Ag­ni

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Ag­ni sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te «fue­go», y el fue­go trans­for­ma por com­ple­to lo que con­su­me. La idea de «ag­ni» en Ayur­ve­da nos ayu­da a com­pen­diar los cam­bios o acri­so­la­mien­tos que se pro­du­cen en el cuer­po y la men­te en el sen­ti­do de ir de lo más den­so a lo más su­til. Di­chos cam­bios in­clu­yen la di­ges­tión y ab­sor­ción de los ali­men­tos en el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal y las trans­for­ma­cio­nes ce­lu­la­res, así co­mo la asi­mi­la­ción de las per­cep­cio­nes sen­so­ria­les y de las ex­pe­rien­cias men­ta­les y emo­cio­na­les. Por lo mis­mo, ag­ni abar­ca to­das las se­cuen­cias de las in­ter­ac­cio­nes y cam­bios fí­si­cos en el cuer­po y la men­te. Tus «ca­pa­ci­da­des» di­ges­ti­vas, a to­dos los ni­ve­les, tie­nen que ver con la fuer­za de tu ag­ni. Ag­ni y pit­ta es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos. Los dos son ca­lien­tes y lu­mi­no­sos, cua­li­da­des a las que ag­ni su­ma las de su su­ti­le­za y se­que­dad. Pit­ta con­tie­ne ener­gía ca­lo­rí­fi­ca, que ayu­da a la di­ges­tión. Es­ta ener­gía ca­lo­rí­fi­ca es ag­ni. La for­ta­le­za del cuer­po pa­ra ofre­cer re­sis­ten­cia a la en­fer­me­dad, igual que su fuer­za fí­si­ca, son el fru­to de es­te ca­lor-ener­gía que ri­ge los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos del cuer­po.

DI­GE­RIR, ASI­MI­LAR

Un ag­ni bien equi­li­bra­do es vi­tal pa­ra la sa­lud. El Ayur­ve­da con­si­de­ra los tras­tor­nos del ag­ni co­mo una de las prin­ci­pa­les cau­sas de en­fer­me­dad. Ten­drás que to­mar en cuen­ta tu ca­pa­ci­dad de

di­ge­rir los ali­men­tos cuan­do de­ci­das cuál es la die­ta que más te con­vie­ne. El Ayur­ve­da des­cri­be di­ver­sos ag­nis en el cuer­po y la men­te, se­gún la con­ver­sión o trans­for­ma­ción que obran. El prin­ci­pal es el «fue­go» gás­tri­co, res­pon­sa­ble de di­ge­rir los ali­men­tos que to­ma­mos y tro­car­los en sus­tan­cias que pue­da ab­sor­ber el cuer­po. Es­te ag­ni se re­la­cio­na con el áci­do clor­hí­dri­co del es­tó­ma­go y con los en­zi­mas y ju­gos di­ges­ti­vos se­gre­ga­dos en el es­tó­ma­go, el duo­deno y el in­tes­tino delgado. Si tu ag­ni di­ges­ti­vo es ba­jo, tu ca­pa­ci­dad de di­ge­rir es­ta­rá mer­ma­da: tal vez ex­pe­ri­men­ta­rás do­lo­res, mo­les­tias, pe­sa­dez de es­tó­ma­go des­pués de co­mer, acom­pa­ña­dos de ga­ses, rui­dos, es­tre­ñi­mien­to o de­po­si­cio­nes de­ma­sia­do blan­das.

EL PRO­GRE­SO DI­GES­TI­VO

Di­ge­rir bien es de ca­pi­tal im­por­tan­cia pa­ra la sa­lud. Pa­ra con­se­guir­lo, ne­ce­si­ta­mos co­no­cer bien có­mo fun­cio­na tu di­ges­tión y co­mer con­for­me a tu ag­ni, es de­cir, de acuer­do con tu ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va. La al­ter­na­ti­va —in­di­ges­tión o di­ges­tión in­com­ple­ta— lle­va a ama y al des­ajus­te de una o más dos­has, lo cual es una cau­sa bá­si­ca de la en­fer­me­dad. Ape­nas so­le­mos pen­sar en nues­tros ór­ga­nos di­ges­ti­vos cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos al­gu­na mo­les­tia. La di­ges­tión es el me­dio que em­plea su cuer­po pa­ra «gui­sar», o trans­for­mar, los ali­men­tos y dar­les una for­ma que per­mi­ta su ab­sor­ción. Si los di­gie­re per­fec­ta­men­te, tu cuer­po los ab­sor­be­rá, asi­mi­la­rá y em­plea­rá pa­ra cons­truir te­ji­dos sa­nos y fuer­tes. Tu ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va guar­da re­la­ción con la fuer­za de tu ag­ni. Una di­ges­tión in­su­fi­cien­te pro­vo­ca­rá una ma­la ab­sor­ción y de­ja­rá pa­sar al or­ga­nis­mo sus­tan­cias no di­ge­ri­das e in­com­pa­ti­bles, que pro­du­cen ama, ca­na­les blo­quea­dos, te­ji­dos de in­fe­rior ca­li­dad y un des­equi­li­brio de las dos­has. Un sín­to­ma de es­ta ab­sor­ción de­fi­cien­te son las me­lla­du­ras en for­ma de dien­tes que a ve­ces se apre­cian a los la­dos de la len­gua.

