Co­mi­da pa­ra fa­vo­re­cer la me­di­ta­ción . . . . . . . . .

pa­ra fa­vo­re­cer la me­di­ta­ción

Integral - - Sumario - TEX­TO: PA­TRI­CIA RESTREPO

¿Pue­de la me­di­ta­ción lle­gar a trans­for­mar la es­truc­tu­ra de nues­tro ce­re­bro? Vi­pa­sa­na y neu­ro­cien­cias

De acuer­do a mi ex­pe­rien­cia co­mo me­di­ta­do­ra an­ti­gua de Vi­pas­sa­na, la me­di­ta­ción es el es­ta­do na­tu­ral del ser, es en­trar en el flu­jo in­fi­ni­to de con­cien­cia al que per­te­ne­ce­mos, y ser cons­cien­tes de la reali­dad siem­pre cam­bian­te, tal y co­mo es en ca­da mo­men­to, sin mo­di­fi­car­la, so­lo ob­ser­ván­do­la. Nor­mal­men­te so­mos cons­cien­tes de una reali­dad par­cial que ade­más siem­pre que­re­mos cam­biar, por­que en­tra­mos en la es­tra­ta­ge­ma, el ‘me gus­ta / no me gus­ta’; es de­cir, no ob­ser­va­mos la reali­dad tal y co­mo es, sino co­mo qui­sié­ra­mos que fue­ra.

Es ex­tra­or­di­na­rio co­mo los neu­ro­cien­tí­fi­cos a tra­vés de sus in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas, han lle­ga­do a las mis­mas con­clu­sio­nes que lle­gó el Bu­da ha­ce 2.500 años y han de­mos­tra­do co­mo la prac­ti­ca de la me­di­ta­ción pue­de lle­gar a trans­for­mar la es­truc­tu­ra de nues­tro ce­re­bro. El mun­do oc­ci­den­tal, con una ten­den­cia más ma­te­ria­lis­ta y el an­ti­guo mun­do orien­tal, con una ten­den­cia más es­pi­ri­tual se unen.

Lo que os voy a re­la­tar es fiel co­pia del re­la­to de al­gu­nos neu­ro­cien­tis­tas.

Un ce­re­bro ma­yor

Nues­tro ce­re­bro con­tro­la to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da, y en la me­di­da en que los hu­ma­nos he­mos evo­lu­cio­na- do en el pla­ne­ta, el ta­ma­ño del ce­re­bro se ha du­pli­ca­do. A pe­sar de que pe­sa só­lo 1,36 kg, con­su­me el 20% de to­da la ener­gía que en­tra a nues­tro or­ga­nis­mo. (Por es­to es tan im­por­tan­te el con­su­mo de car­bohi­dra­tos com­ple­tos, que son los ar­tí­fi­ces de glu­co­sa de bue­na ca­li­dad).

El ce­re­bro ha su­fri­do una cons­tan­te evo­lu­ción, pa­re­ce que le fué­ra­mos su­man­do com­par­ti­men­tos en la me­di­da que va­mos avan­zan­do co­mo es­pe­cie hu­ma­na, de tal ma­ne­ra que en­con­tra­mos có­mo en su pro­pia es­truc­tu­ra se re­crean las fa­ses de la evo­lu­ción bio­ló­gi­ca des­de el pri­mer an­fi­bio has­ta el hom­bre.

En la ba­se del ce­re­bro, por ejem­plo, se en­cuen­tra la par­te más an­ti­gua que se lla­ma ta­llo en­ce­fá­li­co, o ce­re­bro rep­ti­liano, es aná­lo­go a un rep­til, de he­cho es la par­te que te­ne­mos en co­mún con rep­ti­les y otros ma­mí­fe­ros, es la par­te del ce­re­bro que nos man­tie­ne vi­vos, pues ri­ge fun­cio­nes vi­ta­les, co­mo el rit­mo car­dia­co, la di­ges­tión y la pre­sión ar­te­rial, res­pi­ra­ción, co­sas que su­ce­den sin que ten­ga­mos que ac­ti­var­las a vo­lun­tad o ten­ga­mos que de­ci­dir cuan­do se po­nen en mar­cha.

