Las ga­lli­nas: lis­tas, amo­ro­sas y com­ple­jas . . .

IGUAL­DAD ANI­MAL (WWW.IGUALDADANIMAL.ORG) MUES­TRA EL CRUEL DES­TINO DE LAS GA­LLI­NAS EN LA IN­DUS­TRIA DEL HUE­VO Y TAM­BIÉN SU FOR­MA DE VI­DA NA­TU­RAL, QUE OS OFRE­CE­MOS AQUÍ.

Integral - - Sumario -

Mu­chas per­so­nas creía­mos que las ga­lli­nas son po­co in­te­li­gen­tes y las ve­mos co­mo ani­ma­les con lo que ja­más ima­gi­na­ría­mos com­par­tir o sen­tir em­pa­tía. Pe­ro la ver­dad es que las ga­lli­nas son tan ado­ra­bles e in­te­li­gen­tes co­mo los pe­rros y ga­tos que con­vi­ven con no­so­tros. Vea­mos por qué son tan ma­ra­vi­llo­sas.

1. Re­cuer­dan even­tos im­por­tan­tes en sus vi­das. Las ga­lli­nas son uno de los po­cos ani­ma­les que po­seen «me­mo­ria epi­só­di­ca», re­la­cio­na­da con su­ce­sos au­to­bio­grá­fi­cos. Un es­tu­dio de la neu­ro­cien­tí­fi­ca y ex­per­ta en con­duc­ta ani­mal Lo­ri Ma­rino, re­ve­ló que los po­lli­tos, con ape­nas 5 días de na­ci­dos, y al igual que las ga­lli­nas y ga­llos adul­tos, pue­den re­cor­dar los com­po­nen­tes «dón­de» y «qué» de la in­for­ma­ción so­bre su co­mi­da y re­cor­dar la tra­yec­to- ria de una pe­lo­ta ocul­ta de­trás de una pan­ta­lla, in­clu­so des­pués de una es­pe­ra for­za­da de tres mi­nu­tos.

2. Se preo­cu­pan por otros y los pro­te­gen del pe­li­gro. Las ga­lli­nas son muy sen­si­bles y em­pá­ti­cas. Les an­gus­tia sa­ber que sus po­llue­los es­tán en pe­li­gro y tra­tan de pro­te­ger­los con­tra cual­quier ame­na­za. En in­ter­net abun­dan los vi­deos de ga­lli­nas que pro­te­gen a pe­rros y ga­tos del frío y los cui­dan co­mo si fue­ran sus pro­pios hi­jos. Los pro­te­gen con to­das sus fuer­zas: ¡Son unas su­per ma­más ado­ra­bles!

3. Su or­ga­ni­za­ción so­cial es com­ple­ja. Cuan­do vi­ven en li­ber­tad (y no den­tro de jau­las, en don­de no pue­den si­quie­ra es­ti­rar la alas o ca­mi­nar li­bre­men­te), las ga­lli­nas es­ta­ble­cen com­ple­jas je­rar­quías so­cia­les. Ca­da una de ellas co­no­ce su ran­go en la pi­rá­mi­de so­cial y es­to les per­mi­te vi­vir en ar­mo­nía, y al mo­men­to de rea­li­zar una ta­rea si­guen las ins­truc­cio­nes del miem­bro do­mi­nan­te del gru­po

4. Son as­tu­tas. Di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que las ga­lli­nas mues­tran ten­den­cias ma­quia­vé­li­cas en sus in­ter­ac­cio­nes so­cia­les. En con­tra de lo que po­dría­mos pen­sar, las ga­lli­nas son ca­pa­ces de ma­ni­pu­lar a otros miem­bros de su es­pe­cie pa­ra al­can­zar un ob­je­ti­vo de­ter­mi­na­do. Cuan­do se co­lo­can jun­tas por pri­me­ra vez es­ta­ble­cen un or­den de je­rar­quía y las ga­lli­nas do­mi­nan­tes pi­co­tean a los su­bor­di­na­dos, quie­nes se so­me­ten in­ten­tan­do es­ca­par o aga­chán­do­se.

Tam­bién son ca­pa­ces de apren­der com­por­ta­mien­tos y tru­cos que les per­mi­tan su­pe­rar­se, des­pués de co­no­cer el éxi­to o fra­ca­so de otros miem­bros de su co­mu­ni­dad.

En Es­pa­ña hay por des­gra­cia más de 41 mi­llo­nes de ga­lli­nas (en Mé­xi­co son más de 190 mi­llo­nes) que vi­ven to­da su vi­da en jau­las, en don­de so­lo co­no­cen el do­lor y el su­fri­mien­to.

To­do es­to pue­de de­jar de ser así si de­ja­mos de con­su­mir hue­vos...

Es más fá­cil de lo que se po­dría ima­gi­nar: se pue­de sus­ti­tuir el hue­vo con un plá­tano, con lino, e in­clu­so con to­fu o con ha­ri­na de gar­ban­zos. En die­té­ti­cas po­déis en­cin­trar va­rios pre­pa­ra­dos na­tu­ra­les sus­ti­tu­tos del hue­vo que nos per­mi­ten ela­bo­rar to­das las re­ce­tas ha­bi­tua­les, re­pos­te­ría in­clui­da. Só­lo tres re­ce­tas no pue­den ha­cer­se: tor­ti­lla a la fran­ce­sa, fue­vos fri­tos y hue­vo du­ro. Pa­ra la re­pos­te­ría y el res­to de re­ce­tas... ¡to­das sa­len bien sin hue­vo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.