Li­bra

Li­bra re­pre­sen­ta el equi­li­brio y la ar­mo­nía en la na­tu­ra­le­za y en el hombre, es la pre­fi­gu­ra­ción de un pe­río­do de relajación, re­po­so y con­cen­tra­ción.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: MA­RIA DOLORS CA­BRE­RA AGRADECIMIENTOS: JO­SÉ MA­RÍA VI­LA Ya pue­des leer los as­tros en agos­to en: www.la­re­vis­tain­te­gral.net

El signo. El Sol re­co­rre Li­bra, el sép­ti­mo signo zo­dia­cal, en­tre el 23 de sep­tiem­bre (equi­noc­cio de oto­ño) y el 22 de oc­tu­bre. Li­bra se re­la­cio­na con el sim­bo­lis­mo del nú­me­ro sie­te: equi­li­brio en­tre el or­den es­pi­ri­tual (tres) y el ma­te­rial (cua­tro), así co­mo sím­bo­lo de un or­den com­ple­to o ci­clo.

Li­bra re­pre­sen­ta el equi­li­brio y la ar­mo­nía en la na­tu­ra­le­za y en el hombre, es la pre­fi­gu­ra­ción de un pe­río­do de relajación, re­po­so y con­cen­tra­ción. Es la épo­ca equi­noc­cial, du­ran­te la cual el día es igual que la no­che; pe­ro así co­mo en pri­ma­ve­ra (Aries, su opues­to) los días ten­dían a alar­gar­se, in­di­can­do el brus­co des­per­tar de la na­tu­ra­le­za pa­ra efec­tuar su cons­truc­ción ve­ge­tal, en oto­ño los días se acor­tan, co­mo si la vida qui­sie­ra re­co­ger­se.

Hay ten­den­cia al equi­li­brio en­tre las fuer­zas cons­truc­ti­vas y las que se pre­pa­ran a ar­mo­ni­zar el edi­fi­cio cons­trui­do; man­tie­ne ese equi­li­brio pa­ra pro­lon­gar la du­ra­ción del edi­fi­cio y con­ser­var lo que és­te abri­ga. Por tan­to, Li­bra es un signo car­di­nal o an­gu­lar, ya que abre una nue­va es­ta­ción y el Sol se ha­lla en el pun­to ex­tre­mo y oc­ci­den­tal de su sen­de­ro.

Ele­men­to. Ai­re. Se tra­ta de un signo aé­reo cu­yo Ai­re ha­ce vi­vir evi­tan­do los ex­ce­sos, de don­de re­sul­ta la pro­lon­ga­ción de la exis­ten­cia y el dis­fru­te apa­ci­ble de los bie­nes ad­qui­ri­dos. Mien­tras el Ai­re de Gé­mi­nis es ex­pan­si­vo y cons­truc­ti­vo, el de Li­bra vi­vi­fi­ca, man­tie­ne y pro­lon­ga la cons­truc­ción: Ai­re con­ser­va­dor.

Li­bra es re­pre­sen­ta­do por la ba­lan­za o sus pla­ti­llos. Es em­ble­ma de jus­ti­cia, equi­li­brio y equi­dad. Sig­ni­fi­ca tan­to una re­la­ción de equi­li­brio en­tre dos al­ter­na­ti­vas co­mo una opo­si­ción de con­tra­rios y una aso­cia­ción de com­ple­men­ta­rios.

En la An­ti­güe­dad, los 30º zo­dia­ca­les que hoy co­rres­pon­den a Li­bra for­ma- ban en­ton­ces las lla­ma­das “ga­rras” o “te­na­zas” de Es­cor­pio, abar­can­do és­te el es­pa­cio de los sig­nos sép­ti­mo y oc­ta­vo. Los ro­ma­nos, con el fin de que ca­da signo pu­die­ra aso­ciar­se a una cons­te­la­ción (hoy no co­rres­pon­den con los sig­nos zo­dia­ca­les) y a un mes del año, di­vi­die­ron Es­cor­pio en dos par­tes igua­les, co­lo­can­do la fi­gu­ra de Ju­lio César en una de las dos par­ti­cio­nes pa­ra re­cor­dar que fue es­te per­so­na­je quien di­vi­dió el año de for­ma exac­ta. La ba­lan­za que sos­te­nía en una mano sim­bo­li­zó de­fi­ni­ti­va­men­te el signo de Li­bra.

