Ja­ca, la fru­ta de Ban­gla Desh . . . . . . .

O man­go, pi­ña y plátano. O man­go, me­lón y me­lo­co­tón: ¡una sin­fo­nía de sa­bo­res!

Integral - - Sumario -

El ár­bol de ja­ca (ja­ka), nan­jea, jack, ya­ca, nang­ka o pa­na­pén (Ar­to­car­pus he­te­rophy­llus Lam.) es una es­pe­cie per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las mo­rá­ceas. Se tra­ta de un ár­bol pe­ren­ni­fo­lio que al­can­za un ta­ma­ño de 1015 me­tros de al­to, con co­pa den­sa.

El ár­bol tar­da has­ta sie­te años en dar fru­tos, que pue­den ser de unos 200 por año. No re­quie­re re­siem­bra, es re­sis­ten­te y ne­ce­si­ta po­co cui­da­do.

El ár­bol de ja­ca da una be­lla ma­de­ra de co­lor ama­ri­llo, muy po­pu­lar pa­ra la fa­bri­ca­ción de mue­bles y mar­que­te­ría. A ve­ces se uti­li­za in­clu­so pa­ra la fa­bri­ca­ción de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les que for­man par­te del ga­me­lán.

La ja­ca es ori­gi­na­ria de Indonesia (es su fru­ta na­cio­nal, y tam­bién la de Ban­gla­desh). Tam­bién se en­cuen­tra re­par­ti­da al sur y su­des­te de Asia. Es pa­rien­te de la gua­ná­ba­na, y po­see ade­más gran­des si­mi­li­tu­des con el «ár­bol del pan» (Ar­to­car­pus al­ti­lis), ori­gi­na­rio de Indonesia y Me­la­ne­sia.

La fru­ta, gran­de co­mo una san­día gran­de, es por den­tro de co­lor ama­ri­llo, pa­re­ci­do al man­go. Su ju­go es li­ge­ra­men­te áci­do y pro­fun­da­men­te dul­ce, to­da una sin­fo­nía de sa­bo­res, con el del man­go de fon­do.

De la ja­ca se afir­ma que «com­ba­te el es­tre­ñi­mien­to, me­jo­ra la vi­sión, ac­ti­va la po­ten­cia se­xual, re­nue­va las cé­lu­las del cuer­po, lim­pia el hí­ga­do y tam­bién el do­lor de los hue­sos. Y con­tie­ne bas­tan­te co­lá­geno». Se pue­de con­su­mir so­la, en ma­ce­do­nia, en ba­ti­dos… Los nu­tri­cio­nis­tas lo­ca­les se­ña­lan que tie­ne po­cas ca­lo­rías y es una bue­na fuen­te de po­ta­sio y vi­ta­mi­na A. Ade­más, co­mo an­ti­oxi­dan­te «pro­te­ge con­tra el cáncer, me­jo­ra la vi­sión y ayu­da a los te­ji­dos». Y co­mo to­das las fru­tas, es ri­ca en vi­ta­mi­nas en ge­ne­ral, apor­ta ener­gé­ti­cos car­bohi­dra­tos y ayu­da a com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to.

Tam­bién ayu­da a re­du­cir el co­les­te­rol no­ci­vo y los tri­gli­cé­ri­dos, y a re­gu­lar la glu­co­sa de la san­gre en per­so­nas dia­bé­ti­cas, gra­cias a su al­to con­te­ni­do de fi­bra.

En paí­ses don­de se cul­ti­va, co­mo Ban­gla­desh, In­dia, Indonesia, Ja­mai­ca y Viet­nam, se con­su­me tam­bién en for­ma de pu­ré, so­pas, mermeladas y has­ta he­la­dos. Las se­mi­llas pue­den ser asa­das co­mo cas­ta­ñas, her­vi­das o mo­li­das en ha­ri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.