EL PA­CIEN­TE, EL PRO­TA­GO­NIS­TA

Integral - - Salud Natural -

To­dos los ex­per­tos tie­nen una vi­sión ho­lís­ti­ca de la sa­lud (“aquí tra­ta­mos per­so­nas, no en­fer­me­da­des”, di­ce Ró­de­nas) y, so­bre to­do, com­par­ten uno de los prin­ci­pios bá­si­cos de la me­di­ci­na in­te­gra­ti­va: no só­lo se fa­ci­li­tan re­cur­sos pa­ra que el cuer­po sa­ne, sino que se em­po­de­ra al pa­cien­te y se le da el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra la pre­ven­ción. “Nues­tro ob­je­ti­vo no es dar un tra­ta­mien­to, qui­tar el do­lor y ya es­tá”, con­ti­núa Ró­de­nas, “no­so­tros que­re­mos que la per­so­na, cuan­do sal­ga del cen­tro, ha­ya rea­li­za­do una se­rie de cam­bio de há­bi­tos pa­ra te­ner una vida saludable y dis­pon­ga de sus pro­pias he­rra­mien­tas pa­ra man­te­ner­se en equi­li­brio y ale­ja­do de la en­fer­me­dad”.

Por eso en el nom­bre del cen­tro cons­ta el con­cep­to “es­cue­la de sa­lud”: por­que ca­da médico edu­ca a su pa­cien­te en la pro­pia con­sul­ta (“¡sin adoc­tri­nar!”), por­que se pu­bli­can ar­tícu­los di­vul­ga­ti­vos y se rea­li­zan con­fe­ren­cias gra­tui­tas de for­ma pe­rió­di­ca, y por­que su ofer­ta de ta­lle­res es com­ple­ta y con­ti­nua (Diez con­se­jos pa­ra man­te­ner­se sano; Téc­ni­ca pa­ra fa­vo­re­cer el cam­bio hor­mo­nal du­ran­te la me­no­pau­sia; Cui­dan­do las emo­cio­nes: ira, tris­te­za, mie­do; Téc­ni­cas na­tu­ris­tas pa­ra apli­car en ca­sa – ca­ta­plas­mas, enemas, ba­ños vi­ta­les–; Cin­co prác­ti­cas pa­ra cul­ti­var la paz; etc.).

“La me­di­ci­na con­ven­cio­nal co­lo­ca al pa­cien­te en lu­gar muy pa­si­vo. No­so­tros, al di­vul­gar en sa­lud, pre­ten­de­mos que las per­so­nas ten­gan la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que se res­pon­sa­bi­li­cen y to­men sus de­ci­sio­nes en li­ber­tad, aun­que esa de­ci­sión sea de­le­gar fi­nal­men­te en un ex­per­to”, di­ce Ro­sa Cha­cón, so­cia del cen­tro, maes­tra, me­dia­do­ra y ex­per­ta en el mé­to­do To­ma­tis.

Si cuan­do nos com­pra­mos una ca­sa, cuan­do re­sol­ve­mos dónde ir de va­ca­cio­nes o cuan­do ele­gi­mos la guar­de­ría de nues­tros hi­jos, nos im­pli­ca­mos pa­ra en­con­trar la me­jor so­lu­ción, ¿por qué con nues­tra sa­lud en se­gui­da nos po­ne­mos en ma­nos de al­guien que de­ci­de por no­so­tros?

MÁS DESAJUSTES EMO­CIO­NA­LES

A la luz de los re­sul­ta­dos, la pers­pec­ti­va in­te­gra­ti­va fun­cio­na. Ró­de­nas ex­pli­ca por ejem­plo que sus tra­ta­mien­tos sue-

len em­pe­zar con un “re­set fí­si­co”, una lim­pie­za de­pu­ra­ti­va de quin­ce días, con la que se con­si­gue un cam­bio en el cuer­po pe­ro tam­bién en la men­te. “Las per­so­nas no­tan que me­jo­ran, au­men­tan su au­to­es­ti­ma y son ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes más ade­cua­das”, di­ce.