De la su­per­vi­ven­cia al co­no­ci­mien­to

Más arri­ba del ta­llo en­ce­fá­li­co apa­re­ció cien­tos de mi­les de años des­pués, más desa­rro­lla­do otra par­te del ce­re­bro que se de­no­mi­na el sis­te­ma lím­bi­co, que es­tá vin­cu­la­do de for­ma in­he­ren­te a las emo­cio­nes, pues es el res­pon­sa­ble de có­mo se pro­ce­san. Den­tro del sis­te­ma lím­bi­co se en­cuen­tra la “amíg­da­la del ce­re­bro” (la amíg­da­la del ce­re­bro es la res­pon­sa­ble de que no bo­rre­mos los trau­mas de la in­fan­cia o del pa­sa­do), ma­sas de te­ji­do en for­ma de al­men­dra que se en­cuen­tran una a ca­da la­do del ce­re­bro, no lle­gan a me­dir me­dio cen­tí­me­tro, pe­ro es el cen­tro del ce­re­bro que pro­ce­sa, al­ma­ce­na y re­gis­tra nues­tras reac­cio­nes emo­cio­na­les. Una de las emo­cio­nes más pri­mi­ti­vas y fuer­tes es el mie­do, es qui­zá la emo­ción más bá­si­ca co­nec­ta­da con la aver­sión a per­der la vi­da.

Arri­ba de la amíg­da­la es­tá la cor­te­za, una ca­pa arru­ga­da y ex­ter­na del ce­re­bro que se di­vi­de en 4 ló­bu­los, si se des­ple­ga­ra la cor­te­za ce­re­bral de un mono se­ria del ta­ma­ño de una ho­ja de pa­pel, pe­ro si se des­ple­ga­ra nues­tra cor­te­za ce­re­bral equi­val­dría a 4 hojas de pa­pel de lar­go, por lo que nues­tra cor­te­za, arru­ga­da, se en­cuen­tra así den­tro del crá­neo. Arri­ba de nues­tros ojos se en­cuen­tran los ló­bu­los fron­ta­les las áreas más re­cien­tes de nues­tro ce­re­bro.

En­tre las fun­cio­nes de la cor­te­za ce­re­bral se en­cuen­tra la de ve­ri­fi­car la reali­dad, nos fil­tra y or­de­na el mun­do ex­te­rior, to­dos nues­tros pla­nes, pen­sa­mien­tos, ideas y pro­yec­tos se ori­gi­nan en es­te área.

Neu­ro­nas y si­nap­sis

El ce­re­bro es­tá for­ma­do por neu­ro­nas, di­mi­nu­tas cé­lu­las ba­ña­das por la san­gre (y la san­gre es cons­ti­tui­da por la sín­te­sis de lo que co­me­mos). Es­tas neu­ro­nas tie­nen ra­mi­fi­ca­cio­nes muy pe­que­ñas que sa­len de ellas y se co­nec­tan con otras neu­ro­nas, fun­cio­nan for­man­do re­des, las lar­gas y es­pi­no­sas re­des crean un bos­que neu­ro­nal de una com­ple­ji­dad asom­bro­sa, las neu­ro­nas uti­li­zan es­tas re­des de co­mu­ni­ca­ción pa­ra co­mu­ni­car­se unas con otras con se­ña­les quí­mi­cas y eléc­tri­cas.

Aun­que a la vis­ta de un mi­cros­co­pio pa­re­cie­ra que las neu­ro­nas se to­can, real­men­te no se to­can unas con otras, pues un pe­que­ño es­pa­cio lla­ma­do la si­nap­sis es don­de un men­sa­je pa­sa de una neu­ro­na a la si­guien­te. El men­sa­je vie­ne de pe­que­ños sa­cos que al­ma­ce­nan mo­lé­cu­las quí­mi­cas; y, cuan­do son es­ti­mu­la­dos, es­tos sa­cos li­be­ran sus mo­lé­cu­las, que cru­zan la mem­bra­na ce­lu­lar y pa­san al es­pa­cio si­náp­ti­co. (La si­nap­sis neu­ro­nal es la zo­na de trans­mi­sión de im­pul­sos ner­vio­sos eléc­tri­cos en­tre dos cé­lu­las ner­vio­sas (neu­ro­nas) o en­tre una neu­ro­na y una glán­du­la o cé­lu­la mus­cu­lar... Una hen­di­du­ra si­náp­ti­ca o es­pa­cio en­tre las ter­mi­na­cio­nes pre si­náp­ti­ca y pos si­náp­ti­ca.)

