Be­bi­das de hier­bas y es­pe­cias

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Sé fle­xi­ble en el uso de hier­bas y es­pe­cias; elí­ge­las se­gún tus ne­ce­si­da­des y las es­ta­cio­nes del año. Si tienes ex­ce­so de ca­lor en tu cuer­po (por ejem­plo, las per­so­nas de cons­ti­tu­ción pit­ta o con ex­ce­so de pit­ta), no te sen­ta­rán bien las es­pe­cias ca­lien­tes o pi­can­tes. Pe­ro pue­des usar con mo­de­ra­ción la pi­mien­ta ne­gra, el car­da­mo­mo, la ca­ne­la y la cúr­cu­ma. El co­rian­dro y el hi­no­jo son re­fres­can­tes y, por lo mis­mo acon­se­ja­bles pa­ra ti. Las per­so­nas de na­tu­ra­le­za fría (las de cons­ti­tu­ción va­ta o kap­ha) pue­den usar to­das las es­pe­cias. Las que apor­tan ca­lor, co­mo el jen­gi­bre, la pi­mien­ta ne­gra y el cla­vo, son es­pe­cial­men­te úti­les en los me­ses de in­vierno. Sea cual sea tu cons­ti­tu­ción, ase­gú­ra­te de que en su co­ci­na ha­ya siem­pre una se­lec­ción de es­pe­cias. Un buen sis­te­ma pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con el gus­to de es­pe­cias y hier­bas es pre­pa­rar be­bi­das con ellas. Dis­fru­te ha­cien­do sus pro­pios tés ade­cua­dos a sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas , y tó­me­los co­mo al­ter­na­ti­va al ha­bi­tual ca­fé o té. Las can­ti­da­des que se in­di­can a con­ti­nua­ción son orien­ta­ti­vas ; ajús­te­las a sus pre­fe­ren­cias.

TÉ DE JEN­GI­BRE

Es una bebida que apor­ta mu­cho ca­lor, pre­pa­ra­da con jen­gi­bre fres­co o se­co. Pa­ra un ta­zón, em­plea, o bien una cu­cha­ra­di­ta de jen­gi­bre fres­co ra­lla­do o

pi­ca­do muy fino, o bien un cuar­to de cu­cha­ra­di­ta de jen­gi­bre se­co. Aña­de agua hir­vien­do. Dé­ja­lo re­po­sar cin­co mi­nu­tos. Cué­la­lo an­tes de be­ber­lo. En­dúl­za­lo con miel o bien azú­car in­te­gral de ca­ña.

BEBIDA CA­LEN­TAN­TE

A ba­se de una mez­cla de cin­co es­pe­cias mo­li­das. Lo más fá­cil es pre­pa­rar pri­me­ro una pe­que­ña can­ti­dad de mez­cla, que se pue­de con­ser­var en un ta­rro. Las pro­por­cio­nes son: una par­te de pi­mien­ta ne­gra, por cua­tro par­tes de car­da­mo­mo, de ca­ne­la, de cla­vo y de jen­gi­bre. Ex­pe­ri­men­ta has­ta ver si son tus pro­por­cio­nes fa­vo­ri­tas, pe­ro vi­gi­la no pa­sar­te con la pi­mien­ta ne­gra, que se im­pon­dría so­bre las de­más. Pa­ra ha­cer lue­go una ta­za de té, em­plea un cuar­to de cu­cha­ra­di­ta de la mez­cla, aña­dién­do­le agua ca­lien­te y de­ján­do­la re­po­sar unos mi­nu­tos. Añá­de­le al gus­to miel o azú­car in­te­gral de ca­ña una vez ha­ya re­po­sa­do. Tam­bién po­drías aña­dir un pe­lliz­co o dos de es­ta mez­cla a una ta­za de té co­rrien­te..., só­lo por va­riar.

