10 be­sos apa­sio­na­dos . .

se­gún el Anan­ga Ran­ga

Integral - - Sumario - Ma­lla, Kal­ya­na. “The Anan­ga Ran­ga” Edi­ta­do por Ri­chard Fran­cis Bur­ton (1885).

En el li­bro clá­si­co tra­di­cio­nal hin­dú Anan­ga Ran­ga se ex­pli­can diez ti­pos de be­sos que ayu­dan a la unión, ar­mo­nía y pa­sión de la vi­da en pa­re­ja. Con la prác­ti­ca de es­tos be­sos se pue­de se­du­cir cons­tan­te­men­te a la per­so­na ama­da. El Anan­ga Ran­ga, que se tra­du­ce co­mo “Eta­pas del Amor”, es un an­ti­guo tex­to de la In­dia so­bre amor y se­xua­li­dad.

Fue es­cri­to en el si­glo XV o XVI por el poe­ta Kal­ya­na Ma­lla, en ho­nor a Lad Khan quien go­ber­nó la In­dia des­de 1451 a 1526. En el año 1885, Sir Ri­chard Fran­cis Bur­ton lo tra­du­jo del sáns­cri­to al in­glés con la ayu­da de ex­per­tos hin­dúes.

A mo­do de ma­nual de ins­truc­cio­nes, el Anan­ga Ran­ga fue es­cri­to con la in­ten­ción de pro­mo­ver el amor del es­po­so por la es­po­sa a tra­vés del pla­cer se­xual, ayu­dar a la pa­re­ja a es­tar uni­da y man­te­ner la pa­sión a tra­vés de los años, pre­ve­nir el abu­rri­mien­to se­xual y la in­fi­de­li­dad.

No tan co­no­ci­do en Oc­ci­den­te co­mo el Ka­ma Su­tra, el Anan­ga Ran­ga es igual­men­te un tra­ta­do eró­ti­co de gran im­por­tan­cia pa­ra la In­dia y pa­ra los aman­tes de­di­ca­dos de to­do el mun­do. In­clu­ye tam­bién una se­rie de po­si­cio­nes se­xua­les que in­vi­tan a la pa­re­ja a unir­se en éx­ta­sis, así co­mo ca­ri­cias, be­sos y jue­gos pa­ra se­du­cir a la per­so­na ama­da.

En tex­tos an­ti­guos co­mo el Anan­ga Ran­ga, se des­cu­bre, que el amor y la pa­sión son te­mas eter­nos en la exis­ten­cia del ser hu­mano, y que las bue­nas téc­ni­cas eró­ti­cas per­du­ran a tra­vés de los si­glos.

BE­SO DE RE­CON­CI­LIA­CIÓN (NLITA)

Si tu pa­re­ja es­tá en­fa­da­da con­ti­go, aun­que no sea mu­cho, pro­cu­ra no be­sar su ros­tro o me­ji­llas. En cam­bio, acér­ca­te y de ma­ne­ra fir­me, sua­ve y tier­na a la vez, co­lo­ca tus la­bios so­bre los su­yos y man­te­ned sus bo­cas uni­das así, has­ta que sien­tas que los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos de tu pa­re­ja va­yan des­apa­re­cien­do.

BE­SO DE RE­TRO­CE­SO (SPHURITA)

Los bo­cas se acer­can, y el hom­bre besa el la­bio in­fe­rior de su pa­re­ja. Al po­co tiem­po, ella re­tro­ce­de de sú­bi­to, co­mo si no fue­ra a re­gre­sar. Es­te mo­vi­mien­to in­ci­ta a tu pa­re­ja a que­rer acer­car­se a ti bus­can­do más.