Un im­pul­so eléc­tri­co per­mi­te que es­to su­ce­da. En­tre­tan­to, la neu­ro­na re­cep­to­ra tie­ne es­pa­cios de bien­ve­ni­da pa­ra las mo­lé­cu­las que en­tran es­tos si­tios re­cep­to­res se unan a las mo­lé­cu­las; cuan­do lo ha­cen se abren puer­tas es­pe­cia­les.

Las puer­tas per­mi­ten el pa­so de un flu­jo de par­tí­cu­las car­ga­das, io­nes de so­dio y po­ta­sio que ini­cian una nue­va se­ñal eléc­tri­ca en la neu­ro­na re­cep­to­ra,

Es­ta sim­ple ca­de­na de even­tos, un im­pul­so eléc­tri­co se­gui­do de cam­bios quí­mi­cos, se­gui­dos de otros im­pul­sos eléc­tri­cos, es la ba­se de to­da la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, así es co­mo las neu­ro­nas se co­mu­ni­can unas con otras.

Com­ple­ji­dad y fe­li­ci­dad

Aquí es­tá la cla­ve de la com­ple­ji­dad ce­re­bral. De los cien mil mi­llo­nes de neu­ro­nas que hay en el ce­re­bro, ca­da una, co­mo un ac­tor en una gran pro­duc­ción, pro­ce­sa su in­for­ma­ción, lue­go se codea con otras cin­cuen­ta mil neu­ro­nas pa­ra en­viar y re­ci­bir men­sa­jes. Cien mil mi­llo­nes de neu­ro­nas por cin­cuen­ta mil co­ne­xio­nes. Es es­ta com­ple­ji­dad lo que nos per­mi­te pen­sar ima­gi­na­ti­va­men­te en lo abs­trac­to, lo que nos per­mi­te desa­rro­llar la ima­gi­na­ción y lo que nos ins­pi­ra.

«No he­mos na­ci­do con es­ta can­ti­dad de re­des neu­ro­na­les, es a me­di­da que cre­ce­mos y ex­pe­ri­men­ta­mos la vi­da que las va­mos crean­do.»

Es de­cir, que nues­tro ce­re­bro se­gún de­cía Ri­chard Da­vid­son, es un ór­gano cons­trui­do pa­ra mo­di­fi­car­se de acuer­do a las ex­pe­rien­cias, la me­di­ta­ción es­ti­mu­la la neu­ro­plas­ti­ci­dad del ce­re­bro pro­du­cien­do, en­tre otros mu­chos efec­tos, fe­li­ci­dad.

En el cór­tex fron­tal iz­quier­do

En el 2004 un gru­po de cien­tí­fi­cos se reunie­ron pa­ra de­ba­tir o cues­tio­nar si la ac­ción de pres­tar aten­ción u ob­ser­var era una ac­ción co­mo cual­quier otra ac­ción y lo que des­cu­brie­ron en el es­cá­ner don­de se tes­tea­ba a un mon­je bu­dis­ta que me­di­ta­ba des­de ha­cia mu­chos años to­dos los días, fue que la ac­ti­vi­dad fron­tal era tan gran­de, que pen­sa­ron que era el hom­bre más fe­liz del pla­ne­ta.

Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron ni­ve­les por en­ci­ma de lo co­no­ci­do de emo­ción po­si­ti­va en el cór­tex fron­tal iz­quier­do del ce­re­bro, y jus­to en el la­do de­re­cho del ce­re­bro en el área de la de­pre­sión, és­ta dis­mi­nuía co­mo si la me­di­ta­ción fue­ra un buen an­tí­do­to con­tra la de­pre­sión, y tam­bién dis­mi­nuía la ac­ti­vi­dad de la amíg­da­la re­la­cio­na­da con el mie­do y la ira.

Otro es­tu­dio de­mos­tró que el ni­vel de aten­ción de es­tos me­di­ta­do­res es mu­cho ma­yor que el del res­to de la po­bla­ción, con lo que me­mo­ria, in­ge­nio, crea­ti­vi­dad, in­tui­ción, pro­yec­ción, y efi­ca­cia en sus ac­tos era de al­tí­si­ma vi­bra­ción, vir­tuo­sos ca­pa­ces de cam­biar la quí­mi­ca del ce­re­bro des­de la me­di­ta­ción.

