Cri­sis de an­gus­tia: dos cau­sas ines­pe­ra­das .

Integral - - Sumario -

La ali­men­ta­ción y el tiem­po que pa­sa­mos sen­ta­dos a lo lar­go del día son dos fac­to­res que po­drían in­ter­ve­nir en la apa­ri­ción de las cri­sis de an­gus­tia. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, la sa­lud men­tal no se­ría la úni­ca cau­sa aso­cia­da a las cri­sis de an­gus­tia, un tras­torno que se ma­ni­fies­ta en for­ma de ten­sio­nes mus­cu­la­res, di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, ace­le­ra­ción del rit­mo car­dia­co o do­lo­res de ca­be­za, y que afec­ta­ría a 27 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do.

Unos in­ves­ti­ga­do­res han des­cu­bier­to que la com­po­si­ción de la flo­ra in­tes­ti­nal es­ta­ría li­ga­da a la apa­ri­ción de es­tos sín­to­mas, se­gún los cua­les las per­so­nas que con­su­men ma­yor can­ti­dad de ali­men­tos fer­men­ta­dos pre­sen­tan un me­nor nú­me­ro de cri­sis de an­gus­tia que el res­to. Un se­gun­do equi­po ha des­cu­bier­to que las per­so­nas que pa­san más de dos ho­ras al día sen­ta­das son más an­sio­sas que el res­to. Se in­clu­ye el tiem­po que pa­sa­mos an­te el or­de­na­dor y el te­le­vi­sor, sen­ta- dos en los me­dios de trans­por­te o con vi­deo­jue­gos. En con­jun­to, la pre­gun­ta es: ¿son las cri­sis de an­gus­tia real­men­te una en­fer­me­dad, o más bien la ma­ni­fes­ta­ción de un mo­do de vi­da de­ma­sia­do ale­ja­do de la na­tu­ra­le­za?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.