Ali­men­ta­ción ayur­vé­di­ca

Las cua­li­da­des na­tu­ra­les de los ali­men­tos

Integral Extra - - SUMARIO -

Los ali­men­tos tie­nen cua­li­da­des ma­ni­fies­tas y su­ti­les que ac­túan so­bre su cuer­po fí­si­co e in­flu­yen en sus dos­has. Po­de­mos con­si­de­rar de en­tra­da tres pa­res opues­tos de cua­li­da­des na­tu­ra­les, que re­sul­tan muy úti­les pa­ra ana­li­zar so­me­ra­men­te los efec­tos de los ali­men­tos. Son: li­ge­ro-pe­sa­do, lí­qui­do/ oleo­so-se­can­te; ca­len­tan­te/ca­lien­te - re­fres­can­te/frío (es­to úl­ti­mo se re­fie­re tan­to a la tem­pe­ra­tu­ra co­mo a su efec­to ener­gé­ti­co). Eli­ja aque­llos ali­men­tos que ten­gan las cua­li­da­des na­tu­ra­les apro­pia­das a los efec­tos que desee con­se­guir. Si, por ejem­plo, su cuer­po es­tá se­co (de lo cual se­rían sín­to­mas la se­que­dad de la piel o las he­ces de­ma­sia­do du­ras y se­cas), evi­te los ali­men­tos y sa­bo­res se­can­tes. Vea tam­bién que pue­de cam­biar las cua­li­da­des de los ali­men­tos: co­cien­do las ver­du­ras, en lu­gar de to­mar­las cru­das, o ali­ñán­do­las con acei­te. Si en su cuer­po hay un ex­ce­so de ca­lor (que po­dría ma­ni­fes­tar­se a tra­vés de sar­pu­lli­dos o erup­cio­nes), su­pri­ma los ali­men­tos «ca­lien­tes», es de­cir, los que au­men­tan pit­ta. A me­nu­do se acon­se­ja to­mar ali­men­tos cru­dos por­que aña­den fi­bra a la die­ta. Si us­ted pa­de­ce es­tre­ñi­mien­to, no­ta­rá con ellos una me­jo­ría ini­cial. Pe­ro, a lar­go pla­zo, el ex­ce­so de ali­men­tos cru­dos po­dría acen­tuar va­ta y pro­vo­car más es­tre­ñi­mien­to. En el re­cua­dro ve­mos ejem­plos de las cua­li­da­des de al­gu­nos ali­men­tos co­rrien­tes. En reali­dad, só­lo po­de­mos no­tar los efec­tos de esas cua­li­da­des des­pués de ha­ber es­ta­do to­mán­do­los re­gu­lar­men­te du­ran­te al­gún tiem­po. Y aun así no siem­pre es fá­cil re­la­cio­nar los cam­bios de nues­tro cuer­po con los ali­men­tos.

Cam­biar las cua­li­da­des de los ali­men­tos

Es po­si­ble cam­biar las cua­li­da­des na­tu­ra­les de los ali­men­tos de di­ver­sas ma­ne­ras, unas evi­den­tes, co­mo es co­ci­nán­do­los, y otras su­ti­les co­mo son las ac­ti­tu­des de to­dos los im­pli­ca­dos en el pro­ce­so de pro­du­cir, pre­pa­rar y co­mer­cia­li­zar el ali­men­to. La coc­ción al­te­ra las cua­li­da­des del ali­men­to. Unos, de na­tu­ra­le­za fría, pa­san a ser ca­lien­tes; otros, se­cos, se trans­for- man en hú­me­dos u oleo­sos. El mues­li, por ejem­plo, aña­di­do a la le­che fría, es se­co, frío y pe­sa­do, cua­li­da­des que au­men­tan va­ta y kap­ha. Pe­ro los co­pos de ave­na pre­pa­ra­dos en for­ma de ga­chas cons­ti­tu­yen un de­sa­yuno más ade­cua­do pa­ra quien quie­re se­guir una die­ta mo­de­ra­do­ra de kap­ha, por­que esa pre­pa­ra­ción les da hu­me­dad y ca­lor.

