Man­tén sa­na tu man­dí­bu­la . . . . . . . . .

La com­ple­men­ta­rie­dad, la si­ner­gia y el tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­nar, son los pi­la­res bá­si­cos pa­ra los bue­nos re­sul­ta­dos en cual­quier si­tua­ción pa­to­ló­gi­ca.

Integral - - Sumario -

Una man­dí­bu­la sa­na trans­mi­te emo­ción

La man­dí­bu­la y su ar­ti­cu­la­ción dan lu­gar a una es­truc­tu­ra de gran im­por­tan­cia en cuan­to a la fun­cio­na­li­dad que és­ta rea­li­za pa­ra el ser hu­mano. Gra­cias a ella po­de­mos ha­blar, mor­der, be­sar, sil­bar, can­tar, reír, gri­tar, que­jar, co­mer, be­ber,… Así pues, es­tá li­ga­da a mul­ti­tud de fun­cio­nes bá­si­cas y tam­bién re­la­cio­na­das con nues­tra ma­ne­ra de ser y sen­tir.

Ca­da vez con­sul­tan más pacientes por problemas re­la­cio­na­dos con la man­dí­bu­la, ya sea por do­lor mus­cu­lar, clic ar­ti­cu­lar, di­fi­cul­tad de aper­tu­ra, do­lor no odon­to­gé­ni­co, aso­cia­do a otros problemas co­mo cer­vi­cal­gia, ce­fa­leas, vér­ti­gos, acú­fe­nos, neu­ral­gia o pa­rá­li­sis.

Las téc­ni­cas y te­ra­pias pa­ra tra­tar la di­ver­si­dad de problemas que se ma­ni­fies­tan en la es­fe­ra cra­neo­man­di­bu­lar y oro­fa­cial es muy va­ria­da y su apli­ca­ción de­pen­de en ca­da ca­so es­pe­cí­fi­co de rea­li­zar una bue­na eva­lua­ción se­gún diag­nós­ti­co etio­ló­gi­co, fun­cio­nal y ener­gé­ti­co, de mo­do que no se de una re­ce­ta ni se reali­ce un pro­to­co­lo en el tra­ta­mien­to. Es­te mo­do de ver los problemas de sa­lud par­te de una vi­sión trans­ver­sal de la me­di­ci­na en don­de nin­gún pro­fe­sio­nal tie­ne más im­por­tan­cia que otro. La com­ple­men­ta­rie­dad, la si­ner­gia y el tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­nar, son los pi­la­res bá­si­cos pa­ra los bue­nos re­sul­ta­dos en cual­quier si­tua­ción pa­to­ló­gi­ca.

A día de hoy es­te ti­po de abor­dar los problemas de sa­lud lo han bau­ti­za­do co­mo me­di­ci­na In­te­gra­ti­va, una ma­ne­ra mo­der­na de nom­brar lo que du­ran­te años han es­ta­do pre­di­can­do la Me­di­ci­na Na­tu­ris­ta o la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na en­tre al­gu­nas otras. Sin em­bar­go es­te con­cep­to va más allá de la sim­ple vi­sión ho­lís­ti­ca del ser hu­mano y su en­torno, dan­do lu­gar a la par­te ac­ti­va de la per­so­na, pues sin su im­pli­ca­ción, vo­lun­tad, y ga­nas de cam­bio, na­da de es­to lle­ga­ría a con­cluir en unos bue­nos re­sul­ta­dos.

Des­pués de rea­li­zar una va­lo­ra­ción, un diag­nós­ti­co y pos­te­rior tra­ta­mien­to, he­mos de con­se­guir man­te­ner es­te es­ta­do de bie­nes­tar y equi­li­brio de la man­dí­bu­la. Pa­ra ello la edu­ca­ción sa­ni­ta­ria es fun­da­men­tal si que­re­mos que nues­tros tra­ta­mien­tos o pro­pues­tas per­du­ren en el tiem­po.

Una ma­ne­ra eficaz es “em­po­de­rar” a las per­so­nas dán­do­les co­no­ci­mien­to, sa­ber, in­for­ma­ción, que en ca­da ca­so se­rá pro­ce­sa­da de for­ma dis­tin­ta, pe­ro no por ello de­ja­rá de ser efi­cien­te. La sin­gu­la­ri­dad y el mo­men­to que se es­té vi­vien­do ha­rán que ca­da uno ad­quie­ra es­te co­no­ci­mien­to y lo adap­te a sus ne­ce­si­da­des y de­seos. Pa­ra ello siem­pre es im­por­tan­te una prác­ti­ca y una re­pe­ti­ción del co­no­ci­mien­to, in­te­grar­lo en un hábito más en la vi­da de las per­so­nas.

