¿Fe­no­gre­co en vez de Ome­pra­zol?

en vez de Ome­pra­zol?

Integral - - Sumario -

¿Al­guien to­ma ome­pra­zol?

En me­di­ci­na con­ven­cio­nal, el ome­pra­zol es uno de los fár­ma­cos clá­si­cos que se uti­li­za co­mo pro­tec­tor gás­tri­co y an­ti­áci­do, un au­tén­ti­co su­per­ven­tas en las far­ma­cias (¡el me­di­ca­men­to más con­su­mi­do en Es­pa­ña!) que se re­ce­ta tam­bién pa­ra tra­tar el re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co y la aci­dez de es­tó­ma­go.

¿Pro­tec­tor del es­tó­ma­go?

Du­ran­te años se ha re­ce­ta­do de­ma­sia­do (lo re­co­no­cen los pro­pios mé­di­cos) y, al ven­der­se sin re­ce­ta, es el me­di­ca­men­to al que mu­cha gen­te re­cu­rre a las pri­me­ras de cam­bio co­mo tra­ta­mien­to o pre­ven­ción an­te co­mi­das de­ma­sia­do abun­dan­tes o con ex­ce­so de al­cohol.

Mu­chas per­so­nas lo to­man sis­te­má­ti­ca­men­te al em­pe­zar el día, por lo que pue­da pa­sar, y en­tre un 8,5 y un 10% de la po­bla­ción lo to­ma a dia­rio. Ha­ce po­cos años em­pe­za­ron a apa­re­cer som­bras so­bre es­te me­di­ca­men­to to­do­te­rreno. Su nom­bre, que más bien sue­na a ar­ma nu­clear, ha­ce re­fe­ren­cia a su for­ma de ac­tuar con el áci­do del ju­go gás­tri­co.

Se­gún un es­tu­dio de la uni­ver­si­dad de Stan­ford, tras es­tu­diar a 2,9 mi­llo­nes de pa­cien­tes, los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que el ome­pra­zol au­men­ta el ries­go de in­far­to (en­tre un 16 y un 21%) de­bi­do a que fa­vo­re­ce la ne­cro­sis del co­ra­zón al re­du­cir el ni­vel de óxi­do ní­tri­co de las cé­lu­las.

Otro es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion re­ve­ló que la to­ma pro­lon­ga­da (du­ran­te dos años o más) de ome­pra­zol pue­de de­ri­var en de­men­cia, da­ño neu­ro­ló­gi­co, anemia y otras com­pli­ca­cio­nes. La ra­zón es­tá en que la re­duc­ción del áci­do clor­hí­dri­co que pro­vo­ca el me­di­ca­men­to im­pi­de la nor­mal asi­mi­la­ción de la vi­ta­mi­na B12, cu­yo dé­fi­cit aca­rrea­ría esos pro­ble­mas. La in­ves­ti­ga­ción se lle­vó a ca­bo con 25.956 pa­cien­tes y con­clu­ye­ron que la to­ma del me­di­ca­men­to im­pli­ca un 65% más de pro­ba­bi­li­da­des de te­ner un ni­vel ba­jo de vi­ta­mi­na B12.

Y otro es­tu­dio más, pu­bli­ca­do es­te mis­mo año por la re­vis­ta Jour­nal of the Ame­ri­can So­ciety of Neph­ro­logy ad­ver­tía que es­te com­pues­to, so­bre to­do si se to­ma de for­ma pro­lon­ga­da, pue­de oca­sio­nar una re­duc­ción en la fun­ción re­nal, en­fer­me­dad re­nal cró­ni­ca y fa­llo re­nal gra­ve.

Fi­nal­men­te, se­gún la Fa­cul­tad de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá (UAH) el 38% de los pa­cien­tes que to­man ome­pra­zol por pres­crip­ción mé­di­ca no de­be­rían ha­cer­lo, por­que sus tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos no re­quie­ren de un pro­tec­tor es­to­ma­cal.

Có­mo ac­túa

El ome­pra­zol, ac­túa re­du­cien­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble la can­ti­dad de áci­do gás­tri­co pro­du­ci­da en el es­tó­ma­go. Pa­ra ello blo­quea una bom­ba ce­lu­lar que pro­du­ce io­nes de hi­dró­geno (H+), es de­cir, los áto­mos de hi­dró­geno que han per­di­do un elec­trón. Di­chos io­nes se sue­len aso­ciar con io­nes de

clo­ro pa­ra for­mar el áci­do clor­hí­dri­co (HCl). Al in­hi­bir la se­cre­ción de los io­nes H+, se re­du­ce con fuer­za la aci­dez gás­tri­ca. Y al re­du­cir la aci­dez de es­tó­ma­go, los pa­cien­tes que pa­de­cen ar­dor se sien­ten ali­via­dos.

