Ac­cio­nes de las sus­tan­cias adap­tó­ge­nas de las plan­tas me­di­ci­na­les ayur­vé­di­cas

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Los adap­tó­ge­nos rea­li­zan en el or­ga­nis­mo, en­tre otras fun­cio­nes:

Es­ti­mu­la­ción de las glán­du­las su­pra­rre­na­les

Me­jo­ran la res­pues­ta an­te el es­trés por­que re­gu­lan la se­cre­ción de adre­na­li­na. Tam­bién con­tro­lan la se­cre­ción de cor­ti­sol, una cor­ti­so­na in­ter­na que re­gu­la el pro­ce­so de la in­fla­ma­ción y que ca­re­ce de los in­con­ve­nien­tes que pro­vo­ca el tra­ta­mien­to con cor­ti­so­na ex­ter­na de la medicina con­ven­cio­nal.

To­ni­fi­can el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral

La ma­yo­ría de plan­tas adap­tó­ge­nas clá­si­cas se han uti­li­za­do tra­di­cio­nal­men­te co­mo tó­ni­cos y es­ti­mu­lan­tes ner­vio­sos por es­te mo­ti­vo.

Au­men­tan la re­sis­ten­cia fí­si­ca

Al­gu­nas de las plan­tas adap­tó­ge­nas más co­no­ci­das, co­mo el gin­seng o el eleu­te­ro­co­co, no só­lo son es­ti­mu­lan­tes del sis­te­ma ner­vio­so, sino que tam­bién au­men­tan la ener­gía fí­si­ca. En ge­ne­ral, fa­vo­re­cen que las cé­lu­las ac­ce­dan a una ma­yor ener­gía y es­ti­mu­lan la re­gu­la­ri­za­ción de los rit­mos bio­ló­gi­cos.

Equi­li­brio del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio

Es el efec­to más re­cien­te que se ha co­no­ci­do y que co­lo­ca en pri­mer plano el uso de al­gu­nos adap­tó­ge­nos. Au­men­tan la ca­pa­ci­dad na­tu­ral de las de­fen­sas, tan­to en lo que se re­fie­re a in­mu­ni­dad celular co­mo hu­mo­ral.

Me­jo­ría de la to­le­ran­cia a la glu­co­sa

Nin­gu­na plan­ta adap­tó­ge­na po­see un efec­to es­pe­cí­fi­ca­men­te an­ti­dia­bé­ti­co, pe­ro sí que en cam­bio ayu­dan a me­jo­rar el gas­to ener­gé­ti­co del or­ga­nis­mo. Co­mo la glu­co­sa es el com­bus­ti­ble bá­si­co que nues­tro cuer­po uti­li­za pa­ra pro­veer­se de su­fi­cien­te ener­gía, los dia­bé­ti­cos se be­ne­fi­cian in­di­rec­ta­men­te con la ac­ción de las plan­tas adap­tó­ge­nas.

Efec­to anabó­li­co

A ni­vel mus­cu­lar los adap­tó­ge­nos fa­vo­re­cen el desa­rro­llo y vi­ta­li­dad de los te­ji­dos mus­cu­la­res. Por eso los uti­li­zan los cul­tu­ris­tas, pa­ra fa­vo­re­cer es­te efec­to. Re­cor­de­mos que el anabo­lis­mo, una de las dos par­tes del me­ta­bo­lis­mo, se en­car­ga de la sín­te­sis o for­ma­ción de mo­lé­cu­las más com­ple­jas a par­tir de nutrientes o de otras mo­lé­cu­las más sen­ci­llas, lo cual, a di­fe­ren­cia del ca­ta­bo­lis­mo, re­quie­re ener­gía.

Pro­tec­ción del hí­ga­do y del me­ta­bo­lis­mo

Las plan­tas adap­tó­ge­nas ayu­dan al buen fun­cio­na­mien­to del me­ta­bo­lis­mo en ge­ne­ral a ni­vel celular: ayu­dan a la cé­lu­la a eli­mi­nar to­xi­nas. De to­das for­mas se des­co­no­cen to­da­vía mu­chos de es­tos pro­ce­sos; por ejem­plo, se sa­be que ac­túan en la pro­te­ción el hí­ga­do pe­ro no có­mo lo ha­cen.

