Sín­dro­me de pier­nas in­quie­tas .............

Integral - - Sumario -

Has­ta aho­ra se sa­bía que el sín­dro­me de las pier­nas in­quie­tas po­día es­tar pro­vo­ca­do por una ca­ren­cia de hie­rro. Sin em­bar­go, no to­dos los que lo pa­de­cen pre­sen­tan ni­ve­les ba­jos de hie­rro en san­gre, lo que de­ja un buen nú­me­ro de ca­sos sin acla­rar.

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses ha rea­li­za­do di­ver­sas re­so­nan­cias mag­né­ti­cas en una se­rie de pacientes y ha des­cu­bier­to que, in­clu­so si el ni­vel de hie­rro en san­gre se con­si­de­ra co­mo nor­mal, to­dos pre­sen­tan dé­fi­cit de hie­rro en dos re­gio­nes del ce­re­bro: el tá­la­mo y el cuer­po den­ti­cu­la­do. Tam­bién per­ci­bie­ron una co­rre­la­ción en­tre una ca­ren­cia en el lo­cus ni­ger (la sus­tan­cia ne­gra del ta­llo ce­re­bral) y el nú­me­ro de mo­vi­mien­tos pe­rió­di­cos de los miem­bros du­ran­te el sue­ño; ano­ma­lía que no pre­sen­tan quie­nes no pa­de­cen es­te sín­dro­me de pier­nas in­quie­tas. La ca­ren­cia de hie­rro po­dría ser, por tan­to, la res­pon­sa­ble de to­dos es­tos sín­to­mas. Los ela­bo­ra­do­res de su­ple­men­tos de hie­rro es­tán de en­ho­ra­bue­na: se re­co­mien­da to­mar un com­ple­men­to de hie­rro du­ran­te unos tres me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.