra­sa. Es­tas ce­to­nas re­pre­sen­tan una ex­ce­len­te fuen­te de ener­gía pa­ra ca­si to­dos los te­ji­dos cor­po­ra­les, sin apor­tar­les na­da o ca­si na­da a las cé­lu­las can­ce­ro­sas.

Con la ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca, los tu­mo­res tie­nen un ac­ce­so más res­trin­gi­do a su ali­men­to prin­ci­pal: el azú­car. Por es­te mo­ti­vo, las ce­to­nas pue­den fre­nar de mu­chas ma­ne­ras el cre­ci­mien­to y la pro­li­fe­ra­ción de los tu­mo­res. Ade­más, una per­so­na que si­gue una ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca no le im­po­ne, de nin­gu­na ma­ne­ra, a su cuer­po unas con­di­cio­nes «ar­ti­fi­cia­les» o anor­ma­les. De he­cho, a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, los pe­río­dos en los que la ali­men­ta­ción del ser hu­mano con­te­nía po­cos glú­ci­dos eran la re­gla y no la ex­cep­ción.

Es­tos úl­ti­mos años he­mos vis­to mu­chos des­cu­bri­mien­tos que ha­cen pen­sar que la ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca no so­lo es ino­cua pa­ra los pa­cien­tes de cán­cer, sino que, ade­más, es be­ne­fi­cio­sa pa­ra mu­chos de ellos. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es­ta ali­men­ta­ción cons­ti­tu­ye una ma­ne­ra ex­ce­len­te y se­gu­ra —aun­que, por des­gra­cia, to­da­vía bas­tan­te des­co­no­ci­da— de ayu­dar a los pa­cien­tes, y a to­das las per­so­nas que es­tén de­ci­di­das a po­ner­lo en prác­ti­ca.

Em­brión ce­lu­lar, mi­to­sis

Ve­llo­si­da­des y ca­pi­la­ri­da­des in­tes­ti­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.