Las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de la plan­ta “que pi­ca”

Integral - - Salud Natural - TEX­TOS DE BLAN­CA HERP Y REDACCIÓN DE IN­TE­GRAL, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DEL DR. AL­FRED VOGEL, LUIS MI­GUEL OLI­VEI­RA Y DR. FRE­DE­RIC VIN­YES (MÉ­DI­CO NA­TU­RIS­TA)

Ar­tro­sis, prós­ta­ta, cálcu­los re­na­les, ec­ce­ma, do­lor de ca­be­za, caí­da del ca­be­llo, in­fla­ma­ción de las vías uri­na­rias… La or­ti­ga (Ur­ti­ca dioi­ca) es­tá en­tre las plan­tas me­di­ci­na­les más efi­ca­ces del mun­do, por lo que de­be­ría ser un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble en cual­quier bo­ti­quín do­més­ti­co... y en la co­ci­na. Un re­cur­so im­pres­cin­di­ble

Las or­ti­gas eran pa­ra mí lo más cer­cano a una ma­la hier­ba has­ta el día en que unos ami­gos na­tu­ris­tas nos in­vi­ta­ron a to­mar, en una ce­na tem­pra­na, una in­creí­ble cre­ma-pu­ré de or­ti­gas. Aque­lla re­ce­ta si­gue sien­do un pe­que­ño se­cre­to, pe­ro to­dos po­de­mos ima­gi­nar­la; de he­cho, en es­te mis­mo ar­tícu­lo os pro­po­ne­mos ha­cer­la. El ca­so es que hoy, al­gu­nos prac­ti­can­tes de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca co­men­tan que lo más ra­zo­na­ble se­ría de­jar­nos de re­mo­tas se­mi­llas, plán­tu­las y es­que­jes pa­ra pa­sar a trans­for­mar el huer­to en una au­tén­ti­ca plan­ta­ción de or­ti­gas, por­que a me­nu­do pue­de re­sul­tar más que su­fi­cien­te pa­ra cui­dar a to­da la fa­mi­lia.

Y tam­bién es de buen agra­do pa­ra los ani­ma­les: a to­dos les en­can­tan las or­ti­gas, em­pe­zan­do por las ga­lli­nas y las ma­ri­po­sas. De to­das for­mas, se­gún Künz­le, un co­no­ci­do na­tu­ró­pa­ta y her­bo­ris­ta sui­zo, la or­ti­ga ha­bría des­apa­re­ci­do ha­ce mu­cho tiem­po de la faz de la Tie­rra si no fue­se por­que pi­ca pa­ra ale­jar a to­dos aque­llos que pre­ten­den co­mer­la, es de­cir, to­dos los ani­ma­les del mun­do (in­clui­dos los hu­ma­nos)... Hoy la or­ti­ga es, en­tre otras co­sas, un to­rren­te de cal­cio de bue­na asi­mi­la­ción y de ori­gen ve­ge­tal, ideal pa­ra nues­tra sa­lud.

La plan­ta y el efec­to ur­ti­can­te

La or­ti­ga es una de esas plan­tas de las que to­das las par­tes se apro­ve­chan y re­sul­tan úti­les; des­de la raíz y el ta­llo a las hojas, las flores y las se­mi­llas. Es cier­to que el con­tac­to con sus hojas pue­de ser real­men­te mo­les­to (in­clu­so do­lo­ro­so), y que tro­pe­zar­se con una cuan­do se pa­sea des­pre­ve­ni­do por el cam­po no es agra­da­ble, pe­ro eso no de­be em­pa­ñar to­do lo bueno que las or­ti­gas pue­den apor­tar­nos.

El co­no­ci­dí­si­mo efec­to ur­ti­can­te de las or­ti­gas (que de he­cho vie­ne de la pa­la­bra la­ti­na que de­sig­na a es­ta plan­ta: “ur­ti­ca”) se de­be a que es­tán re­cu­bier­tas, co­mo si de un eri­zo se tra­ta­se, de pe­los de sí­li­ce; tan­to sus hojas co­mo sus ta­llos e in­clu­so sus fru­tos.

