Es­cor­pio ............

Los Es­cor­pio son au­to­ri­ta­rios y enér­gi­cos, prác­ti­cos, te­na­ces y muy ac­ti­vos, va­le­ro­sos, pru­den­tes y pre­vi­so­res. Muy due­ños de sí mis­mos y cal­cu­la­do­res.

Integral - - Sumario - MA­RIA DO­LORS CA­BRE­RA Y JO­SÉ MARÍA VI­LA

El signo. Del 23 de oc­tu­bre al 21 de no­viem­bre el Sol re­co­rre el oc­ta­vo signo zo­dia­cal, Es­cor­pio. En la An­ti­güe­dad, el es­cor­pión re­pre­sen­ta­ba el de­fi­ni­ti­vo des­cen­so del Sol des­pués del Equi­noc­cio de Oto­ño, de­bi­do a su for­ma de vi­da y a su ten­den­cia ha­cia los lu­ga­res apar­ta­dos y os­cu­ros.

El equi­li­brio con­se­gui­do por Li­bra tie­ne una du­ra­ción li­mi­ta­da, «la ba­lan­za se des­equi­li­bra»; las te­mi­bles pin­zas de Es­cor­pio se ex­tien­den ha­cia Li­bra e in­yec­tan su ve­neno des­truc­tor a to­do pro­duc­to or­gá­ni­co, pro­vo­can­do su fer­men­ta­ción y des­com­po­si­ción. Es­cor­pio sim­bo­li­za en la Na­tu­ra­le­za la muer­te de la ve­ge­ta­ción, ex­pre­sión de la des­truc­ción de los va­lo­res ob­je­ti­vos y de las for­mas ex­te­rio­res en fa­vor de un pro­ce­so de fer­men­ta­ción, pu­tre­fac­ción y dis­gre­ga­ción.

Pa­re­ce el fra­ca­so de la la­bor de los sie­te sig­nos pre­ce­den­tes, sin em­bar­go, sin Es­cor­pio na­da se re­no­va­ría y to­do pro­gre­so se­ría de­te­ni­do. La vi­da de­ja des­truir a fin de re­cons­truir me­jor.

Es­cor­pio es el an­ta­go­nis­ta de Tau­ro, que con­so­li­da y con­ser­va la vi­da na­cien­te, el des­or­ga­ni­za­dor cós­mi­co, sím­bo­lo de re­no­va­ción, re­for­ma­ción ma­te­rial y es­pi­ri­tual, de lo ocul­to, eso­té­ri­co y mis­te­rio­so, de las Fuer­zas se­cre­tas de la Na­tu­ra­le­za. Co­rres­pon­de al pe­río­do de la exis­ten­cia hu­ma­na ame­na­za­do por el pe­li­gro de la «caí­da» o de la muer­te:

En la mi­to­lo­gía, es el fa­mo­so es­cor­pión que bro­tó de la tie­rra por or­den de la dio­sa Juno, y que pi­có y ma­tó a Orión. Cuan­do Es­cor­pio sube en el cie­lo, Orión, asus­ta­do, se es­con­de ba­jo el horizonte.

Ele­men­to. Signo de Agua, el lí­qui­do vi­tal se al­te­ra por la ac­ción mal­sa­na de Es­cor­pio, pro­du­cien­do un re­po­so inac­ti­vo y un des­cen­so de la ten­sión aními­ca: agua in­te­rior es­tan­ca­da (signo fi­jo) con ten­den­cia a des­com­po­ner­se. Es el Agua que di­suel­ve

los cuer­pos pa­ra li­be­rar su es­pi­ri­tua­li­dad (muer­te): Di­sol­ven­te Uni­ver­sal de los Her­me­tis­tas, sus­tan­cia sin la que la vi­da se es­ta­bi­li­za­ría en la inac­ción y la ne­ga­ción de sí mis­ma. El agua de Cán­cer se­ría «la fuen­te», la de Pis­cis, «el océano», y la de Es­cor­pio el agua es­tan­ca­da, los pan­ta­nos.

Pla­ne­ta. Mar­te, re­gen­te de Es­cor­pio, in­du­ce la re­no­va­ción des­or­ga­ni­za­do­ra de la vi­da, ata­ca las for­mas de vi­da pe­ro no pue­de des­truir la in­des­truc­ti­ble ener­gía vi­tal. Jun­to a Mar­te, Plu­tón, se­ñor del mun­do del ham­pa, go­bier­na el la­do os­cu­ro del signo. No se es­tá muy de acuer­do so­bre quién tie­ne más pre­pon­de­ran­cia.

