El Yo­ga, un alia­do du­ran­te la mens­trua­ción . . . . . .

Integral - - Sumario - TEX­TO: HE­LEN CA­SA­NO­VAS FO­TO­GRA­FÍA: EN­RIC DE LA VEGA

La na­tu­ra­le­za ha do­ta­do a la mu­jer de un re­loj bio­ló­gi­co que fun­cio­na de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria. Du­ran­te la eta­pa fér­til, que va des­de la pri­me­ra re­gla (en­tre los 10 y los 14 años) has­ta la pe­ri­me­no­pau­sa y me­no­pau­sia (en­tre los 45 y los 55 años) el cuer­po se pre­pa­ra ca­da mes pa­ra crear vi­da en un ci­clo que tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de en­tre 24 y 35 días. Du­ran­te es­te ci­clo, la mu­jer vi­ve una se­rie de cam­bios hor­mo­na­les, emo­cio­na­les y fí­si­cos a los cua­les es ne­ce­sa­rio res­pon­der ade­cua­da­men­te adap­tan­do, en la me­di­da de lo po­si­ble, su vi­da dia­ria y en con­se­cuen­cia, la prác­ti­ca de yo­ga. La mens­trua­ción se pro­du­ce en el mo­men­to del ci­clo en que el óvu­lo que no ha si­do fe­cun­da­do se de­sin­te­gra y el te­ji­do en­do­me­trial, que se ha­bía pre­pa­ra­do pa­ra alo­jar el óvu­lo fe­cun­da­do, es ex­pul­sa­do a tra­vés del cue­llo del úte­ro y la va­gi­na. Tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de en­tre 3 y 7 días de­pen­dien­do de ca­da mu­jer.

Du­ran­te es­tos días las mu­je­res sue­len sen­tir la ne­ce­si­dad de más quie­tud y si­len­cio. Al­gu­nas tam­bién ex­pe­ri­men­tan mo­les­tias en el ba­jo vien­tre y en la zo­na lum­bar. En es­te mo­men­to del ci­clo es ne­ce­sa­rio fre­nar el rit­mo de vi­da y au­men­tar el des­can­so. Las mo­les­tias o do­lo­res en es­ta fa­se acos­tum­bran a ser se­ña­les de que el cuer­po ne­ce­si­ta más des­can­so tan­to fí­si­co co­mo men­tal.

Par­tien­do de la ba­se de que ca­da mu­jer es úni­ca y que vi­ve su ci­clo de ma­ne­ra di­fe­ren­te, du­ran­te es­te pe­rio­do to­ma gran im­por­tan­cia el tra­ba­jo de au­to­ob­ser­va­ción y es­cu­cha in­ter­na. En es­te sen­ti­do, el yo­ga pue­de ser un ex­ce­len­te alia­do ya que, a tra­vés de la prác­ti­ca fí­si­ca y men­tal, con­se­gui­mos es­ta­dos de in­tros­pec­ción que nos per­mi­ten co­nec­tar con nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za y to­mar con­cien­cia de nues­tras emo­cio­nes, po­ten­cia­li­da­des y ne­ce­si­da­des.

Miranda Gray, en su li­bro Lu­na Ro­ja, acon­se­ja se­guir las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes du­ran­te es­tos días:

Per­mí­te­te mens­truar tan­to co­mo men­tal­men­te.

Lle­va un rit­mo de vi­da más len­to. Si pue­des, in­ten­ta pa­sar un tiem­po ale­ja­da de las exi­gen­cias del tra­ba­jo, de la fa­mi­lia o de tu pa­re­ja, aun­que so­lo sea una ho­ra du­ran­te ca­da no­che.

Mué­ve­te des­pa­cio, con ca­den­cia y ele­gan­cia, ya que de ir más apri­sa sen­ti­rás pe­sa­dez y fal­ta de coor­di­na­ción.

Concédete la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar la sen­sa­ción de san­grar.

Sien­te tu ne­xo cons­cien­te con tu pro­pio cuer­po y con el mun­do na­tu­ral.