Im­pul­so vi­tal. Aries (equi­noc­cio ver­nal) re­pre­sen­ta el bro­te crea­dor con­ti­nuo de la vida, el im­pul­so vi­tal, la ju­ven­tud, la ini­cia­ti­va y la ac­ción fun­da­do­ra, mien­tras que Li­bra (equi­noc­cio de oto­ño) re­pre­sen­ta la es­ta­bi­li­za­ción equi­li­bra­da de las fuer­zas vi­ta­les, la ma­du­rez, la con­ser­va­ción y la ac­ción de man­te­ner.

Li­bra es un signo mas­cu­lino o po­si­ti­vo y fér­til, aun­que al­gu­nos lo con­si­de­ran neu­tro.

Pla­ne­ta. Ve­nus, re­gen­te de Li­bra, re­pre­sen­ta la ar­mo­nía y pro­mue­ve un equi­li­brio ade­cua­do, no só­lo en­tre las per­so­nas sino tam­bién den­tro del in­di­vi­duo. El pru­den­te y tran­qui­lo Sa­turno se en­cuen­tra exal­ta­do en Li­bra, mien­tras que el be­li­co­so Mar­te (opues­to a Ve­nus) se ha­lla des­te­rra­do. El Sol, ener­gé­ti­co y vi­go­ro­so, no ar­mo­ni­za bien en la ac­ción con­ser­va­do­ra de Li­bra, por lo que se ha­lla en caí­da.

Ana­lo­gías. Sin­te­ti­zan­do, son ca­rac­te­rís­ti­cas de Li­bra: jus­ti­cia, me­di­da, igual­dad, sen­si­bi­li­dad, di­plo­ma­cia, afa­bi­li­dad, ar­mo­nía en to­dos los ór­de­nes, de­li­ca­de­za, sen­ti­mien­tos ar­tís­ti­cos, amor al ma­tri­mo­nio y al ho­gar, ecua­ni­mi­dad e in­tui­ción; aun­que hay cier­ta ten­den­cia a la de­pre­sión, el pe­si­mis­mo y el si­ba­ri­tis­mo.

Co­lo­res. Li­bra ar­mo­ni­za prin­ci­pal­men­te con los co­lo­res azul ver­do­so, ver­de os­cu­ro y ama­ri­llo (co­lo­res ve­nu­sia­nos). Se­cun­da­ria­men­te se re­la­cio­na con el car­me­sí y los tin­tes nu­blo­sos.

Pie­dras. Las pie­dras y ge­mas re­gi­das por Li­bra son: dia­man­te, sím­bo­lo de luz y res­plan­dor (per­fec­ción) que apa­re­ce en los em­ble­mas co­mo “cen­tro” mís­ti­co irra­dian­te. Tam­bién el ópa­lo, el co­ral, el ja­de y el ala­bas­tro, her­mo­sas pie­dras de equi­li­bra­da be­lle­za. Su me­tal es el co­bre y sus alea­cio­nes (Ve­nus).

Ani­ma­les y plan­tas. Los ani­ma­les aso­cia­dos a Li­bra son: pa­lo­ma, cier­vo, ma­ri­po­sa, gal­go, zo­rro pla­tea­do y aves no-ra­pa­ces. En­tre las plan­tas des­ta­can el li­mo­ne­ro, el da­ti­le­ro, el oli­vo, la fre­sa, la vio­le­ta y el li­rio. Flor: el nar­ci­so.

El cuer­po y la sa­lud. Li­bra ri­ge anató­mi­ca­men­te el apa­ra­to uri­na­rio, pelvis y áreas con­ti­guas. Re­la­cio­na­do con la co­lum­na lum­bar, fi­sio­ló­gi­ca­men­te se aso­cia con la des­ti­la­ción, su­bli­ma­ción y fil­tra­ción de lí­qui­dos. Por tan­to, los Li­bra tien­den a su­frir al­te­ra­cio­nes re­na­les, lum­ba­go y ma­les ge­ni­tou­ri­na­rios.