PRA­NA Y ALI­MEN­TOS FRES­COS

Aun­que no ca­be es­ta­ble­cer una cla­si­fi­ca­ción de los ali­men­tos aten­dien­do a su pra­na, hay que de­cir que la fal­ta de pra­na en los que uno to­ma de­ter­mi­na ba­ja vi­ta­li­dad y, en su ca­so, fa­ti­ga. Los mo­der­nos mé­to­dos de pro­duc­ción, tra­ta­mien­to, en­va­sa­do y dis­tri­bu­ción re­du­cen el pra­na de los ali­men­tos, en ge­ne­ral, y la coc­ción con mi­cro­on­das pue­de des­truir­lo. Al­gu­nos con­tie­nen sus­tan­cias pa­ra ha­cer­los agra­da­bles a los sen­ti­dos. Es­tas sus­tan­cias, mu­cho más que su­mar­les nutrientes sus­cep­ti­bles de ser em­plea­dos por el cuer­po pa­ra for­mar te­ji­dos sa­nos, pue­den con­fun­dir la in­te­li­gen­cia na­tu­ral del cuer­po y ser fuen­te de ama. Y des­pier­tan tam­bién en la men­te un de­seo de ali­men­tos inade­cua­dos. El Ayur­ve­da en­se­ña que exis­ten in­fluen­cias su­ti­les que nos afec­tan, y que las ac­ti­tu­des y emo­cio­nes de quie­nes pre­pa­ran los ali­men­tos se co­mu­ni­can a és­tos. En reali­dad des­co­no­ce­mos las cua­li­da­des su­ti­les de mu­chos ali­men­tos pro­du­ci­dos in­dus­trial­men­te y to­da­vía más los efec­tos a lar­go pla­zo de su em­pleo ha­bi­tual.

Sí es­tá cla­ro que cual­quie­ra to­ma­do en ex­ce­so o en cir­cuns­tan­cias inade­cua­das se­rá «ma­lo», y que el ex­ce­so o inade­cua­ción de­pen­de de ca­da per­so­na y de su equi­li­brio dós­hi­co pre­sen­te. Has­ta los ali­men­tos «sa­lu­da­bles» pue­den ser ob­je­to de mal uso y crear ama; la miel cru­da, por ejem­plo, es be­ne­fi­cio­sa en pe­que­ñas can­ti­da­des, pe­ro si se co­ci­na no la asi­mi­la­mos y pro­du­ce ama. En re­su­men, ele­gi­re­mos ali­men­tos fres­cos que ha­yan su­fri­do una trans­for­ma­ción co­mer­cial mí­ni­ma. Es más que pro­ba­ble que al­gu­nos pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos, con­ce­bi­dos pa­ra rem­pla­zar ali­men­tos que hoy sue­len con­si­de­rar­se «ma­los» pa­ra la per­so­na (co­mo el azú­car y la man­te­qui­lla, sus­ti­tui­dos por edul­co­ran­tes de la in­dus­tria quí­mi­ca y por gra­sas du­do­sas), no pue­dan ser trans­for­ma­dos por el cuer­po en te­ji­dos sa­nos. Si el cuer­po no los eli­mi­na, se trans­for­ma­rán en ama y blo­quea­rán sus ca­na­les.

COM­BI­NAR LOS ALI­MEN­TOS

Se­gún las en­se­ñan­zas del Ayur­ve­da, hay ali­men­tos con­cre­tos que no de­be­rían to­mar­se jun­tos por­que su mez­cla fuer­za los pro­ce­sos de la di­ges­tión. Se tra­ta una vi­sión si­mi­lar so­bre las co­no­ci­das com­pa­ti­bi­li­da­des de los ali­men­tos de la medicina na­tu­ris­ta que pe­rió­di­ca­men­te (con ta­blas in­clui­das) he­mos vis­to en la re­vis­ta. To­das las sus­tan­cias, en efec­to, tie­nen sa­bo­res y efec­tos ener­gé­ti­cos y pos­di­ges­ti­vos pro­pios, que de­ter­mi­nan su for­ma de ser di­ge­ri­dos y uti­li­za­dos. Las di­ver­sas exi­gen­cias de ca­da uno, jun­ta­dos en la mis­ma co­mi­da, pue­den su­po­ner un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo, que con­su­me ag­ni. En cam­bio, los mis­mos ali­men­tos, to­ma­dos se­pa­ra­da­men­te, se di­gie­ren sin di­fi­cul­tad y son ex­ce­len­tes pa­ra la sa­lud. Co­mo to­do en el Ayur­ve­da, las co­sas son re­la­ti­vas y las re­glas ge­ne­ra­les han de apli­car­se in­di­vi­dual­men­te. Val­ga de­cir que, si us­ted no di­gie­re muy bien, ha de po­ner más cui­da­do en com­bi­nar los ali­men­tos que si tie­ne una ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va al­ta. Es esen­cial que apren­da­mos a en­ten­der no só­lo lo que nos di­ce el cuer­po, sino tam­bién cuál es el es­ta­do de nues­tro ag­ni o ca­pa­ci­dad de di­ges­tión, que va­rían con el tiem­po. To­dos co­no­ce­mos al­gún ali­men­to que nos sien­te del to­do bien o que unas ve­ces sí y otras no. La pro­pia ob­ser­va­ción es una ex­ce­len­te guía. Se­gún el Ayur­ve­da, co­ci­nar jun­tos ali­men­tos de di­fe­ren­tes sa­bo­res y efec­tos ener­gé­ti­cos y pos­di­ges­ti­vos en la mis­ma ca­zue­la, re­du­ci­rá sus­tan­cial­men­te los efec­tos ad­ver­sos de las com­bi­na­cio­nes de ali­men­tos in­com­pa­ti­bles. Tal sis­te­ma de pre­pa­ra­ción es ex­ce­len­te pa­ra com­pen­sar las irre­gu­la­ri­da­des del ex­ce­so de va­ta so­bre la di­ges­tión.

