Cua­li­da­des de Va­ta, Pit­ta o Kap­ha

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Es­ta lis­ta eli­ge al­gu­nas de las pa­la­bras que em­plea­mos co­mún­men­te pa­ra des­cri­bir las cir­cuns­tan­cias de nues­tras vi­das, y las asig­na a las cua­li­da­des cla­ve de ca­da dos­ha.

CUA­LI­DA­DES VA­TA

SE­CO es­té­ril que­bra­di­zo cru­jien­te tos­co re­se­co mar­chi­to arru­ga­do ERRÁ­TI­CO cam­bian­te agi­ta­do ca­pri­cho­so tor­na­di­zo es­pas­mó­di­co DIS­PER­SAN­TE di­si­pa­dor eva­po­ra­dor di­se­mi­na­dor des­pa­rra­ma­dor di­fu­sor TOS­CO de­sigual bas­to ás­pe­ro irre­gu­lar den­ta­do me­lla­do es­ca­mo­so ras­po­so CLA­RO va­cío ob­vio trans­pa­ren­te SU­TIL dis­cre­to ocul­to im­per­cep­ti­ble me­nu­do sen­si­ble ve­la­do LI­GE­RO fino va­po­ro­so frá­gil fla­co delgado MÓ­VIL ac­ti­vo ani­ma­do cam­bian­te flui­do vi­vaz efi­caz des­en­ca­de­nan­te rá­pi­do via­je­ro FRIO de­sola­do desa­pa­ci­ble fres­co con­ge­lan­te cris­ta­lino he­la­dor

CUA­LI­DA­DES PIT­TA

ACEI­TO­SO man­te­co­so gra­so se­bá­ceo res­ba­la­di­zo sua­ve un­tuo­so AGU­DO cor­tan­te cu­rio­so in­qui­si­ti­vo sa­gaz pe­ne­tran­te per­cep­ti­vo pun­tia­gu­do es­tri­den­te fuer­te LÍ­QUI­DO flu­yen­te flui­do in­for­me hú­me­do LU­MI­NO­SO bri­llan­te cla­ro en­cen­di­do res­plan­de­cien­te pá­li­do ra­dian­te CA­LIEN­TE ar­dien­te fo­go­so in­fla­ma­do apa­sio­na­do en­fu­re­ci­do abra­sa­dor pi­can­te so­fo­can­te

CUA­LI­DA­DES KAP­HA

FRIO acer­bo de­sola­do desa­pa­ci­ble fres­co con­ge­lan­te cris­ta­lino he­la­dor PE­SA­DO re­chon­cho den­so grue­so ale­tar­ga­do apá­ti­co macizo obe­so ati­bo­rra­do ACEI­TO­SO man­te­co­so gra­so se­bá­ceo res­ba­la­di­zo sua­ve un­tuo­so LEN­TO den­so feo iner­te des­lu­ci­do re­mo­lón som­no­lien­to pe­re­zo­so re­tra­sa­do tor­pe

VIS­CO­SO pe­ga­jo­so mu­co­so acei­to­so flu­yen­te res­ba­la­di­zo liso blan­do DEN­SO apa­ga­do fir­me pe­sa­do ro­mo opa­co len­to só­li­do grue­so BLAN­DO có­mo­do cre­mo­so mue­lle re­cep­ti­vo flác­ci­do aco­ge­dor ESTATICO so­se­ga­do in­mó­vil tran­qui­lo

CUA­LI­DA­DES DE ÁR­BO­LES

Las cua­li­da­des de va­ta, pit­ta y kap­ha nos en­vuel­ven. Un pa­seo por el bos­que le per­mi­ti­rá ver­las en di­fe­ren­tes ti­pos de ár­bo­les. El ro­ble es un ár­bol kap­ha: de am­plia co­pa, ro­bus­to, con un tron­co grue­so, ás­pe­ra cor­te­za y gran­des ra­mas que com­po­nen una si­lue­ta ma­ci­za y re­don­dea­da. Cre­ce des­pa­cio, y tar­da has­ta 100 años en al­can­zar la ma­du­rez. El ace­bo mues­tra cua­li­da­des pit­ta: liso, de fina cor­te­za gris. y ho­jas agu­das y pun­zan­tes. El abe­dul tie­ne cua­li­da­des va­ta: su al­to y fino tron­co os­ci­la cuan­do el vien­to so­pla a tra­vés de sus fle­xi­bles ra­mas, y la cor­te­za se des­pren­de co­mo una piel se­ca. Cre­ce rá­pi­da­men­te has­ta al­can­zar su es­plen­dor en me­nos de 50 años, pe­ro lue­go en­ve­je­ce pron­to.

CUA­LI­DA­DES COM­PAR­TI­DAS Y OPUES­TAS

Ca­da dos­ha com­par­te una cua­li­dad con otra dos­ha; la ter­ce­ra tie­ne la cua­li­dad opues­ta. Va­ta y pit­ta, por ejem­plo, com­par­ten la cua­li­dad de li­ge­re­za; kap­ha es pe­sa­da. Hay pe­que­ñas di­fe­ren­cias en la na­tu­ra­le­za de las cua­li­da­des com­par­ti­das: la li­ge­re­za de va­ta alu­de al pe­so; la de pit­ta, ade­más, a la irra­dia­ción. De for­ma se­me­jan­te, va­ta y kap­ha son frías, pe­ro el de va­ta es un frío se­co y el de kap­ha hú­me­do. Va­ta no es tan fría co­mo kap­ha, de la mis­ma ma­ne­ra que el cli­ma frío se­co no se sien­te tan frío co­mo otro hú­me­do. Pit­ta es só­lo le­ve­men­te acei­to­so, mien­tras kap­ha pue­de ser­lo mu­cho.

