Ash­wa­gand­ha o Wit­ha­nia

Integral Extra - - GUÍA PRÁCTICA DE AYURVEDA -

Ori­gi­na­ria de las zo­nas más ári­das de la In­dia y de Su­dá­fri­ca, la ash­wa­gand­ha tam­bién se co­no­ce co­mo el “gin­seng in­dio” y se en­cuen­tra no só­lo en In­dia, sino tam­bién en Pa­kis­tán, Sri Lan­ka, sur de Eu­ro­pa, Nor­te de Áfri­ca y en la Ma­ca­ro­ne­sia (Ma­dei­ra, Azo­res, Ca­na­rias y Ca­bo Ver­de). En la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca se en­cuen­tra es­po­rá­di­ca­men­te en el sur, más bien en la zo­na me­di­te­rrá­nea. Se tra­ta de un ar­bus­to que pue­de lle­gar a cre­cer a una al­tu­ra de has­ta 1,5 m. Tam­bién da una flor ama­ri­lla y un fru­to ro­jo co­mo el to­ma­te, de la mis­ma fa­mi­lia, pe­ro con la for­ma y el ta­ma­ño de una ba­ya. La plan­ta, de la fa­mi­lia de las so­la­ná­ceas, re­ci­be es­te nom­bre pro­ce­den­te del sáns­cri­to cu­ya tra­duc­ción li­te­ral es “aroma del caballo”, por el par­ti­cu­lar olor que des­pren­de, se­me­jan­te a la ori­na. Tra­di­cio­nal­men­te se di­ce tam­bién que quien la to­me re­ci­bi­rá la for­ta­le­za, la vi­ta­li­dad y la ener­gía se­xual del caballo.

ASH­WA­GAND­HA Y MEDICINA AYUR­VÉ­DI­CA

La wit­ha­nia o ash­ga­wand­ha se ha uti­li­za­do co­mo tó­ni­ca y re­ju­ve­ne­ce­do­ra en la medicina ayur­vé­di­ca. Wit­ha­nia som­ni­fe­ra alu­de a las pro­pie­da­des se­dan­tes de la raíz. Sin em­bar­go, su uso prin­ci­pal es si­mi­lar al del gin­seng en la medicina tra­di­cio­nal chi­na, es de­cir, se uti­li­za co­mo adap­tó­geno, unas pro­pie­da­des que pue­den atri­buir­se en par­te a sus efec­tos so­bre las glán­du­las adre­na­les. Por eso en Occidente a ve­ces se le da el so­bre­nom­bre de “gin­seng de la In­dia”, si bien sus efec­tos en es­te sen­ti­do son bas­tan­te más sua­ves. Es una plan­ta que se uti­li­za (fun­da­men­tal­men­te la raíz, y a ve­ces las ho­jas y se­mi­llas) pa­ra com­ba­tir el es­trés y otros tras­tor­nos afi­nes des­de ha­ce más de 5.000 años. Se en­cuen­tran referencias al uso de ash­wa­gand­ha en el Cha­ra­ka Sa­mit­ha, el pri­mer tex­to ayur­vé­di­co del que se tie­ne co­no­ci­mien­to y que fue es­cri­to apro­xi­ma­da­men­te ha­ce 2.800 años. Tam­bién ha si­do usada des­de ha­ce si­glos en ca­sos de pér­di­da de me­mo­ria, pa­rá­li­sis, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, anemia e in­fer­ti­li­dad. La ash­ga­wand­ha es la plan­ta re­ju­ve­ne­ce­do­ra por ex­ce­len­cia pa­ra los múscu­los, la me­du­la ósea y el apa­ra­to re­pro­duc­tor. Se usa tam­bién en ca­so de de­bi­li­dad y ca­ren­cias nu­tri­cio­na­les en ni­ños, an­cia­nos, per­so­nas con­va­le­cien­tes o de­bi­li­ta­das por en­fer­me­da­des cró­ni­cas, in­som­nio cró­ni­co y/o ago­ta­mien­to men­tal. En la medicina ayur­vé­di­ca tie­ne un im­por­tan­te pa­pel co­mo tó­ni­co re­vi­ta­li­zan­te: “pro­te­ge al or­ga­nis­mo de la en­fer­me­dad, man­te­nien­do un sa­lu­da­ble equi- li­brio de ener­gías (fí­si­cas)”, se di­ce, en uno de los tex­tos clá­si­cos. Por otra par­te fa­vo­re­ce la re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos has­ta tal pun­to que se em­plea en ca­so de he­ri­das o le­sio­nes. La ash­wa­gand­ha es, por sus cua­li­da­des, una de las me­jo­res plan­tas que exis­ten so­bre as­pec­tos emo­cio­na­les de la men­te: pro­mue­ve la cla­ri­dad, la calma, y el sue­ño re­pa­ra­dor. A ve­ces se uti­li­za a ni­vel ca­se­ro, com­bi­na­da con otras plan­tas me­di­ci­na­les o en pre­pa­ra­cio­nes úni­cas. Co­mo su­ple­men­to dietético se em­plea pa­ra po­ten­ciar el ren­di­mien­to men­tal y fí­si­co, me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y dis­mi­nuir el es­trés y la fa­ti­ga.

