Cuan­do hay des­equi­li­brio dós­hi­co

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Tienes una dis­tri­bu­ción de dos­has — tu cons­ti­tu­ción— que te dis­tin­gue de cual­quier otro, de­ter­mi­na­da cuan­do fuis­te con­ce­bi­do. Cuan­do, en el cur­so de la vi­da, la dis­tri­bu­ción de tus dos­has di­fie­re de la que tienes por cons­ti­tu­ción, tus dos­has es­tán des­equi­li­bra­das. Te­ne­mos en Occidente mu­chas pa­la­bras pa­ra des­cri­bir el des­equi­li­brio: des­com­pen­sa­ción, ex­ce­so, de­fec­to, tras­torno, al­te­ra­ción, irri­ta­ción, etc. Los cam­bios en los es­ta­dos dós­hi­cos siem­pre son re­la­ti­vos y hay que con­si­de­rar to­das las cir­cuns­tan­cias. Los ali­men­tos ca­lien­tes (por ejem­plo, con mu­chas es­pe­cias) au­men­tan pit­ta y dis­mi­nu­yen va­ta y kap­ha, pe­ro tu dos­ha pit­ta só­lo se des­com­pen­sa cuan­do los to­mas en can­ti­dad ex­ce­si­va pa­ra ti. Y hay que te­ner en cuen­ta que el mis­mo ti­po de ali­men­tos pue­de ser­vir­te pa­ra mo­de­rar una dos­ha kap­ha irri­ta­da o man­te­ner tu equi­li­brio, si po­sees una cons­ti­tu­ción va­ta. To­das tus ex­pe­rien­cias tie­nen cua­li­da­des que se re­la­cio­nan con las de va­ta, pit­ta y/o kap­ha. Una dos­ha au­men­ta con las ex­pe­rien­cias de cua­li­da­des afi­nes, y dis­mi­nu­ye con las que las tie­nen opues­tas; es de­cir, que al­go con cua­li­da­des opues­tas pue­de «so­se­gar» una dos­ha irri­ta­da. Es­to nos per­mi­te in­fe­rir el me­ca­nis­mo de des­com­pen­sa­ción de las dos­has de la per­so­na: se pro­du­ce cuan­do és­ta ex­pe­ri­men­ta de­ma­sia­das cua­li­da­des de una dos­ha con­cre­ta, sin re­ci­bir en can­ti­dad su­fi­cien­te las cua­li­da­des opues­tas pa­ra so­se­gar o re­du­cir el ex­ce­so de ener­gía dós­hi­ca.

IN­CRE­MEN­TOS EN LA DOS­HA PRE­DO­MI­NAN­TE

Pa­ra la com­pren­sión del Ayur­ve­da es im­por­tan­te des­ta­car que la per­so­na es muy sus­cep­ti­ble a los in­cre­men­tos de la dos­ha pre­do­mi­nan­te en su cons­ti­tu­ción. Re­cuer­da que lo se­me­jan­te atrae a lo se­me­jan­te. Si tú tienes, por ejem­plo, una cons­ti­tu­ción pit­ta, las cua­li­da­des pit­ta des­ta­can en ti y ten­drás una in­cli­na­ción na­tu­ral ha­cia to­do aque­llo que ten­ga cua­li­da­des pit­ta, con lo que la ener­gía de es­ta dos­ha en ti no ha­rá sino cre­cer. Es­ta ten­den­cia