Los pe­los más gran­des son co­mo ver­da­de­ras agu­jas hi­po­dér­mi­cas, ca­pa­ces de atra­ve­sar la piel. Y en la ba­se de esas púas se en­cuen­tra una am­po­lla lle­na de to­xi­nas (his­ta­mi­na, ace­til­co­li­na, se­ro­to­ni­na y áci­do fór­mi­co).

Al me­nor con­tac­to, esas agu­jas atra­vie­san la piel las in­yec­tan en ella, lo cual pro­vo­ca una reac­ción del or­ga­nis­mo con la apa­ri­ción de gra­nos y que­ma­zón.

Las or­ti­gas más tam­bién pue­den apli­car­se en for­ma de or­ti­ga­du­ras, que es un re­me­dio na­tu­ris­ta clá­si­co.

Có­mo re­co­lec­tar las or­ti­gas

Una vez se­cas o tras pa­sar­las por agua ca­lien­te, las or­ti­gas ya no pi­can. No obs­tan­te, pa­ra po­der aga­rrar­las y re­co­lec­tar­las fres­cas sin or­ti­gar­se, lo más sen­ci­llo es uti­li­zar guan­tes de go­ma grue­sos. Si no hay guan­tes, se aga­rra la or­ti­ga por su ba­se, que es don­de tie­ne me­nos pe­los ur­ti­can­tes, pe­ro te­nien­do en cuen­ta que su ta­llo fi­bro­so pue­de ser muy di­fí­cil de rom­per (ex­cep­to en el ca­so de las plan­tas más jó­ve­nes en pri­ma­ve­ra).

Tam­bién se pue­den co­ger las hojas de la par­te su­pe­rior de la plan­ta con el pul­gar y el ín­di­ce, por un la­do y por otro del ta­llo, y le­van­tar la mano ha­cia arri­ba apre­tan­do con fuer­za.

Los pe­los de las or­ti­gas más gran­des son en su ma­yo­ría obli­cuos y es­tán di­ri­gi­dos ha­cia la pun­ta de la ho­ja, por lo que nos pin­cha­re­mos me­nos aga­rrán­do­la de esa ma­ne­ra (es­te mé­to­do no fun­cio­na con va­rie­da­des más pe­que­ñas, co­mo por ejem­plo la Ur­ti­ca urens, por­que sus púas-pe­lu­sa sa­len en to­das di­rec­cio­nes).

An­tes se so­lía de­cir que co­ger­las con la mano de­re­cha y aguan­tan­do la res­pi­ra­ción es un mé­to­do efi­caz pa­ra que no pi­quen; no obs­tan­te, lo me­jor es te­ner a mano unos bue­nos guan­tes... In­clu­so así a ve­ces po­de­mos ter­mi­nar or­ti­gán­do­nos en los bra­zos, las pier­nas o en cual­quier par­te del cuer­po que es­té al des­cu­bier­to.

En ca­so de con­tac­to, se fro­ta la zo­na afec­ta­da con hojas de la pro­pia or­ti­ga (pe­ro, ojo: aplas­ta­das) o con hojas de ace­de­ra o de llan­tén. Tam­bién hay quien re­co­mien­da apli­car so­bre la pi­ca­du­ra hier­ba­bue­na (que sue­le cre­cer pre­ci­sa­men­te al la­do de las or­ti­gas), agua fría o in­clu­so sa­li­va.

Más allá de la sopa de or­ti­gas

La or­ti­ga es una de las plan­tas me­di­ci­na­les más po­de­ro­sas del mun­do. Por eso, aun­que la sopa es muy sa­lu­da­ble y de­li­cio­sa, no po­de­mos per­der de vis­ta sus pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas en otros pre­pa­ra­dos na­tu­ra­les: zu­mos con­cen­tra­dos, in­fu­sio­nes, ca­ta­plas­mas e in­clu­so los cham­pús (re­cor­dad que mu­chos tra­ta­mien­tos an­ti cal­vi­cie in­clu­yen las or­ti­gas en­tre sus com­po­nen­tes).