CAN­TI­DAD DE ALI­MEN­TO

La can­ti­dad que co­me­mos de­be ajus­tar­se, an­te to­do, a nues­tra ca­pa­ci­dad de di­ges­tión. No de­be­ría­mos co­mer ni de­ma­sia­do ni de­ma­sia­do po­co. Ima­gi­na el pro­ce­so de la di­ges­tión co­mo si se tra­ta de una ho­gue­ra. Un fue­go re­du­ci­do a res­col­dos se apa­ga­rá si le echas en­ci­ma una gran can­ti­dad de le­ña. Pe­ro po­drás

avi­var­lo fá­cil­men­te con unas cuan­tas as­ti­llas, que al­za­rán lla­mas y te per­mi­ti­rán aña­dir más com­bus­ti­ble. Por con­tra, el fue­go que no re­ci­be su­fi­cien­te com­bus­ti­ble aca­ba apa­gán­do­se. Pro­cu­ra siem­pre co­mer la can­ti­dad que res­tau­re o man­ten­ga una di­ges­tión re­gu­lar. Tu ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va es­tá re­la­cio­na­da con su cons­ti­tu­ción. Los ti­pos va­ta tien­den a co­mer po­co o anár­qui­ca­men­te, lo que de­ter­mi­na una di­ges­tión irre­gu­lar; los kap­ha tien­den a co­mer en ex­ce­so, lo cual re­tar­da la di­ges­tión. Los ti­pos pit­ta es­tán me­jor do­ta­dos pa­ra una di­ges­tión efi­caz, aun­que el abu­so de pi­can­tes o es­pe­cias pue­de pro­vo­car­les ar­dor gás­tri­co. Otros fac­to­res que de­ter­mi­nan la can­ti­dad co­rrec­ta de ali­men­to son la edad, el ni­vel de ac­ti­vi­dad, la ocu­pa­ción, la es­ta­ción del año y la ho­ra del día. Si lle­vas tiem­po co­mien­do de más o de me­nos, no mo­di­fi­ques brus­ca­men­te la can­ti­dad: re­du­ce o am­plía­la po­co a po­co, a lo lar­go de va­rias se­ma­nas. El con­se­jo que dan los tex­tos ayur­vé­di­cos so­bre la can­ti­dad óp­ti­ma va­ría en­tre un ter­cio y la mi­tad de la ca­pa­ci­dad del es­tó­ma­go pa­ra ali­men­tos só­li­dos, y de un cuar­to a un ter­cio de su ca­pa­ci­dad pa­ra lí­qui­dos, de­jan­do siem­pre va­cía una cuar­ta o una ter­ce­ra par­te. Con­vie­ne que des­cu­bras lo que te va bien; en ge­ne­ral, los ti­pos va­ta de­be­rían to­mar más lí­qui­dos que los kap­ha. Los lí­qui­dos con­tri­bu­yen a la di­ges­tión y ab­sor­ción de los ali­men­tos y ha de que­dar es­pa­cio libre su­fi­cien­te pa­ra que se mez­clen ade­cua­da­men­te con los ju­gos di­ges­ti­vos. En ge­ne­ral, cuan­do es­tés en­fer­mo de­bes ayu­nar si hay fie­bre, o bien co­mer me­nos de lo que sa­tis­fa­ría su ape­ti­to. Pa­ra el Ayur­ve­da, una die­ta bien equi­li­bra­da de­be­ría con­te­ner 40-60% de ce­rea­les, 10-20% de pro­teí­nas y 30-50% de hor­ta­li­zas y fru­ta. Pa­ra los kap­ha, la die­ta de­be­ría in­cluir co­mo mí­ni­mo el 40% de hor­ta­li­zas, por­que son, en ge­ne­ral, más li­ge­ras. Los va­ta, en cam­bio, de­be­rían to­mar más ce­rea­les que hor­ta­li­zas. Pa­ra to­das las dos­has, la pro­por­ción de fru­ta no de­be­ría ba­jar del 10%, aun­que sin mez­clar­la con otros ali­men­tos. El Ayur­ve­da no re­co­mien­da in­cor­po­rar re­gu­lar­men­te la car­ne a la die­ta, por­que es de di­ges­tión pe­sa­da. Sin em­bar­go, se to­le­ra to­mar­la cuan­do sea ne­ce­sa­ria pa­ra for­ta­le­cer el cuer­po, pre­pa­rán­do­la de ma­ne­ra que fa­ci­li­te su di­ges­tión, por ejem­plo en po­ta­jes y es­to­fa­dos.