a las cua­li­da­des se­me­jan­tes tal vez te ha­ga psi­co­ló­gi­ca­men­te difícil in­cor­po­rar a tu mo­do de vi­da cua­li­da­des opues­tas, aun­que quie­ras re­du­cir su dos­ha. Ima­gi­na que exis­ten en tu vi­da cier­to nú­me­ro de fac­to­res va­ta­gé­ni­cos (es­to es, ge­ne­ra­do­res de va­ta), co­mo el he­cho de vi­vir en un cli­ma frío, te­ner un tra­ba­jo que te obli­ga a via­jar mu­cho, y en especial por avión, ho­ra­rios irre­gu­la­res de co­mi­das, o pre­fe­ren­cia ha­bi­tual por ali­men­tos que in­cre­men­tan va­ta (ver las ta­blas de ali­men­tos). To­do es­to au­men­ta­rá su ener­gía va­ta has­ta des­equi­li­brar por ex­ce­so su dos­ha va­ta... a me­nos que in­tro­duz­cas cua­li­da­des opues­tas. Fac­to­res pit­ta­gé­ni­cos se­rían, por ejem­plo, co­mer ha­bi­tual­men­te ali­men­tos sa­la­dos o muy sa­zo­na­dos, vi­vir en un cli­ma cá­li­do, te­ner un tra­ba­jo con al­to ni­vel de com­pe­ten­cia, etc. Y, en­tre los kap­ha­gé­ni­cos, co­mer mu­cho —en especial ali­men­tos que au­men­tan kap­ha—, no ha­cer ejer­ci­cio, dor­mir de­ma­sia­do y te­ner un tra­ba­jo se­den­ta­rio. Y si tu en­fer­me­dad se de­be a una so­bre­car­ga de la mis­ma dos­ha que pre­do­mi­na en ti, se­rá difícil de re­me­diar. Una do­len­cia va­ta en una per­so­na de esa cons­ti­tu­ción es más re­bel­de que si se pre­sen­ta en otra de ti­po kap­ha, por­que la pro­pia cons­ti­tu­ción la re­fuer­za. Las guin­di­llas, y otros pi­can­tes, au­men­tan la dos­ha pit­ta pe­ro re­du­cen va­ta y kap­ha. Al de­ci­dir si te con­vie­ne o no in­tro­du­cir en tu die­ta es­te ti­po de ali­men­tos, has de con­si­de­rar tu cons­ti­tu­ción, tu es­ta­do dós­hi­co ha­bi­tual y la es­ta­ción del año.

VA­LO­RA­CIÓN DE DES­EQUI­LI­BRIO DÓS­HI­CO

Cuan­do ha­ya de­ter­mi­na­do su cons­ti­tu­ción, pue­de pa­sar a va­lo­rar si tus dos­has es­tán equi­li­bra­das o no. Un des­equi­li­brio se de­tec­ta me­dian­te la lec­tu­ra de se­ña­les y sín­to­mas, en tu men­te y en tu cuer­po, in­di­ca­ti­vos de que la co­rres­pon­dien­te ener­gía dós­hi­ca es ex­ce­si­va pa­ra ti. Si tienes al­gu­na do­len­cia per­sis­ten­te o cró­ni­ca, com­ple­ta es­ta va­lo­ra­ción jun­to con la «De­ter­mi­na­ción de do­len­cias». Re­pi­te las sec­cio­nes fi­sio­ló­gi­ca y psi­co­ló­gi­ca de los cues­tio­na­rios em­plea­dos pa­ra de­ter­mi­nar la cons­ti­tu­ción, pe­ro re­la­ti­vos a tu si­tua­ción pre­sen­te o re­cien­te. Si los aná­li­sis son co­rrec­tos, las di­fe­ren­cias en­tre es­ta va­lo­ra­ción y la original te in­di­ca­rán la even­tual exis­ten­cia de una dos­ha ex­ce­si­va. Si vie­nes ex­pe­ri­men­tan­do mo­les­tias di­ges­ti­vas, emo­cio­nes ne­ga­ti­vas o tras­tor­nos del sue­ño, ano­ta esas ex­pe­rien­cias y lue­go re­fie­re tus cua­li­da­des a VPK. Es­tas in­for­ma­cio­nes te ayu­da­rán a de­ter­mi­nar si ex­pe­ri­men­tas al­gún ex­ce­so de va­ta, pit­ta o kap­ha, en cu­yo ca­so deberías re­vi­sar tu estilo de vi­da y tu die­ta, pa­ra des­cu­brir fac­to­res que qui­zá con­tri­bu­yan al des­equi­li­brio. Lue­go to­ma las me­di­das pa­ra co­rre­gir­lo y pre­ve­nir el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.