Una pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio li­te­ra­ria

Integral - - Sabiduría Personal -

«“¿Qué po­dría ofre­cer es­te hombre an­ciano, en­fer­mo y ago­bia­do por las deu­das a una jo­ven, vi­va y exu­be­ran­te ni­ña? ¿No se­ría su amor por él un te­rri­ble sa­cri­fi­cio? Y, des­pués de to­do, ¿no se arre­pen­ti­ría amar­ga­men­te de unir su vida a la de él? Y en ge­ne­ral, ¿se­ría po­si­ble que una jo­ven tan di­fe­ren­te en edad y per­so­na­li­dad se enamo­ra­ra de mi ar­tis­ta? ¿No se­ría eso psi­co­ló­gi­ca­men­te fal­so? Que­ría pe­dir tu opi­nión so­bre es­te asun­to, An­na Gri­gor­yev­na.”

“Pe­ro, ¿por qué se­ría im­po­si­ble? Por­que si, co­mo di­ces, tu An­ya no es sim­ple­men­te un co­que­teo va­cío, y po­see un co­ra­zón ama­ble y re­cep­ti­vo, ¿por qué no po­dría enamo­rar­se de tu ar­tis­ta? ¿Qué más da si él es po­bre y es­tá en­fer­mo? ¿Dónde es­tá el sa­cri­fi­cio, de to­dos mo­dos? Si ella real­men­te lo ama, se­rá fe­liz y ¡nun­ca ten­drá que arre­pen­tir­se de na­da!”, di­je aca­lo­ra­da.

Fyo­dor Mik­hai­lo­vich me mi­ró emo­cio­na­do.

“¿Real­men­te crees que ella po­dría amar­lo ge­nui­na­men­te y por el res­to de su vida?”, él ca­lló, va­ci­lan­te. “Pon­te en su lu­gar por un mo­men­to”, di­jo con voz tem­blo­ro­sa. “Ima­gi­na que es­te ar­tis­ta soy yo. Que te he con­fe­sa­do mi amor y te he pe­di­do que seas mi es­po­sa. Di­me, ¿qué res­pon­de­rías?”

Su ros­tro re­ve­la­ba una ver­güen­za tan pro­fun­da, un tor­men­to in­terno tal, que com­pren­dí por fin que no se tra­ta­ba de una con­ver­sa­ción so­bre li­te­ra­tu­ra, que si le da­ba una res­pues­ta eva­si­va da­ría un gol­pe mor­tal a su au­to­es­ti­ma y or­gu­llo. Mi­ré su ros­tro preo­cu­pa­do, que se ha­bía vuel­to tan que­ri­do pa­ra mí, y di­je: “Te res­pon­de­ría que te amo y te ama­ré toda mi vida.”

No in­ten­ta­ré trans­mi­tir las pa­la­bras lle­nas de ter­nu­ra y amor que me di­jo en­ton­ces, pues son sa­gra­das pa­ra mí. Es­ta­ba atur­di­da, ca­si aplas­ta­da por la in­men­si­dad de mi fe­li­ci­dad y, du­ran­te mu­cho tiem­po, no pu­de creer­lo.»

AN­NA DOS­TOIEVS­KI en Dos­toievs­ki Re­mi­nis­cen­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.