Cla­ves pa­ra el re­gre­so del tiem­po es­ti­val al tiem­po oto­ñal

Sep­tiem­bre es a la na­tu­ra­le­za el mo­men­to del fin y el co­mien­zo, las ho­jas caen, la na­tu­ra­le­za se con­cen­tra, el vien­to gi­ra y co­mien­za a re­fres­car, to­do pa­re­ce que to­ma­rá el ca­mino de re­gre­so al in­te­rior… Os pro­po­ne­mos una tran­si­ción saludable.

Integral - - Sumario - TEX­TOS DE PA­TRI­CIA RES­TRE­PO (INS­TI­TU­TO MA­CRO­BIÓ­TI­CO DE ES­PA­ÑA)

En sep­tiem­bre las ho­ras de sol se acor­tan, las tem­pe­ra­tu­ras ba­jan aun­que aún no ha­ce frío, y los ca­lu­ro­sos días de ve­rano se van des­pi­dien­do se­re­na­men­te de­ján­do­nos el re­cuer­do más fru­gal en la me­mo­ria de los sa­bo­res, y así el oto­ño em­pie­za a ha­cer­se un lu­gar pa­ra dar pa­so al re­co­gi­mien­to y el fo­co.

Sin em­bar­go, pa­ra que es­ta tran­si­ción del ve­rano ex­tro­ver­ti­do, ex­pan­si­vo, fru­gal, co­lo­ris­ta, tras­no­cha­dor, re­mo­ja­do y noc­turno ha­cia los días más re­co­gi­dos, con ho­ra­rios es­co­la­res, y días con agen­das pro­gra­ma­das, se ha­ga de for­ma efi­caz y ar­mo­nio­sa, he­mos de con­si­de­rar al­gu­nas cla­ves vi­ta­les, que en reali­dad son las cla­ves que nos dic­ta la na­tu­ra­le­za en su sa­bi­du­ría in­he­ren­te y bio­ló­gi­ca.

El pro­pó­si­to tam­bién es asen­tar los pies en la tie­rra, re­cu­pe­rar el fo­co des­pués del ve­rano don­de la ener­gía es­ta­ba to­tal­men­te pro­yec­ta­da al ex­te­rior, al dis­fru­te y la ex­pan­sión. Si se­gui­mos co­mien­do de la mis­ma for­ma que lo ha­cía­mos en ve­rano, es­pe­cial­men­te los ni­ños su­fren por la in­ca­pa­ci­dad de adap­tar­se al co­le, sus men­tes es­tán dis­per­sas y sin ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción.

LA ES­PON­JA

Pa­ra com­pren­der es­te fe­nó­meno os pro­pon­go la ana­lo­gía de la es­pon­ja, en ve­rano so­mos co­mo una es­pon­ja em­pa­pa­da en agua, cuan­do lle­ga el oto­ño el frío con­trae es­ta es­pon­ja y to­do el lí­qui­do con­te­ni­do sa­le al ex­te­rior, por es­ta ra­zón es la épo­ca en la que hay más res­fria­dos y pro­ble­mas re­la­cio- na­dos con el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio e in­tes­ti­nal. Pues si he­mos abu­sa­do de mu­chos lí­qui­dos, be­bi­das frías, más fru­ta en pro­por­ción y des­equi­li­brio con res­pec­to a otros ali­men­tos co­mo le­gum­bres, ce­rea­les, ver­du­ras , al­gas, se­mi­llas y fru­tos se­cos, en­ton­ces nues­tro or­ga­nis­mo ten­drá un ex­ce­so de lí­qui­do frío, que lue­go en oto­ño-in­vierno se con­vier­te en cú­mu­los y mo­co. Re­cuer­da que no en­fer­ma­mos por lo que co­me­mos, en­fer­ma­mos por lo que no po­de­mos eli­mi­nar.