Tam­bién se hi­zo un es­tu­dio con me­di­ta­do­res que ape­nas se ini­cia­ban y lle­va­ban po­co tiem­po me­di­tan­do y lo que se des­cu­brió es que los ni­ve­les de es­trés y an­sie­dad ba­ja­ban y se pu­do ver que la ac­ti­vi­dad de su cór­tex pre fron­tal iz­quier­do au­men­ta­ba, es de­cir es­tas per­so­nas em­pe­za­ban a dis­fru­tar de una vi­da mas tran­qui­la y con me­nor reac­ción ne­ga­ti­va ha­cia los even­tos co­ti­dia­nos de la vi­da que no es­ta­ban es­pe­ran­do o sim­ple­men­te nos les gus­ta­ba. Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes fue­ron po­si­bles gra­cias a avan­ces cien­tí­fi­cos co­mo la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­cio­nal, las to­mo­gra­fías por emi­sión de po­si­tro­nes y los elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­mas.

En re­su­men, des­pués de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se com­pro­bó que la me­di­ta­ción ba­ja la ac­ti­vi­dad en la mi­tad de­re­cha del ló­bu­lo del ce­re­bro e in­cre­men­ta la del ló­bu­lo iz­quier­do. Por es­to la me­di­ta­ción in­ten­si­fi­ca las sen­sa­cio­nes po­si­ti­vas co­mo la fe­li­ci­dad y la com­pa­sión.

Con el cuer­po fí­si­co W^Zc V­cVYd

Sin em­bar­go, pa­ra en­trar con más fa­ci­li­dad en es­ta­do de me­di­ta­ción, es muy im­por­tan­te man­te­ner una hi­gie­ne ali­men­ti­cia o de es­ti­lo de vi­da, que tie­ne que ver con no in­ge­rir sus­tan­cias que com­pi­tan o al­te­ren la pro­pia quí­mi­ca del fun­cio­na­mien­to neu­ro­nal.

Es de­cir, que mu­chas sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas o es­ti­mu­lan­tes, co­mo el al­cohol, la ca­feí­na, los azú­ca­res sim­ples, la do­pa­mi­na de los lác­teos, los som­ní­fe­ros, y tran­qui­li­zan­tes, aun­que en el mo­men­to en que los in­ge­ri­mos nos pro­por­cio­nan una apa­ren­te fe­li­ci­dad en reali­dad ha­cen un via­je in­ver­so. A ma­yor ex­pe­rien­cia ama­ble y ex­ci­tan­te, el re­gre­so a la reali­dad es do­ble­men­te más ne­ga­ti­vo, por es­to nos ha­ce­mos adic­tos, y ca­da vez ador­me­cen más la con­cien­cia y atro­fian la co­ne­xión neu­ro­nal, pu­dien­do lle­gar a ha­cer agu­je­ros en el ce­re­bro.

Las co­mi­das que ge­ne­ran mu­cho ca­lor en el or­ga­nis­mo, que co­lap­san los in­tes­ti­nos y son di­fí­ci­les de eva­cuar, co­mo las car­nes ro­jas, em­bu­ti­dos y de­más ali­men­tos cár­ni­cos, al­te­ran el es­ta­do de la con­cien­cia lle­ván­do­nos a ex­pe­ri­men­tar más ra­bia, ira, ten­sión, an­sie­dad, etc.

Aun­que el ayuno y el se­mi ayuno ayu­dan a te­ner una me­di­ta­ción más pro­fun­da, exis­ten al­gu­nas co­mi­das que fa­vo­re­cen la me­di­ta­ción y la ab­sor­ción. Una muy cla­ra es el arroz in­te­gral por te­ner la mis­ma pro­por­ción de so­dio po­ta­sio de la san­gre. Igual­men­te, en­tre los ce­rea­les el mi­jo, fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción. Tam­bién las ver­du­ras dul­ces na­tu­ra­les, las raí­ces y to­das las ver­du­ras que cre­cen so­bre la tie­rra.

Cre­ma de ca­la­ba­za y mi­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.