Re­for­zar la re­sis­ten­cia pro­pia del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio Al­gu­nas plan­tas adap­tó­ge­nas pue­den dis­mi­nuir las le­sio­nes de­ri­va­das de la ac­ción de agen­tes quí­mi­cos y fí­si­cos (por ejem­plo las ra­dia­cio­nes) so­bre la mé­du­la ósea. La mé­du­la pro­du­ce pre­ci­sa­men­te cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Pe­ro de to­das for­mas se ne­ce­si­tan más es­tu­dios pa­ra con­fir­mar có­mo se pro­du­ce es­te fe­nó­meno.

ti­po de tras­tor­nos di­ges­ti­vos y que se pre­pa­ra con otros dos fru­tos, el ha­ri­ta­ki (Ter­mi­na­lia che­bu­la) y vib­hee­ta­ki (Ter­mi­na­lia be­le­ri­ca). En ge­ne­ral lo va­lo­ran co­mo uno de los tó­ni­cos ayur­vé­di­cos más po­ten­tes. Pue­de ab­sor­ber el ex­ce­so de áci­dos del es­tó­ma­go que, por otra par­te, sus pro­pie­da­des la­xan­tes ayu­dan a lim­piar fá­cil­men­te. Tam­bién ayu­da al re­ju­ve­ne­ci­mien­to ge­ne­ral del or­ga­nis­mo. Po­see un efec­to equi­li­bran­te y ar­mo­ni­zan­te en los tres dos­has y es­ti­mu­la la pu­re­za y la ener­gía. Se­gún la an­ti­gua tra­di­ción in­dia las ba­yas de ama­la­ki sur­ten tam­bién un efec­to po­ten­cia­dor so­bre otras sus­tan­cias vi­ta­les. Co­mo he­mos di­cho es un buen re­cons­ti­tu­yen­te de los te­ji­dos y por otra par­te con­tri­bu­ye al au­men­to de cé­lu­las san­guí­neas. Ade­más ayu­da al cre­ci­mien­to del ca­be­llo, nu­tre y for­ta­le­ce los hue­sos y lim­pia las ca­ries den­ta­les. Sus pu­ri­fi­can­tes pro­pie­da­des satt­vi­cas ga­ran­ti­zan, se­gún la tra­di­ción hin­dú, for­tu­na, amor y lon­ge­vi­dad. El ár­bol de ama­la­ya­ki cre­ce so­bre to­do en In­dia, Ca­che­mi­ra y Sri Lan­ka. De él so­lo se uti­li­zan las ba­yas de co­lor ama­ri­llen­to. Las ba­yas ma­du­ras por el sol se re­co­lec­tan a mano en el mo­men­to de su ma­yor des­plie­gue ener­gé­ti­co; a con­ti­nua­ción se de­jan se­car al sol. Una vez se­cas y en­du­re­ci­das se mue­len en un pa­so pos­te­rior dan­do lu­gar al pol­vo de es­te fru­to. Las ba­yas ama­la­ki con­tie­nen al­re­de­dor de un 17% de vi­ta­mi­na C na­tu­ral, así co­mo un com­ple­jo de bio­fla­vo­noi­des, sus­tan­cias amar­gas, oli­go­ele­men­tos y otras sus­tan­cias na­tu­ra­les, a las cua­les la cul­tu­ra ayur­vé­di­ca de ali­men­ta­ción atri­bu­ye gran im­por­tan­cia.

IN­VES­TI­GA­CIO­NES

La in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre el ama­la­ki ha de­mos­tra­do que po­see pro­pie­da­des muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud, co­mo la des­in­to­xi­ca­ción del cuer­po de los agen­tes can­ce­rí­ge­nos, pro­tec­ción ge­né­ti­ca, re­duc­ción del ni­vel de co­les­te­rol y ali­vio de la aci­dez es­to­ma­cal. Con­tie­ne po­li­fe­no­les, ami­noá­ci­dos, oli­go­ele­men­tos, an­ti­oxi­dan­tes, ta­ni­nos y bio­fla­vo­noi­des (en ge­ne­ral se tra­ta de sus­tan­cias que pro­mue­ven el re­ju­ve­ne­ci­mien­to celular). El ama­la­ki con­tie­ne tam­bién áci­do elá­gi­co, áci­do gá­li­co y po­li­fe­no­les de em­bli­ca­ni­na. Pue­de ayu­dar a re­du­cir el es­trés oxi­da­ti­vo celular y apo­yar la des­in­to­xi­ca­ción del cuer­po. La ru­ti­na (su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa de quer­ce­ti­na) que con­tri­bu­ye tam­bién en las cua­li­da­des an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­in­fla­ma­to­rias y pro­mo­to­ras de ju­ven­tud del Ama­la­ki. Los es­tu­dios re­ve­lan tam­bién la pre­sen­cia de as­cor­ba­gi­nas, unas mo­lé­cu­las de las que se cree que crean una unión pro­tec­to­ra en la vi­ta­mi­na C pro­pia del Ama­la­ki, ha­cién­do­la más bio­dis­po­ni­ble que las va­rie­da­des sin­té­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.