Se­des de VPK

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Co­mo as­pec­tos que son de una úni­ca ener­gía, las dos­has es­tán siem­pre jun­tas. Ca­da una, sin em­bar­go, se aso­cia a par­tes con­cre­tas del cuer­po, lu­ga­res don­de su fuer­za tien­de a pre­do­mi­nar. Pa­ra em­pe­zar, ca­da dos­ha tie­ne una se­de o cen­tro pro­pio en una par­te del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal. La prin­ci­pal fun­ción de esas se­des es re­gu­lar los pe­que­ños cam­bios diarios que se pro­du­cen en la dos­ha, pa­ra que no per­tur­ben sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el fun­cio­na­mien­to del cuer­po. Los li­ge­ros «ex­ce­sos» de una dos­ha se acu­mu­lan en su se­de, de la que son ex­pul­sa­dos por la vía gas­tro­in­tes­ti­nal. Pe­ro una ex­ce­si­va acu­mu­la­ción de dos­ha en su se­de es tam­bién el es­ta­dio ini­cial del pro­ce­so de la en­fer­me­dad.

SE­DES DE LAS DOS­HAS

La se­de, o cen­tro prin­ci­pal, de ca­da dos­ha es­tá lo­ca­li­za­da en el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal. Va­ta. El co­lon es la se­de de va­ta. Kap­ha. El es­tó­ma­go y los pul­mo­nes son la se­de de kap­ha. Pit­ta. El es­tó­ma­go y el in­tes­tino delgado son la se­de de pit­ta.

SE­DES SUBSIDIARIAS

Ade­más de su cen­tro prin­ci­pal, ca­da dos­ha tie­ne una afi­ni­dad par­ti­cu­lar por otros sub­si­dia­rios que es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con sus fun­cio­nes. Así por ejem­plo, un cen­tro sub­si­dia­rio de va­ta, res­pon­sa­ble de los mo­vi­mien­tos del cuer- po, es el sis­te­ma ner­vio­so. La ve­sí­cu­la y, con­si­guien­te­men­te, la bi­lis se re­la­cio­nan con pit­ta y la di­ges­tión. Una de las fun­cio­nes de kap­ha es lu­bri­car, lo que la aso­cia al lí­qui­do si­no­vial de las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.