Go­tu ko­la

(Cen­te­lla asia­ti­ca o Hy­dro­coty­le asiá­ti­ca)

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

¿Es una sim­ple plan­ta es­ti­mu­lan­te o al­go más? La Cen­te­lla asiá­ti­ca o “Brah­mi” (co­mo la co­no­cen tra­di­cio­nal­men­te en la In­dia) es una plan­ta me­di­ci­nal que se usa en Orien­te, en las me­di­ci­nas tra­di­cio­na­les de Chi­na e In­dia (ayur­vé­di­ca). El his­to­rial so­bre su uso te­ra­péu­ti­co clá­si­co es lar­go, es­pe­cial­men­te en la cu­ra­ción de he­ri­das y co­mo me­di­ca­men­to pa­ra re­tra­sar la pro­gre­sión de la le­pra. Por otra par­te se con­si­de­ra que au­men­ta la ener­gía y la po­ten­cia se­xual, así co­mo sus vir­tu­des to­ni­fi­can­tes, ca­pa­ces de pro­lon­gar la vi­da, ya que es igual­men­te un mag­ní­fi­co tran­qui­li­zan­te, con efec­tos se­dan­tes mo­de­ra­dos. Los mé­di­cos del ayur­ve­da lo usan con el tra­ta­mien­to por ex­ce­len­cia en ca­so de pro­ble­mas aso­cia­dos a la men­te y tras­tor­nos ner­vio­sos. En Fran­cia fue acep­ta­da en 1880 y los mé­di­cos bri­tá­ni­cos, si­guien­do la tra­di­ción, la uti­li­za­ron en Áfri­ca pa­ra el tra­ta­mien­to de la le­pra y de las he­ri­das mal cu­ra­das de di­cha en­fer­me­dad. En los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do, in­ves­ti­ga­do­res ita­lia­nos y eu­ro­peos pu­die­ron com­pro­bar que el go­tu ko­la me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los sín­to­mas de las he­mo­rroi­des y ve­nas va­ri­co­sas. Es una plan­ta de uso bas­tan­te co­mún en In­dia e In­do­ne­sia.

LA PLAN­TA

El go­tu ko­la es una pe­que­ña plan­ta her­bá­cea me­di­ci­nal, de la fa­mi­lia de las Um­be­lí­fe­ras, que cre­ce en ex­ten­sas áreas hú­me­das, tro­pi­ca­les y pan­ta­no­sas de la In­dia, Pa­quis­tán, Sri Lan­ka, In­do­ne­sia, Aus­tra­lia, Ma­da­gas­car y Su­dá­fri­ca. Tam­bién apa­re­ce en zo­nas de la Eu­ro­pa Orien­tal. El nom­bre co­mún pro­ce­de de al­gu­nos au­to­res que la con­fun­die­ron con la nuez de co­la y le atri­bu­ye­ron pro­pie­da­des pre­sen­tes en la ca­feí­na que no se co­rres­pon­den real­men­te con la plan­ta, que sí es es­ti­mu­lan­te pe­ro en otro sen­ti­do, mu­cho más sa­lu­da­ble. Tie­ne las ho­jas lar­gas, ver­des, con ápi­ces re­don­dea­dos y de tex­tu­ra sua­ve, con va­sos mar­ca­dos que bro­tan en pe­cio­los de 20 cm. Las raí­ces son ri­zo­ma­to­sas de cre­ci­mien­to ver­ti­cal y de co­lor cre­ma, cu­bier­tas de pe­los ra­di­cu­la­res. Las flo­res, ro­sa­das y ro­jas, par­cial­men­te en­ce­rra­das en dos brác­teas ver­des. Las flo­res her­ma­fro­di­tas son di­mi­nu­tas (me­nos de 3 mm), con 5-6 co­ro­las por flor, con cin­co es­tam­bres y dos es­tig­mas. El cul­ti­vo es­tá a pun­to de co­se­char en tres me­ses. To­da la plan­ta, con raí­ces, se co­se­cha a mano. La plan­ta co­mo tal pue­de co­mer­se; en al­gu­nos paí­ses de ori­gen se to­ma en en­sa­la­das. Usan el ju­go de las ho­jas pa­ra la hi­per­ten­sión ar­te­rial y tam­bién co­mo tó­ni­co. En ca­so de lla­gas o úl­ce­ras se apli­ca una ca­ta­plas­ma he­cha con las ho­jas. En uso in­terno se pue­de pre­pa­rar en in­fu­sión, con una cu­cha­ra­di­ta de ca­fé por ta­za (200ml). No se re­co­mien­da to­mar más de tres ta­zas al día.

PA­RA LA BUE­NA CIR­CU­LA­CIÓN

Se uti­li­zan las ho­jas (tan­to el ex­trac­to co­mo mo­li­das) y las raí­ces, a me­nu­do de for­ma di­fe­ren­cia­da, pa­ra cu­rar he­ri­das, que­ma­du­ras y úl­ce­ras de la piel, pe­ro so­bre to­do en ca­so de en­du­re­ci­mien­to de los te­ji­dos de la piel (es­cle­ro­der­mia), va­ri­ces e in­su­fi­cien­cia ve­no­sa cró­ni­ca, en don­de es uno de los re­cur­sos más efi­ca­ces. La plan­ta po­see la ca­pa­ci­dad pa­ra re­du­cir el en­du­re­ci­mien­to ar­te­rial en ca­so de ate­ros­cle­ro­sis por acu­mu­la­ción de de­pó­si­tos de gra­sa en el in­te­rior de las ar­te­rias y que a me­nu­do apa­re­ce aso­cia­da a la obe­si­dad, hi­per­ten­sión, dia­be­tes y otras al­te­ra­cio­nes en el me­ta­bo­lis­mo. Pe­ro sus usos son real­men­te va­ria­dos: co­mo ac­ti­va­dor de la cir­cu­la­ción en ca­so de vue­los de lar­ga dis­tan­cia, por ejem­plo.

EX­CE­LEN­TE CICATRIZANTE

El go­tu ko­la po­see una lar­ga his­to­ria co­mo cicatrizante por su po­der de ac­ti­va­ción de fi­bro­blas­tos, las cé­lu­las de los te­ji­dos que sin­te­ti­zan y se­gre­gan el pro­co­lá­geno. Es­ta im­por­tan­te ac­ción cicatrizante se de­be al asia­ti­có­si­do que con­tie­ne y que es­ti­mu­la di­cha ac­ti­va­ción fi­bro­blás­ti­ca. Por otra par­te, su efec­to re­epi­te­li­zan­te es­ti­mu­la la pro­duc­ción de co­lá­geno in vi­tro, una pro­teí­na cla­ve en la cu­ra­ción de he­ri­das. Ade­más de es­ti­mu­lar la sín­te­sis de co­lá­geno en di­fe­ren­tes ti­pos ce- lu­la­res, el asia­ti­có­si­do au­men­ta la fuer­za ten­sil de la piel nue­va y fa­vo­re­ce así la cu­ra­ción de he­ri­das. Tam­bién in­hi­be el pro­ce­so in­fla­ma­to­rio que po­dría pro­vo­car hi­per­tro­fia en ci­ca­tri­ces y me­jo­ra la per­mea­bi­li­dad ca­pi­lar. Tam­bién se usa en ca­so de uñas frá­gi­les o que­bra­di­zas y pa­ra es­ti­mu­lar su cre­ci­mien­to, así co­mo pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción del te­ji­do co­nec­ti­vo y al­gu­nas de sus com­pli­ca­cio­nes, co­mo la es­cle­ro­der­nia. La plan­ta se ha si­do uti­li­za­da en la pre­ven­ción de ci­ca­tri­ces vi­cio­sas (que­loi­des) des­pués de una he­ri­da o en ci­ru­gía, así co­mo pa­ra sua­vi­zar los que­loi­des (ci­ca­tri­ces mal cu­ra­das, o hi­per­tro­fia­das y fi­bro­sas, a ve­ces de­ri­va­das de un sim­ple ac­né, pe­ro tam­bién por una in­fec­ción, o tras una ope­ra­ción o un cor­te que cues­te de ce­rrar). Tam­bién se uti­li­za a me­nu­do pa­ra me­jo­rar la cu­ra­ción de he­ri­das y que­ma­du­ras.

UN NOOTRÓPICO PA­RA LA ME­MO­RIA

Uno de los usos más po­pu­la­res del go­tu ko­la hoy en día es co­mo ayu­da pa­ra for­ta­le­cer la me­mo­ria y sus fun­cio­nes, así co­mo pa­ra re­du­cir li­ge­ra­men­te los es­ta­dos le­ves de an­sie­dad. En es­te sen­ti­do vie­ne con­si­de­rán­do­se co­mo una plan­ta tran­qui­li­zan­te (de­bi­do a me­ca­nis­mos co­li­nér­gi­cos) lo cual pue­de me­jo­rar las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas y es asi­mis­mo una ayu­da pa­ra com­ba­tir el es­trés. El go­tu ko­la, al igual que el gink­go y otros adap­tó­ge­nos, pue­de ayu­dar de for­ma si­mi­lar a una me­jo­ra de la cir­cu­la­ción al ce­re­bro, pro­te­gién­do­lo de la oxi­da­ción y, por tan­to, del en­ve­je­ci­mien­to. Por eso se cree que el go­tu ko­la pue­de te­ner una ac­ción si­mi­lar a la del gink­go. Au­men­ta el ni­vel ce­re­bral de áci­do ga­ma-amino bu­tí­ri­co, lo que le con­fie­re pro­pie­da­des se­da­ti­vas, hip­nó­ge­nas y an­sio­lí­ti­cas, lo que ex­pli­ca su uso tra­di­cio­nal co­mo an­sio­lí­ti­co. La plan­ta se ha uti­li­za­do en el tra­ta­mien­to del sín­dro­me de dé­fi­cit de aten­ción y en ca­sos de re­tra­so men­tal, pe­ro to­da­vía no se co­no­ce su me­ca­nis­mo de ac­ción en es­tos ca­sos. ¿Y pa­ra la lí­bi­do? La au­men­ta, aun­que no se sa­be de qué for­ma, pe­ro sue­le usar­se pa­ra es­ti­mu­lar el de­seo se­xual en com­bi­na­ción con otras plan­tas y sus­tan­cias. Ade­más de ser un buen to­ni­fi­can­te y fa­vo­re­ce­dor de la cir­cu­la­ción de la san­gre se con­si­de­ra que es una de los noo­tró­pi­cos más in­tere­san­tes y pro­me­te­do­res. Los noo­tró­pi­cos son las sus­tan­cias in­te­li­gen­tes que ele­van las las fun­cio­nes y las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas del ce­re­bro en los se­res hu­ma­nos.

