Tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Un des­equi­li­brio de dos­has pue­de al­te­rar el ag­ni y, con­si­guien­te­men­te, el me­ta­bo­lis­mo, mer­man­do su ca­pa­ci­dad de di­ge­rir los ali­men­tos. Si el ni­vel de ag­ni es ba­jo, se pro­du­cen sus­tan­cias tó­xi­cas, de­no­mi­na­das ama. El cuer­po no siem­pre es ca­paz de ex­pul­sar­las, por lo que el ama se de­po­si­ta en di­ver­sas par­tes del or­ga­nis­mo, blo­quean­do o in­ter­fi­rien­do en el flu­jo de las ma­te­rias den­sa y su­til a tra­vés de los ca­na­les del cuer­po. Es­to es así, so­bre to­do, en el ca­so del ag­ni de la di­ges­tión. El ki­lo, por ejem­plo —la for­ma que ad­quie­re el ali­men­to pa­ra ser ab­sor­bi­do por las paredes in­tes­ti­na­les— pue­de con­te­ner sus­tan­cias par­cial­men­te di­ge­ri­das que, aun­que se ab­sor­ben tam­bién, no pro­por­cio­nan los nutrientes ne­ce­sa­rios al cuer­po e in­hi­ben el uso de és­tos. Tras­tor­nos del ag­ni di­ges­ti­vo. El Ayur­ve­da des­cri­be la in­di­ges­tión aten­dien­do a la dos­ha con­cre­ta que al­te­ra el ag­ni con su ex­ce­so. Los sín­to­mas de la ma­la di­ges­tión son re­fle­jo de las de esa dos­ha des­com­pen­sa­da. Y en los tres ti­pos bá­si­cos se pro­du­ce ama. Los tras­tor­nos de ag­ni y la pro­duc­ción de ama son cau­sas in­ter­nas de en­fer­me­dad. Aqué­llos per­tur­ban las dos­has, lo que a su vez pro­du­ce más ama (ver re­cua- dro). Y és­ta tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre el ag­ni, con lo que se es­ta­ble­ce un círcu­lo vi­cio­so de cau­sa y efec­to. Los prin­ci­pa­les fac­to­res de al­te­ra­ción del ag­ni son: des­equi­li­brio dós­hi­co ■ co­mer o be­ber de­ma­sia­do ■ ayuno pro­lon­ga­do ■ co­mer en­tre ho­ras ■ re­pri­mir las emo­cio­nes ■ ig­no­rar las re­glas bá­si­cas de la ■ nu­tri­ción, y en especial: - com­bi­na­cio­nes de ali­men­tos erróneas - to­mar ali­men­tos inade­cua­dos pa­ra la pro­pia cons­ti­tu­ción - co­mer a ho­ras in­con­ve­nien­tes - to­mar ali­men­tos pe­sa­dos, con­ge­la­dos, fríos o pa­sa­dos abu­so de pur­gan­tes o la­xan­tes. ■ Si los ag­ni de los te­ji­dos son de­fec­tuo­sos, es­to da­rá ori­gen a te­ji­dos y sus sub­pro­duc­tos de in­fe­rior ca­li­dad. Otros in­con­ve­nien­tes se­rán dis­mi­nuir la ca­pa­ci­dad del cuer­po pa­ra pro­du­cir ajas y pa­ra pro­te­ger los te­ji­dos de los efec­tos de so­bre­abun­dan­cia de dos­has.

¿QUÉ ES EL «AMA»?

El Ayur­ve­da ve en el ama una im­por­tan­te cau­sa de la en­fer­me­dad. Es­ta pa­la­bra sánscrita alu­de a las to­xi­nas pre­sen­tes en el cuer­po, ya se tra­te de ve­ne­nos ex­ter­nos in­tro­du­ci­dos en el or­ga­nis­mo, ya de otros crea­dos en su in­te­rior de­bi­do a una in­su­fi­cien­cia de ag­ni, ma­la com­bi­na­ción de ali­men­tos, inade­cua­da eli­mi­na­ción de desechos o des­equi­li­brio dós­hi­co. El tér­mino«ama» tie­ne otros sig­ni­fi­ca­dos li­te­ra­les, co­mo: cru­do, no co­ci­na­do, in­ma­du­ro, in­di­ges­to. Un ag­ni ti­su­lar in­su­fi­cien­te da­rá lu­gar a la for­ma­ción de ama du­ran­te la pro­duc­ción de los sie­te te­ji­dos. Tam­bién se pro­du­ci­rá un ama su­til si nues­tros pro­ce­sos men­ta­les fa­llan o si al­ber­ga­mos emo­cio­nes reprimidas. Un de­pó­si­to blan­cuz­co ex­ten­di­do por to­da la len­gua in­di­ca la exis­ten­cia de ama por to­do el cuer­po. Si cu­bre el ter­cio tra­se­ro de la len­gua, es signo de ama en el co­lon. Si es de un co­lor pardo, hay tam­bién una dis­fun­ción de va­ta. El mal alien­to y el olor cor­po­ral son otros in­di­cios de la exis­ten­cia de ama en el cuer­po. Los te­ra­peu­tas ayur­vé­di­cos re­co­mien­dan a me­nu­do hier­bas pa­ra eli­mi­nar el ama y com­pen­sar el ag­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.