La ac­ción de Mar­te des­con­sue­la a Ve­nus (des­te­rra­da), dis­pen­sa­do­ra de vi­da, y de­ses­pe­ra a la Lu­na (en caí­da), crea­do­ra de for­mas cu­ya obra des­tru­ye Es­cor­pio. Urano se en­cuen­tra exal­ta­do.

Da­do que Es­cor­pio re­ci­be, re­tie­ne y con­ser­va la ener­gía di­ná­mi­ca, se con­si­de­ra un signo ne­ga­ti­vo o fe­me­nino.

Es­cor­pio es un signo de muer­te, pe­ro tie­ne una enor­me fuer­za vi­tal y pue­de re­na­cer co­mo el Fé­nix (signo fér­til).

Pie­dras. El me­tal aso­cia­do a Es­cor­pio es el hie­rro (Mar­te) y en­tre las pie­dras que re­ci­ben su in­fluen­cia des­ta­can el to­pa­cio, el ru­bí, el gra­na­te, el jas­pe, la ma­la­qui­ta y la cor­na­li­na.

Co­lo­res. Sus co­lo­res afi­nes son el ro­jo fuer­te y sus ma­ti­ces os­cu­ros, se­cun­da­ria­men­te, el azul ver­do­so.

Ani­ma­les y plan­tas. Es­cor­pio se re­pre­sen­ta por el es­cor­pión, un águi­la y ser­pien­te, o un dra­gón. La co­la del es­cor­pión y sus pin­zas, sig­ni­fi­ca­ti­vas de su for­mi­da­ble aco­me­ti­vi­dad y de­fen­sa, dan lu­gar a su jeroglífico. El águi­la sim­bo­li­za su po­der de ele­va­ción, la ser­pien­te, su sa­bi­du­ría, y el dra­gón es un em­ble­ma cós­mi­co, alam­bi­que zo­dia­cal (mez­cla de mu­chas na­tu­ra­le­zas dis­tin­tas y opues­tas).

En­tre los ani­ma­les des­ta­can tam-

bién el hal­cón, el ga­vi­lán y los arác­ni­dos, ser­pien­tes ve­ne­no­sas, el bui­tre, el co­co­dri­lo (sím­bo­lo del caos in­cons­cien­te) y el mur­cié­la­go (sim­bo­lis­mo aná­lo­go al del dra­gón).

En­tre las plan­tas: el cla­vel ro­jo y el ta­ba­co, el ajen­jo, las plan­tas amar­gas y el jen­gi­bre.

Es­cor­pio se re­pre­sen­ta por el es­cor­pión, un águi­la y ser­pien­te, o un dra­gón. La co­la del es­cor­pión y sus pin­zas, sig­ni­fi­ca­ti­vas de su for­mi­da­ble aco­me­ti­vi­dad y de­fen­sa, dan lu­gar a su jeroglífico. El águi­la sim­bo­li­za su po­der de ele­va­ción, la ser­pien­te, su sa­bi­du­ría, y el dra­gón es un em­ble­ma cós­mi­co, alam­bi­que zo­dia­cal (mez­cla de mu­chas na­tu­ra­le­zas dis­tin­tas y opues­tas).

El cuer­po y la sa­lud. Nos in­di­ca que el oto­ño es épo­ca de en­fer­me­da­des, re­pre­sen­ta­das por el ve­ne­no­so ani­mal. Es una cons­te­la­ción que pro­mue­ve la gue­rra y la dispu­ta, y cli­má­ti­ca­men­te fa­vo­re­ce las tor­men­tas.

Con­tra­ria­men­te a Tau­ro, que go­bier­na la bo­ca y sus va­lo­res cap­ta­do­res y ad­qui­si­ti­vos, Es­cor­pio go­bier­na el ano con sus va­lo­res de ex­cre­ción y su car­ga de pul­sio­nes agre­si­vas y el se­xo (ór­ga­nos ge­ni­ta­les) con su po­der crea­dor y fe­cun­dan­te. Así pues, fi­sio­ló­gi­ca­men­te ri­ge la pro­crea­ción, re­pro­duc­ción, des­truc­ción y eli­mi­na­ción.