EL LU­GAR

La cua­li­dad pro­pia de un ali­men­to, y las cua­li­da­des con­co­mi­tan­tes, re­sul­tan afec­ta­das por el lu­gar don­de cre­ció o fue pro­du­ci­do. Tra­te de con­se­guir ali­men­tos pro­ve­nien­tes de un me­dio sa­lu­da­ble: por ejem­plo, de un lu­gar no con­ta­mi­na­do por la po­lu­ción, de sue­lo fér­til, y pro­du­ci­dos por per­so­nas que se con­sa­gren gus­to­sa­men­te a esa ta­rea. Cuan­do se es­cri­bió el Cha­ra­ka Sa­mit­ha, ha­ce unos 3.000 años, la ma­yo­ría de los ali­men­tos cre­cían y se pre­pa­ra­ban en el seno de la mis­ma co­mu­ni­dad que los con­su­mía. Hoy he­mos de con­si­de­rar los efec­tos de pro­duc­tos ori­gi­na­dos en otras par­tes del mun­do, así co­mo la ac­ción que tie­nen so­bre ellos las ener­gías su­ti­les que de­ter­mi­na­das por los sis­te­mas de pro­duc­ción mo­der­nos. Por ejem­plo, las con­di­cio­nes en que vi­ven y son sa­cri­fi­ca­dos los ani­ma­les in­flu­yen so­bre los pro­duc­tos que con­su­mi­mos ela­bo­ra­dos a par­tir de sus ca­na­les. Y con lo que co­me­mos po­de­mos in­ge­rir re­si­duos de las sus­tan­cias quí­mi­cas que se em­plean en los ac­tua­les mé­to­dos agrí­co­las. Las cua­li­da­des su­ti­les de un ali­men­to cre­ci­do en un sue­lo na­tu­ral­men­te fér­til di­fe­ri­rán de las del cul­ti­va­do en una tie­rra es­té­ril con ayu­da de abo­nos quí­mi­cos: las ener­gías su­ti­les de es­tos abo­nos per­tur­ba­rán las fun­cio­nes nor­ma­les de las dos­has y se­gu­ra­men­te crea­rán ama. Y el cli­ma del me­dio en que vi­vi­mos de­be­ría ser­vir­nos de guía a la ho­ra de ele­gir los ali­men­tos. Si, por ejem­plo, vi­ves en

To­dos co­no­ce­mos al­gún ali­men­to que nos sien­te del to­do bien o que unas ve­ces sí y otras no. La pro­pia ob­ser­va­ción es una ex­ce­len­te guía.