PRI­ME­RA ETA­PA

La di­ges­tión se ini­cia en la bo­ca. Los ali­men­tos es­ti­mu­lan las pa­pi­las gus­ta­ti­vas y los ór­ga­nos ol­fa­to­rios. Es­tas per­cep­cio­nes, pro­ce­sa­das por el ce­re­bro, in­flu­yen

Ag­ni sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te «fue­go», y el fue­go trans­for­ma por com­ple­to lo que con­su­me.

so­bre la can­ti­dad y cla­se de los ju­gos di­ges­ti­vos (ag­ni) que se­rán se­gre­ga­dos en el es­tó­ma­go y en el in­tes­tino delgado. La dis­gre­ga­ción de los ali­men­tos co­mien­za con la mas­ti­ca­ción, en la que se mez­clan ya con sa­li­va. Cuan­to más des­he­cho e in­sa­li­va­do es­té el bo­ca­do, tan­to me­jor: las par­tí­cu­las son me­no­res, con lo cual se in­cre­men­ta la su­per­fi­cie to­tal del ali­men­to y la ac­ción de los ju­gos gás­tri­cos re­sul­ta más efi­caz. Es­ta pri­me­ra eta­pa de la di­ges­tión se re­la­cio­na con kap­ha, y al ali­men­to bien mas­ti­ca­do se le aso­cia el sa­bor dul­ce. Tu es­tó­ma­go mez­cla los ali­men­tos con los en­zi­mas di­ges­ti­vos y áci­do clor­hí­dri­co, una sustancia ca­paz de que­mar­los: tal es el «fue­go» de la di­ges­tión. Aquí co­mien­za la ac­ti­vi­dad pit­ta de trans­for­mar al­go ex­terno en par­te de us­ted mis­mo. El tiem­po que los ali­men­tos per­ma­ne­cen en el es­tó­ma­go de­pen­de de ca­da per­so­na y de la na­tu­ra­le­za y can­ti­dad de lo in­ge­ri­do.

DI­GES­TIÓN DO­LO­RO­SA

Las eta­pas del pro­ce­so di­ges­ti­vo se re­la­cio­nan con va­ta, pit­ta y kap­ha. Si ex­pe­ri­men­tas do­lor o mo­les­tias du­ran­te la di­ges­tión, fí­ja­te en el tiem­po que tar­dan en pre­sen­tar­se esos tras­tor­nos. Su apa­ri­ción al po­co tiem­po de ha­ber co­mi­do, mien­tras los ali­men­tos si­guen en el es­tó­ma­go, nos in­di­ca­rá un des­equi­li­brio de kap­ha. Si se pre­sen­tan dos o más ho­ras des­pués de la co­mi­da, pue­den in­di­car un pro­ble­ma de pit­ta. Las fla­tu­len­cias o mo­les­tias más tar­días son sig­nos de un tras­torno de va­ta. Pe­ro re­cuer­da que ja­más de­bes tra­tar de in­ter­pre­tar sig­nos o sín­to­mas ais­la­dos.

Si ex­pe­ri­men­tas do­lor o mo­les­tias du­ran­te la di­ges­tión, fí­ja­te en el tiem­po que tar­dan en pre­sen­tar­se esos tras­tor­nos.

El me­lón, por ejem­plo, pa­sa a tra­vés del es­tó­ma­go más rá­pi­da­men­te que los ce­rea­les, es­to quie­re de­cir que, si to­ma­mos ce­rea­les y me­lón en una mis­ma co­mi­da, la di­ges­tión am­bos ali­men­tos se­rá de­fi­cien­te y, en el me­jor de los ca­sos, un po­co más com­pli­ca­da. En los in­tes­ti­nos, la bi­lis y otros en­zi­mas di­ges­ti­vos con­ti­núan el pro­ce­so, trans­for­man­do los ali­men­tos y pre­pa­rán­do­los pa­ra su ab­sor­ción. Si és­ta es es­ca­sa, no ob­ten­drás de lo co­mi­do to­das las sus­tan­cias nutrientes.

SIGUIENTES ETA­PAS

En cam­bio, una die­ta sen­ci­lla y fá­cil­men­te di­ge­ri­ble fa­vo­re­ce la ab­sor­ción. La di­ges­tión en el es­tó­ma­go y en el in­tes­tino delgado se aso­cia con pit­ta y con los sa­bo­res áci­do y sa­la­do. Co­rres­pon­de a la li­be­ra­ción de en­zi­mas y sa­les bi­lia­res. En una fa­se pos­te­rior de la di­ges­tión, en el íleon, el sa­bor que pre­do­mi­na es el pi­can­te. El co­lon pro­si­gue el pro­ce­so de ab­sor­ción, en con­cre­to de agua , cal­cio y otros mi­ne­ra­les. Se­gún el Ayur­ve­da, el co­lon ab­sor­be el pra­na, o fuer­za vi­tal, que ob- te­ne­mos a tra­vés de la res­pi­ra­ción y los ali­men­tos. El pra­na de los ali­men­tos pro­vee al cuer­po de una re­ser­va a lar­go pla­zo de es­ta fuer­za vi­tal. Si in­ge­ri­mos ha­bi­tual­men­te ali­men­tos con in­su­fi­cien­te pra­na —no fres­cos o de­ma­sia­do pro­ce­sa­dos— o si la ca­pa­ci­dad de tu co­lon pa­ra ab­sor­ber el pra­na es in­su­fi­cien­te (por­que se pro­duz­can fla­tu­len­cias o se blo­queen los ca­na­les, por ejem­plo), su vi­ta­li­dad tal vez sea es­ca­sa, lo cual pue­de ha­cer que te fa­ti­gues con fa­ci­li­dad. Las eta­pas fi­na­les de la di­ges­tión se aso­cian a va­ta y a los sa­bo­res amar­go y as­trin­gen­te. La eli­mi­na­ción re­gu­lar y com­ple­ta de las he­ces es la par­te fi­nal del pro­ce­so di­ges­ti­vo, que pre­pa­ra al sis­te­ma pa­ra re­ci­bir nue­vas apor­ta­cio­nes de nutrientes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.