PLAN­TA COS­MÉ­TI­CA ÚTIL PA­RA LA CE­LU­LI­TIS Y LAS VA­RI­CES

A me­nu­do po­de­mos en­con­trar go­tu ko­la aso­cia­do con otras plan­tas co­mo el gink­go (en pre­pa­ra­dos pa­ra au­men­tar la con­cen­tra­ción en los es­tu­dios y has­ta pa­ra for­ta­le­cer el ca­be­llo), o co­mo el gin­seng. Se uti­li­za bas­tan­te en cos­mé­ti­ca co­mo in­gre­dien­te de cre­mas, ja­bo­nes y gel pa­ra com­ba­tir la ce­lu­li­tis, por­que ac­ti­va la pa­red ve­no­sa (fa­vo­re­ce el re­torno ve­no­so). La ce­lu­li­tis es con­se­cuen­cia de cam­bios en el te­ji­do de la piel, con al­te­ra­cio­nes en la cir­cu­la­ción y en las cé­lu­las gra­sas. Sal­ta a la vis­ta que lo más efi­caz que se pue­de ha­cer en ca­so de ce­lu­li­tis es pre­ve­nir sus cau­sas, y en es­te sen­ti­do es ex­ce­len­te el po­der con­tar con la ayu­da de plan­tas co­mo el go­tu ko­la. Es­te po­der de la plan­ta ha­ce que se uti­li­ce con éxi­to pa­ra for­ta­le­cer la der­mis, pe­ro tam­bién, co­mo he­mos di­cho, en ca­so de va­ri­ces y de in­su­fi­cien­cia ve­no­sa cró­ni­ca. Tam­bién se es­tá usan­do en ca­so de pso­ria­sis. Es por otra par­te un sua­ve diu­ré­ti­co en uso in­terno.

En la ac­tua­li­dad el nim se pre­pa­ra de múl­ti­ples for­mas y de las al­men­dras, las ho­jas, la re­si­na o la cor­te­za ca­da vez se pue­den en­con­trar más y más for­mas de pre­sen­ta­ción.

TRA­TA­MIEN­TO DE EN­FER­ME­DA­DES MÁS SE­VE­RAS

En Sri Lan­ka lo re­la­cio­na­ron co­mo plan­ta que po­dría pro­lon­gar vi­da, al ob­ser­var que las ho­jas las co­men ha­bi­tual­men­te los ele­fan­tes. Pe­ro más allá de es­ta anéc­do­ta, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es­tá ca­da vez más for­mal­men­te in­te­re­sa­da en el go­tu ko­la, por­que tam­bién pue­de con­tri­buir fa­vo­ra­ble­men­te al tra­ta­mien­to de es­cle­ro­sis múl­ti­ple. El ex­trac­to de go­tu ko­la se pue­de em­plear tam­bién por vía oral en el tra­ta­mien­to de úl­ce­ras gás­tri­cas y duo­de­na­les por es­trés. Se con­si­de­ra que po­see prin­ci­pios ac­ti­vos in­mu­no­mo­du­la­do­res que ac­túan a ni­vel gas­tro­in­tes­ti­nal. Po­see ade­más una cla­ra ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral; sus pro­pie­da­des in­mu­noes­ti­mu­lan­tes pro­du­cen ci­to­li­sis in­mu­no­ló­gi­ca (rom­pe la cé­lu­la des­com­po­nién­do la mem­bra­na celular y per­dién­do­se sus pro­ce­sos), lo que ex­pli­ca los be­ne­fi­cios ob­ser­va­dos en pa­cien­tes con cán­cer. El go­tu ko­la se usa clí­ni­ca­men­te en oftalmología (úl­ce­ras cor­nea­les, etc.).

USO DE PRE­PA­RA­DOS DE GO­TU KO­LA

En ex­trac­to pa­ra uso in­terno se usan nor­mal­men­te de 10 a 30 go­tas, tres ve­ces al día. Co­mo cicatrizante, de 1 a 2 g diarios, tam­bién por vía oral, en tres to­mas. Pre­ven­ción de pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios en pa­cien­tes con pro­ble­mas ve­no­sos que han de rea­li­zar vue­los de me­dia y lar­ga dis­tan­cia: 180 mg al dia en tres to­mas, dos días an­tes del vue­lo, el día del vue­lo y el día des­pués. En ca­so de tras­tor­nos no­ta­bles o bien en un uso in­ten­si­vo, con­ti­nua­do, o en do­sis al­tas de­be ha­cer­se un se­gui­mien­to se­gui­do por un buen te­ra­peu­ta.

Nim

(Aza­di­rach­ta in­di­ca) Se­gún la mi­to­lo­gía hin­dú, el nim (Aza­di­rach­ta in­di­ca, o tam­bién Me­lia aze­de­rach) o “neem”, en in­glés, se con­vir­tió en un ár­bol sa­gra­do ben­de­ci­do con el don de cu­rar to­das las en­fer­me­da­des. Exis­te un re­la­to muy po­pu­lar que nos re­la­ta co­mo el rey In­dra ba­jó del Cielo con una olla de oro lle­na de Am­bro­sía (Ar­te­mi­sa) que ha­bía arre­ba­ta­do a los de­mo­nios; al­go de la am­bro­sía de­rra­mó so­bre un ár­bol de nim, ben­di­cién­do­lo y con­vir­tién­do­lo en un ár­bol de pro­pie­da­des mi­la­gro­sas pa­ra cu­rar to­da la eter­ni­dad.

Las pri­me­ras in­di­ca­cio­nes del uso del nim co­mo me­di­ca­men­to se re­mon­tan a más de 4.500 años. La cul­tu­ra in­dia ha­rap­pa es­ta­ba en su apo­geo. En ex­ca­va­cio­nes he­chas en Mohen­jo-da­ro, al No­roes­te de la In­dia (ac­tual­men­te en Pa­quis­tán) que se iden­ti­fi­can con ese pe­rio­do se en­con­tra­ron en­tre las rui­nas pre­pa­ra­dos te­ra­péu­ti­cos con ho­jas de nim. En­tre los tex­tos más an­ti­guos el nim apa­re­ce ca­si cien ve­ces pa­ra el tra­ta­mien­to de una gran va­rie­dad de en­fer­me­da­des y sín­to­mas, mu­chos de los cua­les per­ma­ne­cen hoy en día. Muy va­lo­ra­do des­de siem­pre por sus cua­li­da­des cu­ra­ti­vas, el nim es­tu­vo cer­ca de con­ver­tir­se en un pro­gra­ma de sa­lud des­de la cu­na has­ta la muer­te y era par­te de la ru­ti­na dia­ria en ca­si to­do la In­dia has­ta nues­tros días. En los tex­tos se re­co­men­da­ba que los be­bés fue­ran un­ta­dos con acei­te y hier­bas, re­cos­ta­dos so­bre una sá­ba­na de se­da y aba­ni­ca­dos con una ra­ma de nim con ho­jas an­chas. Si el ni­ño en­fer­ma­ba se le ad­mi­nis­tra­ban pe­que­ñas do­sis de acei­te y se le ba­ña­ba con té de nim en ca­so de cor­tes, he­ri­das o va­ri­ce­la. El ce­pi­lla­do dia­rio con ra­mi­tas de nim mas­ti­ca­das ayu­da­ban tan­to a ni­ños co­mo adul­tos a man­te­ner sa­nos la bo­ca y los dien­tes. Se di­ce que el ár­bol del nim es “la far­ma­cia del pue­blo” pa­ra los her­bo­ris­tas y cu­ran­de­ros tra­di­cio­na­les de la In­dia y del Su­des­te asiá­ti­co.

