El ori­gen his­tó­ri­co

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

En­tre los años 3000 y 1500 an­tes de Cris­to se desa­rro­lló en el va­lle del In­do una cul­tu­ra, la cul­tu­ra Ha­rap­pa, que pres­tó gran aten­ción a to­dos los as­pec­tos que te­nían que ver con la sa­lud. Los co­no­ci­mien­tos de esa cul­tu­ra que­da­ron re­co­gi­dos en los Ve­das, li­bros an­ti­guos que re­co­gían tan­to esos co­no­ci­mien­tos co­mo di­fe­ren­tes ri­tua­les que aca­ba­ron im­preg­nan­do la ci­vi­li­za­ción re­si­den­te en to­do el sub­con­ti­nen­te in­dio.

De en­tre los cua­tro Ve­das clá­si­cos (At­har­va­ve­da, Rig­ve­da, Ya­yur­ve­da y Sa­ma­ve­da), el pri­me­ro de ellos, el At­har­va­ve­da, pue­de con­si­de­rar­se el tron­co original del que bro­tó el Ayur­ve­da. No en vano, el At­har­va­ve­da es un po­co di­fe­ren­te a los otros tres Ve­das: más allá de him­nos, es­ta obra in­clu­ye un ma­nual que re­ser­va un im­por­tan­te es­pa­cio a la cu­ra­ción, la paz y la pros­pe­ri­dad. Es en ese ma­nual en el que, en el fon­do, se ba­sa la gran tra­di­ción ayur­vé­di­ca. En el At­har­va­ve­da pue­den en­con­trar­se frag­men­tos de­di­ca­dos a as­pec­tos tan di­ver­sos co­mo las afec­cio­nes de la piel, las fie­bres, las car­dio­pa­tías, las afec­cio­nes he­pá­ti­cas, los es­ta­dos ner­vio­sos, las en­fer­me­da­des óseas… Hay tam­bién un es­pa­cio de­di­ca­do tam­bién a los tra­ta­mien­tos con en­can­ta­mien­tos y, so­bre to­do, al uso te­ra­péu­ti­co de las plan­tas. Al de­di­car un es­pa­cio a esos te­mas, el At­har­va­ve­da se con­vier­te en la ba­se original de la medicina na­tu­ral y, con ello, del Ayur­ve­da.

¿Quién trans­mi­tió di­chos co­no­ci­mien­tos? Los ris­his del Hi­ma­la­ya. Allí, los ris­his (gran­des sa­bios) re­ci­bie­ron los vie­jos co­no­ci­mien­tos de los an­ti­guos tex­tos sáns­cri­tos. Así, el Ayur­ve­da, les fue re­ve­la­do por los Ve­das y ellos se en­car­ga­ron de trans­mi­tir­lo a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Uno de los nom­bres que se han sal­va­do del ol­vi­do y que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días co­mo el de uno de los gran­des pro­fe­tas del Ayur­ve­da y de sus vir­tu­des es el de Dhan­van­ta­ri de Be­na­rés. El At­har­va­ve­da di­fe­ren­cia en­tre las ocho di­vi­sio­nes del Ayur­ve­da: medicina in­ter­na, pe­dia­tría, psi­quia­tría, otorrinolaringología-oftalmología, odon­to­lo­gía, ci­ru­gía y obs­te­tri­cia, to­xi­co­lo­gía o es­tu­dio de los ve­ne­nos, ge­ron­to­lo­gía y ge­ria­tría y la cien­cia de la fer­ti­li­dad. Ha­cia el 1500 an­tes de Cris­to, el Ayur­ve­da se di­vi­dió en dos ra­mas. Una de ellas era Atre­ya, la es­cue­la de mé­di­cos. La otra, Dhan­van­ta­ri, el co­le­gio de ci­ru­ja­nos. Ca­da una de es­tas es­cue­las dio a luz su pro­pio tra­ta­do de medicina. Ca­da uno de esos tra­ta­dos se­ría fun­da­men­tal a la ho­ra de for­mar el cor­pus cen­tral de Ayur­ve­da.

A la pri­me­ra de las es­cue­las, Atre­ya, hay que atri­buir el que es el más an­ti­guo li­bro de medicina del mun­do: el Atre­ya Sam­hi­ta. En ba­se a él, Cha­ra­ka, un mé­di­co es­co­lar, reali­zó el Cha­ra­ka Sam­hi­ta. Es­ta obra ana­li­za la fi­lo­so­fía del Ayur­ve­da, los mé­to­dos de diag­nós­ti­co y aque­llos tra­ta­mien­tos que, a par­tir de la medicina in­ter­na, pue­den ser­vir pa­ra tra­tar cuer­po, men­te y al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.