Síndrome premenstrual: es­cu­cha su men­sa­je

Nues­tra so­cie­dad ac­tual y nues­tro es­ti­lo de vida con­tri­bu­yen so­bre­ma­ne­ra al des­equi­li­brio de la sa­lud hor­mo­nal de la mu­jer.

Integral - - Sumario - TEX­TOS DE CALA CER­VE­RA (Ca­laHCer­ve­[email protected] - www.ca­la­cer­ve­ra.com)

Alo lar­go de la his­to­ria, las mu­je­res nos he­mos adap­ta­do a un ti­po de so­cie­dad pa­triar­cal, y pa­ra so­bre­vi­vir a ella he­mos te­ni­do que sa­cri­fi­car gran par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za y ca­rac­te­rís­ti­cas fe­me­ni­nas, co­mo la in­tui­ción (en­tre mu­chas otras). He­mos apren­di­do a des­co­nec­tar­nos de no­so­tras mis­mas y a en­te­rrar nues­tra esen­cia pa­ra po­der desa­rro­llar una for­ma de pen­sar y de sen­tir acor­de a las exi­gen­cias de nues­tra so­cie­dad.

Es po­si­ble que el síndrome premenstrual, tan común en­tre las mu­je­res de nues­tra so­cie­dad y cul­tu­ra de hoy en día, se de­ri­ve, en gran par­te, de es­ta si­tua­ción. Y no só­lo el síndrome premenstrual, tam­bién la ma­yo­ría de los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud femenina co­mo ova­rios po­li­quís­ti­cos, in­fer­ti­li­dad, pó­li­pos, fi­bro­mas, mio­mas, y me­no­pau­sia pre­coz.

Mu­chas mu­je­res, por las exi­gen­cias de una em­pre­sa o una pro­fe­sión, apar­can el de­seo de ser ma­dres. Mu­chas otras, do­ta­das de gran crea­ti­vi­dad, no pue­den dar sa­li­da a sus sue­ños de­bi­do a una so­cie­dad y es­ti­lo de vida con gran­des exi­gen­cias eco­nó­mi­cas. Gran par­te de las mu­je­res se sien­ten ago­ta­das por lle­var un rit­mo de vida sa­tu­ra­do de obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les y do­més­ti­cas. La frus­tra­ción, la ener­gía crea­ti­va blo­quea­da, el ago­ta­mien­to fí­si­co e in­te­lec­tual, el desoír las ne­ce­si­da­des del cuer­po du­ran­te las di­fe­ren­tes fa­ses del ci­clo mens­trual, el abu­so de la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va y el DIU hor­mo­nal, es­tre­san nues­tra men­te y nues­tros ór­ga­nos se­xua­les fe­me­ni­nos, dan­do lu­gar a des­equi­li­brios hor­mo­na­les, co­mo el síndrome premenstrual.

So­lo hay que ob­ser­var los anun­cios pu­bli­ci­ta­rios de com­pre­sas y tam­po­nes, me­dian­te los cua­les tra­tan de ha­cer­nos creer que du­ran­te la mens­trua­ción to­do de­be­ría se­guir igual, que de­be­mos sen­tir­nos fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te de la mis­ma ma­ne­ra ca­da día del mes.

En reali­dad, es­to no es así. Las ne­ce­si­da­des de una mu­jer mens­truan­do no son las mis­mas que las de una mu­jer ovu­lan­do, ni las mis­mas que las de los hom­bres con los que tra­ba­ja­mos y con­vi­vi­mos. Sin em­bar­go, nos em­pe­ña­mos en creer que de­be­ría­mos sen­tir­nos igual ca­da día del mes. Y an­te se­me­jan­te lo­cu­ra y des­co­ne­xión con nues­tra na­tu­ra­le­za, nos com­pa­ra­mos y com­pe­ti­mos con nues­tro en­torno y po­ne­mos en du­da nues­tra esen­cia, ne­ce­si­da­des y de­seos.