EL ÁR­BOL FAR­MA­CIA

Se tra­ta de un ár­bol tro­pi­cal siem­pre ver­de, em­pa­ren­ta­do con la cao­ba, que pue­de lle­gar a los 15-20 me­tros de al­tu­ra. Ori­gi­na­rio del Es­te de la In­dia y de Bir­ma­nia (Myan­mar), se pue­de en­con­trar en gran par­te del Su­des­te asiá­ti­co y tam­bién en Áfri­ca (Ke­nia, Tan­za­nia). Re­cien­te­men­te se han rea­li­za­do plan­ta­cio­nes en el Ca­ri­be y va­rios paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos. So­bre­vi­ve a tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 50° C y pue­de lle­gar a vi­vir 200 años. Sus pe­que­ñas flo­res blan­cas po­seen un aroma dul­ce pa­re­ci­do al jaz­mín. Su fru­to es ovoi­de (1,7 cm de lar­go). El ár­bol co­mien­za a dar fru­tos (unos 50 kg al año) a los 3-5 años de edad. Es un ár­bol tro­pi­cal que en cli­mas fríos pue­de ser cul­ti­va­do en ma­ce­tas gran­des, dán­do­le el mis­mo cui­da­do y tra­ta­mien­to que el fi­cus. Co­mo plan­ta es ideal pa­ra in­te­rio­res, pue­de desa­rro­llar­se con un mí­ni­mo de cui­da­dos. Con­vie­ne co­lo­car­lo cer­ca de una ven­ta­na so­lea­da y sa­car­lo al sol du­ran­te el ve­rano. Pe­ro po­drá so­bre­vi­vir en el in­te­rior, aún de que no re­ci­ba luz na­tu­ral. Los ár­bo­les de nim son siem­pre ver­des, pe­ro tras una se­quía pro­lon­ga­da o des­pués de una he­la­da pue­den per­der su fo­lla­je; sin em­bar­go re­vi­vi­rá en­se­gui­da con un rie­go bien dre­na­do y el ca­lor del sol. En­tre los po­cos ma­les que pue­den ata­car­lo es­tá el ex­ce­so de agua o de rie­go, o el ex­ce­so de fer­ti­li­zan­te, que ama­ri­llea­rá las ho­jas. Lo más acon­se­ja­ble, en to­do ca­so, es el cul­ti­vo eco­ló­gi­co. Es un ár­bol del que se aprovecha to­do. Por ejem­plo, las ho­jas fres­cas se guar­dan con cui­da­do pa­ra sus usos, co­mo aho­ra va­mos a ver, pe­ro tam­bién se pue­den des­hi­dra­tar se­cán­do­las. En es­te ca­so, del pol­vo re­sul­tan­te al mo­ler­las se ela­bo­ra­rán ex­trac­tos y tin­tu­ras en al­cohol. Cuan­do cam­bian de co­lor, del ver­de al ama­ri­llo, se re­co­gen los fru­tos pa­ra ex­traer el acei­te. La cás­ca­ra y su al­men­dra que que­da se la­van pa­ra eli­mi­nar la pul­pa so­bran­te. La pul­pa se pue­de co­mer y tam­bién se elabora una es­pe­cie de ja­lea o mer­me­la­da aña­dién­do­le azú­car y agua her­vi­da. El si­guien­te pa­so es qui­tar­le la cás­ca­ra, que­brán­do­la con un pa­lo­te de ama­sar en­tre dos tra­pos de al­go­dón bien lim­pios. Fi­nal­men­te guar­da­mos las al­men­dras en un re­ci­pien­te en el re­fri­ge­ra­dor. Las cás­ca­ras van al jar­dín co­mo abono. Con esas al­men­dras se ex­trae el acei­te en una pren­sa hi­dráu­li­ca, si bien exis­ten va­rios mé­to­dos (me­cá­ni­co por pre­sión y tam­bién usan­do di­sol­ven­tes) y tam­bién se pue­den ma­ce­rar en acei­te de sé­sa­mo du­ran­te dos se­ma­nas. Es­ta mez­cla de acei­te se usa co­mo lo­ción. En la ac­tua­li­dad el nim se pre­pa­ra de múl­ti­ples for­mas y de las al­men­dras, las ho­jas, la re­si­na o la cor­te­za ca­da vez se pue­den en­con­trar más y más for­mas de pre­sen­ta­ción: ex­trac­to se­co, ho­jas (pa­ra pre­pa­rar un té o ti­sa­na), lo­cio­nes, cre­mas, cham­pú, lo­cio­nes, en pas­ta pa­ra ca­ta­plas­mas, re­si­nas, acei­tes (se apli­ca só­lo y tam­bién se sue­le mez­clar con acei­te de sé­sa­mo) An­ti­gua­men­te el acei­te de nim ali­men­ta­ba las lám­pa­ras du­ran­te la noche,

El nim es una ayu­da pa­ra que el or­ga­nis­mo pue­da com­ba­tir to­do ti­po de en­fer­me­da­des, in­clu­so cró­ni­cas, a lo lar­go de los si­glos.

y la ma­de­ra se usa­ba co­mo com­bus­ti­ble pa­ra la co­ci­na dia­ria de ce­rea­les y le­gum­bres, que ade­más po­dían al­ma­ce­nar­se li­bres de in­sec­tos al aña­dir­les una fina ca­pa de acei­te u ho­jas de nim.

UNA PLAN­TA EN­TRE MI­LES

To­da­vía hoy más de la mi­tad de los me­di­ca­men­tos mo­der­nos, des­de la as­pi­ri­na has­ta los nue­vos fár­ma­cos pa­ra el tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma tie­nen su ori­gen en las plan­tas me­di­ci­na­les y los in­gre­dien­tes que de ellas se ob­tie­nen. Va­le la pe­na re­cor­dar que la In­dia es uno de los paí­ses en don­de el co­no­ci­mien­to mé­di­co re­la­cio­na­do con las plan­tas es más am­plio, gra­cias al co­no­ci­mien­to que les brin­da la tra­di­ción mé­di­ca ayur­vé­di­ca. En Occidente exis­ten ya es­tu­dios cien­tí­fi­cos que de­mues­tran la efec­ti­vi­dad de una bue­na par­te de los tra­ta­mien­tos de es­ta medicina tra­di­cio­nal; en­tre és­tos so­bre­sa­le el uso de –li­te­ral­men­te– mi­les de plan­tas me­di­ci­na­les, en­tre las cua­les des­ta­ca el nim, un ár­bol del que se ob­tie­nen mu­chos in­gre­dien­tes im­por­tan­tes en los pre­pa­ra­dos ayur­vé­di­cos. El nim es una ayu­da pa­ra que el or­ga­nis­mo pue­da com­ba­tir to­do ti­po de en­fer­me­da­des, in­clu­so cró­ni­cas, a lo lar­go de los si­glos. Aho­ra bien, con­vie­ne ha­cer muy buen uso de es­te re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za, ya que se tra­ta de una es­pe­cie pro­te­gi­da e in­su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer la de­man­da pro­vo­ca­da por el cre­cien­te in­te­rés en sus pro­pie­da­des. En la In­dia se es­tá tra­tan­do de con­cien­ciar a la gen­te pa­ra pro­te­ger la re­la­ti­va­men­te es­ca­sa po­bla­ción de ár­bo­les de nim que, al es­tar pre­sen­te en in­fi­ni­dad de pro­duc­tos ha pro­vo­ca­do una su­bi­da de pre­cios.

PRIN­CI­PA­LES IN­GRE­DIEN­TES AC­TI­VOS CO­NO­CI­DOS

En­con­trar exac­ta­men­te co­mo ac­túa una plan­ta me­di­ci­nal y cuá­les com­pues­tos o com­bi­na­ción de com­pues­tos la ha­cen ac­tuar es una ta­rea difícil si es­tá for­ma­da por cien­tos de in­gre­dien­tes, al­gu­nos ac­ti­vos y otros no. Las plan­tas son ana­li­za­das ge­ne­ral­men­te por sus in­gre­dien­tes ac­ti­vos más po­ten­tes, ais­lan­do sis­te­má­ti­ca­men­te ca­da in­gre­dien­te pa­ra de­ter­mi­nar su es­truc­tu­ra. Con es­to se sa­be a qué cla­se de gru­po quí­mi­co per­te­ne­ce y nor­mal­men­te nos in­di­ca el ti­po de efec­to que po­de- mos es­pe­rar en mo­lé­cu­las com­ple­jas. El tiem­po in­ver­ti­do es lar­go, ca­ro y a ve­ces frus­tran­te, los ár­bo­les de nim tie­nen una ga­ma real­men­te am­plia y com­ple­ja de in­gre­dien­tes ac­ti­vos, de los que no to­dos se han iden­ti­fi­ca­do. Los in­gre­dien­tes co­no­ci­dos más co­mu­nes y más ana­li­za­dos del nim son los siguientes: Nim­bi. An­ti­fla­ma­to­rio, an­ti­fie­bre, an­ti­es­ta­mí­ni­co, an­ti­hon­gos. Nim­bi­din. An­ti­bac­te­rial, an­ti­ul­ce­ras, anal­gé­si­co, an­ti­arrít­mi­co, an­ti­hon­gos. Nim­bi­dol. An­ti­tu­bercu­loso, an­ti­pro­to­zua­rio, an­ti­fie­bre. Ge­nu­din. Va­so­di­la­ta­dor, an­ti­ma­la­ria, an­ti­hon­go. Nim­bi­na­to de so­dio. Diu­ré­ti­co, es­per­mi­ci­da, an­ti­ar­trí­ti­co. Quer­ce­ti­na. An­ti­pro­to­zoa­rio. Sa­lan­nin. Re­pe­len­te de in­sec­tos. Aza­di­rach­tin. Re­pe­len­te, in­hi­bi­dor del ape­ti­to, an­ti­hor­mo­nal (to­do en in­sec­tos).

