Fa­ses del cur­so de la en­fer­me­dad

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

De­trás de to­da en­fer­me­dad hay una des­com­pen­sa­ción de las dos­has, he­cho que se da cuan­do el es­ta­do ac­tual de sus dos­has di­fie­re del que le co­rres­pon­de a la per­so­na por su cons­ti­tu­ción. Se­gún el Ayur­ve­da, hay mu­chos me­ca­nis­mos de des­equi­li­brio de las dos­has. El cam­bio o acu­mu­la­ción de dos­ha pue­de de­ber­se a una cau­sa pri­ma­ria o a la su­ma de efec­tos de otras cau­sas. A ve­ces la cau­sa pue­de ser fuer­te y re­pen­ti­na (la no­ti­cia de la muer­te de un ser que­ri­do, por ejem­plo) y ejer­cer un im­pac­to in­me­dia­to so­bre la dos­ha. Pe­ro lo más co­rrien­te es que sea dé­bil y va­ya ac­tuan­do len­ta­men­te con el tiem­po. Pue­de pro­ve­nir de una fuen­te ex­ter­na; por ejem­plo de lle­var una die­ta inade­cua­da du­ran­te mu­chos años, que va cam­bian­do gra­dual­men­te el equi­li­brio dós­hi­co.

Y tam­bién den­tro del pro­pio cuer­po: una acu­mu­la­ción de to­xi­nas de­bi­da a un me­ta­bo­lis­mo de­fi­cien­te blo­quea­ría va­ta y tras­tor­na­ría así to­das las dos­has. Pa­ra que es­to no ocu­rra, de­be ob­ser­var y ana­li­zar su for­ma de vi­da y ver si es­tá acu­mu­lan­do de­ma­sia­das cua­li­da­des de una dos­ha con­cre­ta, in­tro­du­cien­do lue­go los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra res­tau­rar el equi­li­brio dós­hi­co. Siem­pre que lo­gres re­ba­jar el ex­ce­so de dos­ha an­tes de pa­sar a la cuar­ta eta­pa del pro­ce­so de la en­fer­me­dad, el cuer­po no su­fri­rá nin­gún da­ño du­ra­de­ro. Lo más fá­cil es re­cu­pe­rar el equi­li­brio cons­ti­tu­cio­nal an­tes de que di­cho ex­ce­so de dos­ha pa­se a los te­ji­dos. Pue­de dar­se la al­te­ra­ción de una, dos o de las tres dos­has a un tiem­po. In­clu­so cuan­do el pro­ble­ma ini­cial sea el ex­ce­so de una so­la de ellas, si no se con­tro­la es pro­ba­ble que las otras dos se per­tur­ben con el tiem­po. Cuan­do es­to ocu­rra, se ha­brá desa­rro­lla­do una en­fer­me­dad muy com­ple­ja.

PRI­ME­RAS ETA­PAS

El Ayur­ve­da des­cri­be el cur­so de la en­fer­me­dad en seis eta­pas. Va­mos a ver de mo­men­to las tres pri­me­ras, lue­go las res­tan­tes. Pri­me­ra eta­pa: acu­mu­la­ción. La pri­me­ra eta­pa es el in­cre­men­to de una dos­ha. Es­te in­cre­men­to se acu­mu­la en su se­de, pe­ro a un rit­mo más rá­pi­do que el del cuer­po pa­ra ex­pe­ler el ex­ce­so. Los pri­me­ros sig­nos del pro­ce­so de la en­fer­me­dad pue­den pa­sar­le inad­ver­ti­dos, pues­to que al prin­ci­pio son só­lo mo­les­tias que no pa­re­cen re­que­rir nin­gún tra­ta­mien­to. Mu­chos de no­so­tros acep­ta­mos cier­to ni­vel de in­co­mo­di­dad co­mo pro­pio de la vi­da o de «mis años». Se­gun­da eta­pa: mo­vi­li­za­ción. Si la acu­mu­la­ción no se de­tie­ne en la pri­me­ra eta­pa, el ex­ce­so de dos­ha se ve for­za­do a de­jar su se­de en el trac­to gas­tro­in­tes­ti- nal. Los sín­to­mas de una dos­ha des­equi­li­bra­da se ha­cen más evi­den­tes. Ter­ce­ra eta­pa: dis­per­sión. En es­ta fa­se, la dos­ha des­equi­li­bra­da se dis­per­sa por los te­ji­dos. Si exis­te al­guno es­pe­cial­men­te dé­bil, se de­po­si­ta­rá en él. Aho­ra sí po­drás no­tar un cam­bio en los sín­to­mas, pe­ro aún te re­sul­ta­rá difícil de­ter­mi­nar exac­ta­men­te qué es lo que va mal.

PUN­TOS DÉ­BI­LES

La cuar­ta eta­pa del pro­ce­so pa­to ló­gi­co se ini­cia cuan­do la dos­ha so­bre­car­ga­da, al ex­ten­der­se, en­cuen­tra un pun­to dé­bil en al­guno de los ti­pos de te­ji­do y se ins­ta­la en él. Se de­jan sen­tir aho­ra los pri­me­ros sín­to­mas de en­fer­me­dad y, en Occidente, se­rá en es­te mo­men­to cuan­do em­pe­ce­mos a de­cir­nos que al­go va mal y que no es­ta­mos bien de sa­lud. Me­dian­te el diag­nós­ti­co a tra­vés del pul­so y su pro­fun­do co­no­ci­mien­to del cuer­po hu­mano, un mé­di­co for­ma­do en el Ayur­ve­da pue­de in­ter­pre­tar es­tas se­ña­les de ad­ver­ten­cia, e in­clu­so las pre­vias, y dar in­di­ca­cio­nes va­lio­sas acer­ca de la en­fer­me­dad que se­gui­rá si no se po­ne re­me­dio al ex­ce­so de dos­ha.