BE­SO TO­MAN­DO LA NU­CA (GHATIKA)

Se­gún el Anan­ga Ran­ga, es­te be­so lo ini­cia la mu­jer. Con mu­cha pa­sión ella se acer­ca a su pa­re­ja, lo to­ma por la nu­ca, y mien­tras le cu­bre los ojos con las ma­nos, ella mis­ma cie­rra sus ojos. Al be­sar­lo, su len­gua en­tra­rá en la bo­ca de su com­pa­ñe­ro con un mo­vi­mien­to de ida y ve­ni­da su­ma­men­te len­to y agra­da­ble. Es­te be­so, que si­mu­la una pe­ne­tra­ción, pue­de re­sul­tar muy ex­ci­tan­te pa­ra am­bos, y su­gie­re con bas­tan­te cla­ri­dad que quie­res pa­sar a un ni­vel se­xual más ín­ti­mo.

BE­SO OBLÍCUO O IN­DI­REC­TO (TIRYAK)

El hom­bre se ubi­ca por de­trás o al la­do de su pa­re­ja, y co­lo­can­do su mano en el men­tón de ella, le­van­ta su ca­ra has­ta que mi­re al cie­lo. A con­ti­nua­ción to­ma el la­bio in­fe­rior de ella en­tre sus dien­tes, y lo muer­de sua­ve­men­te.

BE­SO EN EL LA­BIO SU­PE­RIOR DE LA MU­JER (UTTAROSTHA)

Cuan­do la mu­jer se en­cuen­tre lle­na de de­seo, de­be­ría to­mar el la­bio in­fe­rior de su pa­re­ja en­tre sus dien­tes y mor­der­lo sua­ve­men­te, mien­tras que él ha­ce lo mis­mo con el la­bio su­pe­rior de ella. Así, am­bos es­ca­la­rán ha­cia al­tos ni­ve­les de ex­ci­ta­ción y pa­sión se­xual.

BE­SO POR ETA­PAS (PINDITA)

En es­te be­so la mu­jer se apo­de­ra de los la­bios de su pa­re­ja con sus de­dos, lue­go pa­sa su len­gua so­bre ellos y a con­ti­nua­ción los muer­de.

BE­SO EN­CE­RRA­DO (SAMPUTA)

Du­ran­te es­te be­so el hom­bre besa la par­te in­te­rior de la bo­ca de su pa­re­ja, mien­tras ella ha­ce lo mis­mo con la bo­ca de él.

BE­SO CON JUGUETEO PRE­VIO (HANUVATRA)

En es­ta for­ma de be­sar, no se da el be­so de una vez, sino que ca­da in­te­gran­te de la pa­re­ja mue­ve sus la­bios de ma­ne­ra pro­vo­ca­ti­va y se­duc­to­ra, rea­li­zan­do ges­tos tra­vie­sos con la bo­ca. Des­pués de un ra­to de jue­go, los la­bios se acer­can y la pa­re­ja se besa.

BE­SO PA­RA DES­PER­TAR (PRATIBODHA)

Di­ce el Anan­ga Ran­ga que cuan­do el hom­bre ha es­ta­do du­ran­te un tiem­po fue­ra de ca­sa y re­gre­sa cuan­do su pa­re­ja es­tá dor­mi­da, de­be po­sar sua­ve­men­te sus la­bios so­bre los de ella, y au­men­tar gra­dual­men­te la pre­sión has­ta que ella des­pier­te. Es­ta es la for­ma más agra­da­ble de be­sar y de­ja re­cuer­dos muy es­pe­cia­les en la me­mo­ria. Por su­pues­to, en nues­tros tiem­pos, cuan­do la mu­jer re­gre­sa de via­jes de ne­go­cios tam­bién pue­de apro­ve­char pa­ra be­sar de es­ta ma­ne­ra cá­li­da e ín­ti­ma a su pa­re­ja.

BE­SO DANZANTE (SAMAUSHTHA)

La mu­jer to­ma los la­bios de su pa­re­ja en­tre los su­yos, los pre­sio­na con su len­gua, y bai­la al­re­de­dor de él mien­tras lo sos­tie­ne así con su bo­ca. Atré­ve­te a pro­bar es­te be­so y haz sua­ves mo­vi­mien­tos con tu cuer­po. Tal vez te di­vier­tas o te sor­pren­das con los re­sul­ta­dos.

«Pa­ra los que aman, el tiem­po es eter­ni­dad»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.