Me­di­ci­na In­te­gra­ti­va

Par­tien­do de la vi­sión que tie­nen las medicinas más res­pe­tuo­sas con el ser hu­mano, co­mo se­ría un ejem­plo la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na (MTC), nos llega el co­no­ci­mien­to del sa­ber des­de la pre­ven­ción y de la ca­pa­ci­dad de au­to­ges­tión. Pa­ra ello dar po­der a las per­so­nas es fun­da­men­tal. Es­te he­cho ha si­do lle­va­do a ca­bo por la MTC a tra­vés del ar­te de pre­ve­nir. Los an­ti­guos mé­di­cos chi­nos eran con­si­de­ra­dos ar­te­sa­nos de la sa­lud. Así pues, su fun­ción re­si­día en cui­dar a la po­bla­ción y pa­ra ello uti­li­za­ban to­dos sus re­cur­sos y co­no­ci­mien­tos. La pre­ven­ción en los dis­tin­tos as­pec­tos de las per­so­nas era una prác­ti­ca con­si­de­ra­da ha­bi­tual. Se da­ba co­no­ci­mien­to y sa­ber en dis­tin­tos as­pec­tos pa­ra el cui­da­do de la sa­lud; co­mo se­ría la ali­men­ta­ción, el ejer­ci­cio, los há­bi­tos y así po­ten­ciar el au­to­cui­da­do pa­ra mi­ni­mi­zar la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad.

La man­dí­bu­la es una es­truc­tu­ra que sus­ten­ta par­te del área oro­fa­cial. En ella en­con­tra­mos una ar­ti­cu­la­ción im­por­tan­te pa­ra su fun­ción (ar­ti­cu­la­ción Tem­po­ro­man­di­bu­lar). El des­equi­li­brio de es­ta ar­ti­cu­la­ción, así co­mo de múscu­los, ten­do­nes, pa­que­tes vascu­loner­vio­sos, dien­tes y en­cías, de es­ta zo­na oral y fa­cial, es de­bi­do a mul­ti­tud de cau­sas y fac­to­res, sin em­bar­go, el des­equi­li­brio ener­gé­ti­co sub­ya­cen­te que en­con­tra­mos en los pacientes siem­pre es un blo­queo de la ener­gía en sus me­ri­dia­nos que in­clu­so afec­ta a los ór­ga­nos a los cua­les se de­ben las dis­tin­tas es­truc­tu­ras de la man­dí­bu­la.

Ór­ga­nos co­mo los Ri­ño­nes que con­tro­lan el es­ta­do de los dien­tes, el Ba­zo que nu­tre dien­tes y en­cías, el Es­tó­ma­go que di­ri­ge la ar­ca­da den­tal y en­cías in­fe­rio­res, el tri­ple re­ca­len­ta­dor que per­mi­te la en­tra­da co­rrec­ta de la ener­gía al crá­neo a tra­vés del oído, la Ve­sí­cu­la Bi­liar y el Hí­ga­do que controla múscu­los, ten­do­nes y la ten­sión mus­cu­lar, el Co­ra­zón y el Pe­ri­car­dio que se en­car­gan de man­te­ner una men­te en cal­ma, serían los ór­ga­nos más des­ta­ca­dos y las fun­cio­nes que di­ri­gen es­ta zo­na.

Ca­sos Clínicos

Los problemas de la man­dí­bu­la por los que acu­den los pacientes pa­ra ser tra­ta­dos en nues­tra con­sul­ta son de na­tu­ra­le­za muy di­ver­sa. No obs­tan­te hay en ellos una raíz co­mún que desem­bo­ca en al­gu­nos as­pec­tos fun­da­men­ta­les co­mo se­ría el “ex­ce­so de ten­sión man­di­bu­lar”.

Uti­li­za­mos el tér­mino Bru­xis­mo pa­ra sin­te­ti­zar y des­cri­bir la ten­sión que re­ci­be es­ta zo­na por el he­cho de es­tar apre­tan­do, ya sea de día o de no­che, y co­mo con­se­cuen­cia pre­sen­tar un blo­queo en los me­ri­dia­nos a su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.