PRO­PIE­DA­DES DE LA ASH­WA­GAND­HA

La ash­wa­gand­ha es ri­ca en fla­vo­noi­des, lac­to­nas es­te­roi­des y al­ca­loi­des. Las lac­to­nas es­te­roi­des han re­ci­bi­do el nom­bre de whi­ta­no­loi­des. Las raí­ces de Whi­ta­nia som­ní­fe­ra pre­sen­tan mas de trein­ta whi­ta­no­loi­des y vein­te al­ca­loi­des. Se han in­ves­ti­ga­do la ma­yo­ría de ta­les com­po­nen­tes pa­ra eva­luar su ac­ti­vi­dad far­ma­co­ló­gi­ca. La plan­ta se es­tá re­co­men­dan­do ya en Occidente pa­ra tra­tar los dé­fi­cit de fun­ción ce­re­bral pro­pios de la edad se­nil y co­mo es­ti­mu­lan­te no es­pe­cí­fi­co en ca­so de in­fec­cio­nes por vi­rus, así co­mo fren­te a la fa­ti­ga pro­vo­ca­da por el es­trés. Al­gu­nos com­po­nen­tes de la ash­wa­gand­ha ha­cen que ac­túe co­mo adap­tó-

geno, ya que po­see una ac­ción re­la­cio­na­da con de la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria del or­ga­nis­mo. La ma­yor par­te de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos que exis­ten son re­cien­tes, de po­co más de trein­ta años. En es­tu­dios rea­li­za­dos en 1978 por el gru­po del profesor Singh se de­mos­tró, con do­sis dia­rias del vino me­di­ca­do de raíz (ash­wa­gand­ha­ris­ta) du­ran­te 30 días la uti­li­dad pa­ra tra­tar neu­ro­sis de an­sie­dad, con una me­jo­ría en la sin­to­ma­to­lo­gía clínica de pal­pi­ta­cio­nes, tem­blo­res, ce­fa­leas, anore­xia, fal­ta de con­cen­tra­ción, fa­ti­ga e irri­ta­bi­li­dad. Diez años an­tes se ha­bía de­mos­tra­do el efec­to del pol­vo de raíz en 46 pa­cien­tes con ar­tri­tis reuma­toi­de su­mi­nis­tra­do du­ran­te 4 se­ma­nas con el si­guien­te re­sul­ta­do: 14 pa­cien­tes de­mos­tra­ron des­apa­ri­ción to­tal del do­lor y la in­fla­ma­ción, otros 10 tu­vie­ron una me­jo­ría con­si­de­ra­ble, mien­tras que en 11 pa­cien­tes tu­vie­ron só­lo una me­jo­ría le­ve. Cua­tro pa­cien­tes no tu­vie­ron me­jo­ría y 7 pa­cien­tes no com­ple­ta­ron el es­tu­dio. En 1991 se de­mos­tró su uti­li­dad en el tra­ta­mien­to de la os­teoar­tri­tis en un es­tu­dio do­ble ciego con­tro­la­do con pla­ce­bo. Es­tu­dios si­mi­la­res se han desa­rro­lla­do en la In­dia en re­la­ción al tra­ta­mien­to de ar­tri­tis reuma­toi­dea y de la po­lio­mie­li­tis con com­bi­na­cio­nes de acei­tes me­di­ca­dos con es­ta hier­ba, tan­to pa­ra el tra­ta­mien­to in­terno co­mo ex­terno. Que se se­pa, y des­de ha­ce mi­les de años, la ash­wa­gand­ha ca­re­ce de to­xi­dad en las do­sis ha­bi­tua­les pa­ra adul­tos. So­lo se de­be evi­tar su con­su­mo si se es­tán to­man­do bar­bi­tú­ri­cos o en ca­so de em­ba­ra­zo.

AN­TI­AGING Y LON­GE­VI­DAD

Des­de ha­ce si­glos en la In­dia ya se uti­li­za­ba la ash­wa­gand­ha con es­te fin en medicina tra­di­cio­nal ayur­vé­di­ca, hoy tan apre­cia­da en Occidente. Nu­me­ro­sos es­tu­dios far­ma­co­ló­gi­cos han pues­to de ma­ni­fies­to que al­gu­nos de los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes de es­ta plan­ta po­seen pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, an­ti­oxi­dan­tes y mo­du­la­do­ras del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. La ash­wa­gand­ha con­tie­ne tam­bién otras sus­tan­cias, co­mo va­rios si­toin­dó­si­dos que au­men­tan los ni­ve­les en­dó­ge­nos de ca­ta­la­sa, su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa y áci­do as­cór­bi­co, re­du­cien­do la pe­ro­xi­da­ción de los lí­pi­dos. Tam­bién con­tie­ne va­rios al­ca­loi­des (som­ni­fe­ri­na, som­ni­na, anafe­ri­na y seu­do­tro­pi­na) res­pon­sa­bles de sus efec­tos an­ti­es­pas­mó­di­cos y re­la­jan­tes.