LAS HO­JAS, LA RE­SI­NA Y LA COR­TE­ZA

La con­cen­tra­ción ma­yor de in­gre­dien­tes ac­ti­vos del nim se en­cuen­tra en la se­mi­lla (la al­men­dra ya co­men­ta­da) y el acei­te; sin em­bar­go tam­bién se en­cuen­tran en la ho­ja y en la cor­te­za, en me­nor pro­por­ción. Las ho­jas de nim se com­po­nen de un 20% de fi­bra, 50% de car­bohi­dra­tos, 15% de pro­teí­nas, 8% de mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos, 5% gra­sas, 2% de cal­cio y con­tie­ne ade­más, ca­ro­te­nos, áci­do as­cór­bi­co y ami­noá­ci­dos esen­cia­les (en­tre los co­no­ci­dos, ala­ni­na, as­par­gi­na, áci­do as­pár­ti­co, trip­tó­fano, tau­ri­na, va­li­na). En la re­si­na ob­te­ni­da di­rec­ta­men­te del tron­co del ár­bol apa­re­ce una can-

ti­dad im­por­tan­te de ami­noá­ci­dos y pro­teí­nas: li­si­na, his­ti­di­na, ar­gi­ni­na, treo­ni­na, se­ri­na, áci­do glu­tá­mi­co, pro­li­na, gli­ci­na, ali­ni­na, cis­teí­na, va­ni­na, me­tio­ni­na iso­leu­ci­na, ti­ro­si­na, leu­ci­na, fe­ni­la­la­ni­na y glu­co­sa­mi­na. La cor­te­za se com­po­ne de 3,43% de pro­teí­nas, 0,68% de al­ca­loi­des y 4,16% de mi­ne­ra­les. Los ami­noá­ci­dos de la pro­teí­na que se han en­con­tra­do son: ar­gi­ni­na, as­par­gi­na, cis­teí­na, áci­do glu­tá­mi­co, iso­leu­ci­na, me­tio­ni­na, fe­ni­la­la­ni­na, nor­leu­ci­na, trip­tó­fano y asi­mis­mo, en­tre otras sus­tan­cias, nin­bos­te­rol y el amar­go prin­ci­pal mar­go­si­na, un al­ca­loi­de.

EL ACEI­TE

El acei­te de nim es un ex­ce­len­te hu­mec­tan­te com­pues­to por in­gre­dien­tes me­di­ci­na­les bien co­no­ci­dos y re­co­no­ci­dos. En cos­mé­ti­ca, el uso de es­te acei­te ha es­ta­do li­mi­ta­do por su fuer­te olor y su co­lor os­cu­ro. Co­mo in­gre­dien­te pa­ra ja­bo­nes ha te­ni­do ma­yor acep­ta­ción. Por eso las ho­jas han sus­ti­tui­do al acei­te pa­ra el uso cos­mé­ti­co y me­di­ci­nas. La al­men­dra de la se­mi­lla de nim es ri­ca en áci­dos gra­sos, has­ta un 50% del pe­so de la al­men­dra. El acei­te de nim es muy amar­go y tie­ne un olor en­tre azu­fra­do y de ajo; con­tie­ne vi­ta­mi­na E y los ami­noá­ci­dos esen­cia­les. En los aná­li­sis de com­po­nen­tes se han en­con­tra­do es­tos por­cen­ta­jes en áci­dos gra­sos: áci­do olei­co, 52,8%; áci­do es­teá­ri­co, 21,4%; áci­do li­neó­li­co, 2,1%; otros áci­dos gra­sos: 2,3%. De to­das for­mas di­chos por­cen­ta­jes sue­len va­riar se­gún sea la re­co­lec­ción y ca­rac­te­rís­ti­cas de las se­mi­llas. En re­su­men, pue­de de­cir­se que las di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes y com­bi­na­cio­nes del cau­dal de com­po­nen­tes del nim (ho­jas, acei­te, re­si­na, cor­te­za…) ase­gu­ra sus ex­tra­or­di­na­rias pro­pie­da­des.

UN TO­RREN­TE DE VIR­TU­DES Y APLI­CA­CIO­NES

El nim es, co­mo de­ci­mos, una de las plan­tas más an­ti­guas, co­no­ci­das y usa­das en el mun­do. Sin em­bar­go, en Occidente las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas son muy re­cien­tes. Al­gu­nos es­tu­dios han po­di­do ve­ri­fi­car en­se­gui­da bas­tan­tes de los efec­tos be­ne­fi­cio­sos tra­di­cio­na­les, sin em­bar­go en otros ca­sos to­da- vía es de­ma­sia­do pron­to pa­ra con­fir­mar la va­li­dez de al­gu­nas de las apli­ca­cio­nes que, por otra par­te cre­cen, ya que los ana­lis­tas, asom­bra­dos con sus pro­pie­da­des, le si­guen en­con­tran­do nue­vas po­si­bi­li­da­des. Los com­pues­tos ha­lla­dos en la se­mi­lla, cor­te­za y ho­jas del ár­bol han si­do pro­ba­dos co­mo an­ti­sép­ti­co, an­ti­fe­bri­les, an­ti­in­fla­ma­to­rios, an­ti­vi­ra­les y fun­gi­ci­das. És­tas son, bre­ve­men­te, al­gu­nas de las apli­ca­cio­nes más in­tere­san­tes del nim: Dia­be­tes: El ex­trac­to de ho­ja de nim, en do­sis ora­les, re­du­jo la ne­ce­si­dad de in­su­li­na en­tre un 30-50% pa­ra los pa­cien­tes con dia­be­tes (Dia­be­tes me­lli­tus) ti­po I. Al­gu­nos ins­ti­tu­tos de sa­lud, en di­fe­ren­tes paí­ses, han da­do a co­no­cer re­sul­ta­dos muy pro­me­te­do­res de prue­bas in vi­tro del nim co­mo agen­te an­ti­vi­ral. Cán­cer. No pue­de de­cir­se que “cu­ra el cán­cer” (!), sin em­bar­go en di­ver­sos es­tu­dios se de­du­ce que son los po­li­sa­cá­ri­dos y li­mo­noi­des que se en­cuen­tran en la cor­te­za, ho­jas y acei­te del nim lo que, en di­ver­sas prue­bas que se es­tán rea­li­zan­do, re­du­cen los tu­mo­res sin efec­tos se­cun­da­rios in­de­sea­bles. En­fer­me­da­des del co­ra­zón. Los ex­trac­tos de nim tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­tar­dar la for­ma­ción de coá­gu­los en la san­gre, com­ba­tir arrit­mias y ta­qui­car­dia, re­du­cir el tras­torno del rit­mo car­día­co (pal­pi­ta­cio­nes) y la hi­per­ten-

El acei­te de nim es un ex­ce­len­te hu­mec­tan­te com­pues­to por in­gre­dien­tes me­di­ci­na­les bien co­no­ci­dos y re­co­no­ci­dos.

sión. El to­dos es­tos ca­sos sue­le to­mar­se en for­ma de ti­sa­na (allí se lla­ma “té de nin”) va­rias ve­ces a la se­ma­na. Tras­tor­nos del ri­ñón. Se usa en for­ma de ti­sa­na (con agua de ce­ba­da) o en cáp­su­las. Pro­ble­mas di­ges­ti­vos. El nim es un gran pro­tec­tor del es­tó­ma­go y del sis­te­ma di­ges­ti­vo. En ca­so de aci­dez, in­di­ges­tio­nes o gas­tri­tis se to­ma­rá en for­ma de té. Los ex­trac­tos de nim son una pro­tec­ción efi­caz en ca­so de úl­ce­ras pép­ti­cas y úl­ce­ras duo­de­na­les y a la vez ace­le­ra­rán la cu­ra­ción en ca­so de le­sio­nes gás­tri­cas. Se re­co­mien­da se­guir un ré­gi­men de trein­ta días; to­mar una ta­za de té de nim en­tre las co­mi­das, con una cu­cha­ra­di­ta de al­gún pro­duc­to co­mer­cial que ten­ga bis­mu­to pa­ra el tra­ta­mien­to de la in­di­ges­tión. Reu­ma­tis­mo. Pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios (se to­ma en ti­sa­na de las ho­jas o de la cor­te­za), ar­tri­tis, reu­ma­tis­mo (apli­ca­do en cre­ma, de for­ma lo­cal) He­mo­rroi­des. Si las he­mo­rroi­des ya es­tán pre­sen­tes, las cre­mas o los ex­trac­tos de ho­jas y cor­te­za de nim apli­ca­dos ex­ter­na­men­te en for­ma lo­cal ex­ter­nas ayu­da­rán a des­in­fla­mar y a eli­mi­nar el pi­cor y el san­gra­do. Du­ran­te las erup­cio­nes es con­ve­nien­te to­mar ade­más té de nim dos ve­ces dia­rias. Her­pes y pro­ble­mas den­ta­les. En Ale­ma­nia se hi­cie­ron unas prue­bas pa­ra de­mos­trar que los ex­trac­tos de nim com­ba­ten efi­caz­men­te el vi­rus del her­pes, pro­du­cen un rá­pi­do ali­vio en la zo­na y ayu­dan a la cu­ra­ción de las lla­gas. Igual­men­te han afir­ma­do que los ex­trac­tos de nim pre­vie­nen las en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les. No de­ja de ser cu­rio­so que uno de los com­po­nen­tes de la ra­ma (“da­tun”) se es­té es­tu­dian­do en al­gu­nas fa­cul­ta­des de odon­to­lo­gía de im­por­tan­tes uni­ver­si­da­des de los EE.UU. pa­ra ais­lar los com­po­nen­tes ac­ti­vos que pre­vie­nen las ca­ries y en­fer­me­da­des de las en­cías en los que usan di­chas ra­mi­tas co­mo ce­pi­llo de dien­tes. Des­de ha­ce unos trein­ta años se es­tán pro­ban­do, por otra par­te, pa­ra re­du­cir las ca­ries y la pio­rrea con muy bue­nos re­sul­ta­dos. Aler­gias. El nim es un an­ti­his­ta­mí­ni­co na­tu­ral que ayu­da a in­hi­bir las reac­cio­nes alér­gi­cas, tan­to si se apli­ca ex­ter­na­men­te o en for­ma de su­po­si­to­rio. Der­ma­to­lo­gía. El nim es al­ta­men­te efi­caz en el tra­ta­mien­to del ac­né, ec­ce­mas, cas­pa y las ve­rru­gas. Por eso en la In­dia se uti­li­za en la com­po­si­ción de ja­bo­nes y cham­púes. Ul­ce­ras. En ex­trac­to, el nim es una ex­ce­len­te ayu­da pa­ra re­du­cir las mo­les­tias y sa­nar las ul­ce­ras gás­tri­cas y duo­de­na­les. Pa­rá­si­tos (ex­ter­nos), hon­gos y can­di­dia­sis. Las pro­pie­da­des bac­te­rio­ló­gi­cas del nim no só­lo de­jan la piel fres­ca, sino que eli­mi­nan rá­pi­da­men­te los pa­rá­si­tos. Una de­coc­ción de ho­jas de nim es tan se­gu­ra y efec­ti­va co­mo cual­quier tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal pa­ra eli­mi­nar pio­jos y sa­ma. Por otra par­te, ata­ca los hon­gos que cau­san el pie de atle­ta o la ti­ña, e igual­men­te la can­di­dia­sis, cau­san­te de in­fec­cio­nes va­gi­na­les. El ex­trac­to de nim con­tie­ne “nim­bi­di­nes”, cu­ya efi­ca­cia equi­va­le a 800 uni­da­des de pe­ni­ci­li­na o a 0,5 gra­mos de es­trep­to­mi­ci­na (sul­fa­to). Lom­bri­ces in­tes­ti­na­les. El to­mar té de nim dos ve­ces dia­rias por una se­ma­na, es el tra­ta­mien­to tra­di­cio­nal pa­ra eli­mi­nar es­tos pa­rá­si­tos del cuer­po. Pa­ra los ni­ños, apli­car en el ano cre­ma de nim pa­ra ali­vio de la co­me­zón.

