Ener­gía so­lar pa­ra des­con­ta­mi­nar aguas re­si­dua­les . . . . . . . . . . .

Integral - - Sumario - http://www.dicyt.com

Con mé­to­dos fo­to­ca­ta­lí­ti­cos, Antonio Jiménez, del Ins­ti­tu­to de Ener­gías Re­no­va­bles de Mé­xi­co, ha lo­gra­do dis­mi­nuir la to­xi­ci­dad de esas aguas has­ta en 90 por cien­to.

Antonio Jiménez Gon­zá­lez, del Ins­ti­tu­to de Ener­gías Re­no­va­bles (IER) de la UNAM, lle­va más de 20 años es­tu­dian­do có­mo de­gra­dar los con­ta­mi­nan­tes pre­sen­tes en aguas re­si­dua­les por mé­to­dos fo­to­ca­ta­lí­ti­cos y, a lo largo de es­te tiem­po, ha lo­gra­do dis­mi­nuir su to­xi­ci­dad en un 80-90 por cien­to, to­do ello apro­ve­chan­do la ener­gía so­lar. «Uti­li­za­mos un fo­to­ca­ta­li­za­dor que ab­sor­be los ra­yos del sol y ge­ne­ra ra­di­ca­les hi­dro­xi­lo, agen­tes que prin­ci­pal­men­te oxi­dan la ma­te­ria or­gá­ni­ca», ex­pli­có.

Des­de ha­ce cinco años, Jiménez co­la­bo­ra con tres em­pre­sas –una tex­til y dos far­ma­céu­ti­cas–, lo que le ha per­mi­ti­do de­mos­trar la efec­ti­vi­dad de es­te mé­to­do. De los 200 li­tros de agua con­ta­mi­na­da que re­ci­be de ca­da una, ha lo­gra­do lim­piar el lí­qui­do ca­si en su to­ta­li­dad. El paso si­guien­te es es­ca­lar el pro­ce­so a vo­lú­me­nes ma­yo­res.

«Los pro­ce­sos de tra­ta­mien­to uti­li­za­dos son la fo­to­ca­tá­li­sis ho­mo­gé­nea, que em­plea sa­les de hie­rro, y la he­te­ro­gé­nea, que uti­li­za na­no­par­tí­cu­las de dió­xi­do de ti­ta­nio. Aun­que di­fe­ren­tes, am­bos ge­ne­ran ra­di­ca­les hi­dro­xi­lo que de­gra­dan la ma­te­ria or­gá­ni­ca»”.

El se­cre­to es­tá en la fo­to­quí­mi­ca

En es­te mé­to­do, la cla­ve es to­mar un me­dio acuo­so tó­xi­co, usar ra­dia­ción so­lar, un ma­te­rial fo­to­ca­ta­lí­ti­co y una sus­tan­cia oxi­dan­te pa­ra des­es­ta­bi­li­zar los en­la­ces quí­mi­cos de las mo­lé­cu­las con­ta­mi­nan­tes, ro­bar­les un elec­trón y así oxi­dar­las paso a paso.

«Aun­que en el ra­mo tex­til he­mos te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos, las ci­fras lo­gra­das con la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca no son tan al­tas, lo que no se de­be a nues­tro mé­to­do, sino a que és­ta uti­li­za com­pues­tos inor­gá­ni­cos im­po­si­bles de de­gra­dar. Por ello es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar una es­tra­te­gia pa­ra dis­mi­nuir­los o eli­mi­nar­los por otros pro­ce­di­mien­tos».

Ac­tual­men­te, el in­te­rés del uni­ver­si­ta­rio es­tá en in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad de tra­ta­mien­to con el pro­pó­si­to de con­tri­buir a una so­lu­ción en con­ta­mi­na­ción hí­dri­ca, pues aun­que en el IER re­ci­ben lo­tes de 200 li­tros lle­nos de aguas re­si­dua­les, la in­dus­tria ge­ne­ra a dia­rio vo­lú­me­nes mu­cho ma­yo­res.

«Nues­tro equi­po bá­si­co es un reac­tor fo­to­ca­ta­lí­ti­co don­de tra­ta­mos un vo­lu­men to­da­vía ba­jo de agua. Pue­de ser ma­yor si in­cre­men­ta­mos el ta­ma­ño, agru­pan­do va­rios de es­tos reac­to­res en pa­ra­le­lo pa­ra crear una plan­ta so­lar fo­to­ca­ta­lí­ti­ca. El ob­je­ti­vo fi­nal es tra­tar el efluen­te en el si­tio don­de la em­pre­sa ge­ne­ra sus con­ta­mi­nan­tes. Así re­du­ci­mos los pa­rá­me­tros de to­xi­ci­dad y, al mis­mo tiem­po, se re­uti­li­za el re­cur­so hí­dri­co en sus pro­ce­sos in­dus­tria­les».

«Uti­li­za­mos un fo­to­ca­ta­li­za­dor que ab­sor­be los ra­yos del sol y ge­ne­ra ra­di­ca­les hi­dro­xi­lo, agen­tes que prin­ci­pal­men­te oxi­dan la ma­te­ria or­gá­ni­ca»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.