El mun­do se­gún Mon­san­to

Integral - - Sumario -

Se nos di­ce que des­de ha­ce más de quin­ce años cual­quie­ra pue­de fa­bri­car gli­fo­sa­tos (Mon­san­to co­pa hoy en día más del 85% de las ven­tas del pro­duc­to en to­do el mun­do) y que, so­bre to­do, «no es­tá su­fi­cien­te­men­te de­mos­tra­da» la pe­li­gro­si­dad del gli­fo­sa­to. Así, las sen­ten­cias con­tra­rias a Mon­san­to son pa­ra ellos, co­mo ya ase­gu­ran sus vo­ce­ros, una es­pe­cie de his­te­ria, un ac­ci­den­te ju­di­cial de­bi­do a fac­to­res emo­cio­na­les. Es só­lo un juez que les ha fa­lla­do, na­da que ver con el al­tí­si­mo ni­vel de su Cien­cia. Só­lo un fa­llo mo­men­tá­neo de la jus­ti­cia.

Mon­san­to en­ve­ne­nó me­dio mun­do con PCB (en 1977 de­jó de pro­du­cir­lo en EEUU. Un año des­pués, las au­to­ri­da­des lo prohi­bie­ron). Mon­san­to es asi­mis­mo la em­pre­sa res­pon­sa­ble del agen­te na­ran­ja de la gue­rra del Viet­nam. Y de las hor­mo­nas de cre­ci­mien­to bo­vino, tam­bién prohi­bi­das.

Mon­san­to es tam­bién la gran cor­po­ra­ción pro­duc­to­ra de se­mi­llas al­te­ra­das ge­né­ti­ca­men­te. Lo de pro­du­cir se­mi­llas re­sis­ten­tes al ve­neno gli­fo­sa­to es, por su par­te «una ac­ción res­pon­sa­ble an­te la evi­den­te ne­ce­si­dad ali­men­ta­ria de la po­bla­ción». Los gli­fo­sa­tos y las se­mi­llas van de la mano, pe­ro no tie­nen na­da que ver con el ne­go­cio. No, cla­ro.

Mon­san­to son tam­bién los de la so­ja y el maíz trans­gé­ni­cos, idea­les pa­ra los cul­ti­vos... si se les aña­de un cho­rri­to de gli­fo­sa­to. Se­gún Mon­san­to, el he­cho de que lo prohí­ban aquí y allá, por ejem­plo en los Ayun­ta­mien­tos, es por­que ig­no­ran las prue­bas que pre­sen­tan. Aho­ra ya se sa­be que hay «prue­bas» que son su­pues­tos es­tu­dios, más de una vez y de dos re­dac­ta­dos por ellos mis­mos, y que lo­gran el aval y la fir­ma de al­gún cien­tí­fi­co, su­cu­len­tos ho­no­ra­rios me­dian­te.

En Ale­ma­nia, el maíz trans­gé­ni­co es­tá prohi­bi­do.

Pe­ro to­da­vía hoy Mon­san­to pre­ten­de ha­cer­nos creer que la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción es­ta­mos equi­vo­ca­dos. Que exis­te una es­pe­cie de pa­ra­noia co­lec­ti­va mun­dial an­te los bon­da­do­sos miem­bros de una inocen­te mul­ti­na­cio­nal be­ne­fac­to­ra de la hu­ma­ni­dad, a la que só­lo pue­den acha­cár­se­le «al­gu­nas prác­ti­cas co­mer­cia­les dis­cu­ti­bles».

En me­dio de un be­ren­je­nal de tan­ta mag­ni­tud, las prác­ti­cas cri­mi­na­les de Mon­san­to pa­ra pro­pi­ciar en su mo­men­to el lan­za­mien­to de su en­dul­zan­te as­par­ta­mo y apar­tar la plan­ta es­te­via de la cir­cu­la­ción (pu­ro gangs­te­ris­mo en ac­ción) fue­ron un jue­go de ni­ños. Hoy ya da lo mis­mo sa­ber a cien­cia cier­ta si el as­par­ta­mo es o no no­ci­vo, co­mo afir­man los que ase­gu­ran que «en reali­dad se ne­ce­si­tan va­rios ki­los pa­ra ma­tar una ra­ta». Lo ver­da­de­ra­men­te ate­rra­dor es «el mun­do se­gún Mon­san­to». Por eso re­sul­ta un tan­to tris­te ob­ser­var to­da­vía hoy el es­pec­tácu­lo de los cien­ti­fi­cis­tas de­fen­dién­do­les con fu­ria, so­bre to­do en Es­pa­ña.

El mun­do se­gún Mon­san­to es un do­cu­men­tal fran­cés de 2008, rea­li­za­do por Ma­rie Mo­ni­que Ro­bin, y tam­bién un li­bro de in­ves­ti­ga­ción tra­du­ci­do a más de 15 idio­mas (en español, pu­bli­ca­do por Ed. Pe­nín­su­la).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.