EN­FER­ME­DA­DES DE TRANS­MI­SIÓN SE­XUAL

El nim se ha usa­do tra­di­cio­nal­men­te pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual e in­fec­cio­nes va­gi­na­les han si­do tra­ta­das con agua de ho­jas de nim o acei­te de nim. Los hom­bres si­guen un tra­ta­mien­to a ba­se de to­mar té de nim y ba­ñar­se con agua her­vi­da de ho­jas de nim. La mu­jer se tra­ta to­man­do té de nim y du­chas va­gi­na­les de agua her­vi­da de nim. En am­bos ca­sos se re­co­mien­da apli­car acei­te de nim en las áreas afec­ta­das. La cre­ma de nim re­suel­ve las in­fec­cio­nes de cla­mi­da (Ch­lamy­dia Tri­cho­ma­tous) en­tre 1-3 se­ma­nas. Se to­ma­rá una du­cha va­gi­nal he­cha con agua her­vi­da y 50 ho­jas de nim, que en es­te ca­so ac­tua­rá co­mo bac­te­ri­ci­da. Igual­men­te en ca­so de her­pes y ve­rru­gas ge­ni­ta­les o va­gi­na­les y can­di­dia­sis. Jun­to a la apli­ca­ción lo­cal en la zo­na afec­ta­da se to­ma­rán dos va­sos de ti­sa­na de té de nim al día du­ran­te una se­ma­na pa­ra ata­car la in­fec­ción in­ter­na­men­te. De to­das for­mas, en ca­so de in­fec­ción de las vías uri­na­rias no es ne­ce­sa­rio alar­gar el tra­ta­mien­to una se­ma­na, ya que ge­ne­ral­men­te se re­suel­ve en dos o tres días.

PSO­RIA­SIS

Los ex­trac­tos de acei­te y ho­ja de nim son un buen re­cur­so pa­ra el tra­ta­mien­to de los sín­to­mas de la pso­ria­sis. Ali­vian el do­lor y los pi­co­res, re­du­cien­do las es­ca­mas e in­fla­ma­ción en las áreas afec­ta­das. Es, co­mo mí­ni­mo, tan efi­caz co­mo el al­qui­trán y la cor­ti­so­na y sin los efec­tos se­cun­da­rios de és­ta. En una prue­ba he­cha a un pa­cien­te con pso­ria­sis se­ve­ra se le ad­mi­nis­tró un ex­trac­to de nim (nim­bi­din) tres ve­ces al día y la piel fue tra­ta­da con nim­bi­din mez­cla­do con acei­te de co­co. El tra­ta­mien­to fue la com­ple­ta des­apa­ri­ción de la en­fer­me­dad. La re­cu­pe­ra­ción es más

rá­pi­da si se ex­po­nen las áreas afec­ta­das al sol. El la­var­se la piel con ja­bón de nim (o cham­pú de nim, si el área es muy sen­si­ble) pa­ra re­mo­ver las cé­lu­las muer­tas y ma­tar la bac­te­ria es un buen pri­mer pa­so. Pa­ra ali­viar la piel tam­bién es bueno to­mar ba­ños com­ple­tos en agua ti­bia que con­ten­gan al me­nos vein­te ho­jas de nim. Des­pués de se­car se apli­ca cre­ma o lo­ción de nim en las áreas afec­ta­das. To­mar tam­bién la ti­sa­na de nin o el ex­trac­to en for­ma oral ace­le­ra­rá el efec­to cu­ra­ti­vo. Ni que de­cir tie­ne que, ade­más de ser ca­paz de cu­rar una pso­ria­sis, el nim es efi­ca­cí­si­mo en ca­so de ec­ce­mas, ac­né, piel se­ca, ve­rru­gas y de­más en­fer­me­da­des o al­te­ra­cio­nes de la piel.

BO­TI­QUÍN DE PRI­ME­ROS AUXILIOS

Cor­tes, ras­ca­das en la piel, que­ma­du­ras… Se la­va pri­me­ro la zo­na con ja­bón de nim, lue­go se apli­ca el acei­te (de nim, na­tu­ral­men­te) y se cu­bre la he­ri­da; co­mo an­ti­sép­ti­co y cicatrizante es igual­men­te muy bueno. Si se tra­ta de una he­ri­da gran­de se pue­den to­mar ade­más cáp­su­las de pol­vo de nim, que –co­mo buen adap­tó­ge­neo que es– es­ti­mu­la­rán el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Gol­pes, tor­ce­du­ras (uso ex­terno e in­terno); do­lor de ca­be­za (efec­tos si­mi­la­res a los de la as­pi­ri­na, por eso no se re­co­mien­da en es­te ca­so en ni­ños pe­que­ños); do­lor de oí­dos... El nim ac­túa en los re­cep­to­res que pro­du­cen el do­lor, des­in­fla­ma y mata la bac­te­ria que oca­sio­na el do­lor de oí­dos. Re­ce­ta: ca­len­tar cla­vo de olor y ajo en una cu­cha­ra­da de acei­te de sé­sa­mo, agre­gar dos go­tas de acei­te de al­can­for y cin­co go­tas de ex­trac­to de ho­jas de nim o de acei­te de nim, po­ner una go­ta de la medicina en ca­da oí­do y lim­piar el ex­ce­so con un po­co de al­go­dón. Re­du­ce la fie­bre, ali­via rá­pi­da­men­te la gar­gan­ta irri­ta­da (tan­to si se tra­ta de in­fec­ción de ori­gen vi­ral o bac­te­riano), tu­bercu­losis (efi­caz en las nue­vas ca­de­nas de bac­te­rias re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos), va­ri­ce­la (con pas­ta de ho­jas de nim), mi­ni­mi­za los efec­tos del res­fria­do e in­fluen­za (se to­ma en for­ma de ti­sa­na). Tras­tor­nos ner­vio­sos, fa­ti­ga cró­ni­ca, in­som­nio (se to­ma una ti­sa­na una ho­ra an­tes de ir a dor­mir)…

OTROS USOS DEL NIM

¡Des­de una con­jun­ti­vi­tis al mal alien­to! Co­mo re­pe­len­te de in­sec­tos es mu­cho más efi­caz que los pro­duc­tos ha­bi­tua­les y ade­más no es tó­xi­co. Tam­bién es un ex­ce­len­te in­sec­ti­ci­da en la agri­cul­tu­ra (pre­vie­ne pla­gas de más de 200 in­sec­tos), apro­ba­do por las au­to­ri­da­des más exi­gen­tes (EPA y otras), ya que no es tó­xi­co pa­ra las aves ni los ani­ma­les de san­gre ca­lien­te.

COS­MÉ­TI­CA

El cham­pú de nim ayu­da a con­tro­lar la cas­pa y los pi­co­res en el cue­ro ca­be­llu­do, ade­más de que de­ja el ca­be­llo sua­ve y sano, bri­llan­te y fá­cil de pei­nar. Es un in­gre­dien­te ha­bi­tual de los bue­nos ge­les, ja­bo­nes, mas­ca­ri­llas, cre­mas, sa­les… En los ni­ños se uti­li­za una mez­cla de pol­vos de nim y de tul­si con al­mi­dón se usa co­mo tal­co en ni­ños y adul­tos pa­ra las ro­za­du­ras.