Pa­ra sa­nar los des­equi­li­brios hor­mo­na­les es im­por­tan­te, pri­me­ro, que

nos acep­te­mos. Las mu­je­res nos re­gi­mos por ci­clos, co­mo las ma­reas o las es­ta­cio­nes del año. Si acep­ta­mos esas ¿por qué no acep­ta­mos las nues­tras? Vi­vi­mos ha­cien­do un gran es­fuer­zo por tra­tar de per­ma­ne­cer y pa­re­cer li­nea­les. He­mos aca­ba­do cre­yen­do que ser cí­cli­cas es si­nó­ni­mo de his­té­ri­cas y emo­cio­nal­men­te des­equi­li­bra­das. Na­da más le­jos de la ver­dad.

El ci­clo mens­trual y su in­fluen­cia en el com­por­ta­mien­to

Ha­ce po­co ca­yó en mis ma­nos una fra­se muy in­tere­san­te de la doc­to­ra Christiane North­rup que de­cía: “el ci­clo mens­trual ri­ge el flu­jo no só­lo de los lí­qui­dos, sino tam­bién de la in­for­ma­ción y la crea­ti­vi­dad”.

Las mu­je­res te­ne­mos dos ci­clos muy mar­ca­dos en el mes: des­de la mens­trua­ción has­ta la ovu­la­ción (apro­xi­ma­daes­tró­ge­nos. men­te 14-15 días) y des­de la ovu­la­ción has­ta el ini­cio de la mens­trua­ción (apro­xi­ma­da­men­te tam­bién 14-15 días).

En la pri­me­ra par­te del ci­clo (des­de la mens­trua­ción has­ta la ovu­la­ción), las hor­mo­nas que nos pre­do­mi­nan son los Es­te con­jun­to de hor­mo­nas nos im­pul­sa a sa­lir a la vida. Des­de un pun­to de vis­ta me­ra­men­te bio­ló­gi­co y ani­mal, po­dría­mos de­cir que los es­tró­ge­nos pre­pa­ran a la hem­bra pa­ra la ovu­la­ción y, por con­si­guien­te, pa­ra sa­lir en bus­ca del ma­cho. En no­so­tras, las mu­je­res, es­to se tra­du­ce en una eta­pa de ex­pan­sión, don­de nos po­de­mos sen­tir con más ga­nas y fuer­zas pa­ra ini­ciar pro­yec­tos, más ne­ce­si­dad de ex­pan­sión y so­cia­li­za­ción.

En la se­gun­da par­te de ci­clo (des­de la ovu­la­ción has­ta la mens­trua­ción), la hormona pre­do­mi­nan­te es la pro­ges­te­ro­na. Es­ta hormona se en­car­ga de pre­pa­rar el úte­ro pa­ra la im­plan­ta­ción de un em­brión. Si és­te se im­plan­ta, la pro­ges­te­ro­na se en­car­ga de que el úte­ro pue­da lle­var a tér­mino el em­ba­ra­zo. En es­ta eta­pa postovu­la­to­ria, la pro­ges­te­ro­na cum­ple tam­bién una fun­ción cal­man­te y pro­tec­to­ra. En los ani­ma­les es­ta hormona ac­ti­va el com­por­ta­mien­to ma­ter­nal, co­mo la ne­ce­si­dad de cons­truir el ni­do.

pa­ra so­bre­vi­vir a la so­cie­dad pa­triar­cal he­mos te­ni­do que sa­cri­fi­car gran par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za y ca­rac­te­rís­ti­cas fe­me­ni­nas

El men­sa­je del síndrome premenstrual

En la eta­pa premenstrual, la pro­ges­te­ro­na nos apor­ta a las mu­je­res más sen­si­bi­li­dad e in­tui­ción. To­do lo que ta­pa­mos de nues­tra vida que no que­re­mos ver o to­do aque­llo a lo que no que­re­mos en­fren­tar­nos, re­apa­re­ce esos días an­tes de san­grar. Lo que sur­ge ca­da mes co­mo conflicto, mo­les­tia, o que­ja, exis­te real­men­te en no­so­tras, y en esos días te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ver­lo me­jor que en nin­gún otro mo­men­to del mes. Es nues­tra opor­tu­ni­dad pa­ra lle­var­lo a la con­cien­cia y po­der ha­cer al­go al res­pec­to.