un cli­ma ári­do, no te sen­ta­rán bien los que ten­gan cua­li­da­des ás­pe­ras o fuer­tes; co­mo tam­po­co te sen­ta­rían bien los ali­men­tos pe­sa­dos y fríos si vi­vie­ras en un lu­gar frío y hú­me­do. Cuan­do te tras­la­des de un am­bien­te a otro, tam­bién tu cuer­po ne­ce­si­ta­rá al­gún tiem­po pa­ra adap­tar­se. El cli­ma y la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca tie­nen es­tre­cha co­ne­xión y po­seen cua­li­da­des dós­hi­cas. Los lu­ga­res al ni­vel del mar y los que go­zan de cli­mas fríos y hú­me­dos tie­nen fuer­tes cua­li­da­des kap­ha. Los al­tos y de es­ca­sa plu­vio­si­dad o muy ven­to­sos tie­nen fuer­tes cua­li­da­des va­ta. La luz so­lar apor­ta cua­li­da­des pit­ta. El cli­ma ideal se­ría el de un lu­gar co­mo Ha­wai, don­de nin­gu­na cua­li­dad dós­hi­ca es­tá pre­sen­te en ex­ce­so.

LAS CUA­TRO ES­TA­CIO­NES

El cur­so na­tu­ral a tra­vés de las eda­des de la vi­da, los cam­bios es­ta­cio­na­les y la ho­ra del día son fac­to­res ex­ter­nos a no­so­tros que no po­de­mos con­tro­lar. To­dos tie­nen cua­li­da­des sus­cep­ti­bles de in­fluir so­bre nues­tra sa­lud y com­pren­der­las nos brin­da la po­si­bi­li­dad de re­du­cir sus even­tua­les efec­tos ad­ver­sos me­dian­te la in­cor­po­ra­ción a nues­tra vi­da de las cua­li­da­des con­tra­rias. Ya lo ha­ces cuan­do te po­nes un abri­go grue­so en in­vierno, o un som­bre­ro pa­ra pro­te­ger­te del sol en ve­rano. Co­no­cien­do los ci­clos de es­tos fac­to­res ex­ter­nos, en re­la­ción con las cua­li­da­des de VPK, po­drás pla­near me­jor tu ré­gi­men de vi­da y tu die­ta pa­ra con­for­mar­los a tus ne­ce­si­da­des dós­hi­cas. Ajus­ta pues tu die­ta a la eta­pa que vi­ves, en especial si es­tás en la edad va­ta (a par­tir de los 55 años), en la que deberías to­mar só­lo muy de vez en cuan­do los ali­men­tos cru­dos y se­cos. Y ajús­ta­la tam­bién a las es­ta­cio­nes y a sus efec­tos so­bre tus dos­has. To­ma en in­vierno ali­men­tos más ca­lien­tes y pe­sa­dos que en ve­rano, a me­nos que te acon­se­je ac­tuar en con­tra­rio al­gún des­equi­li­brio dós­hi­co o cons­ti­tu­cio­nal. En ge­ne­ral, las en­sa­la­das son ade­cua­das en ve­rano pa­ra so­se­gar pit­ta; y uba ti­sa­na con jen­gi­bre en in­vierno pa­ra au­men­tar va­ta y kap­ha.

LAS TRES DOS­HAS Y LAS ES­TA­CIO­NES

De for­ma na­tu­ral, ca­da dos­ha au­men­ta du­ran­te la es­ta­ción que tie­ne cua­li­da­des se­me­jan­tes a las su­yas. De­be­ría te­ner en cuen­ta es­tos cam­bios es­ta­cio­na­les a la ho­ra de pla­near su die­ta, en especial du­ran­te la es­ta­ción que agra­va su dos­ha pre­do­mi­nan­te. Va­ta. La es­ta­ción va­ta es el oto­ño y las pri­me­ras se­ma­nas del in­vierno. La sa­via se re­ti­ra del fo­lla­je, que se se­ca y es lle­va­do por el vien­to. Pit­ta. La ener­gía pit­ta au­men­ta a fi­nal de la pri­ma­ve­ra, cuan­do suben las tem­pe­ra­tu­ras y, a tra­vés del ve­rano, cuan­do el tiem­po es más ca­lu­ro­so y los días más lar­gos y so­lea­dos. Kap­ha. La eta­pa más fría del in­vierno, cuan­do la na­tu­ra­le­za se hie­la y so­li­di­fi­ca, al­te­ra de for­ma na­tu­ral kap­ha. La cua­li­dad lí­qui­da de es­ta dos­ha in­flu­ye po- de­ro­sa­men­te a prin­ci­pios de pri­ma­ve­ra, con la fu­sión de los hie­los y la su­bi­da de la sa­via.