Pro­ble­mas de prós­ta­ta, re­na­les, in­fec­cio­nes uri­na­rias, reu­ma­tis­mos, tras­tor­nos de ar­ti­cu­la­cio­nes, ec­ce­mas y tra­ta­mien­tos cu­tá­neos, alo­pe­cia… ¡has­ta el do­lor de ca­be­za!

To­das es­tas do­len­cias y mu­chas más pue­den ser tra­ta­das con so­lu­cio­nes na­tu­ra­les a ba­se de or­ti­gas (que ade­más po­de­mos pre­pa­rar en ca­sa).

Or­ti­gas con­tra la prós­ta­ta

La hi­per­tro­fia be­nig­na de prós­ta­ta (HBP) el agran­da­mien­to de la prós­ta­ta, una glán­du­la que se en­cuen­tra en los hom­bres ba­jo la ve­ji­ga uri­na­ria. Se tra­ta de un pro­ble­ma que nor­mal­men­te apa­re­ce con la edad. La prós­ta­ta es­tá atra­ve­sa­da por la ure­tra (el ca­nal uri­na­rio), y por eso cuan­do au­men­ta de ta­ma­ño frena y blo­quea el flu­jo de la ori­na. Es­to pro­vo­ca com­pli­ca­dos sín­to­mas, en­tre ellos im­pe­dir que la ve­ji­ga se va­cíe com­ple­ta­men­te. Así, el hom­bre con HBP sien­te que ne­ce­si­ta ir al ba­ño ca­si per­ma­nen­te­men­te.

Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do la efi­ca­cia de la raíz de or­ti­ga, así co­mo de las com­bi­na­cio­nes de raíz de or­ti­ga y pal­me­to (Se­re­noa re­pens) y de raíz de or­ti­ga y ci­rue­lo afri­cano (py­geum) pa­ra com­ba­tir­la.

Pues­to que la or­ti­ga no se pue­de pa­ten­tar, a los la­bo­ra­to­rios no les in­tere­sa in­ver­tir en su in­ves­ti­ga­ción, lo cual sue­le ser­vir pa­ra ali­men­tar de­ba-

tes inaca­ba­bles con los que la me­di­ci­na con­ven­cio­nal, me­dian­te su fa­mo­sa can­ción «No es­tá su­fi­cien­te­men­te de­mos­tra­do» ig­no­ra la ma­yo­ría de es­tas so­lu­cio­nes na­tu­ra­les.

De to­das for­mas se sa­be que la or­ti­ga y la pal­ma enana son tan efi­ca­ces co­mo la fi­nas­te­ri­da y tam­su­lo­si­na, dos prin­ci­pios ac­ti­vos de re­fe­ren­cia pa­ra tra­tar la HBP con una bue­na por­ción de in­de­sea­bles efec­tos se­cun­da­rios aña­di­dos. In­clu­so la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), el Co­mi­té Cien­tí­fi­co Eu­ro­peo de Fi­to­te­ra­pia (ESCOP) y la Co­mi­sión ale­ma­na de plan­tas me­di­ci­na­les (co­no­ci­da co­mo Co­mi­sión E) re­co­no­cen el uso de la raíz de or­ti­ga pa­ra tra­tar los tras­tor­nos uri­na­rios re­la­cio­na­dos con los pro­ble­mas de prós­ta­ta.

Re­ce­ta. In­cor­po­rar 1,5 g de raíz se­ca de or­ti­ga en 150 ml de agua fría y lle­var­lo a ebu­lli­ción du­ran­te un mi­nu­to. Des­pués se de­ja re­po­sar 10 mi­nu­tos fue­ra del fue­go. To­me una ta­za 3 ó 4 ve­ces al día.

Tam­bién se pue­de to­mar un com­ple­men­to ali­men­ti­cio de 240 mg de or­ti­ga y 320 mg de pal­me­to (son las can­ti­da­des usa­das en mu­chos de los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre la efec­ti­vi­dad de es­ta com­bi­na­ción de plan­tas con­tra la HBP).