CUA­LI­DA­DES AN­TA­GÓ­NI­CAS Y EQUI­LI­BRIO

Ca­da dos­ha tie­ne en sí la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar­se y equi­li­brar­se. Es­ta ca­pa­ci­dad pro­vie­ne de las cua­li­da­des an­ta­gó­ni­cas que in­clu­ye en sus ele­men­tos cons­ti- tu­ti­vos. En Va­ta, por ejem­plo, la dis­per­sión es una de las cua­li­da­des de su ele­men­to pre­do­mi­nan­te, el ai­re, pe­ro el gra­do de es­ta dis­per­sión vie­ne de­ter­mi­na­do por el es­pa­cio (éter). El ex­ce­si­vo fue­go de pit­ta pue­de eva­po­rar el agua y te­ner un efec­to deseca­dor; pe­ro de­ma­sia­da agua apa­ga el fue­go. Un au­men­to de la cua­li­dad lí­qui­da en kap­ha la ha­ría más flui­da, pe­ro la pre­do­mi­nan­cia re­la­ti­va del ele­men­to tie­rra da ma­yor so­li­dez a la sustancia.

CUA­LI­DA­DES COM­PAR­TI­DAS

Pit­ta y kap­ha com­par­ten la cua­li­dad de la acei­to­si­dad, y va­ta tie­ne la opues­ta, la se­que­dad. Va­ta y kap­ha com­par­ten la cua­li­dad del frío, pe­ro pit­ta es ca­lien­te. Va­ta y pit­ta com­par­ten la cua­li­dad de li­ge­re­za y kap­ha, por con­tra, es pe­sa­da. Un ex­ce­so de las ener­gías va­ta, pit­ta o kap­ha en el cuer­po se aso­cia a sín­to­mas que tie­nen, res­pec­ti­va­men­te, cua­li­da­des de se­que­dad, ca­lor o pe­sa­dez.

VA­TA, PIT­TA, KAP­HA Y TU CONS­TI­TU­CIÓN PER­SO­NAL

El Ayur­ve­da es una cien­cia so­bre la per­so­na. Tú y yo, to­dos, so­mos úni­cos, en el sen­ti­do de que no hay nin­gún otro que ten­ga su mis­ma cons­ti­tu­ción de dos­has. Las pro­por­cio­nes que tie­nen en ella, así co­mo las de las cua­li­da­des que ex­pre­san, son tan ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da per­so­na co­mo sus hue­llas dac­ti­la­res. Esas pro­por­cio­nes son el ni­vel de re­fe­ren­cia con el que de­bes com­pa­rar los ni­ve­les de tus dos­has en un mo­men­to da­do, y re­fle­jan al pro­pio tiem­po tus tendencias y tu sus­cep­ti­bi­li­dad a las en­fer­me­da­des. Aun­que las cua­li­da­des de va­ta, pit­ta y kap­ha se com­bi­nan en ca­da per­so­na en un in­fi­ni­to nú­me­ro de ma­ne­ras, el Ayur­ve­da des­cri­be tres ti­pos de cons­ti­tu­ción. En el pri­me­ro, uni­po­lar, pre­do­mi­na una so­la dos­ha: sus com­po­nen­tes tie­nen, pues, una cons­ti­tu­ción va­ta, pit­ta o kap­ha. En el se­gun­do, bi­po­lar, hay dos dos­has equi­va­len­tes; los in­di­vi­duos per­te­ne­cien-

Las cua­li­da­des de va­ta, pit­ta y kap­ha nos en­vuel­ven. Un pa­seo por el bos­que le per­mi­ti­rá ver­las en di­fe­ren­tes ti­pos de ár­bo­les.

tes a él po­drán ser, por su cons­ti­tu­ción, va­ta-pit­ta, pit­ta-kap­ha o va­ta-kap­ha. Y fi­nal­men­te es­tá el ti­po tri­po­lar, po­co fre­cuen­te, en el que apa­re­cen las tres dos­has con fuer­za si­mi­lar. Cuan­do las dos­has es­tán bien com­bi­na­das, los in­di­vi­duos go­zan de ex­ce­len­te sa­lud en la ma­yo­ría de las cir­cuns­tan­cias. Pe­ro, si su com­bi­na­ción es de­fec­tuo­sa, el in­di­vi­duo es­ta­rá en­fer­mo ca­si siem­pre, por mu­chas pre­cau­cio­nes que to­me.

SIN­GU­LA­RI­DAD

La sin­gu­la­ri­dad de ca­da in­di­vi­duo sur­ge de dos ra­zo­nes. Pa­ra em­pe­zar, por­que no hay dos cu­ya cons­ti­tu­ción ten­ga exac­ta­men­te la mis­ma pro­por­ción de va­ta, pit­ta y kap­ha. Pe­ro, ade­más, por­que tam­po­co hay dos per­so­nas que ma­ni­fies­ten de ma­ne­ra idén­ti­ca las cua­li­da­des de sus dos­has. Co­no­cer la pro­pia cons­ti­tu­ción es el pri­mer pa­so pa­ra pre­ver el ti­po de des­equi­li­brios que pue­den oca­sio­nar la en­fer­me­dad y a qué do­len­cias es­tás más ex­pues­to. Ese co­no­ci­mien­to te ca­pa­ci­ta, por otra par­te, pa­ra ajus­tar tu vi­da de for­ma que tus dos­has se man­ten­gan en equi­li­brio, es de­cir, en la mis­ma pro­por­ción que tie­nen en tu cons­ti­tu­ción. Una vez lo ha­yas lo­gra­do, ese equi­li­brio te per­mi­ti­rá go­zar de ma­yor vi­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.