Se­gún el li­bro Clá­si­co del Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, en los tres me­ses de oto­ño, to­dos los se­res de la na­tu­ra­le­za lle­gan a la ma­du­rez , el cli­ma y la ener­gía del cie­lo se en­fría, el vien­to co­mien­za a agi­tar­se. Es el pun­to de cam­bio don­de el YANG o ac­ti­vo (ve­rano) se gi­ra y se trans­for­ma en su opues­to, YIN o pa­si­vo.

LAS CIN­CO TRANS­FOR­MA­CIO­NES

De acuer­do a la tra­di­ción orien­tal, el mo­vi­mien­to cons­tan­te del uni­ver­so obe­de­ce a un pa­trón cí­cli­co re­pe­ti­ti­vo, fá­cil­men­te ob­ser­va­ble en la su­ce­sión de las fa­ses de un día, de las es­ta­cio­nes del año.

Pa­ra ca­da ci­clo fue­ron de­fi­ni­das cin­co fa­ses, co­rres­pon­dien­tes a cin­co trans­for­ma­cio­nes ener­gé­ti­cas o ti­pos de ener­gía, que ha­cen así más per­cep­ti­ble la for­ma co­mo el cam­bio se ex­pre­sa du­ran­te un ci­clo com­ple­to. Es­tas fa­ses fue­ron de­sig­na­das co­mo, ener­gía flo­tan­te, as­cen­den­te, ac­ti­va, des­cen­den­te y de reunión o fu­sión. A ca­da una de las fa­ses se co­rres­pon­de una es­ta­ción del año (in­vierno, pri­ma­ve­ra, ve­rano, ve­rano tar­dío y oto­ño res­pec­ti­va­men­te). Una fa­se del día, así co­mo otros as­pec­tos exis­ten­tes en la na­tu­ra­le­za, co­mo son los co­lo­res, sa­bo­res, so­ni­dos etc. Sim­bó­li­ca­men­te, son, en su or­den, de­sig­na­dos co­mo agua, ár­bol, fue­go tie­rra y me­tal.

En al­gu­nos es­cri­tos los en­con­tra­mos de­sig­na­dos co­mo “ele­men­tos”, lo que es una in­ter­pre­ta­ción equi­vo­ca­da, pues jus­ta­men­te es el di­na­mis­mo lo que ca­rac­te­ri­za a es­tos ci­clos siem­pre cam­bian­tes, por es­to les lla­ma­mos en ma­cro­bió­ti­ca “las cin­co trans­for­ma­cio­nes de la ener­gía”, y a ca­da ci­clo le lla­ma­mos trans­for­ma­ción.

Se­gún es­ta teo­ría de las cin­co trans­for­ma­cio­nes, la trans­for­ma­ción tie­rra co­rres­pon­de al ve­rano tar­dío, o fin del ve­rano, o ve­ra­ni­llo In­dio.

ÓR­GA­NOS ASO­CIA­DOS

La trans­for­ma­ción tie­rra se aso­cia a los ór­ga­nos es­tó­ma­go, ba­zo, pán­creas nu­tri­dos por el sa­bor dulce, y se aso­cia a la ca­pa­ci­dad de nu­trir­nos y de nu­trir. Cuan­do es­ta­mos bien nu­tri­dos te­ne­mos cer­te­zas y cree­mos en lo que ha­ce­mos, nos ocu­pa­mos de nues­tros pro­yec­tos y crea­cio­nes. Cuan­do los ór­ga­nos de tie­rra es­tán en des­equi­li­brio, nos preo­cu­pa­mos en ex­ce­so en vez de ocu­par­nos, mi­ra­mos los pro­yec­tos de

“Se re­co­mien­da ir a la ca­ma con la pues­ta del sol y le­van­tar­se des­pués de que na­ce el sol.

Es muy im­por­tan­te man­te­ner­se en cal­ma y en paz, evi­tar la de­pre­sión, pa­ra que la tran­si­ción se ha­ga de ma­ne­ra sua­ve ha­cia el in­vierno. El es­pí­ri­tu y la ener­gía de­ben man­te­ner­se fo­ca­li­za­dos y con­cen­tra­dos. La ener­gía del pul­món, lle­na, lim­pia y en cal­ma”. NEIJING

los otros con un ai­re de en­vi­dia e in­se­gu­ri­dad, y nos des­co­nec­ta­mos de los ci­clos na­tu­ra­les de la vida.