In­te­gral tam­bién per­mi­te cam­bios efi­ca­ces al apro­xi­mar­se de una for­ma res­pe­tuo­sa a las pro­ble­má­ti­cas (co­mo el pe­que­ño de tres años a quien ha­bían diag­nos­ti­ca­do au­tis­mo y que, tras dos se­sio­nes con Cha­cón, ya pre­sen­ta­ba me­jo­ras. ¿La ma­ne­ra? Po­ner el fo­co en los as­pec­tos po­si­ti­vos del ni­ño, y no tan­to en sus di­fi­cul­ta­des). Y al fa­ci­li­tar el es­pa­cio de con­ten­ción ade­cua­do pa­ra que las per­so­nas pue­dan re­co­nec­tar con­si­go mis­mas. Es el ca­so de una mu­jer aten­di­da por Áu­rea Gó­mez, so­cia del cen­tro y te­ra­peu­ta ma­nual (en so­fro­lo­gía y be­lle­za na­tu­ral): su pa­cien­te, des­pués de re­ci­bir una se­sión de reiki, pu­do re­fle­xio­nar pa­ra dar­le un nue­vo rum­bo a su si­tua­ción de pa­re­ja. Los ejem­plos, en reali­dad, se cuen­tan por mi­les en es­tas tres dé­ca­das.

Trein­ta años des­pués de abrir las puer­tas del cen­tro, ca­da vez más pa­cien­tes eli­gen la me­di­ci­na in­te­gra­ti­va co­mo pri­me­ra op­ción (an­tes re­pre­sen­ta­ba su úl­ti­mo re­cur­so tras no en­con­trar so­lu­cio­nes en la me­di­ci­na con­ven­cio­nal). Se­gún Ró­de­nas, el per­fil era me­nos va­ria­do: ade­más de “los re­bo­ta­dos”, acu­dían so­bre to­do jó­ve­nes, cul­tos, lec­to­res de es­ta re­vis­ta; o na­tu­ris­tas ve­te­ra­nos que an­he­la­ban es­te ti­po de cui­da­dos.

El ti­po de do­len­cias tam­bién ha da­do un vuel­co: si an­tes eran más co­mu­nes las do­len­cias fí­si­cas (pro­ble­mas di­ges­ti­vos, pul­mo­na­res, etc.), aho­ra son ma­yo­ría las pa­to­lo­gías emo­cio­na­les (o “exis­ten­cia­les”, tal y co­mo de­ta­llan en la web - http://in­te­gral­cen­tre­me­dic.com).

“Aho­ra los es­tí­mu­los ex­ter­nos se han mul­ti­pli­ca­do y tie­nen in­fluen­cia en la sa­lud: in­ter­net, las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, la con­ta­mi­na­ción, la to­xi­ci­dad de los ali­men­tos. Por otro la­do, hay mu­cha sa­tu­ra­ción men­tal por ex­ce­so de in­for­ma­ción, un rit­mo muy ace­le­ra­do, mu­cho es­trés”, di­ce el so­cio y médico na­tu­ris­ta.

“Tam­bién so­mos el re­sul­ta­do del mo­men­to en el que vi­vi­mos”, aña­de Cha­cón. “Po­si­ble­men­te so­mos hi­jos de pa­dres que vi­vie­ron la gue­rra o la pos­gue­rra, que nos tras­la­da­ron que lo más im­por­tan­te era es­tu­diar y te­ner un buen tra­ba­jo. Pe­ro hoy en día en me­dio de la gran­dí­si­ma incertidumbre y cam­bio cons­tan­te, no hay un ob­je­ti­vo cla­ro. Se da una con­ti­nua bús­que­da de mo­ti­va­ción. ¿Qué he­mos ve­ni­do a ha­cer?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.