El cuer­po y la sa­lud

Integral Extra - - SUMARIO -

EL CUER­PO SANO

El Ayur­ve­da afir­ma que ca­da uno de no­so­tros re­fle­ja to­dos los as­pec­tos de la crea­ción. Co­mo si se tra­ta­ra de un ho­lo­gra­ma, ca­da par­te con­tie­ne po­ten­cial­men­te el co­no­ci­mien­to de la to­ta­li­dad, de ma­ne­ra que el ser más pe­que­ño es­tá re­pro­du­ci­do en la ima­gen del ma­yor. El uni­ver­so es el ma­cro­cos­mos, en cu­yo in­te­rior anidan los se­res hu­ma­nos co­mo mi­cro­cos­mos. Se­gún la fi­lo­so­fía Sankh­ya, to­da la ma­te­ria, in­clui­dos nues­tros cuer­pos, es­tá for­ma­da por los cin­co gran­des ele­men­tos . La es­truc­tu­ra fí­si­ca y las fun­cio­nes del cuer­po se en­tien­den tam­bién en tér­mi­nos de las tres dos­has, al igual que los as­pec­tos de nues­tros pro­ce­sos emo­cio­na­les y men­ta­les. En el cuer­po sa­lu­da­ble las dos­has tra­ba­jan jun­ta­men­te pa­ra pro­du­cir te­ji­dos fuer­tes y sa­nos, así co­mo ex­ce­len­tes ca­pa­ci­da­des de di­ges­tión, asi­mi­la­ción y eli­mi­na­ción. Cuan­do las dos­has es­tán equi­li­bra­das, la men­te y el cuer­po ac­túan en ar­mo­nía, crean­do es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y bue­nas fa­cul­ta­des men­ta­les. La cla­ve pa­ra em­plear el Ayur­ve­da es sa­ber có­mo ac­túan en el cuer­po va­ta, pit­ta y kap­ha, y có­mo se ven afec­ta­das por las in­fluen­cias in­te­rio­res y ex­te­rio­res al cuer­po. En­tre es­tas in­fluen­cias se in­clu­yen el es­ta­do de su me­ta­bo­lis­mo, lo que co­me y ha­ce a dia­rio, lo que pien­sa y sien­te, y el cli­ma y el me­dio en el que vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos. Ob­ser­var y com­pren­der los pa­pe­les de va­ta, pit­ta y kap­ha en el cuer­po sano te ayu­da a en­ten­der de qué ma­ne­ra se im­pli­can en la en­fer­me­dad y en la ma­la sa­lud. El Ayur­ve­da des­cri­be an­te to­do las fun­cio­nes y se­cuen­cias de depuración de los te­ji­dos cor­po­ra­les. Y a con­ti­nua­ción ex­plo­ra un su­til sis­te­ma de ca­na­les de ener­gía, los na­dis, si­mi­lar al de los me­ri­dia­nos en la medicina chi­na.

VA­TA, PIT­TA Y KAP­HA EN EL CUER­PO

Al con­si­de­rar el cuer­po sano de­be­mos fi­jar­nos en dos as­pec­tos prin­ci­pa­les de las dos­has. El pri­me­ro, y ca­pi­tal, es la sin­gu­la­ri­dad del equi­li­brio de las dos­has

en tu cuer­po: tu pro­pia cons­ti­tu­ción. El se­gun­do, el alcance de las fun­cio­nes nor­ma­les de ca­da dos­ha y las zo­nas del cuer­po con las que ca­da una tie­ne especial afi­ni­dad. Cuan­do exa­mi­nes las fun­cio­nes de va­ta, pit­ta y kap­ha en tu cuer­po, vuel­ve a mi­rar la lis­ta de las cua­li­da­des dós­hi­cas que he­mos pre­sen­ta­do an­tes; te ayu­da­rá a ver la for­ma co­mo es­tá or­ga­ni­za­do el Ayur­ve­da. Qui­zá se te plan­teen al­gu­nas pa­ra­do­jas y am­bi­güe­da­des pe­ro, si man­tie­nes la men­te abier­ta e in­qui­si­ti­va, ob­ten­drás pro­fun­das in­tui­cio­nes. En es­ta fa­se no te has de de­jar lle­var por la ten­ta­ción de sa­car con­clu­sio­nes res­pec­to a tu sa­lud. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­rás ahon­dar mu­cho más: apren­der a pen­sar des­de la pers­pec­ti­va ayur­vé­di­ca. Por­que, co­mo en cual­quier nue­va téc­ni­ca, hay que em­pe­zar por los prin­ci­pios ge­ne­ra­les y no ca­be es­pe­rar com­pren­der­lo to­do de en­tra­da. La ha­bi­li­dad lle­ga con la prác­ti­ca, lo mis­mo que és­ta ha­ce más cer­te­ro su jui­cio so­bre cuá­les son los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra ti y tu cuer­po. Aho­ra em­pie­zas ya a fa­mi­lia­ri­zar­te con tu cuer- po y pue­des apren­der a re­la­cio­nar tus sen­sa­cio­nes fí­si­cas y tus emo­cio­nes con las cua­li­da­des de las dos­has. In­ter­pre­tar el pro­pio cuer­po a tra­vés de las cua­li­da­des re­quie­re po­der de ob­ser­va­ción y ex­pe­rien­cia. Y has de in­te­grar esas cua­li­da­des en el con­tex­to glo­bal de tu es­pí­ri­tu, men­te, cuer­po y am­bien­te. No con­vie­ne ex­traer con­clu­sio­nes de un fac­tor ais­la­do.

LOS ELE­MEN­TOS EN EL CUER­PO

Va­ta (ai­re/éter) es­tá aso­cia­da prin­ci­pal­men­te al mo­vi­mien­to y al es­pa­cio en que és­te se da. Pit­ta (fue­go/agua) se re­la­cio­na con el me­ta­bo­lis­mo y sus se­cre­cio­nes. Kap­ha (agua/tie­rra) es res­pon­sa­ble de la es­truc­tu­ra y so­li­dez del cuer­po. Éter To­das las ca­vi­da­des, co­mo la ab­do­mi­nal Ai­re Mo­vi­mien­to, res­pi­ra­ción Fue­go En­zi­mas, hor­mo­nas Agua Te­ji­dos lí­qui­dos, co­mo la lin­fa Tie­rra Te­ji­dos só­li­dos A la ho­ra de cla­si­fi­car par­tes del cuer­po en VPK pa­re­cen dar­se am­bi­güe­da­des. No las re­cha­ces, por­que son re­fle­jo de los dis­tin­tos ni­ve­les de com­pren­sión del Ayur­ve­da. Los hue­sos, por ejem­plo, pue­den re­fe­rir­se al ele­men­to tie­rra por­que dan al cuer­po es­truc­tu­ra y apo­yo. Pe­ro son tam­bién una se­de sub­si­dia­ria de va­ta. La ra­zón es que los hue­sos son po­ro­sos y los es­pa­cios que hay en ellos se re­la­cio­nan con el éter, uno de los ele­men­tos va­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.