La ba­lan­za. Sim­bo­li­za el equi­li­brio en­tre el mun­do so­lar y la ma­ni­fes­ta­ción pla­ne­ta­ria, en­tre el ego es­pi­ri­tual del hombre y el yo ex­te­rior o per­so­na­li­dad. Tam­bién se­ña­la el equi­li­brio en­tre el bien y el mal; co­mo el hombre, tie­ne dos in­cli­na­cio­nes, sim­bo­li­za­das por los pla­ti­llos si­mé­tri­ca­men­te dis­pues­tos: uno in­cli­na­do ha­cia el Es­cor­pión (mun­do de los de­seos) y otro ha­cia el signo de Vir­go (su­bli­ma­ción). El hombre, co­mo la ba­lan­za, de­be ar­mo­ni­zar sus ten­den­cias in­ter­nas.

Ca­rác­ter y ras­gos psi­co­ló­gi­cos. Los Li­bra son se­res que bus­can cons­tan­te­men­te el equi­li­brio y la per­fec­ción, y cuan­do lo con­si­guen —ra­ra vez— re­sul­tan be­llí­si­mas per­so­nas, pe­ro mien­tras tan­to son con­tra­dic­to­rios e inestables. De­bi­do a que siem­pre in­ten­tan ajus­tar su ac­ti­tud a lo que con­si­de­ran per­fec­to, a sim­ple vis­ta pa­re­cen cam­bian­tes, ver­sá­ti­les y opor­tu­nis­tas.

Tar­dan mu­cho en de­ci­dir­se, pues­to que con­ti­nua­men­te es­tán va­lo­ran­do y so­pe­san­do; cuan­do la in­de­ci­sión es exa­ge­ra­da caen en una pro­fun­da con­fu­sión. Ca­re­cen de agre­si­vi­dad, son dé­bi­les y muy in­fluen­cia­bles, ne­ce­si­tan ser guia­dos y ayu­da­dos. Aman la be­lle­za y el ar­te, la paz y la jus­ti­cia, tam­bién el mis­te­rio. Son tí­mi­dos e im­pa­cien­tes, aun­que op­ti­mis­tas y con­ci­lia­do­res. Les gus­ta mu­cho ha­blar, pe­ro tam­bién sa­ben es­cu­char. Son muy úti­les en las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Aman la so­cie­dad y les ho­rro­ri­za vi­vir so­los.

Sen­ti­men­tal­men­te, son sen­sua­les y vo­lup­tuo­sos, de­ta­llis­tas y de­li­ca­dos, pe­ro su ver­sa­ti­li­dad les con­du­ce a la in­fi­de­li­dad, pues­to que siem­pre an­dan bus­can­do su al­ma ge­me­la sin de­ci­dir­se. Son gran­des con­quis­ta­do­res pe­ro tam­bién pier­den mu­chas aven­tu­ras por su in­de­ci­sión.

En el ám­bi­to la­bo­ral, bus­can siem­pre tra­ba­jar en so­cie­dad. Gran ten­den­cia a las pro­fe­sio­nes ar­tís­ti­cas. Bue­nos abo­ga­dos y co­mer­cian­tes.

Ta­rot. Li­bra se aso­cia fá­cil­men­te con el VIII Ar­cano, “La Jus­ti­cia”, por­ta­do­ra de la ba­lan­za y la es­pa­da, que sim­bo­li­za el po­der de dis­cer­nir lo jus­to de lo in­jus­to e in­di­ca la po­si­bi­li­dad de pe­ne­trar agu­da­men­te en el bien o el mal de cual­quier si­tua­ción.

Cla­ves. En su­ma, Li­bra es el signo del equi­li­brio, ya sea en el plano cós­mi­co o psí­qui­co, de la le­ga­li­dad y la jus­ti­cia so­cial co­mo de la in­te­rior. Co­mo sím­bo­lo de ar­mo­nía in­te­rior y de co­mu­ni­ca­ción en­tre el la­do iz­quier­do (in­cons­cien­te, ma­te­ria) y el de­re­cho (con­cien­cia, es­pí­ri­tu), es un sím­bo­lo de con­jun­ción. Las cla­ves de Li­bra son: equi­li­brio, ar­mo­nía, con­ci­lia­ción, me­di­da y so­cia­bi­li­dad. Es el “Yo equi­li­bro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.