El es­tó­ma­go, ba­zo y pán­creas son ór­ga­nos con fun­cio­nes cla­ra­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vas, di­ges­ti­vas, in­mu­ni­ta­rias, de asi­mi­la­ción y dis­cer­ni­mien­to, es­tos ór­ga­nos son nu­tri­dos por las ver­du­ras dulces y en ge­ne­ral por el sa­bor dulce na­tu­ral de las ver­du­ras re­don­das, co­mo ca­la­ba­zas, ce­bo­llas, co­les, co­les de Bru­se­las, co­li­flor, cas­ta­ñas, gui­san­tes se­cos y otros.

LOS ALI­MEN­TOS

Y EL NUE­VO CUR­SO

Tam­bién en­tran en jue­go los ce­rea­les co­mo el mi­jo, un ce­real que ayu­da a me­jo­rar to­dos los des­or­de­nes del es­tó­ma­go y el ba­zo, que ge­ne­ra fo­co, con­cen­tra­ción, fa­ci­li­ta el re­gre­so al co­le, es co­no­ci­do co­mo el ce­real que fa­vo­re­ce las ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les.

Otros ali­men­tos que to­ni­fi­can y nu­tren es­tos ór­ga­nos son por ejem­plo las al­gas ara­me, los gar­ban­zos, los azu­kis co­ci­na­dos con ca­la­ba­za, las cas­ta­ñas pi­lon­gas o cas­ta­ñas que se se­can de un año pa­ra otro.

El sa­bor dulce na­tu­ral nu­tre es­tos ór­ga­nos, es el sa­bor de la fru­ta se­ca, de la ca­la­ba­za co­ci­da, de las ver­du­ras re­don­das re­du­ci­das o es­to­fa­das, de los ce­rea­les in­te­gra­les en grano, sin em­bar­go el sa­bor dulce que de­vie­ne del azú­car sim­ple en cual­quie­ra de sus for­mas, los lí­qui­dos azu­ca­ra­dos y los ce­rea­les re­fi­na­dos, per­ju­di­can de­ter­mi­nan­te­men­te las fun­cio­nes di­ges­ti­vas, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y des­es­ta­bi­li­zan el equi­li­brio de los azú­ca­res en san­gre. A ni­vel emo­cio­nal y men­tal nos afec­tan po­ten­cian­do el vic­ti­mis­mo, la en­vi­dia, las re­la­cio­nes de­pen­dien­tes, la in­se­gu­ri­dad, las du­das, la fal­ta de em­pa­tía, la fal­ta de con­cen­tra­ción, la men­te dis­per­sa y an­gus­tia­da, los ata­ques de pá­ni­co y las cri­sis de an­sie­dad.

LAS COCCIONES

En la co­ci­na to­do lo que son cocciones que in­vi­tan a res­ca­tar el sa­bor dulce y con­cen­trar­lo, las cocciones que lle­van ca­lor al in­te­rior, la co­ci­na con la ener­gía des­cen­den­te, la co­ci­na que se ins­pi­ra en la com­po­ta de man­za­nas o el mem­bri­llo, en la re­duc­ción de la ca­la­ba­za es­to­fa­da o al horno, en las za­naho­rias al va­por, en los es­to­fa­dos de le­gum­bres he­chos en la olla a pre­sión com­bi­na­dos con ver­du­ras co­se­cha­das en es­ta épo­ca, en la re­don­dez de las co­les de Bru­se­las, en las cre­mas de ca­la­ba­za o co­li­flor o ce­bo­llas, en los es­to­fa­dos de ver­du­ras con al­gas ara­me, y si los que­re­mos con una in­ten­ción más pro­fun­da y me­di­ci­nal, la coc­ción nis­hi­me o la so­pa de ver­du­ras dulces con mi­jo, un clá­si­co que re­ani­ma y equi­li­bra en to­dos los as­pec­tos.

Co­les de bru­se­las al horno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.