En ca­so de ar­tri­tis y reu­ma­tis­mos

El tra­ta­mien­to tra­di­cio­nal de ba­se que exis­tía tan­to en Oc­ci­den­te co­mo en la me­di­ci­na ayur­vé­di­ca (la me­di­ci­na tra­di­cio­nal in­dia) con­sis­tía en apli­car so­bre los lu­ga­res do­lo­ri­dos hojas de or­ti­ga fres­ca (es de­cir, ur­ti­can­tes) du­ran­te unos 30 se­gun­dos, an­tes de re­ti­rar­las.

La efi­ca­cia de es­te mé­to­do la de­mues­tra el que lle­ve si­glos uti­li­zán­do­se; no obs­tan­te, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­co de­mos­tró cien­tí­fi­ca­men­te sus re­sul­ta­dos en el año 2000. Aho­ra bien, es un tra­ta­mien­to no ap­to pa­ra co­bar­des

Or­ti­gar. Es de­cir, li­te­ral­men­te, azo­tar­se con or­ti­gas. La prác­ti­ca se re­mo­nu­sar ta a la an­ti­güe­dad y fue am­plia­men­te re­co­men­da­da por Ni­cho­las Cul­pe­per, fa­mo­so mé­di­co, na­tu­ris­ta y bo­tá­ni­co in­glés que vi­vió en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XVII.

En la prác­ti­ca, con­sis­te en azo­tar la es­pal­da o las ar­ti­cu­la­cio­nes do­lo­ri­das con un ra­mi­lle­te de or­ti­gas fres­cas y por tan­to ur­ti­can­tes (se re­co­mien­da las es­pe­cies de or­ti­gas más pe­que­ñas, co­mo la Ur­ti­ca ru­rens).

El tra­ta­mien­to un tan­to des­agra­da­ble, pe­ro no tar­da en pro­por­cio­nar un ali­vio no­ta­ble. Por ese mo­ti­vo es una téc­ni­ca usa­da en to­do el mun­do, es­pe­cial­men­te en zo­nas tem­pla­das (las or­ti­gas tro­pi­ca­les ha­cen de­ma­sia­do da­ño). Su efi­ca­cia tam­bién fue com­pro­ba­da cien­tí­fi­ca­men­te en un es­tu­dio clí­ni­co rea­li­za­do de in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­cos.

His­ta­mi­na. En reali­dad, lo que ex­pli­ca su efi­ca­cia es el efec­to de la his­ta­mi­na de los pe­los ur­ti­can­tes, que pro­vo­ca sen­sa­ción de pi­cor, pe­ro tam­bién un en­san­che de los vasos ca­pi­la­res lo­ca­les, per­mi­tien­do al sis­te­ma san­guí­neo irri­gar me­jor y re­pa­rar la zo­na en­fer­ma.

Pa­ra ser efi­caz, la apli­ca­ción de­be de ser de 30 se­gun­dos al día y re­pe­tir­se en­tre 2 y 7 días. Es­te mé­to­do no de­be em­plear­se en ni­ños o mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Tin­tu­ra. Un es­tu­dio ha de­mos­tra­do que el efec­to es prác­ti­ca­men­te el mis­mo si se apli­ca una sim­ple tin­tu­ra al­cohó­li­ca de or­ti­ga (es de­cir, apli­can­do el al­cohol en el que las hojas de or­ti­ga han ma­ce­ra­do). En es­te ca­so es ne­ce­sa­rio fro­tar va­rias ve­ces al día las par­tes afec­ta­das con la tin­tu­ra (de las par­tes aé­reas de la plan­ta des­ti­la­das al 50% de al­cohol) o uti­li­zar­la en com­pre­sas o ca­ta­plas­mas.

Con­tra la ^cÃV­bVX^‹c YZ aVh vías uri­na­rias y cálcu­los re­na­les

Ti­sa­nas. La cla­ve en es­te ca­so es­tá en be­ber ti­sa­nas y zu­mos de or­ti­ga, o in­clu­so la tin­tu­ra al­cohó­li­ca de la plan­ta di­lui­da en agua en una pro­por­ción de 5 ve­ces su vo­lu­men (es de­cir, de 1 a 5).

Ex­trac­tos. Tam­bién se pue­den to­mar ex­trac­tos de hojas y flores se­cas en for­ma de cáp­su­las o com­pri­mi­dos. La do­sis re­co­men­da­da es de 300 a 700 mg tres ve­ces al día acom­pa­ña­dos de un gran va­so de agua.

