La ar­ci­lla blan­ca

Integral - - Aliado De La Salud - DA­NIEL ALBORS PERICÁS

Cao­lín

Uno de los re­me­dios an­ces­tra­les que la hu­ma­ni­dad ha uti­li­za­do des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les es la ar­ci­lla. Se for­ma por la des­com­po­si­ción en fi­ní­si­mas par­tí­cu­las de ro­cas se­di­men­ta­rias ri­cas en fel­des­pa­to, mi­ne­ral for­ma­do por si­li­ca­to de alu­mi­nio.

Es­ta fi­na tie­rra pue­de en­con­trar­se en es­ta­do pu­ro sin es­tar mez­cla­da con otras sus­tan­cias, co­mo es el ca­so de la ar­ci­lla blan­ca, tam­bién lla­ma­da cao­lín, o bien pue­de apa­re­cer mez­cla­da con otros com­po­nen­tes que pro­du­cen di­fe­ren­tes co­lo­ra­cio­nes, dan­do lu­gar a las ar­ci­llas ro­jas, ver­des, azu­la­das o gri­ses, ca­da una de ellas con sus pe­cu­lia­ri­da­des.

Va­mos a re­pa­sar bre­ve­men­te los usos te­ra­péu­ti­cos in­ter­nos y ex­ter­nos de la ar­ci­lla blan­ca, por­que es la más pu­ra, ya que es­tá en su es­ta­do pri­ma­rio y só­lo con­tie­ne los mi­ne­ra­les del lu­gar en que se for­mó.

Se sa­be que la ar­ci­lla blan­ca se em­pe­zó a uti­li­zar en la an­ti­gua Chi­na, en la co­li­na de Kao­lin, con fi­nes cos­mé­ti­cos, te­ra­péu­ti­cos y pa­ra fa­bri­car pie­zas de por­ce­la­na de al­ta ca­li­dad. En la ac­tua­li­dad es­ta ar­ci­lla se ex­trae de di­fe­ren­tes ya­ci­mien­tos re­par­ti­dos por to­do el mun­do.

Cal­ma la gas­tri­tis y la aci­dez de es­tó­ma­go

La ar­ci­lla blan­ca es la que con­tie­ne ma­yor can­ti­dad de si­li­ca­to de alu­mi­nio. Es­ta sus­tan­cia con­tra­rres­ta y neu­tra­li­za el ex­ce­so de áci­do clor­hí­dri­co del es­tó­ma­go, ac­tuan­do co­mo an­ti­áci­do lo­cal, sin lle­gar a pro­du­cir el efec­to tan drás­ti­co que pro­vo­can al­gu­nos de los fár­ma­cos que se uti­li­zan en es­tos ca­sos. Tie­ne tam­bién la pro­pie­dad de for­mar un gel en el es­tó­ma­go que ab­sor­be el áci­do, dis­mi­nu­yen­do la agre­sión quí­mi­ca y en­zi­má­ti­ca so­bre la mu­co­sa gás­tri­ca, evi­tan­do así su de­te­rio­ro.

Ade­más de es­tas pro­pie­da­des, la ac­ción del si­li­cio y del alu­mi­nio ejer­cen una ac­ción an­ti­bac­te­ria­na y ci­ca­tri­zan­te, la cual su­ma­da a la an­te­rior ha­ce de ella un buen alia­do pa­ra el tra­ta­mien­to de las úl­ce­ras gas­tro­duo­de­na­les, gas­tri­tis y aci­dez de es­tó­ma­go.

Ex­ce­len­te cos­mé­ti­co

Las mis­mas pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas, an­ti­áci­das y ci­ca­tri­zan­tes que he­mos ci­ta­do, ha­cen que la ar­ci­lla blan­ca sea un in­gre­dien­te muy uti­li­za­do en la ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos de es­té­ti­ca, so­la o en com­bi­na­ción con el gel de aloe ve­ra, son dos de los in­gre­dien­tes más em­plea­dos en los tra­ta­mien­tos ca­se­ros de be­lle­za.

La apli­ca­ción lo­cal en for­ma de mas­ca­ri­llas o ca­ta­plas­mas, ayu­da a me­jo­rar no­ta­ble­men­te el es­ta­do de sa­lud de la piel, ab­sor­bien­do sus im­pu­re­zas y re­gu­lan­do la pro­duc­ción de se­bo, por lo que es­tá in­di­ca­da en ca­sos de ac­né, piel gra­sa, ca­be­llo gra­so y ec­ce­ma. Es­ta ar­ci­lla ade­más no re­se­ca tan­to co­mo las otras pues man­tie­ne me­jor la hu­me­dad.

Los den­tí­fri­cos ela­bo­ra­dos con es­ta ar­ci­lla tie­nen un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre las en­cías san­gran­tes e in­fla­ma­das y pre­vie­nen las in­fec­cio­nes bu­ca­les. Los en­jua­gues con una cu­cha­ra­di­ta de pos­tre di­suel­ta en un va­so de agua tie­nen un efec­to blan­quea­dor de los dien­tes y for­ta­le­ce­dor de las en­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.