Si el síndrome premenstrual te ha­ce sen­tir hin­cha­da, con do­lor de pe­chos y de ca­be­za, ago­ta­da, es­cu­cha tu cuer­po. De­trás de ca­da sín­to­ma o mo­les­tia hay una emo­ción. Tal vez te sien­tas ago­bia­da, atra­pa­da, en­fa­da­da, me­lan­có­li­ca, de­cep­cio­na­da, o frus­tra­da. Sea lo que sea que sien­tas en esos días, prés­ta­le aten­ción. Los sín­to­mas son una for­ma de ex­pre­sión. Es­cú­cha­te y sé ho­nes­ta con­ti­go. Re­vi­sa qué as­pec­tos de tu vida te ge­ne­ran las mis­mas emo­cio­nes que sien­tes con el síndrome premenstrual. Ahí, se­gu­ra­men­te, vas a en­con­trar mu­cha in­for­ma­ción so­bre el ori­gen de tu ma­les­tar fí­si­co.

Xe­noes­tró­ge­nos

Ade­más de vi­vir a un rit­mo le­jos de nues­tras ne­ce­si­da­des, vi­vi­mos tam­bién ro­dea­das de xe­noes­tró­ge­nos. És­tas son sus­tan­cias aje­nas al cuer­po (pes­ti­ci­das, plás­ti­cos, com­pues­tos in­dus­tria­les y dro­gas far­ma­céu­ti­cas) con un efec­to es­tro­gé­ni­co. Es­tos quí­mi­cos tie­nen la es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar muy pa­re­ci­da a los es­tró­ge­nos y pue­den unir­se a los re­cep­to­res hor­mo­na­les de las cé­lu­las obs­tru­yen­do la res­pues­ta hor­mo­nal na­tu­ral.

El re­sul­ta­do es una de­fi­cien­cia de es­tró­ge­nos en los lu­ga­res don­de se ne­ce­si­tan y, por con­tra­par­ti­da, un au­men­to de es­tos en san­gre. El ex­ce­so de es­tró­ge­nos va a des­equi­li­brar la pro­duc­ción de pro­ges­te­ro­na en es­ta se­gun­da eta­pa del ci­clo, afec­tan­do a nues­tra ca­pa­ci­dad in­tui­ti­va y de in­tros­pec­ción, ha­cién­do­nos más pro­cli­ves a en­trar en la es­pi­ral de ma­les­tar fí­si­co e in­sa­tis­fac­ción emo­cio­nal.

El hí­ga­do y las hor­mo­nas

La de­gra­da­ción de las hor­mo­nas se­xua­les se lle­va a ca­bo en el hí­ga­do. Una vez des­com­pues­tos los es­tró­ge­nos, es­tos son lle­va­dos por la bi­lis al in­tes­tino pa­ra ser eli­mi­na­dos (otra par­te es tam­bién eli­mi­na­da a tra­vés de la ori­na). Si es­te pro­ce­so de de­gra­da­ción no se lle­va a ca­bo ade­cua­da­men­te, el efec­to se­rá la acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de es­tró­ge­nos en san­gre. Pa­ra que el hí­ga­do lle­ve a ca­bo co­rrec­ta­men­te es­te tra­ba­jo de lim­pie­za, son de vi­tal im­por­tan­cia las vi­ta­mi­nas del gru­po B y los minerales zinc, se­le­nio, co­bre y mag­ne­sio, ade­más del glu­ta­tión, sul­fu­ro y gli­ci­na. Por ejem­plo, el es­tra­diol (el es­tró­geno más po­ten­te de to­dos), se de­gra­da en el hí­ga­do con la ayu­da de en­zi­mas y jun­to con to­dos los nu­trien­tes men­cio­na­dos pa­sa a ser con­ver­ti­do en es­triol (el es­tró­geno más sua­ve de to­dos) que jun­to con la fi­bra de la ali­men­ta­ción es eli­mi­na­do del or­ga­nis­mo. Sin esos nu­trien­tes los es­tró­ge­nos no se pue­den de­gra­dar ade­cua­da­men­te que­dan­do re­ci­cla­dos en san­gre, ge­ne­ran­do un des­equi­li­brio hor­mo­nal.