Ca­rác­ter y ras­gos psi­co­ló­gi­cos. En es­te signo pue­den en­con­trar­se des­de los más ba­jos y de­gra­da­dos has­ta los más ele­va­dos y exal­ta­dos de los ca­rac­te­res, ya que los ex­tre­mos de ca­rác­ter

son fre­cuen­tes en Es­cor­pio. In­clu­so den­tro de un mis­mo in­di­vi­duo pug­nan va­lo­res opues­tos: vi­da-muer­te, bien-mal, cons­truc­ción des­truc­ción, etc., con mu­cha más in­ten­si­dad que en otros sig­nos. Es­te signo de Agua-Fi­jo es tan­to el del agua in­mó­vil, fé­ti­da de los pan­ta­nos, co­mo el del agua vi­va o la la­va vol­cá­ni­ca (Mar­te).

Los Es­cor­pio son au­to­ri­ta­rios y enér­gi­cos, prác­ti­cos, te­na­ces y muy ac­ti­vos, va­le­ro­sos, pru­den­tes y pre­vi­so­res. Muy due­ños de sí mis­mos y cal­cu­la­do­res. Há­bi­les pa­ra de­fen­der­se en la vi­da y con pre­dis­po­si­cio­nes psí­qui­cas. Sa­ben odiar mor­tal­men­te y son te­mi­bles enemi­gos. Son or­gu­llo­sos, ma­ne­jan la pa­ra­do­ja y la crí­ti­ca co­mo una da­ga.

Son muy in­te­li­gen­tes y se preo­cu­pan por los pro­ble­mas exis­ten­cia­les. Son sa­ga­ces y adi­vi­nan las in­ten­cio­nes de quie­nes les ro­dean.

En la vi­da so­cial siem­pre es­tán en una po­si­ción de ata­que y de­fen­sa. Su es­pí­ri­tu es cáus­ti­co y pun­zan­te co­mo su agui­jón. Fie­les a la amis­tad pe­ro con an­ti­pa­tías mar­ca­das. Ja­más ol­vi­dan los ges­tos de bon­dad, pe­ro tam­po­co ol­vi­dan las in­jus­ti­cias su­fri­das y pue­den lle­gar a bus­car la ven­gan­za has­ta des­truir to­tal­men­te a su enemi­go. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio he­rir­les o aco­rra­lar­les per­sis­ten­te­men­te, pues tie­nen un buen do­mi­nio de sí mis­mos.

El Es­cor­pio es muy sen­sual y pa­sio­nal y apre­cia los pla­ce­res fí­si­cos. Es muy fiel.

Se en­tre­ga con pa­sión a to­das y ca­da una de las ac­ti­vi­da­des de su vi­da, des­de el se­xo al tra­ba­jo o a des­cu­brir cual­quier mis­te­rio. Tam­bién se in­tere­sa es­pe­cial­men­te por la re­li­gión y pue­de con­ver­tir­se en un fa­ná­ti­co. No tie­ne pun­to me­dio: o es san­to o pe­ca­dor.

Es un tra­ba­ja­dor du­ro y te­naz y tien­de a pro­fe­sio­nes en las que ha­ya que re­sol­ver mis­te­rio o pro­ble­mas.

Es­cor­pio es sím­bo­lo de pe­ne­tra­ción, ata­que, po­ten­cia se­xual, ener­gías crea­do­ras del ser hu­mano, in­ven­ti­va, in­tro­ver­sión, so­le­dad, muer­te, des­truc­ción, trai­ción, ac­to se­xual, re­na­ci­mien­to, trans­for­ma­ción; lo ocul­to, lo es­con­di­do, lo mis­te­rio­so y los es­ta­dos su­pe­rio­res de con­cien­cia. En su as­pec­to ne­ga­ti­vo, de las pa­sio­nes des­bor­dan­tes, fal­ta de es­crú­pu­los, des­com­po­si­ción y di­so­lu­ción de va­lo­res, ac­tos vio­len­tos, ce­los, des­con­fian­za, in­tri­ga, ira, ven­gan­za, en­vi­dia ho­mi­ci­da, fa­na­tis­mo y mor­da­ci­dad des­afo­ra­da.

Ta­rot y Qui­ro­lo­gía. En el Ta­rot se aso­cia al XIII Ar­cano Ma­yor, que ca­re­ce de nom­bre pe­ro es una cla­ra alu­sión a la Muer­te. En Qui­ro­lo­gía es­tá re­la­cio­na­do con el de­do me­ñi­que, in­di­ca­dor de los com­po­nen­tes men­ta­les e in­te­lec­tua­les de la per­so­na­li­dad.

Cla­ves. Las ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ve de Es­cor­pio son: de­seo, ha­bi­li­dad, ocul­ta­mien­to, in­ge­nio, en­vi­dia y, so­bre to­do, re­ge­ne­ra­ción. Es el “Yo de­seo” o el “Yo con­tro­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.