Ló­gi­co: si hay muy po­co o na­da de áci­do en el es­tó­ma­go, en­ton­ces ha­brá me­nos re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co y el ar­dor que se ex­pe­ri­men­ta en la par­te cen­tral del pe­cho (por don­de dis­cu­rre el esó­fa­go) se ali­via­rá has­ta des­apa­re­cer. Pe­ro el pro­ble­ma re­si­de en que es­tos áci­dos que se su­pri­men con los me­di­ca­men­tos ¡es­tán ahí por al­go!

No más pas­ti­llas: fe­no­gre­co fren­te a ome­pra­zol

Así que, an­tes de co­rrer a la far­ma­cia, va­le la pe­na co­no­cer las al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les.

In­ves­ti­ga­do­res del de­par­ta­men­to de Bio­quí­mi­ca de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Uni­ver­si­dad de An­na­ma­lai Na­gar, en In­dia, han he­cho un ha­llaz­go mag­ní­fi­co. Han com­pa­ra­do el efec­to de las se­mi­llas de fe­no­gre­co en las úl­ce­ras gás­tri­cas fren­te al ome­pra­zol. Y los re­sul­ta­dos son es­pec­ta­cu­la­res a fa­vor del fe­no­gre­co, que ha de­mos­tra­do ser más efi­caz (apar­te, por su­pues­to, de ino­cuo) pa­ra pro­te­ger la mu­co­sa gás­tri­ca y pre­ve­nir y re­du­cir las le­sio­nes ul­ce­ro­sas.

To­dos po­de­mos ayu­dar al es­tó­ma­go a rea­li­zar su ta­rea de for­ma com­ple­ta­men­te na­tu­ral, sim­ple­men­te con la ayu­da de plan­tas me­di­ci­na­les de de­mos­tra­da efi­ca­cia.

El fe­no­gre­co man­tie­ne ale­ja­dos los pro­ble­mas de aci­dez, el ar­dor de es­tó­ma­go y la gas­tri­tis, tan­to si son pro­ble­mas pun­tua­les (por ejem­plo, oca­sio- na­dos por co­mi­das y ce­nas co­pio­sas), sino tam­bién con asom­bro­sos efec­tos pa­ra la sa­lud di­ges­ti­va a lar­go pla­zo. Veá­mos­lo en com­pa­ñía de otras plan­tas ami­gas de la sa­lud di­ges­ti­va, co­mo la me­li­sa, la sal­via y el dien­te de león.

El fe­no­gre­co: un po­ten­te an­ti­ul­ce­ro­so

Las se­mi­llas del fe­no­gre­co (Tri­go­ne­lla foe­num-grae­cum L.) con­tie­nen mul­ti­tud de nu­trien­tes y prin­ci­pios ac­ti­vos te­ra­péu­ti­cos. Apor­ta pro­teí­nas (en es­pe­cial los ami­noá­ci­dos trip­tó­fano, li­si­na y el áci­do 4-hi­dro­xii­so­leu­ci­na), mu­cí­la­gos (25%), lí­pi­dos (6-10%), tri­go­ne­li­na (un

an­tes de co­rrer a la far­ma­cia, va­le la pe­na co­no­cer las al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les

ti­po de al­ca­loi­de), cu­ma­ri­nas, lig­ni­na, fla­vo­noi­des y sa­po­ni­nas es­te­roi­deas.

Es muy efi­caz co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio y anal­gé­si­co (al­go muy útil en ca­so de gas­tri­tis), ade­más de te­ner otras pro­pie­da­des muy in­tere­san­tes al mar­gen de la di­ges­tión. Por ejem­plo, las se­mi­llas de fe­no­gre­co tie­nen ac­ti­vi­dad hi­po­glu­ce­mian­te (dis­mi­nu­yen el ni­vel de glu­co­sa en san­gre) gra­cias a su ele­va­do apor­te de fi­bra (mu­cí­la­gos), y so­bre to­do del ami­noá­ci­do hi­dro­xii­so­leu­ci­na.

Re­cien­te­men­te se con­si­de­ra que con­tri­bu­ye a la re­cu­pe­ra­ción mus­cu­lar tras el ejer­ci­cio fí­si­co y, en los hom­bres, a un au­men­to del ni­vel de tes­tos­te­ro­na.

La me­li­sa: efec­to an­ti­es­pas­mó­di­co y co­le­ré­ti­co

La me­li­sa (Me­lis­sa of­fi­ci­na­lis) se cul­ti­va des­de la an­ti­gua Gre­cia por sus vir­tu­des cal­man­tes y, so­bre to­do, por sus pro­pie­da­des di­ges­ti­vas. Su ac­ción te­ra­péu­ti­ca co­mo se­dan­te na­tu­ral, es­pas­mo­lí­ti­co y an­ti­bac­te­riano ra­di­ca en los prin­ci­pios ac­ti­vos que se en­cuen­tran en sus ho­jas, las cua­les, una vez deseca­das, de­ben con­te­ner al me­nos un 3% de áci­do ros­ma­rí­ni­co.