LA HO­RA DEL DÍA

La ho­ra de las co­mi­das in­flu­ye tam­bién so­bre sus cua­li­da­des dós­hi­cas. Es acon­se­ja­ble no ce­nar de­ma­sia­do tar­de por la noche y de­jar pa­sar al me­nos dos ho­ras an­tes de acos­tar­se , pa­ra dar tiem­po a la di­ges­tión. Si tie­ne us­ted una cons­ti­tu­ción kap­ha, o es­tá si­guien­do una die­ta pa­ra so­se­gar es­ta dos­ha, re­cuer­de que co­mer a las ho­ras kap­ha del día au­men­ta­rá la pe­sa­dez de la di­ges­tión. Por la mis­ma ra­zón se re­co­mien­da no desa­yu­nar a las per­so­nas de cons­ti­tu­ción kap­ha . En to­do ca­so, atien­da a sus cir­cuns­tan­cias in­di­vi­dua­les. Si si­gue una die­ta pa­ra re­du­cir kap­ha, desa­yu­ne an­tes de las 7 de la ma­ña­na y ce­ne pron­to, an­tes de las 7 de la tar­de. Las per­so­nas de cons­ti­tu­ción pit­ta de­be­rían ha­cer la co­mi­da prin­ci­pal de la jor­na­da ha­cia me­dio­día, cuan­do el sol, pit­ta y ag­ni es­tán en su ce­nit. Si tie­ne us­ted un ex­ce­so de pit­ta, se sen­ti­rá pro­ba­ble­men­te más quis­qui­llo­so has­ta des­pués de ha­ber co­mi­do. Las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na son el tiem­po pre­do­mi­nan­te de va­ta. La tar­de y el ano­che­cer son tam­bién ho­ras va­ta, el «oto­ño» del día. Si tie­ne us­ted que ha­cer fren­te a un ex­ce­so de va­ta, o si tal es su cons­ti­tu­ción, lo más im­por­tan­te es que co­ma a ho­ras fi­jas. Desa­yu­nar a eso de las 8, al­mor­zar a las 12:30, y ce­nar ha­cia las 6 de la tar­de es, tal vez, lo me­jor pa­ra us­ted. Aun­que qui­zá pue­de ser con­ve­nien­te pa­ra ti ha­cer cua­tro o has­ta cin­co co­mi­das más li­ge­ras al día.

RIT­MOS DIARIOS

Los rit­mos del día tie­nen sus pro­pias cua­li­da­des VPK. El ama­ne­cer, cuan­do co­mien­zan el mo­vi­mien­to y la ac­ti­vi­dad, es la prin­ci­pal ho­ra va­ta. La par­te cen­tral del día es el tiem­po pit­ta. El so­sie­go y el sue­ño lle­gan al fi­nal de la jor­na­da, que cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal par­te kap­ha del día. Pe­ro las ener­gías de las tres dos­has tie­nen tam­bién, en me­nor me­di­da, otros mo­men­tos cul­mi­nan­tes. La me­dia­no­che, por ejem­plo, es la ho­ra se­cun­da­ria de pit­ta. Por eso, si hay ex­ce­so de pit­ta se pue­de dar un ma­les­tar cu­yos sín­to­mas em­peo­ran a me­dio­día o me­dia­no­che.

