In­fan­cia y nue­vas tec­no­lo­gías

Integral - - Comunicación Hijos -

La fa­mi­lia lle­ga al res­tau­ran­te y el ni­ño no de­ja de llo­rar. Se le­van­ta, in­te­rrum­pe, se ale­ja, no quie­re co­mer. A los vein­te mi­nu­tos la ma­dre, ago­ta­da, en­cien­de la ta­blet y su hi­jo que­da hip­no­ti­za­do por las imá­ge­nes de la pan­ta­lla.

¿Qué hay de­trás de es­ta de­ci­sión?

Va­rios es­tu­dios de­mues­tran que el uso ex­ce­si­vo de la tec­no­lo­gía es per­ju­di­cial pa­ra to­dos, en es­pe­cial pa­ra los más pe­que­ños. En­tre otros, ge­ne­ran un com­por­ta­mien­to adic­ti­vo (es­tán ba­sa­dos en sis­te­mas de re­com­pen­sa) y pro­vo­can cam­bios es­truc­tu­ra­les en el ce­re­bro.

Al cap­tar to­da la aten­ción, el ni­ño se des­co­nec­ta del en­torno, que es pre­ci­sa­men­te su fuen­te de apren­di­za­je: en la in­fan­cia, cre­ce­mos a par­tir de la ex­pe­ri­men­ta­ción del mun­do a tra­vés de to­dos nues­tros sen­ti­dos.

La opi­nión de mu­chos ex­per­tos es que los lí­mi­tes con las nue­vas tec­no­lo­gías de­ben ser muy fir­mes, aun­que en la prác­ti­ca la pre­sión so­cial na­ve­ga en di­rec­ción con­tra­ria. ¿Qué ha­cer si nues­tro hi­jo es el úni­co en su cla­se que no tie­ne mó­vil? En ese ca­so ha­brá que so­pe­sar los pros y los con­tras: dar la mano a la tec­no­lo­gía o pro­pi­ciar una sen­sa­ción de ais­la­mien­to. La ma­la no­ti­cia es que no exis­ten fór­mu­las úni­cas pa­ra re­sol­ver el in­trín­gu­lis. La bue­na, que de­ce­nas de so­lu­cio­nes in­ter­me­dias nos pue­den ha­cer en­con­trar la sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.