SU PA­PEL EN CA­SO DE CÁN­CER

Se han pu­bli­ca­do nu­me­ro­sos es­tu­dios so­bre la ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral de la ash­wa­gand­ha, aun­que só­lo en ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio. Al­gu­nos de es­tos es­tu­dios han evi­den­cia­do una ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral so­bre nu­me­ro­sas lí­neas ce­lu­la­res, en par­ti­cu­lar, las de­ri­va­das del cán­cer de co­lon hu­mano, pul­món y ma­ma. El ex­trac­to de ash­wa­gand­ha es ca­paz de in­hi­bir el cre­ci­mien­to del fi­bro­sar­co­ma in­du­ci­do en el ra­tón y otros tu­mo­res (me­la­no­ma, car­ci­no­ma de piel, etc). La ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral de la ash­wa­gand­ha pa­re­ce que se de­be a va­rios me­ca­nis­mos: por un la­do el au­men­to de la sín­te­sis de ca­ta­la­sa y su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa con­tra­rres­tan los efec­tos in­fla­ma­to­rios y las le­sio­nes oxi­da­ti­vas pro­du­ci­das por el tu­mor; por otro la­do, la plan­ta mo­du­la un gen su­pre­sor de tu­mo­res. En otras pa­la­bras, el tra­ta­mien­to con ex­trac­to de ash­wa­gand­ha im­pi­de el desa­rro­llo de es­tas pro­teí­nas mu­ta­das. Otros me­ca­nis­mos por los que la plan­ta ten­dría ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral son sus efec­tos an­ti­an­gio­gé­ni­cos y mo­du­la­do­res so­bre una pro­teí­na que re­gu­la el ci­clo celular. Sin em­bar­go, más in­tere­san­tes aun que las pro­pie­da­des an­ti­tu­mo­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes an­tes se­ña­la­das son las in­ter­ac­cio­nes de es­ta plan­ta con la ra­dio­te­ra­pia y qui­mio­te­ra­pia. En es­tu­dios rea­li­za­dos con mo­de­los en ani­ma­les de di­ver­sos ti­pos de cán­cer y ra­dio­te­ra­pia, la ash­wa­gand­ha ha de­mos­tra­do que no só­lo no in­cre­men­ta los efec­tos ci­to­tó­xi­cos de la ra­dia­ción sino que es ca­paz de re­du­cir sus efec­tos se­cun­da­rios. En el ca­so de la qui­mio­te­ra­pia, la ash­wa­gand­ha re­du­ce la to­xi­ci­dad de la ci­clo­fos­fa­mi­da so­bre la mé­du­la ósea y el trac­to uri­na­rio. Ade­más el ex­trac­to de la plan­ta au­men­ta la pro­duc­ción de in­ter­fe­rón g , in­ter­leu­ki­na-2 y fac­tor es­ti­mu­lan­te de co­lo­nias de gra­nu­lo­ci­tos, que sue­len des­apa­re­cer du­ran­te el tra­ta­mien­to con ci­clo­fos­fa­mi­da. Los es­tu­dios exis­ten­tes se­ña­lan una lar­ga se­rie de com­ple­jos de­ta­lles mé­di­cos con unas con­clu­sio­nes muy op­ti­mis­tas y alen­ta­do­ras. Ca­be ci­tar, en re­su­men, que la ad­mi­nis­tra­ción de 400 mg/kg de ex­trac­to de la raíz de la ash­wa­gand­ha du­ran­te 4 se­ma­nas re­du­jo los ni­ve­les de to­dos los mar­ca­do­res de tu­mo­res ( -glu­ta­mil-trans­pep­ti­da­sa, 5’-nu­cleo­ti­da­sa, y lac­ta­to des­hi­dro­ge­na­sa) en com­pa­ra­ción con los con­tro­les. Es­tos mar­ca­do­res de tu­mo­res es­tán aso­cia­dos a las le­sio­nes pul­mo­na­res pro­du­ci­das por el cán­cer de pul­món y su dis­mi­nu­ción es con­si­de­ra­da co­mo una prue­ba de res­pues­ta po­si­ti­va al tra­ta­mien­to. A pe­sar de los nu­me­ro­sos es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio (só­lo en 2007 se hi­cie­ron 58) no se co­no­cen nue­vos es­tu­dios clí­ni­cos que con­fir­men es­tas in­tere­san­tes pro­pie­da­des de la plan­ta. En al­gu­nos paí­ses, es­ta plan­ta me­di­ci­nal se pue­de en­con­trar co­mer­cia­li­za­da en al­gu­nos pro­duc­tos en los que es aso­cia­da a otras plan­tas y pa­ra otras in­di­ca­cio­nes (p.ej. pa­ra el tra­ta­mien­to de la ar­tri­tis reuma­toi­de o co­mo an­ti­es­pas­mó­di­co).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.