Cuí­da­te y sien­te el pla­cer de ha­cer­lo, da­te un ba­ño, en­cien­de ve­las, da­te ma­sa­jes.

In­gie­re ali­men­tos sa­lu­da­bles. To­ma en cuen­ta pro­te­ger­te pa­ra no car­gar con el do­lor y emo­cio­nes de los de­más.

El llan­to apa­re­ce co­mo una vía de li­be­ra­ción y sa­na­ción de ener­gías emo­cio­na­les.

Tó­ma­te tiem­po pa­ra so­ñar, tus sue­ños pue­den en­se­ñar­te mu­cho acer­ca de tu cuer­po y tu men­te y te per­mi­ti­rán fí­si­ca desa­rro­llar tu ca­pa­ci­dad de vi­sión, sa­bi­du­ría ima­gi­na­ti­va, pre­dic­ción, cla­ri­dad in­te­rior y ex­pe­rien­cia mís­ti­ca.

Es un mo­men­to pa­ra ha­cer ba­lan­ce de tu vi­da, tu sa­lud y tus re­la­cio­nes y acep­tar aque­llo que quie­res de­jar atrás.

En con­se­cuen­cia, la prác­ti­ca de yo­ga du­ran­te la mens­trua­ción de­be­ría se­guir un rit­mo más len­to y tran­qui­lo. El yo­ga nos ayu­da a co­nec­tar y des­cu­brir nues­tro mun­do in­te­rior y tam­bién a li­be­rar ten­sio­nes y ali­viar mo­les­tias en la zo­na lum­bar o ab­do­mi­nal. Si es­cu­cha­mos nues­tro cuer­po, pro­ba­ble­men­te sin­ta­mos la ne­ce­si­dad de asa­nas y de mo­vi­mien­tos re­la­jan­tes. Las pos­tu­ras que com­pri­men la zo­na ab­do­mi­nal nos pue­den in­co­mo­dar pe­ro en cam­bio po­de­mos be­ne­fi­ciar­nos de aque­llas que crean es­pa­cio y re­la­jan la zo­na pél­vi­ca.

Al­gu­nos tex­tos re­co­mien­dan evi­tar las pos­tu­ras in­ver­ti­das de­bi­do a que van en con­tra de la ener­gía y di­rec­ción na­tu­ral de es­ta fa­se pe­ro no exis­te un con­sen­so ab­so­lu­to en es­ta teo­ría así que de nue­vo ad­quie­re gran im­por­tan­cia el tra­ba­jo de es­cu­cha in­ter­na.

A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos unos ejer­ci­cios que si­guen es­tas in­di­ca­cio­nes ge­ne­ra­les pe­ro, de nue­vo, es ne­ce­sa­rio que an­tes de em­pe­zar nos pre­gun­te­mos ¿có­mo me sien­to y qué ne­ce­si­to en es­te mo­men­to?

MALASANA

1. Se­pa­ra las pier­nas un po­co más del an­cho de ca­de­ras, los pies gi­ra­dos li­ge­ra­men­te ha­cia fue­ra, fle­xio­na ro­di­llas y des­cien­de has­ta co­lo­car­te en cu­cli­llas.

2. Co­lo­ca las ma­nos en po­si­ción de ple­ga­ria en el cen­tro del pe­cho y con los co­dos pre­sio­na las ro­di­llas ha­cia fue­ra, abrien­do la ca­de­ra.

3. Ale­ja los hom­bros de las ore­jas y alar­ga la co­lum­na. Sien­te co­mo cre­ces.

4. Res­pi­ra pro­fun­da y sua­ve­men­te. Va­rian­te: co­lo­ca una man­ta de­ba­jo de los ta­lo­nes si no pue­des apo­yar­los en el sue­lo.

SE­CUEN­CIA VA­CA-GA­TO (BITILASANA- MARJARYASANA)

Es­tas dos pos­tu­ras se prac­ti­can com­bi­na­das. For­man una se­cuen­cia di­ná­mi­ca por lo tan­to ten­drían que co­lo­car­se una a con­ti­nua­ción de la otra. Co­ló­ca­te en po­si­ción de cua­dri­pe­dia:

• In­ha­la en la pos­tu­ra de la va­ca (Bitilasana): lle­va la mi­ra­da ha­cia ade­lan­te. El ab­do­men se hun­de ha­cia la tie­rra y el co­xis se ele­va ha­cia el cie­lo.