Los prin­ci­pios bos­que­ja­dos en las pá­gi­nas an­te­rio­res te orien­ta­rán so­bre la can­ti­dad, la ho­ra, y la elec­ción de los ali­men­tos que no tras­tor­nan sus dos­has o ag­ni. Di­ga­mos, en sín­te­sis, que con­vie­ne pro­cu­rar to­mar ali­men­tos que sean com­pa­ti­bles con tus dos­has y de fá­cil di­ges­tión, ab­sor­ción y asi­mi­la­ción; que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des de tu cuer­po pa­ra for­mar los te­ji­dos; y, fi­nal­men­te, que sean agra­da­bles pa­ra tus sen­ti­dos. To­das es­tas orien­ta­cio­nes ge­ne­ra­les se ajus­ta­rán a tus dos­has. Pe­ro ca­be in­di­car al­gu­nas re­glas del buen co­mer que se apli­can a ca­si to­do el mun­do... y que en su ma­yo­ría son de sen­ti­do co­mún. ¿De dón­de pro­vie­ne tu de­seo de co­mer? ¿De tu cuer­po o de tu men­te ? Co­me só­lo cuan­do tu cuer­po lo ne­ce­si­te. No comas has­ta que tu es­tó­ma­go ha­ya aca­ba­do de di­ge­rir la co­mi­da an­te­rior. No comas ba­jo los efec­tos de una emo­ción, un en­fa­do, una preo­cu­pa­ción, por­que es­to per­tur­ba tu ag­ni. Evita las com­bi­na­cio­nes de ali­men­tos in­com­pa­ti­bles. No comas en ex­ce­so ni de­ma­sia­do po­co. To­ma ali­men­tos sa­lu­da­bles y ape­ti­to­sos pa­ra los sen­ti­dos. Evita los ali­men­tos que no le gus­tan, por­que no sa­tis­fa­rán su men­te. Evita ali­men­tos po­co co­ci­na­dos, de­ma­sia­do co­ci­na­dos o que­ma­dos. No comas fru­tas ver­des o de­ma­sia­do ma­du­ras. Evita to­mar so­bras o ali­men­tos re­ca­len­ta­dos: ten­drán po­co pra­na. No be­bas agua he­la­da an­tes, du­ran­te o in­me­dia­ta­men­te des­pués de co­mer. El frío vio­len­ta el cuer­po, in­hi­be el ag­ni y crea ama. Si quie­res be­ber en la co­mi­da, to­ma lí­qui­dos ti­bios o un po­co de vino, que fa­ci­li­ta la di­ges­tión. Co­me en com­pa­ñía agra­da­ble o en un si­len­cio aco­ge­dor. Mien­tras co­mes, no ha­bles de­ma­sia­do, no leas, ni pon­gas la te­le­vi­sión o la ra­dio. Es­tas ac­ti­vi­da­des dis­trae­rán sus sen­ti­dos de la co­mi­da que to­ma y ha­rán que no ad­vier­tan ni res­pon­dan a las in­di­ca­cio­nes de su cuer­po. De­je de co­mer cuan­do sien­ta sa­cia­do su cuer­po.

DE­CI­DIR CAM­BIOS EN LA DIE­TA

De­ci­dir­se por una die­ta ade­cua­da es, a me­nu­do, uno de los as­pec­tos más di­fi­cul­to­sos de adop­tar los prin­ci­pios del Ayur­ve­da. No es cues­tión sen­ci­lla, pe­ro lo im­por­tan­te es que los cam­bios no re­sul­ten brus­cos ni es­pec­ta­cu­la­res. Así ten­drás tiem­po pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con la cla­si­fi­ca­ción dós­hi­ca de los ali­men­tos y pa­ra ser más cons­cien­te de los efec­tos que tie­nen so­bre su die­ta ha­bi­tual. Si só­lo cam­bias un pe­que­ño ele­men­to ca­da vez, ex­pe­ri­men­ta­rás có­mo afec­ta a tu bie­nes­tar. Los cam­bios pue­den con­sis­tir en to­mar di­fe­ren­tes ali­men­tos, en dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes, o pre­pa­ra­dos por di­ver­sos mé­to­dos. Por­que, si vas a in­tro­du­cir nue­vos ali­men­tos, has de ver có­mo los in­cor­po­ras a tu die­ta. En ge­ne­ral no re­sul­ta fá­cil re­nun­ciar a lo que se to­ma ha­bi­tual­men­te; al prin­ci­pio te cos­ta­rá pen­sar en otras al­ter­na­ti­vas. Tu sis­te­ma di­ges­ti­vo es­ta­rá adap­ta­do a los ali­men­tos que con­su­mes y cual­quier cam­bio no­ta­ble o re­pen­tino po­dría des­equi­li­brar el sis­te­ma y pro­vo­car pro­ble­mas di­ges­ti­vos o de otro ti­po. Cam­bia gra­dual­men­te, a lo lar­go de se­ma­nas y me­ses.

SO­SE­GAR LAS DOS­HAS

Los cua­dros siguientes re­su­men las prin­ci­pa­les re­glas pa­ra las die­tas que cal­man las di­fe­ren­tes dos­has. Ten­drías que ele­gir, ade­más, los ali­men­tos que fi­gu­ran en la co­lum­na SÍ de las Ta­blas de ali­men­tos que so­sie­gan ca­da una de las dos­has y evi­tar los de la co­lum­na NO. Los fa­llos oca­sio­na­les no im­por­tan, lo que da­ña es la re­pe­ti­ción ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.