Ba­co­pa (Ba­co­pa mon­nie­ri Pen­nell)

La ba­co­pa o brah­mi es una plan­ta de la fa­mi­lia de las es­cro­fu­la­riá­ceas ori­gi­na­ria de la In­dia, ex­ten­di­da por Chi­na y las is­las del Ín­di­co, y asil­ves­tra­da en to­dos los tró­pi­cos. Es una plan­ta acuá­ti­ca o de lu­ga­res hú­me­dos. Uti­li­za­da en la Medicina Ayur­vé­di­ca du­ran­te mi­le­nios y co­no­ci­da co­mo “la plan­ta del co­no­ci­mien­to”, su nom­bre mis­mo nos in­di­ca la re­ve­ren­cia que se tie­ne a es­ta plan­ta, re­la­cio­nán­do­la con el dios o se­ñor Brah­ma. La medicina ayur­vé­di­ca ca­li­fi­ca la ba­co­pa co­mo un ra­sa­ya­na (ra­sa: pri­mor­dial te­ji­do or plas­ma; aya­na: ca­mino), es­pe­cial­men­te co­mo medh­ya ra­sa­ya­na (in­te­lec­to), aun­que tam­bién la ca­li­fi­can co­mo ayush­ya (lon­ge­vi­dad), praj­na­sak­ti­vard­ha­na (po­der in­te­lec­tual), maj­jad­haty (sis­te­ma ner­vio­so), bal­ya (for­ta­le­za men­tal), ji­va­ni­ya (ener­gía de vi­da), ni­dra­ja­na (sue­ño), un­mad­ha­ra (lo­cu­ra), dha­na (bie­nes­tar), ma­nas­vi­ka­ra (des­or­den men­tal), pa­pa (po­se­sión de­mo­nía­ca)... y mu­chas más. Exis­te una cier­ta con­fu­sión en­tre la ba­co­pa y la plan­ta go­tu ko­la (Cen­te­lla asiá­ti­ca), ya que en mu­chas zo­nas de la In­dia re­ci­ben el mis­mo nom­bre de brah­mi.

USO TRA­DI­CIO­NAL

La plan­ta en­te­ra con su raíz es con­si­de­ra­da una me­di­ca­ción pri­mor­dial y for­ma par­te de pre­pa­ra­cio­nes clá­si­cas des­ti­na­das a pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to, pa­ra la lon­ge­vi­dad sa­lu­da­ble, co­mo pre­ven­ti­vo de las en­fer­me­da­des y for­ti­fi­can­te del ce­re­bro y la men­te. Ade­más de su fun­ción so­bre el in­te­lec­to, tie­ne mu­chas otras in­di­ca­cio­nes co­mo en­fer­me­da­des de la piel (es clá­si­ca su uti­li­za­ción en la le­pra), fie­bre, ede­ma, anemia, in­fec­cio­nes de la ori­na y dia­be­tes. Las ho­jas se re­co­mien­dan en la fa­ti­ga, y se ha­cen ca­ta­plas­mas hir­vien­do sus ho­jas, mu­chas ve­ces mez­cla­das con acei­te de co­co, pa­ra apli­car so­bre el pe­cho de los ni­ños con bron­qui­tis o pa­ra ali­viar el do­lor de las par­tu­rien­tas. El ju­go fres­co se apli­ca co­mo li­ni­men­to en las ar­ti­cu­la­cio­nes do­lo­ro­sas y pa­ra tra­tar las que­ma­du­ras. En al­gu­nas re­gio­nes de la In­dia se con­su­me la plan­ta en­te­ra co­mo una ver­du­ra más.

PLAN­TA ME­DI­CI­NAL

No se con­si­de­ra una hier­ba del ti­po GRAS (ge­ne­ral­men­te re­co­no­ci­da co­mo se­gu­ra) por la FDA por un he­cho evi­den­te, su in­ten­sa ac­ción so­bre el sis­te­ma ner­vio­so, y por ello la uti­li­za­ción tra­di­cio­nal co­mo ali­men­to no es­tá per­mi­ti­da; pe­ro sí lo es­tá co­mo com­ple­men­to ali­men­ta­rio o plan­ta me­di­ci­nal, y las far­ma­co­peas in­ter­na­cio­na­les es­pe­ci­fi­can que las ho­jas o ta­llos se­cos han de con­te­ner un mí­ni­mo del 2,5% de glu­có­si­dos tri­ter­pé­ni­cos (Ba­có­si­dos) y que su ex­trac­to se­co tie­ne una re­la­ción de po­ten­cia 10 a 20:1 en com­pa­ra­ción con la ho­ja.

ES­TU­DIOS CIEN­TÍ­FI­COS

En los úl­ti­mos 10 a 15 años el co­no­ci­mien­to clí­ni­co de la Ba­co­pa ha ido ofre­cien­do nue­vos da­tos acer­ca de su ac­ti­vi­dad co­mo nootrópico, co­mo es­ti­mu­lan­te del co­no­ci­mien­to, de la me­mo­ria, de la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va y de la sa­lud del ce­re­bro. Se ha afir­ma­do que el es­tí­mu­lo de la trans­mi­sión ner­vio­sa es de­bi­da a los Ba­có­si­dos. Po­si­ble­men­te, los Ba­có­si­dos ayu­dan en la re­pa­ra­ción de las neu­ro­nas es­ti­mu­lan­do la ac­ti­vi­dad de la qui­na­sa,

la sín­te­sis neu­ro­nal y la res­tau­ra­ción de la ac­ti­vi­dad si­náp­ti­ca. Mu­chos de es­tos es­tu­dios se han rea­li­za­do so­bre per­so­nas con Alz­hei­mer u otros ti­pos de de­men­cia, ad­mi­nis­tran­do do­sis en­tre 200 y 600 mg diarios de su ex­trac­to se­co, du­ran­te unos 3 a 6 me­ses. En ge­ne­ral se ha ob­ser­va­do un au­men­to de las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas e in­te­lec­tua­les co­mo la aten­ción, orien­ta­ción tem­po­ro es­pa­cial, lec­tu­ra, es­cri­tu­ra o com­pren­sión. Otros es­tu­dios se han cen­tra­do en la me­mo­ria o el tiem­po de reac­ción a con­tra­tiem­pos, tan­to en per­so­nas con Alz­hei­mer co­mo en per­so­nas sa­nas de la ter­ce­ra edad. Sin co­no­cer exac­ta­men­te cual es su me­ca­nis­mo de ac­ción, se en­cuen­tran me­jo­rías sig­ni­fi­ca­ti­vas de es­tas ca­pa­ci­da­des (Ne­gi, 2000). No so­lo eso, otros es­tu­dios se cen­tran en jó­ve­nes sa­nos, es­tu­dian­tes de medicina que no con­su­mían es­ti­mu­lan­tes ner­vio­sos co­mo ta­ba­co, ca­fé u otras sus­tan­cias. Los es­tu­dian­tes que to­ma­ron 150 mg de ba­co­pa al día du­ran­te seis se­ma­nas tu­vie­ron una ma­yor ca­pa­ci­dad de es­tu­dio que los que no lo to­ma­ron, y se ob­ser­vó que en su san­gre ha­bía un au­men­to li­ge­ro del cal­cio (Ku­mar, 2016). Aun­que no exis­ten tan­tos es­tu­dios en es­te cam­po, Ba­co­pa pa­re­ce re­du­cir los es­ta­dos de an­sie­dad y de­pre­sión. En es­tos ca­sos se ob­ser­va­ron me­jo­rías a las 12 se­ma­nas de tra­ta­mien­to, pe­ro no an­tes (Singh, 1980). Ba­co­pa pue­de pro­du­cir una cier­ta som­no­len­cia, y en al­gu­nos ca­sos se ha con­si­de­ra­do que su ac­ción se pa­re­ce a la de cier­tas dro­gas psi­co­tró­pi­cas, y la se­da­ción que pro­du­ce se ha vis­to que po­ten­cia­ba la ac­ción de los bar­bi­tú­ri­cos (se­dan­tes).

CO­MER­CIA­LI­ZA­CIÓN Y CUL­TI­VO

De las apro­xi­ma­da­men­te 1.000 plan­tas me­di­ci­na­les que se usan en la In­dia, Ba­co­pa mon­nie­ri es­tá en­tre las 100 más vendidas, con­su­mién­do­se so­lo en ese país unas 5.000 to­ne­la­das anua­les. La ma­yo­ría de la ba­co­pa com­ner­cia­li­za­da es re­co­gi­da sil­ves­tre, aun­que en Luck­now (In­dia) se es­tán desa­rro­lla­do tres es­pe­cies de cul­ti­vo lla­ma­das subod­hak, prag­yas­hak­ti y ja­gri­ti, que pue­den dar has­ta dos co­se­chas anua­les.

Ade­más de su fun­ción so­bre el in­te­lec­to, tie­ne mu­chas otras in­di­ca­cio­nes co­mo en­fer­me­da­des de la piel (es clá­si­ca su uti­li­za­ción en la le­pra), fie­bre, ede­ma, anemia, in­fec­cio­nes de la ori­na y dia­be­tes.