• Ex­ha­la en la pos­tu­ra del ga­to (Marjaryasana): aga­cha la ca­be­za ar­quean­do la es­pal­da y hun­dien­do el ab­do­men ha­cia aden­tro, es­ti­ra los bra­zos.

BADHHA KONASANA

Sen­ta­da en el sue­lo, do­bla las ro­di­llas y jun­ta las plan­tas de los pies. Có­ge­te los pies y acér­ca­los ha­cia el pu­bis. Re­la­ja la zo­na pél­vi­ca e in­ten­ta ba­jar las ro­di­llas ha­cia el sue­lo. Alar­ga la es­pal­da y abre el pe­cho.

SUPTA BADHHA KONASANA

Es una va­rian­te de la pos­tu­ra an­te­rior pe­ro re­cli­nán­do­nos ha­cia atrás. Po­de­mos ayu­dar­nos con man­tas y co­ji­nes pa­ra apo­yar­nos en el sue­lo y sen­tir­nos más có­mo­das. Los bra­zos des­can­san a am­bos la­dos. Es­ta es una pos­tu­ra de re­la­ja­ción y aper­tu­ra de ca­de­ras que po­de­mos man­te­ner lar­go tiem­po.

VIPARITA KARANI CON PA­RED

Co­ló­ca­te una al­moha­da o man­ta en la zo­na de la es­pal­da ba­ja y sién­ta­te de la­do con la pel­vis lo más cer­ca po­si­ble de la pa­red. Po­co a po­co ve in­cli­nán­do­te y co­lo­can­do las pier­nas ha­cia arri­ba apo­yán­do­las en la pa­red. Re­la­ja el cue­llo y los hom­bros.

SAVASANA

Es la pos­tu­ra de re­la­ja­ción por ex­ce­len­cia, túm­ba­te en el sue­lo bo­ca arri­ba. De­ja que los pies cai­gan ha­cia los la­dos y los bra­zos des­can­sen re­la­ja­dos a am­bos la­dos del cuer­po. ¿Sa­bías que la san­gre mens­trual con­tie­ne cé­lu­las ma­dre con ca­pa­ci­da­des re­ge­ne­ra­ti­vas si­mi­la­res a las del cor­dón um­bi­li­cal o la mé­du­la ósea? An­ti­gua­men­te nues­tras an­ces­tras ya la uti­li­za­ban pa­ra cu­rar he­ri­das, sa­nar en­fer­me­da­des y fer­ti­li­zar la tie­rra, ade­más de con­si­de­rar­la sa­gra­da.

Si usas co­pa mens­trual o com­pre­sas de te­la, pue­des re­co­ger tu san­gre mens­trual en un re­ci­pien­te, mez­clar­la con agua y usar­la pa­ra re­gar las plan­tas. Ade­más de es­tar con­tri­bu­yen­do con el me­dio am­bien­te al no pro­du­cir desechos (co­mo cuan­do uti­li­zas com­pre­sas o tam­po­nes de un so­lo uso), es­tas fer­ti­li­zan­do tus plan­tas con una fuen­te de nu­trien­tes va­lio­sí­si­ma.

Bi­blio­gra­fía re­co­men­da­da:

• “Lu­na ro­ja”, Miranda Grey

• “Mu­je­res que co­rren con lo­bos”, Cla­ris­sa Pin­ko­la Es­tés

• “Via­je al ci­clo mens­trual”, An­na Sal­via

He­len Ca­sa­no­vas es pro­fe­so­ra de yo­ga. So­cia co­fun­da­do­ra de la As­so­cia­ció Pe­tits i Grans Vi­las­sar de­di­ca­da a la crian­za con­sien­te. Ac­tual­men­te im­par­te cla­ses de yo­ga en el cen­tro Cen­tra’t de Vi­las­sar de Dalt (Bar­ce­lo­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.