La se­ta shii­ta­ke

El me­lón, jun­to con la san­día, son dos de los ali­men­tos que ma­yor con­te­ni­do en agua nos pro­por­cio­nan

Integral - - Sumario - DANIEL ALBORS PERICÁS

Con la lle­ga­da del oto­ño con­vie­ne ini­ciar los tra­ta­mien­tos pa­ra ac­ti­var las de­fen­sas na­tu­ra­les del cuer­po. Cu­rio­sa­men­te apa­re­cen los pri­me­ros ca­ta­rros, en la mis­ma épo­ca que sur­gen las pri­me­ras se­tas sil­ves­tres en el bos­que, al­gu­nas de ellas au­tén­ti­cos ali­men­tos­me­di­ca­men­to de­bi­do a sus pro­pie­da­des in­mu­noes­ti­mu­lan­tes.

Sil­ves­tres o cul­ti­va­das

Las se­tas de tem­po­ra­da so­lo es­tán dis­po­ni­bles en el pe­río­do oto­ñal, en cam­bio las cul­ti­va­das se pue­den en­con­trar du­ran­te to­do el año. Es­te es el ca­so de la se­ta shii­ta­ke, cu­yo nom­bre ja­po­nés, con el que se co­no­ce en to­do el mun­do, sig­ni­fi­ca “se­ta de ro­ble” (de shii, ro­ble y ta­ke, se­ta). Su nom­bre bo­tá­ni­co, Len­ti­nu­la edo­des, vie­ne del la­tín len­ti­nu­la, que sig­ni­fi­ca len­te, ha­cien­do alu­sión a su for­ma, y edo­des, cu­ya tra­duc­ción es co­mes­ti­ble.

La se­ta shi­ta­ke es ori­gi­na­ria del ex­tre­mo orien­te, don­de se cul­ti­va des­de ha­ce más de mil años, tan­to por su apre­cia­do sa­bor, co­mo por las pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas que le atri­bu­ye la me­di­ci­na orien­tal.

En Oc­ci­den­te se ha ido di­fun­dien­do su con­su­mo a par­tir de me­dia­dos del si­glo XX, al tiem­po que tam­bién se iban in­tro­du­cien­do otros ele­men­tos de la cul­tu­ra orien­tal, co­mo las co­ci­nas chi­na y ja­po­ne­sa, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, la ali­men­ta­ción ma­cro­bió­ti­ca, el tai chi y las ar­tes mar­cia­les.

Asi­mis­mo su pro­duc­ción se ha ido ex­ten­dien­do a mu­chos paí­ses oc­ci­den­ta­les, de­bi­do a la gran de­man­da que exis­te. En la ac­tua­li­dad es el se­gun­do hon­go cul­ti­va­do que más se con­su­me en el mun­do, so­lo por de­trás de los cham­pi­ño­nes.

In­mu­noes­ti­mu­lan­te na­tu­ral

La shi­ta­ke es una de las se­tas con pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas que más se han es­tu­dia­do, prin­ci­pal­men­te de­bi­do a su ac­ción es­ti­mu­lan­te so­bre el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, la cual de ma­ne­ra em­pí­ri­ca, ya era co­no­ci­da en Orien­te des­de ha­ce si­glos.

Se­gún re­la­tan an­ti­guos tex­tos de me­di­ci­na chi­na del si­glo XIV, la shii­ta­ke to­ni­fi­ca la ener­gía de­fen­si­va, nu­tre la san­gre y for­ta­le­ce la ener­gía vi­tal. Lo que equi­va­le a de­cir que po­ten­cia la au­to­de­fen­sa del cuer­po y re­vi­ta­li­za el or­ga­nis­mo, au­men­tan­do así la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer fren­te a la en­fer­me­dad y la lon­ge­vi­dad.

En­tre los es­tu­dios que ava­lan sus vir­tu­des, ca­be des­ta­car el que se lle­vó a ca­bo en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan en 1966, de­mos­tran­do la efi­ca­cia de la shii­ta­ke fren­te a los vi­rus de la in­fluen­za ti­po A, cau­san­te de epi­de­mias. Los re­sul­ta­dos re­ve­la­ron que las le­sio­nes pul­mo­na­res de los afec­ta­dos que si­guie­ron el tra­ta­mien­to con es­ta se­ta, fue­ron el 46% me­no­res que en el res­to de pa­cien­tes.

Pre­ven­ción

El efec­to for­ta­le­ce­dor so­bre el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se de­be a que ac­ti­va la pro­duc­ción de in­ter­fe­rón, glu­co­pro­teí­na ce­lu­lar na­tu­ral que se for­ma cuan­do el or­ga­nis­mo es ata­ca­do por vi­rus pa­ra de­fen­der­se de es­tos. Tam­bién es­ti­mu­la

la pro­duc­ción de lin­fo­ci­tos T y ma­cró­fa­gos, cé­lu­las san­guí­neas que jue­gan un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la in­mu­ni­dad.

To­do ello ha­ce que la se­ta shii­ta­ke sea de gran ayu­da en el tra­ta­mien­to y pre­ven­ción de afec­cio­nes ví­ri­cas co­mo ca­ta­rros, gri­pes y her­pes, en­tre otras, ade­más de ser un gran apo­yo en el tra­ta­mien­tos de los gran­des dé­fi­cits in­mu­ni­ta­rios, co­mo el cán­cer, el SIDA y otras in­mu­no­de­fi­cien­cias.

7ZcZÂX^dh XV­gY^d" cir­cu­la­to­rios

Las shii­ta­ke, al igual que las se­tas reis­hi y mai­ta­ke, son de uti­li­dad en la pre­ven­ción de las al­te­ra­ció­nes car­dio­vas­cu­la­res, co­mo la hi­per­ten­sión ar­te­rial, trom­bo­sis, o in­far­to de mio­car­dio. Con­tie­nen len­tio­ni­na, una sus­tan­cia que ac­túa co­mo an­ti­agre­gan­te pla­que­ta­rio, con­tri­bu­yen­do a evi­tar la for­ma­ción de trom­bos.

Otra sus­tan­cia pre­sen­te en es­ta se­ta es la len­ti­na­ci­na, la cual ayu­da a man­te­ner unos ni­ve­les ade­cua­dos de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos en san­gre, me­jo­ran­do la sa­lud car­dio­vas­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.