Es­ta ac­ti­vi­dad te­ra­péu­ti­ca re­sul­ta de es­pe­cial in­te­rés cuan­do el es­trés es uno de los fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes o agra­van­tes de los pro­ble­mas di­ges­ti­vos (esa sen­sa­ción de que los ner­vios “se aga­rran al es­tó­ma­go”).

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, y otros or­ga­nis­mos sa­ni­ta­rios, acon­se­jan el uso de la me­li­sa en el tra­ta­mien­to sin­to­má­ti­co de los tras­tor­nos di­ges­ti­vos, co­mo el do­lor, los es­pas­mos gas­tro­in­tes­ti­na­les y la hin­cha­zón ab­do­mi­nal.

Ade­más, la me­li­sa ac­túa co­mo una plan­ta mul­ti­usos, ya que ayu­da a re­du­cir el rit­mo car­día­co, me­jo­ra la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va y, gra­cias a su apor­te de po­li­fe­no­les, tie­ne ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te fren­te a los ra­di­ca­les li­bres.

Sal­via: con­tra la hin­cha­zón ab­do­mi­nal y es­ti­mu­lan­te di­ges­ti­vo

Las ho­jas de sal­via (Sal­via of­fi­ci­na­lis) han si­do uti­li­za­das des­de la an­ti­güe­dad; tan­to es así que la pa­la­bra sal­via pro­vie­ne del nom­bre la­tino sal­va­re (“sal­var”, “cu­rar”) y tan­to ro­ma­nos co­mo egip­cios las usa­ban en mul­ti­tud de pre­pa­ra­cio­nes. Es una ex­ce­len­te fuen­te de vi­ta­mi­na K y de hie­rro.

Las ho­jas de sal­via es­tán in­di­ca­das en ca­so de in­fla­ma­ción y en tras­tor­nos di­ges­ti­vos co­mo aci­dez o dis­ten­sión ab­do­mi­nal, así co­mo por su ac­ción la­xan­te y an­ti­es­pas­mó­di­ca en los múscu­los del es­tó­ma­go y los in­tes­ti­nos. Cal­ma los re­tor­ti­jo­nes y desem­pe­ña un pa­pel gas­tro­pro­tec­tor (an­ti­ar­dor gás­tri­co); y es par­ti­cu­lar­men­te efi­caz con­tra la hin­cha­zón ab­do­mi­nal y los ga­ses in­tes­ti­na­les.

Tam­bién ayu­da a re­du­cir los ni­ve­les de gra­sas cir­cu­lan­tes, gra­cias a que es­ti­mu­la la ac­ción he­pá­ti­ca de se­cre­ción de bi­lis, una sus­tan­cia ne­ce­sa­ria pa­ra el me­ta­bo­lis­mo y di­ges­tión de las gra­sas de los ali­men­tos.

El dien­te de león: des­in­to­xi­can­te y es­ti­mu­lan­te del hí­ga­do

An­ti­gua­men­te se con­si­de­ra­ba al dien­te de león (Ta­ra­xa­cum of­fi­ci­na­le) una ma­la hier­ba, pe­ro hoy en día son bien co­no­ci­das sus pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas. Es un buen de­pu­ra­ti­vo tan­to a ni­vel re­nal co­mo di­ges­ti­vo.

A ni­vel re­nal au­men­ta la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos re­te­ni­dos y ayu­da a eli­mi­nar to­xi­nas al au­men­tar la diu­re­sis. Y a ni­vel di­ges­ti­vo ayu­da a es­ti­mu­lar la fun­ción he­pá­ti­ca y bi­liar y, al au­men­tar la pro­duc­ción y se­cre­ción de bi­lis; re­sul­ta es­pe­cial­men­te útil pa­ra ayu­dar a di­ge­rir co­pio­sas co­mi­das ri­cas en gra­sas (¡muy tí­pi­cas de es­tas fe­chas na­vi­de­ñas!).

Es una plan­ta muy ri­ca en po­ta­sio, hie­rro, cal­cio, co­bre, ci­li­cio y man­ga­ne­so. Tam­bién con­tie­ne áci­dos gra­sos, co­li­na (un nu­trien­te im­por­tan­te pa­ra el hí­ga­do), vi­ta­mi­nas del gru­po B, vi­ta­mi­nas C, D y K, fla­vo­noi­des y ca­ro­te­noi­des.

La raíz pro­du­ce ade­más in­su­li­na y azú­ca­res com­ple­jos, así co­mo sus­tan­cias que fa­vo­re­cen la mul­ti­pli­ca­ción de bac­te­rias in­tes­ti­na­les be­ne­fi­cio­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.