BEBIDA ENFRIANTE

Es­ta ti­sa­na es enfriante por sus pro­pie­da­des ener­gé­ti­cas más que por su tem­pe­ra­tu­ra, y ex­ce­len­te pa­ra to­dos los ti­pos de cons­ti­tu­ción. Se pre­pa­ra con pro­por­cio­nes igua­les de se­mi­llas de co­mino, co­rian­dro e hi­no­jo. Usa una cu­cha­ra­di­ta

Sea cual sea tu cons­ti­tu­ción, ase­gú­ra­te de que en su co­ci­na ha­ya siem­pre una se­lec­ción de es­pe­cias.

de se­mi­llas mez­cla­das por ta­zón. Aña­de agua ca­lien­te y dé­ja­lo re­po­sar an­tes de fil­trar­lo y be­ber­lo. Una for­ma có­mo­da de pre­pa­rar­lo es mez­clar pre­via­men­te las se­mi­llas y con­ser­var la mez­cla en un ta­rro; a la ho­ra de ha­cer la bebida, in­tro­du­ce las se­mi­llas en una bol­si­ta de ma­lla fina de las que se usan pa­ra pre­pa­rar in­fu­sio­nes.

LE­CHE CON ES­PE­CIAS

Pon en una ta­za unos bue­nos pe­lliz­cos (un cuar­to de cu­cha­ra­di­ta) de jen­gi­bre mo­li­do, car­da­mo­mo, ca­ne­la y una piz­ca de nuez mos­ca­da. Lle­na con le­che ca­lien­te. Una vez se ha­ya en­fria­do un po­co, aña­de miel (op­cio­nal). Re­mue­ve bien. Es una bebida ex­ce­len­te pa­ra an­tes de ir a dor­mir, pues so­sie­ga va­ta e in­du­ce al sue­ño. Pue­des pro­bar con di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes o es­pe­cias, em­plean­do por ejem­plo cla­vo en vez de ca­ne­la.

LAS­SI

Es­ta bebida cam­bia las cua­li­da­des na­tu­ra­les del yo­gur y se re­co­mien­da al fi­nal de las co­mi­das pa­ra fa­ci­li­tar la di­ges­tión. Eli­ge las es­pe­cias se­gún tu cons­ti­tu­ción. Los ti­pos va­ta y kap­ha po­drían aña­dir­le co­mino, jen­gi­bre, car­da­mo­mo y/o pi­mien­ta ne­gra. La pi­mien­ta ne­gra te da­rá mu­cha fuer­za, así que úsala con cui­da­do. Los ti­pos pit­ta po­drían ele­gir co­rian­dro o hi­no­jo. Mez­cla yo­gur y agua a par­tes igua­les y aña­de, en to­tal, de me­dia a una cu­cha­ra­di­ta de las es­pe­cias elegidas. Pue­des po­ner, al gus­to, una pe­que­ña can­ti­dad de en­dul­zan­te, co­mo miel o ja­ra­be de ar­ce, si lo desea.

KITCHARI

El kitchari es un gui­so a ba­se de arroz, ju­días o ha­bas, es­pe­cias y, a me­nu­do, hor­ta­li­zas va­ria­das. Pue­de adap­tar és­tas y las es­pe­cias a tus gus­tos y ne­ce­si­da­des dós­hi­cas. Nu­tri­ti­vo y muy fá­cil de di­ge­rir, se re­co­mien­da pa­ra quie­nes tie­nen di­ges­tio­nes irre­gu­la­res. Si po­nen dos par­tes de arroz por una de ju­días, el con­te­ni­do to­tal de pro­teí­nas asi­mi­la­bles por el or­ga­nis­mo se­rá ma­yor que si to­ma am­bas co­sas por se­pa­ra­do. Si tu ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va es es­ca­sa, co­ci­na el kitchari has­ta dar­le una con­sis­ten­cia se­me­jan­te a la del pu­ré de pa­ta­tas. In­gre­dien­tes: Acei­te, es­pe­cias, arroz bas­ma­ti , so­ja ama­ri­lla (mun­go) des­gra­na­da, agua, hor­ta­li­zas al gus­to. Pue­des va­riar la elec­ción de es­pe­cias y tam­bién las can­ti­da­des que uses. Pa­ra em­pe­zar prue­ba con una cu­cha­ra­di­ta por per­so­na de co­mino, co­rian­dro y se­mi­llas de hi­no­jo, y me­dia cu­cha­ra­di­ta de pol­vo de cúr­cu­ma. Así ob­ten­drás un pla­to ex­ce­len­te pa­ra to­do ti­po de cons­ti­tu­ción. Si quie­res ha­cer­lo más ca­len­tan­te, añá­de­le jen­gi­bre. Pon un pu­ña­do de arroz bas­ma­ti por per­so­na (unos 30 g), y la mi­tad de ha­bas de so­ja. Mez­cla el arroz y las ha­bas y lá­va­los en agua fría.