DE­BI­LI­DAD EN LOS TE­JI­DOS

La de­bi­li­dad o de­fec­tos en los te­ji­dos obe­de­cen a múl­ti­ples cau­sas, cla­si­fi­ca­bles en seis gran­des ti­pos. Los pun­tos dé­bi­les pue­den es­tar lo­ca­li­za­dos en cual­quier par­te del cuer­po, pe­ro los sín­to­mas só­lo se pre­sen­tan cuan­do el ex­ce­so de dos­ha se ha ins­ta­la­do en el te­ji­do en cues­tión. Pun­tos dé­bi­les he­re­di­ta­rios. De­bi­li ■ dad ti­su­lar asin­to­má­ti­ca, por la «me­mo­ria celular» de las en­fer­me­da­des de los pa­dres y abue­los. He­chos de una vi­da an­te­rior. Pa­ra ■ las cul­tu­ras que acep­tan la re­en­car­na­ción, una de­bi­li­dad pue­de arras­trar­se des­de an­te­rio­res vi­das. Se in­clu­yen las ac­cio­nes, ac­ti­tu­des y ca­li­dad de esa vi­da an­te­rior. Emo­cio­nes reprimidas. De­bi­li­dad ■ or­gá­ni­ca fru­to de emo­cio­nes reprimidas o es­tan­ca­das. Trau­mas fí­si­cos y psí­qui­cos. Los ■ te­ji­dos que han pa­de­ci­do al­gún da­ño fí­si­co pue­den con­ser­var una «me­mo­ria celular» del trau­ma. El trau­ma psí­qui­co pue­de de­bi­li­tar los te­ji­dos. Al­gu­nas emo­cio­nes ne­ga­ti­vas tie­nen afi­ni­dad con de­ter­mi­na­dos ór­ga­nos. Adic­cio­nes. Las adic­cio­nes da­ñan los ■ te­ji­dos. El al­cohol, por ejem­plo, ata­ca los pul­mo­nes, las dro­gas psi­co­tró­pi­cas afec­tan el ce­re­bro y los ex­ce­sos se­xua­les da­ñan los ge­ni­ta­les. In­fec­cio­nes y en­fer­me­da­des pre ■ vias. Un te­ji­do afec­ta­do por una en­fer­me­dad se de­bi­li­ta el hí­ga­do, el ta­ba­co tor­na más dé­bil y, por lo tan­to, más vul­ne­ra­ble en el fu­tu­ro.

ÚL­TI­MAS ETA­PAS DEL CUR­SO DE LA EN­FER­ME­DAD

A la cuar­ta eta­pa só­lo se lle­ga si exis­te de­bi­li­dad en al­guno de los ti­pos de te­ji­do. Si és­ta no se da, el ex­ce­so de dos- ha per­ma­ne­ce cir­cu­lan­do en el cuer­po, pe­ro no cau­sa sín­to­mas adi­cio­na­les. Una vez al­can­za­da la quin­ta eta­pa, es pre­ci­so erra­di­car la en­fer­me­dad me­dian­te un tra­ta­mien­to. En la sex­ta eta­pa, la dos­ha ex­ce­si­va de­bi­li­ta el cuer­po y, si no se re­du­ce, se ex­tien­de a los otros te­ji­dos. Cuar­ta eta­pa: de­can­ta­ción. El ex­ce­so ■ de dos­ha se lo­ca­li­za en el pri­mer ti­po de te­ji­do dé­bil. La dos­ha se com­bi­na con él y lo de­te­rio­ra, así co­mo sus sub­pro­duc­tos y las ma­te­rias pri­mas que pro­du­ce. Tal vez for­me in­clu­so to­xi­nas. Si el ag­ni del te­ji­do es fuer­te, pro­te­ge­rá al te­ji­do de los efec­tos de la dos­ha. Quin­ta eta­pa: ma­ni­fes­ta­ción. Al ■ prin­ci­pio, los efec­tos de la dos­ha so­bran­te pue­den ser me­no­res en la eta­pa de de­can­ta­ción. Pe­ro la en­fer­me­dad se desa­rro­lla co­mo una ma­la hier­ba y hay que erra­di­car­la eli­mi­nan­do la des­com­pen­sa­ción de la dos­ha. Los mé­di­cos de for­ma­ción ayur­vé­di­ca re­co­men­da­rán tal vez pan­cha­kar­ma y/o hier­bas pa­ra res­tau­rar el equi­li­brio dós­hi­co. Pe­ro de­be­rás com­ple­men­tar el tra­ta­mien­to con cam­bios en tu die­ta o en tu for­ma de vi­da pa­ra que la en­fer­me­dad no re­cu­rra. Sex­ta eta­pa: di­fe­ren­cia­ción. La dos ■ ha des­equi­li­bra­da ha per­tur­ba­do la in­te­gri­dad del sis­te­ma: te­ne­mos ya la en­fer­me­dad con sus com­pli­ca­cio­nes. És­ta, co­mo una plan­ta pe­ren­ne, pue­de pro­yec­tar las se­mi­llas de fu­tu­ras en­fer­me­da­des, o ale­tar­gar­se só­lo pa­ra cre­cer de nue­vo cuan­do las con­di­cio­nes se lo per­mi­tan. In­clu­so des­pués de eli­mi­nar el ex­ce­so que­da en el cuer­po cier­ta de­bi­li­dad. Si la dos­ha no se ha re­ba­ja­do, y tan só­lo han me­jo­ra­do los sín­to­mas, el so­bran­te pue­de tras­la­dar­se y fi­jar­se en otros te­ji­dos, de don­de sal­drán nue­vas ra­mi­fi­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.