Bos­we­llia

(Bos­we­llia se­rra­ta) Es una de las plan­tas me­di­ci­na­les que aho­ra apa­re­ce des­ta­ca­da en­tre las te­ra­pias na­tu­ra­les. En la medicina ayur­vé­di­ca han uti­li­za­do la bos­we­llia du­ran­te mi­les de años y aho­ra se ha re­des­cu­bier­to co­mo tra­ta­mien­to con­tra la ar­tro­sis (la lla­ma­da ar­tri­tis de «des­gas­te») y la ar­tri­tis reuma­toi­de, que pro­vo­ca la des­truc­ción del car­tí­la­go, la ca­pa pro­tec­to­ra que ayu­da a amor­ti­guar los hue­sos. La ar­tri­tis reuma­toi­de pue­de cau­sar do­lor e in­fla­mar las ar­ti­cu­la­cio­nes y, en los ca­sos agu­dos, de­bi­li­ta. No exis­te nin­gún re­me­dio que cu­re los dos ti­pos de ar­tri­tis, si bien sue­len tra­tar­se con fár­ma­cos an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos. El pro­ble­ma es que to­dos es­tos fár­ma­cos pue­den pro­vo­car efec­tos se­cun­da­rios, so­bre to­do pro­ble­mas gás­tri­cos co­mo las úl­ce­ras. Asi­mis­mo, la ma­yo­ría de las per­so­nas se en­cuen­tran con que los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de es­tos fár­ma­cos son de cor­ta du­ra­ción y han de cam­biar de me­di­ca­men­to con fre­cuen­cia. Los re­me­dios na­tu­ra­les co­mo la bos­we­llia –“la plan­ta del in­cien­so”– pue­den ali­viar la ar­tri­tis sin los efec­tos se­cun­da­rios pe­li­gro­sos de los an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­des. La bos­we­llia bloquea la sín­te­sis de leu­co­trie­nos, unas sus­tan­cias cor­po­ra­les que pue­den des­en­ca­de­nar la in­fla­ma­ción y pro­pi­ciar la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres. Tam­bién pue­de ser útil pa­ra el tra­ta­mien­to de otras afec­cio­nes in­fla­ma­to­rias, co­mo la pso­ria­sis y la co­li­tis ul­ce­ro­sa. Exis­ten dis­tin­tas fór­mu­las con­tra la ar­tri­tis que com­bi­nan la bos­we­llia con otras plan­tas an­ti­in­fla­ma­to­rias uti­li­za­das en ayur­ve­da, co­mo la cúr­cu­ma y la ash­wa­gand­ha. Asi­mis­mo, la bos­we­llia ali­via la ar­tri­tis y ayu­da a pre­ve­nir las en­fer­me­da­des car­día­cas. Se­gún los es­tu­dios in­dios, la bos­we­llia, po­pu­lar­men­te co­no­ci­da allí co­mo ”Slai gug­gal”, y aquí co­mo “la plan­ta del in­cien­so”, pue­de dis­mi­nuir el ni­vel san­guí­neo de co­les­te­rol al­to y de tri­gli­cé­ri­dos, dos fac­to­res de ries­go pa­ra las en­fer­me­da­des car­día­cas y las apo­ple­jías.

Gu­gul

(Com­mip­ho­ra mu­kul) Se tra­ta de la re­si­na go­mo­sa del ár­bol Com­mip­ho­ra mu­kul. En Occidente el gu­gul se pre­sen­ta co­mo una plan­ta que pue­de pre­ve­nir las en­fer­me­da­des car­día­cas, por­que dis­mi­nu­ye el ni­vel ex­ce­si­vo de co­les­te­rol no­ci­vo y tri­gli­cé­ri­dos en la san­gre. Los mé­di­cos de medicina tra­di­cio­nal de la In­dia con­si­de­ran el gu­gul co­mo una plan­ta de po­de­res mu­cho más am­plios que pue­de re­for­zar el cuer­po de mu­chas ma­ne­ras dis­tin­tas, y te­men que su repu­tación co­mo li­mi­ta­dor de gra­sas ha­ya eclip­sa­do sus otras vir­tu­des. Por ejem­plo, el gu­gul re­fuer­za la fun­ción in­mu­ni­ta­ria, co­mo lo de­mues­tra su ca­pa­ci­dad pa­ra re­for­zar los leu­co­ci­tos. Por su efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio y anal­gé­si­co es­tá in­di­ca­do en ca­so de ar­tri­tis reuma­toi­de. En en­sa­yos clí­ni­cos con pa­cien­tes afec­ta­dos de ar­tri­tis reuma­toi­de se de­mos­tró su pro­pie­dad an­ti­in­fla­ma­to­ria y anal­gé­si­ca, con una efec­ti­vi­dad si­mi­lar a la de la fe­nil­bu­ta­zo­na y el ibu­pro­feno. Y en hi­per­co­les­te­ro­le­mias y de­más tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con la pre­sen­cia del co­les­te­rol no­ci­vo en san­gre su éxi­to se con­si­de­ra atri­bui­ble a las gu­gu­les­te­ro­nas. En la In­dia a me­nu­do pres­cri­ben gu­gul aña­di­do a otras fór­mu­las des­ti­na­das a re­for­zar y for­ta­le­cer dis­tin­tas par­tes del or­ga­nis­mo.

Kut­ki

(Pi­cor­hi­za ku­rroa) Es­ta plan­ta es el tra­ta­mien­to ha­bi­tual pa­ra los tras­tor­nos de hí­ga­do y tam­bién se re­ce­ta co­mo so­por­te pa­ra la fun­ción he­pá­ti­ca. Pro­te­ge el hí­ga­do in­hi­bien­do pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios que po­drían des­truir las cé­lu­las he­pá­ti­cas. Los in­ves­ti­ga­do­res han en­con­tra­do una sustancia lla­ma­da kut­ki­na que ejer­ce un efec­to pro­tec­tor so­bre el hí­ga­do. En unos en­sa­yos don­de par­ti­ci­pa­ban en­fer­mos con in­fec­cio­nes pa­ra­si­ta­rias, la kut­ki­na hi­zo ba­jar los ni­ve­les de pe­ró­xi­dos lí­pi­dos per­ju­di­cia­les (cau­sa­dos por los ra­di­ca­les li­bres) y au­men­tó los ni­ve­les de su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa, un an­ti­oxi­dan­te im­por­tan­te del hí­ga­do. Ello su­gie­re que la kut­ki­na pue­de ayu­dar a que el hí­ga­do se cu­re por sí mis­mo.

Sha­ta­wa­ri

(As­pa­ra­gus ra­ce­mo­sus) Se tra­ta de un miem­bro de la fa­mi­lia de los espárragos (“la rei­na del es­pá­rra­go”, pro­cla­man sus de­fen­so­res). Sha­ta­wa­ri sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te «que tie­ne 100 es­po­sos». Es un tó­ni­co po­pu­lar cé­le­bre por re­for­zar la vi­ta­li­dad se­xual en la mu­jer. Es­ta plan­ta la uti­li­zan mu­je­res de to­das las eda­des, des­de la flor de la ju­ven­tud has­ta la me­no­pau­sia, pa­ra nor­ma­li­zar las hor­mo­nas. Tam­bién se re­ce­ta co­mo tra­ta­mien­to pa­ra la dia­be­tes en am­bos se­xos, y se co­no­ce bas­tan­te bien su vir­tud co­mo re­for­zan­te fa­vo­ra­ble pe­ro se le atri­bu­yen tan­tas pro­pie­da­des que pro­ba­ble­men­te pron­to los aná­li­sis y prue­bas clí­ni­cas la con­fir­ma­rán co­mo sustancia adap­tó­ge­na.

Anón

(An­no­na squa­mo­sa) En el mun­do hay más de dos mil es­pe­cies de Ano­ná­ceas (unas 2.200, la in­men­sa ma­yo­ría ori­gi­na­rias de Amé­ri­ca) en­tre las que apa­re­cen nu­me­ro­sos fru­ta­les. El al­to va­lor nu­tri­ti­vo de los fru­tos y sus sa­bo­res y aro­mas los con­vier­ten en un ali­men­to con un gran fu­tu­ro. Se ha des­cu­bier­to que al­gu­na de es­tas fru­tas, co­mo el anón, es adap­tó­ge­na y ex­tra­or­di­na­ria­men­te ri­ca en nutrientes. De en­tre tan­tas es­pe­cies y va­rie­da­des, tres son bas­tan­te más co­no­ci­das: la chi­ri­mo­ya (An­no­na che­ri­mo­la), la gua­ná­ba­na (An­no­na mu­ri­ca­ta) y el anón (An­no­na squa­mo­sa). La gua­ná­ba­na o gra­vio­la en por­tu­gués (en in­glés se lla­ma “sour­sop”) es un fru­to de sa­bor muy dul­ce, pro­ba­ble­men­te ori­gi­na­ria de las An­ti­llas y de la par­te sep­ten­trio­nal de Amé­ri­ca del Sur, y cre­ce en­tre 0-1.000 m de al­tu­ra. Su pro­duc­ción co­mer­cial se ha desa­rro­lla­do en Bra­sil, Ve­ne­zue­la, Cos­ta Ri­ca y otros paí­ses, tan­to pa­ra el con­su­mo lo­cal co­mo pa­ra la ex­por­ta­ción.

UNA CHI­RI­MO­YA MUY ESPECIAL

El anón es una chi­ri­mo­ya muy especial, ori­gi­na­ria del su­res­te de Mé­xi­co y de los An­des pe­rua­nos, y que cre­ce bien, en­tre 0-1.000 m, en zo­nas de hu­me­dad me­dia. Ape­nas re­sis­te el frío in­ten­so, só­lo si no se pro­lon­ga mu­cho (el fru­to mue­re con unos po­cos gra­dos ba­jo ce­ro). La flor no sue­le fe­cun­dar­se a sí mis­ma, por lo que hay que re­cu­rrir a la po­li­ni­za­ción ar­ti­fi- cial o ma­nual. Se pro­pa­ga por se­mi­llas y ger­mi­na en 1-2 me­ses. El cul­ti­vo es pa­re­ci­do al de los cí­tri­cos: quie­re sue­los li­ge­ros, sua­ves, pro­fun­dos, ri­cos pe­ro no de­ma­sia­do, bien dre­na­dos y po­co ca­li­zos; neu­tros o un po­co áci­dos. Re­sis­te mo­de­ra­da­men­te la se­quía (en es­te ca­so el ár­bol no pro­du­ci­rá fru­tos) pe­ro de­be pro­te­ger­se del ca­lor ex­tre­mo, la sa­li­ni­dad, hu­me­dad ex­ce­si­va y del vien­to. El cul­ti­vo re­quie­re un abono in­ten­so y en re­gio­nes se­mi­ári­das son in­dis­pen­sa­bles rie­gos abun­dan­tes, ca­da 10-15 días.