Un buen sis­te­ma pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con el gus­to de es­pe­cias y hier­bas es pre­pa­rar be­bi­das con ellas.

Fun­de en una ca­zue­la una cu­cha­ra­di­ta de ghee (man­te­qui­lla cla­ri­fi­ca­da) o pon acei­te y aña­de las se­mi­llas. Rehó­ga­las du­ran­te un mi­nu­to. Lue­go aña­de las es­pe­cias mo­li­das y el arroz y la so­ja es­cu­rri­dos, reho­gán­do­los tam­bién en el acei­te. Aña­de agua, un vo­lu­men do­ble del to­tal de arroz y so­ja, llé­va­lo a ebu­lli­ción y dé­ja­lo her­vir a fue­go len­to, re­mo­vien­do de vez en cuan­do. Ase­gú­ra­te de que la ca­zue­la no se que­da sin agua, y aña­de más si es ne­ce­sa­rio. Pue­des aña­dir, si lo deseas, hor­ta­li­zas cortadas a da­dos: si son raí­ces, al po­ner el arroz; si son ver­du­ras de ho­ja, ha­cia el cuar­to de ho­ra de coc­ción. Eli­ge las ver­du­ras apro­pia­das pa­ra sus dos­has (ver las ta­blas de ali­men­tos). El gui­so es­ta­rá lis­to cuan­do pue­da aplas­tar fá­cil­men­te un grano de arroz en­tre el pul­gar y el ín­di­ce. La ma­yor par­te del lí­qui­do se ha­brá ab­sor­bi­do o eva­po­ra­do. El kitchari pue­de ser­vir­se acom­pa­ña­do de cha­pa­tis (pan hin­dú sin le­va­du­ra). Los pit­ta po­drían aña­dir una guar­ni­ción de ho­jas de co­rian­dro. Los va­ta y kap­ha al­gún en­cur­ti­do.

HOR­TA­LI­ZAS Y VER­DU­RAS

Las ver­du­ras y hor­ta­li­zas de­be­rían to­ta­li­zar del 20 al 40% de su die­ta. Co­me más si tienes una cons­ti­tu­ción kap­ha, por­que en ge­ne­ral son li­ge­ras. El Ayur­ve­da no acon­se­ja co­mer ve­ge­ta­les cru­dos, por­que son fi­bro­sos y di­fí­ci­les de di­ge­rir. Só­lo se­rán ex­ce­len­tes si los di­gie­res bien. Las en­sa­la­das con­vie­nen más en ve­rano que en in­vierno, por­que so­sie­gan pit­ta pe­ro au­men­tan va­ta. Si es­tás en la edad va­ta (más de 55 años ), tó­ma­las só­lo oca­sio­nal­men­te y con un aliño de acei­te. Los to­ma­tes cru­dos al­te­ran to­das las dos­has, así que evita con­su­mir­los con re­gu­la­ri­dad. Las hor­ta­li­zas cru­das tar­dan más en ser di­ge­ri­das que las co­ci­na­das; no las com­bi­nes, pues, en la mis­ma co­mi­da. A la ho­ra de de­ci­dir có­mo co­ci­nar tus hor­ta­li­zas, pien­sa en las cua­li­da­des que les su­ma­rás la coc­ción. Si las sal­teas, el acei­te au­men­ta­rá kap­ha y pit­ta, pe­ro no va­ta. Si las de­jas un po­co du­ras y cru­jien­tes, ten­de­rán a au­men­tar va­ta y se­rán más di­fí­ci­les de di­ge­rir. Las pa­ta­tas son va­ta­gé­ni­cas y asar­las las se­ca más aún. La piel les aña­de otra cua­li­dad va­ta, la as­pe­re­za, y com­pli­ca su di­ges­tión. Así que dis­frú­ta­las só­lo cuan­do no ten­gas pro­ble­mas de va­ta. Pue­des re­du­cir esas pro­pie­da­des va­ta­gé­ni­cas co­ci­nán­do­las co­mo te proponemos. Las ver­du­ras co­ci­das al va­por con­ser­van su sa­bor y son mu­cho más fá­ci­les de di­ge­rir. En la me­di­da de lo po­si­ble, com­pra hor­ta­li­zas fres­cas de cul­ti­vo eco­ló­gi­co («bio» u «or­gá­ni­cas»: es lo mis­mo), que es­tén en sa­zón y ha­yan si­do cul­ti­va­das de ki­ló­me­tro ce­ro pre­fe­ri­ble­men­te. O me­jor aún, co­me las que tú o tus ami­gos ha­yáis cul­ti­va­do con amor.

