El “Amar­go sue­co” . . . .

Integral - - Sumario -

Hier­bas amar­gas, el sa­bor más di­ges­ti­vo

Los in­gre­dien­tes amar­gos son los que so­bre­sa­len en to­das las for­mu­la­cio­nes de Amar­go sue­co. El sa­bor amar­go tie­ne un in­ten­so efec­to so­bre el sis­te­ma di­ges­ti­vo, es­pe­cial­men­te so­bre el hí­ga­do, ayu­dan­do a la di­ges­tión de las gra­sas y a las fun­cio­nes de­pu­ra­ti­vas. Es una com­bi­na­ción de plan­tas que vie­ne a su­plir la fal­ta de pro­duc­tos amar­gos en nues­tra ali­men­ta­ción. Por eso ayu­da a com­ba­tir el des­equi­li­brio me­ta­bó­li­co.

His­to­ria

Su his­to­ria se re­mon­ta a la Edad Me­dia, cuan­do Pa­ra­cel­so creó en el si­glo XVI un eli­xir a ba­se de aloe, mi­rra y aza­frán. Más tar­de, esa re­ce­ta pa­só a un doc­tor sue­co que aña­dió más plan­tas de­pu­ra­ti­vas a la fór­mu­la, y con­si­guió un re­me­dio más efec­ti­vo.

Pe­ro quien real­men­te po­pu­la­ri­zó el eli­xir fue la aus­tría­ca María Tre­ben. Ella de­di­có la ma­yor par­te de su vi­da a tra­tar en­fer­mos con re­me­dios na­tu­ra­les, y ayu­dó a cu­rar­se a mi­les de per­so­nas só­lo con plan­tas me­di­ci­na­les.

El pre­pa­ra­do con plan­tas que más uti­li­zó (el efec­to com­bi­na­do es ma­yor que las sus­tan­cias que lo com­po­nen por sí so­las) fue el Amar­go sue­co, tan­to pa­ra uso in­terno co­mo pa­ra su uso ex­terno en com­pre­sas.

Un gran de­pu­ra­ti­vo na­tu­ral

El Amar­go sue­co, co­no­ci­do tam­bién co­mo Hier­bas sue­cas, es el más uti­li­za­do y efec­ti­vo de los de­pu­ra­ti­vos eu-

ro­peos. Su cam­po de in­di­ca­cio­nes es bas­tan­te am­plio. Se tra­ta an­te to­do de un ex­ce­len­te re­me­dio de­pu­ra­ti­vo, ac­ti­van­do el me­ta­bo­lis­mo y fa­vo­re­cien­do los pro­ce­sos de eli­mi­na­ción.

Es­ti­mu­la las fun­cio­nes del hí­ga­do, au­men­tan­do la ac­ti­vi­dad des­in­to­xi­can­te en­car­ga­da de neu­tra­li­zar to­xi­nas (res­tos de me­ta­les pe­sa­dos, sus­tan­cias quí­mi­cas, me­di­ca­men­tos de sín­te­sis...). Son po­pu­la­res las cu­ras del eli­xir en los cam­bios de es­ta­ción, es­pe­cial­men­te pri­ma­ve­ra y co­mien­zo del oto­ño.

Una de las re­ce­tas que se de­fien­den co­mo «la ori­gi­nal» te­nía 11 plan­tas, aun­que al­gu­nos han aña­di­do más tar­de una plan­ta (Verónica). Las on­ce plan­tas son: Aloe Ve­ra • Mi­rra • Aza­frán • Hojas de Sen • Al­can­for • Raíz de Rui­bar­bo • Ce­doa­ria • Maná • Te­ria­ca veneciana • Car­li­na • An­gé­li­ca.

El Amar­go sue­co y María Tre­ben

María Tre­ben fue pio­ne­ra de los sa­be­res re­la­cio­na­dos con el Amar­go Sue­co y las hier­bas en ge­ne­ral, y sus con­tri­bu­cio­nes al res­pec­to son nu­me­ro­sí­si­mas en Eu­ro­pa. Sus apor­ta­cio­nes so­bre la apli­ca­ción del amar­go sue­co y el uso cu­ra­ti­vo de las hier­bas iban di­ri­gi­das a un pú­bli­co ca­da vez más nu­me­ro­so.

To­das sus ex­pe­rien­cias las de­jó plas­ma­das por es­cri­to en va­rios li­bros, en­tre los que des­ta­ca «La sa­lud de la bo­ti­ca del Dios», que si­gue sien­do, en la ac­tua­li­dad, una obra de ca­be­ce­ra pa­ra cual­quier per­so­na que se in­tere­se por la her­bo­ris­te­ría.

María Tre­ben ya era muy mo­der­na y avan­za­da pa­ra su tiem­po, y cons­tan­te­men­te so­me­tía la re­ce­ta del amar­go sue­co a cam­bios y me­jo­ras pa­ra adap­tar­los a unos tiem­pos tan cam­bian­tes co­mo los su­yos. Mu­chas em­pre­sas sa­ca­ron pro­ve­cho de su nom­bre le­gen­da­rio y se de­di­ca­ron a pro­du­cir des­de en­ton­ces amar­go sue­co se­gún di­ver­sas re­ce­tas.

El nom­bre «amar­go sue­co» es un con­cep­to ge­ne­ral que de­ja a ca­da uno li­ber­tad pa­ra en­ten­der­lo y apli­car­lo a su ma­ne­ra. Son in­nu­me­ra­bles los bí­te­res de hier­bas pro­du­ci­dos y co­mer­cia­li­za­dos, to­dos ba­jo la de­no­mi­na­ción de “amar­go sue­co ori­gi­nal”, pe­ro con re­ce­tas ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes. Co­mo quie­ra que sea su his­to­ria, se tra­ta, sin du­da, de un gran pro­duc­to pa­ra man­te­ner nues­tra sa­lud.

En la re­ce­ta aso­cia­da a la mar­ca «Ori­gi­nal se­gún María Tre­ben», se apli­ca la úl­ti­ma ver­sión de la re­ce­ta de amar­go sue­co de María Tre­ben, que adap­tó a las nor­mas le­ga­les dos años an­tes de fa­lle­cer; es­ta re­ce­ta só­lo exis­te en for­ma de no­ta ma­nus­cri­ta y ja­más se pu­bli­có.

Car­li­na

No­gal

An­gé­li­ca

Re­ga­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.