El via­je de la lu­na

Integral - - Sabiduría Personal - SONIA FER­NÁN­DEZ-VIDAL, “La sen­da de las cua­tro fuer­zas”

La doc­to­ra en Fí­si­ca Sonia Fer­nán­dez-Vidal cuen­ta en su úl­ti­ma no­ve­la ju­ve­nil al­gu­nas cu­rio­si­da­des e hi­pó­te­sis po­co co­no­ci­das so­bre nues­tro sa­té­li­te:

«—De ha­ber es­ta­do aquí ha­ce 4.000 mi­llo­nes de años, pre­sen­cia­ría­mos un cho­que cós­mi­co. Los cien­tí­fi­cos creen que en­tre la Tie­rra y Mar­te exis­tía otro pla­ne­ta lla­ma­do Or­feo. Or­feo cho­có con­tra nues­tro pla­ne­ta. —Va­ya ca­tás­tro­fe cós­mi­ca… —di­jo Ni­ko im­pre­sio­na­do.

—Sí, pe­ro al fi­nal fue un gol­pe de suer­te. Gra­cias a esa co­li­sión na­ció la Lu­na. Or­feo se in­crus­tó en la Tie­rra y, co­mo re­sul­ta­do, se des­pren­die­ron tro­zos de ma­te­ria y ro­ca que or­bi­ta­ron al­re­de­dor de nues­tro pla­ne­ta has­ta que se for­mó nues­tro sa­té­li­te: la Lu­na. —En­ton­ces em­pe­zó a lu­cir es­te fir­ma­men­to —di­jo Ni­ko con el co­ra­zón la­tien­do muy fuer­te al no­tar la ca­be­za de Quio­na so­bre su hom­bro.

—No exac­ta­men­te… La Lu­na en ese mo­men­to es­ta­ba mu­cho más cer­ca. La ve­rías unas quin­ce ve­ces más gran­de que la de hoy.

—Va­ya, eso de­bía ser una pa­sa­da de bo­ni­to, y ¿qué fue lo que la ale­jó?

—No lo di­gas en pa­sa­do. Ca­da año la lu­na se ale­ja de no­so­tros 3,8 cen­tí­me­tros, has­ta que un día se mar­cha­rá del to­do.

—¡¿Có­mo?! ¿la Lu­na nos de­ja?

—Sí. Con el na­ci­mien­to de nues­tro sa­té­li­te apa­re­cie­ron las ma­reas. Es la fuer­za de­la gra­ve­dad que ejer­ce la lu­na la que mue­ve los océa­nos y ma­res. Y por el otro la­do, es la fuer­za que ejer­cen es­tas ma­reas la que em­pu­ja a la Lu­na ca­da vez más le­jos. Has­ta que un día des­apa­re­ce­rá de nues­tro fir­ma­men­to. —Pues ese se­rá un día tris­te.

—Es­toy de acuer­do, pe­ro no se­rá desas­tro­so só­lo por­que la Lu­na sea bo­ni­ta —in­sis­tió Quio­na—, sino por­que sin ella lo pa­sa­re­mos muy mal. Mu­chos des­co­no­cen la suer­te que te­ne­mos de es­tar acom­pa­ña­dos por es­ta don­ce­lla cós­mi­ca. Sin la Lu­na, la vi­da nun­ca po­drá ser la mis­ma. ¿Sa­bes que la Tie­rra gi­ra so­bre sí mis­ma?

—Cla­ro, y al­re­de­dor del Sol tam­bién. Pe­ro eso no es por la Lu­na, sino por la fuer­za de la gra­ve­dad de nues­tra es­tre­lla.

—Cier­to y mien­tras en la vuel­ta al­re­de­dor del Sol gi­ra so­bre sí mis­ma en un eje fi­jo de 23º, la Lu­na le da es­ta­bi­li­dad. Si no fue­se por ella gi­ra­ría­mos co­mo una peon­za. Ha­bría gran­des olas y la tem­pe­ra­tu­ra de la Tie­rra se­ría un caos. En ve­rano ten­dría­mos tem­pe­ra­tu­ras de más de 100º y su­fri­ría­mos in­vier­nos gé­li­dos.

—En­ton­ces… la Lu­na es co­mo el ter­mos­ta­to de la Tie­rra.

—¡Exac­to! Ade­más, los días se ha­rían ca­da vez más lar­gos, tam­bién las no­ches…

—Y se­rían no­ches sin Lu­na. ¡Qué tris­te! ¿Y eso su­ce­de­rá pron­to? Ten­go que pe­dir­te al­go an­tes de que eso su­ce­da…

—Tran­qui­lo, to­da­vía fal­tan mi­llo­nes de años —di­jo ella es­qui­van­do lo que aca­ba­ba de de­cir—. Te lo ex­pli­co pa­ra que se­pas que a la Lu­na le de­be­mos mu­cho más que se­re­na­tas y poe­mas. De ella de­pen­de nues­tra exis­ten­cia.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.