La im­por­tan­cia del in­tes­tino en el síndrome premenstrual

Pa­ra ob­te­ner to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta el hí­ga­do pa­ra lim­piar los es­tró­ge­nos, es de vi­tal im­por­tan­cia que la ali­men­ta­ción sea sa­na y que el in­tes­tino fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, ya que és­te ade­más de ayu­dar­nos a ab­sor­ber los nu­trien­tes a la san­gre, tam­bién se en­car­ga de la eli­mi­na­ción de los es­tró­ge­nos. La ma­yo­ría de mu­je­res que tra­to con síndrome premenstrual su­fre ade­más el res­to del mes de sín­to­mas in­tes­ti­na­les co­mo in­di­ges­tión, ga­ses, hin­cha­zón ab­do­mi­nal, es­tre­ñi­mien­to…

Si el co­lon tie­ne un cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo de bac­te­ria “no ami­ga”, és­ta pue­de au­men­tar los ni­ve­les de la en­zi­ma be­ta-glu­cu­ro­ni­da­sa, en­car­ga­da de la reab­sor­ción de los es­tró­ge­nos de nue­vo a la san­gre. Por es­te mo­ti­vo es de vi­tal im­por­tan­cia se­guir una die­ta eco­ló­gi­ca (pa­ra evi­tar xe­noes­tró­ge­nos) ri­ca en ve­ge­ta­les, fru­ta y pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad (car­ne, pes­ca­do, hue­vos, ma­ris­co), fru­tos se­cos y se­mi­llas, acei­te vir­gen de oli­va de pri­me­ra pre­sión en frío, al­go de le­gum­bres y su­fi­cien­te agua em­bo­te­lla­da. Por el con­tra­rio, se de­ben eli­mi­nar los azú­ca­res, lác­teos y ce­rea­les,

Sea lo que sea que sien­tas en esos días, prés­ta­le aten­ción. Los sín­to­mas son una for­ma de ex­pre­sión. Es­cú­cha­te y sé ho­nes­ta con­ti­go.

es­pe­cial­men­te el glu­ten. Tam­bién de­be tra­tar­se cual­quier des­equi­li­brio in­tes­ti­nal co­mo can­di­dia­sis o pa­ra­si­to­sis y ha­cer es­pe­cial én­fa­sis en equi­li­brar la flo­ra in­tes­ti­nal.

Re­gu­lar­men­te me en­cuen­tro en con­sul­ta con mu­je­res que con los años han ido des­co­nec­tán­do­se de su cuer­po y que pi­den a gri­tos ayu­da pa­ra vol­ver a co­nec­tar­se con­si­go mis­mas. Por su­pues­to, una bue­na ali­men­ta­ción, com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les, ejer­ci­cio fí­si­co y ca­li­dad en el des­can­so son fac­to­res im­pres­cin­di­bles pa­ra evi­tar o co­rre­gir es­tos pro­ble­mas de sa­lud femenina, pe­ro al­go esen­cial pa­ra real­men­te po­ner en mar­cha nues­tra sa­lud hor­mo­nal es to­mar con­cien­cia de nues­tro po­ten­cial. Abre los ojos, va­ló­ra­te y haz los cam­bios ne­ce­sa­rios en tu vida pa­ra vi­vir más acor­de a tus ne­ce­si­da­des.

Se­ría ma­ra­vi­llo­so que las mu­je­res con­si­guié­ra­mos to­do lo que nos pro­pu­sié­ra­mos ser en la vida sin per­der nues­tra esen­cia, sin te­ner que sa­cri­fi­car o es­co­ger, sin de­jar de la­do nues­tros de­seos y ne­ce­si­da­des, y así po­der apor­tar al mun­do lo me­jor de no­so­tras mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.