LA COC­CIÓN

Co­ci­nar las hor­ta­li­zas cortadas a da­dos con es­pe­cias y con po­ca agua es lo me­jor pa­ra to­dos los ti­pos dós­hi­cos. Pue­des pro­bar con dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de es­pe­cias y ver­du­ras. Eli­ge una o más, ade­cua­das a tus ne­ce­si­da­des dós­hi­cas (ver ta­blas de ali­men­tos). Lá­va­las y cór­ta­las a da­dos del ta­ma­ño de un bo­ca­do. A ve­ces. un po­co de crea­ti­vi­dad a la ho­ra del cor­te me­jo­ra­rá la apa­rien­cia del pla­to. Usa una ca­zue­la po­co hon­da, con ta­pa, de fon­do grue­so y pre­fe­ri­ble­men­te de ace­ro inoxi­da­ble. Con fue­go mo­de­ra­do, pon en ella 2-3 cu­cha­ra­das de acei­te; no te pa­ses con el acei­te si tienes una cons­ti­tu­ción kap­ha. Lue­go aña­de las es­pe­cias es­co­gi­das pa­ra que be­ne­fi­cien tu ag­ni y tus dos­has, se­gún tus pre­fe­ren­cias en aro­mas y sa­bo­res. Si co­ci­nar con es­pe­cias es nue­vo pa­ra ti, co­mien­za con me­dia cu­cha­ra­di­ta de se­mi­llas de co­mino y otro tan­to de se­mi­llas de mos­ta­za (las ne­gras son más fuer­tes que las ama­ri­llas). Si em­pleas las se­mi­llas en­te­ras, rehó­ga­las en el acei­te has­ta que co­mien­cen a hin­char­se. Lue­go aña­de una se­lec­ción de es­pe­cias mo­li­das (cúr­cu­ma o hi­no­jo, por ejem­plo) y si­gue reho­gan­do unos ins­tan­tes an­tes de po­ner las hor­ta­li­zas cortadas. Re­mue­ve du­ran­te un mi­nu­to pa­ra que li­guen bien con las es­pe­cias y el acei­te y aña­de agua en can­ti­dad su­fi­cien­te, la me­nor po­si­ble. Llé­va­lo to­do a ebu­lli­ción, co­lo­ca la ta­pa y dé­ja­lo a fue­go len­to o mo­de­ra­do has­ta que que­den bien co­ci­das. La can­ti­dad de agua ne­ce­sa­ria de­pen­de­rá del ti­po de hor­ta­li­zas que gui­ses, las de raíz re­quie­ren más que las blan­das, co­mo los ca­la­ba­ci­nes, y del ta­ma­ño en que las ha­yas cor­ta­do. Lo prin­ci­pal es que no que­de agua una vez lis­tas pa­ra co­mer; pue­des aña­dir más agua du­ran­te la coc­ción, si es pre­ci­so. El kitchari y las hor­ta­li­zas co­ci­na­das co­mo de­ci­mos, con guar­ni­cio­nes ade­cua­das a tus dos­has y con cha­pat­tis u otro ti­po de pan sin le­va­du­ra, se­gui­do to­do de un va­so de las­si, com­pon­drán un ali­men­to nu­tri­ti­vo, de fá­cil di­ges­tión, gus­to­so y ba­ra­to, com­pen­sa­do pa­ra to­das las dos­has.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.