Zu­mo fres­co de or­ti­ga. Siem­pre a sor­bi­tos, por­que es muy con­cen­tra­do: hay que to­mar­lo en pe­que­ñas can­ti­da­des: en­tre 5 y 10 ml tres ve­ces al día. Se pre­pa­ra en el ex­trac­tor de zu­mos o la li­cua­do­ra, y te­ner en cuen­ta que só­lo se con­ser­va unas ho­ras.

Con­tra el do­lor de ca­be­za y el ec­ce­ma

Otros be­ne­fi­cios de las or­ti­gas, co­mo por ejem­plo su efec­to pa­ra ali­viar los do­lo­res de ca­be­za, tra­tar el ec­ce­ma o con­se­guir que el pe­lo vuel­va a cre­cer (o de­je de caer: se for­ta­lez­ca), tam­bién eran co­no­ci­dos en las an­ti­guas tra­di­cio­nes me­di­ci­na­les. La her­bo­ris­ta aus­tría­ca María Tre­ben, au­to­ra del li­bro Sa­lud de la bo­ti­ca del Se­ñor, con­sa­gró uno de sus prin­ci­pa­les ca­pí­tu­los a la or­ti­ga, una de sus plan­tas fa­vo­ri­tas.

No la no ci­ta pa­ra pro­ble­mas de la prós­ta­ta y pa­ra los reu­ma­tis­mos la men­cio­na só­lo de pa­sa­da, pe­ro pa­ra ella la or­ti­ga es an­te to­do una plan­ta pu­ri­fi­can­te, re­mi­ne­ra­li­zan­te y ri­ca en hie­rro, que per­mi­te com­ba­tir la fa­ti­ga. Ayu­da a lu­char con­tra las en­fer­me­da­des del hí­ga­do, los pro­ble­mas de cir­cu­la­ción san­guí­nea y un sin­fín de otras do­len­cias (tu­mo­res, ca­lam­bres, có­li­cos, ciá­ti­ca…).

María Tre­ben re­co­men­da­ba rea­li­zar una cura de des­in­to­xi­ca­ción ca­da año en pri­ma­ve­ra, du­ran­te cua­tro se­ma­nas, con un má­xi­mo de dos li­tros y me­dio de ti­sa­na de or­ti­ga re­par­ti­dos a lo lar­go del día. Es­te re­me­dio si­gue ple­na­men­te vi­gen­te, y lo pre­pa­ra­re­mos con unas hojas de men­ta o de man­za­ni­lla pa­ra dar­le un po­co de sa­bor (la or­ti­ga es un po­co in­sí­pi­da;).

Cham­pú de or­ti­gas pa­ra un pe­lo fuer­te y bri­llan­te

La or­ti­ga tam­bién es co­no­ci­da co­mo plan­ta be­ne­fac­to­ra del ca­be­llo, la pro­pia María Tre­ben tam­bién atri­buía a es­ta plan­ta su pe­lo fuer­te, bri­llan­te y sin cas­pa.

Pa­ra pre­pa­rar en ca­sa nues­tro pro­pio cham­pú de or­ti­gas, bas­ta con de­jar en in­fu­sión un pu­ña­do de hojas de or­ti­ga se­cas en me­dio li­tro de agua hir­vien­do. Cú­bra­lo y dé­je­lo re­po­sar to­da la no­che an­tes de fil­trar­lo.

Aña­dir des­pués 150 g de ja­bón lí­qui­do y me­dia cu­cha­ra­di­ta de acei­te ve­ge­tal de al­men­dras dul­ces (y si tu­vie­ra a mano acei­te de ar­gán o de se­mi­lla de al­ba­ri­co­que, me­jor que me­jor). Tam­bién pue­de aña­dir a la mez­cla unas 50 go­tas de acei­te esen­cial “bio” de la­van­da o de ce­dro.

Re­mue­va la mez­cla y mé­ta­la en una bo­te­lla. Pa­ra un ma­yor efec­to, agí­te­lo siem­pre an­tes de usar­lo y ma­sa­jee con él el cue­ro ca­be­llu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.