EL FRU­TO

La fru­ta, cu­bier­ta de es­ca­mas ver­des muy pro­nun­cia­das (la for­ma re­cuer­da un po­co la co­pa un pino) a ve­ces se con­fun­de con la chi­ri­mo­ya. Con­tie­ne una pul­pa blan­ca co­mes­ti­ble, dul­ce y muy nu­tri­ti­va, y es­tá re­ple­ta de se­mi­llas de co­lor ma­rrón muy os­cu­ro y muy li­sas. Una va­rie­dad in­tere­san­te es la Red su­gar, de cás­ca­ra ro­ja y pul­pa blan­ca. La pul­pa, blan­ca y de­li­ca­da­men­te per­fu­ma­da, con­tie­ne mu­chas he­bras y se­mi­llas in­crus­ta­das. Sue­le co­mer­se co­mo fru­ta fres­ca en los paí­ses don­de cre­ce, si bien es­ca­sea su pre­sen­cia en los mer­ca­dos. Se uti­li­za tam­bién pa­ra pre­pa­rar ju­gos li­cua­dos, otras be­bi­das re­fres­can­tes y helados. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, el anón es su­ma­men­te nu­tri­ti­vo y di­ges­ti­vo. Apor­ta mi­ne­ra­les co­mo el cal­cio y el fós­fo­ro y tam­bién es im­por­tan­te su con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C.

LA PUL­PA DE ANÓN CO­MO SU­PLE­MEN­TO DIETÉTICO

El anón (An­no­na squa­mo­sa) se es­tá po­pu­la­ri­zan­do rá­pi­da­men­te en Occidente al des­cu­brir­se su sa­bor y sus vir­tu­des, en­tre ellas su po­der co­mo adap­tó­geno. El anón con­tie­ne ace­to­ge­ni­nas, sus­tan­cias apre­cia­das por ata­car úni­ca­men­te a las cé­lu­las can­ce­ro­sas. Al des­truir es­pe­cí­fi­ca­men­te su fun­ción res­pi­ra­to­ria, las ace­to­ge­ni­nas blo­quean el desa­rro­llo de di­chas cé­lu­las. En es­tos mo­men­tos es ob­je­to de nu­me­ro­sos es­tu­dios en can­ce­ro­lo­gía, sien­do es­tu­dia­da co­mo pre­ven­ción y co­mo tra­ta­mien­to de acom­pa­ña­mien­to. Es rico en ta­ni­nos y otras sus­tan­cias as­trin­gen­tes y pue­de en­con­trar­se en pol­vo, en for­ma de su­ple­men­to dietético, pe­ro en es­te ca­so no se co­no­ce cla­ra­men­te su efec­ti­vi­dad.

Ro­dio­la (Rho­dio­la ro­sea)

La ro­dio­la es una plan­ta me­di­ci­nal que cre­ce en am­plias zo­nas frías del mun­do co­mo Si­be­ria (Ru­sia), Groen­lan­dia, Is­lan­dia y los Hi­ma­la­yas (Tí­bet y Ne­pal) a una al­ti­tud de en­tre 3.500 y 5.000 me­tros. Su efi­ca­cia es bien co­no­ci­da des­de ha­ce si­glos en­tre las co­mu­ni­da­des lo­ca­les don­de cre­ce, si bien no apa­re­ce en los mi­le­na­rios tra­ta­dos de las me­di­ci­nas chi­na o ayur­vé­di­ca.

UNA RAÍZ DE ORO

La ro­dio­la es una es­pe­cie bo­tá­ni­ca de plan­ta con flor de la fa­mi­lia de las Cra­su­lá­ceas que se desa­rro­lla en am­plias zo­nas frías del mun­do. En Ru­sia se la co­no­ce co­mo Raíz del Ár­ti­co ó Raíz de oro y se ha uti­li­za­do du­ran­te si­glos en la medicina tra­di­cio­nal pa­ra so­bre­lle­var el frío cli­ma de Si­be­ria y co­mo tó­ni­co en ge­ne­ral. En Si­be­ria hay un di­cho que di­ce: “Aque­llos que be­ban ha­bi­tual­men­te té de ro­dio­la vi­vi­rán más de cien años”. En Groen­lan­dia apa­re­ce re­pro­du­ci­da en los se­llos de co­rreos. Los in­ves­ti­ga­do­res ru­sos la han cla­si­fi­ca­do co­mo un adap­tó­geno que es ca­paz de au­men­tar la re­sis­ten­cia an­te una am­plia va­rie­dad de si­tua­cio­nes es­tre­san­tes de ti­po fí­si­co o quí­mi­co. Es una de las plan­tas me­di­ci­na­les que uti­li­zan los de­por­tis­tas y as­tro­nau­tas ru­sos. Evi­den­te­men­te, co­mo en el res­to de adap­tó­ge­nos, en los es­tu­dios rea­li­za­dos has­ta aho­ra con la ro­dio­la no se han des­cri­to con­tra­in­di­ca­cio­nes.

AFRO­DI­SÍA­CO, AN­TI­OXI­DAN­TE Y ADAP­TÓ­GENO

Otra de las ra­zo­nes de su éxi­to cre­cien­te es su efec­to fa­vo­ra­ble so­bre el ape­ti­to se­xual, el tono y el es­ta­do de áni­mo. La ro­dio­la au­men­ta la lí­bi­do fe­me­ni­na y acre­cien­ta la fun­ción se­xual en los hom­bres. Es un an­ti­oxi­dan­te efi­caz que ayu­da a com­ba­tir la fa­ti­ga, re­du­ce el es­trés, au­men­ta la con­cen­tra­ción, la me­mo­ria y la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual.

Es­ti­mu­la la pro­duc­ción en el or­ga­nis­mo de cé­lu­las NK (un ti­po de lin­fo­ci­tos, “na­tu­ral ki­llers”), que es su ma­ne­ra de con­tri­buir al re­fuer­zo del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. La ro­dio­la po­see un efec­to po­si­ti­vo so­bre el es­ta­do de áni­mo y com­ba­te la de­pre­sión. Por eso es tan útil en aque­llas la­ti­tu­des, ya que vi­ven lar­gos in­vier­nos con ca­ren­cias de luz na­tu­ral. La plan­ta con­tie­ne dos prin­ci­pios ac­ti­vos (sa­li­dro­si­na y ro­sa­vi­na) que es­ti­mu­lan el trans­por­te de los pre­cur­so­res de la se­ro­to­ni­na y el au­men­to de su dis­po­ni­bi­li­dad en el ce­re­bro. La plan­ta res­ta­ble­ce la fal­ta de oxí­geno que re­ci­ben los te­ji­dos a tra­vés la san­gre, en un pro­ce­so co­no­ci­do co­mo hi­po­xia. Es­te ti­po de tras­tor­nos por fal­ta de oxí­geno son equi­va­len­tes al mal de al­tu­ra del al­ta mon­ta­ña. Tam­bién re­gu­la la pre­sión ar­te­rial y ar­mo­ni­za los la­ti­dos del co­ra­zón, pro­te­gién­do­lo du­ran­te la prác­ti­ca de­por­ti­va o de ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so. For­ta­le­ce igual­men­te los múscu­los y las glán­du­las su­pra­rre­na­les. En re­su­men, com­ba­te la fa­ti­ga, au­men­ta la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción, la me­mo­ria y la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. Re­du­ce los es­ta­dos de ten­sión de­ri­va­dos del es­trés y re­du­ce igual­men­te el ni­vel de cor­ti­sol.

AN­TI­OXI­DAN­TE

Co­mo an­ti­oxi­dan­te, la ro­dio­la ayu­da a pro­te­ger el sis­te­ma ner­vio­so de la ac­ción oxi­dan­te y en­ve­je­ce­do­ra de los ra­di­ca­les li­bres. Es una bue­na ayu­da en ca­so de dis­fun­ción se­xual (mas­cu­li­na o fe­me­ni­na) o de tras­tor­nos de la me­no­pau­sia. La plan­ta es muy po­pu­lar en la medicina tra­di­cio­nal del Es­te de Eu­ro­pa y de las cul­tu­ras de las zo­nas mon­ta­ño­sas de Asia Cen­tral, con gran repu­tación por su po­der es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so y de la lí­bi­do, de re­duc­ción de la de­pre­sión, au­men­to del ren­di­mien­to en el tra­ba­jo, eli­mi­na­ción de la fa­ti­ga y pre­ven­ción del mal de al­tu­ra. En­tre sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios se con­si­de­ra que es an­ti­can­ce­rí­ge­na, car­dio­pro­tec­to­ra y psi­coes­ti­mu­lan­te y que fa­vo­re­ce una ac­ti­vi­dad equi­li­bra­da del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Se­gún di­ver­sos es­tu­dios, los efec­tos de la ro­dio­la se atri­bu­yen a su pro­pie­dad de me­jo­rar la dis­po­ni­bi­li­dad de se­ro­to­ni­na y de do­pa­mi­na en los re­cep­to­res opioi­deos, co­mo las be­ta-en­dor­fi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.