Sa­lud in­tes­ti­nal, sa­lud glo­bal y tra­ta­mien­to die­té­ti­co

Integral - - Medicina Integrativa - MAR­TI­NA FE­RRER (NU­TRI­CIO­NIS­TA IN­TE­GRA­TI­VA Y ES­PE­CIA­LIS­TA EN PSICONEUROINMUNOLOGÍA) PRO­FE­SIO­NAL DE “IN­TE­GRAL. ME­DI­CI­NA IN­TE­GRA­TI­VA Y ES­CUE­LA DE SA­LUD”

La nu­tri­ción es uno de los fac­to­res que más in­flu­yen en nues­tra sa­lud a par­tir de lo que su­ce­de en nues­tros in­tes­ti­nos, lu­gar don­de los ali­men­tos fi­na­li­zan su trans­for­ma­ción pa­ra po­der ser ab­sor­bi­dos e in­cor­po­ra­dos a nues­tro or­ga­nis­mo con el ob­je­ti­vo de man­te­ner nues­tro cuer­po y nues­tra ac­ti­vi­dad dia­ria.

A con­ti­nua­ción, ex­pli­ca­mos un ca­so clí­ni­co que ilus­tra has­ta qué pun­to un tra­ta­mien­to die­té­ti­co in­flu­ye en nues­tro es­ta­do de sa­lud glo­bal.

Pa­cien­te

Acu­de a la con­sul­ta una mu­jer de 40 años, con dos hi­jos de 10 y 12 años, que tra­ba­ja de ad­mi­nis­tra­ti­va de di­rec­ción en una mul­ti­na­cio­nal y tie­ne dos per­so­nas a su car­go.

To­ma an­ti­con­cep­ti­vos ora­les des de ha­ce 15 años, des­can­san­do pa­ra que­dar­se em­ba­ra­za­da. Aun así tie­ne re­glas do­lo­ro­sas. Tam­bién to­ma com­pri­mi­dos fi­to­te­ra­péu­ti­cos an­sio­lí­ti­cos y cáp­su­las de acei­tes esen­cia­les in­di­ca­dos pa­ra la con­ci­lia­ción del sue­ño (man­da­ri­na, la­van­da, le­mon­gras, me­jo­ra­na y hier­ba­lui­sa).

Mi­de 160 cm y pe­sa 58 kg. Es alér­gi­ca a las sul­fa­mi­das.

Mo­ti­vo de con­sul­ta

Ha­ce 6 años le diag­nos­ti­ca­ron sín­dro­me del in­tes­tino irri­ta­ble (SII). Hi­zo tra­ta­mien­to con me­di­ca­ción y me­jo­ró li­ge­ra­men­te. Pe­ro des de ha­ce 9 me­ses se es­tá en­con­tran­do muy mal de nue­vo.

Fue al di­ges­tó­lo­go y le di­jo que te­nía mu­cho ai­re acu­mu­la­do y mu­cha hin­cha­zón ab­do­mi­nal. Ella me cuen­ta que su­fre de ga­ses, ab­do­men hin­cha­do, so­bre to­do por la no­che, do­lor ab­do­mi­nal, ar­dor de es­tó­ma­go des­pués de co­mer, y pe­rio­dos de he­ces blan­das al­ter­na­dos con pe­rio­dos de es­tre­ñi­mien­to.

El es­pe­cia­lis­ta le man­dó ha­cer­se prue­bas pa­ra va­lo­rar si ha­bía in­to­le­ran­cias. Dio po­si­ti­vo la in­to­le­ran­cia al sor­bi­tol, y ne­ga­ti­vo a la lac­to­sa y la fruc­to­sa. Hi­zo, en­ton­ces un par de me­ses de die­ta sin sor­bi­tol pe­ro si­gue sin en­con­trar­se bien y sin­tien­do do­lo­res y ga­ses. Ade­más, aña­de que du­ran­te la ovu­la­ción y la mens­trua­ción se en­cuen­tra peor.

Es­tá pen­dien­te de ha­cer­se gas­tros­co­pia y co­lo­nos­co­pia.

Pa­ra­le­la­men­te, se vi­si­tó con su gi­ne­có­lo­ga pa­ra des­car­tar po­si­bles si­tua­cio­nes que le pue­dan es­tar dan­do do­lor ab­do­mi­nal. En la pal­pa­ción y en la eco trans­va­gi­nal sa­lió to­do co­rrec­to.

Sus mens­trua­cio­nes son do­lo­ro­sas, re­gu­la­res y de una can­ti­dad nor­mal. El pri­mer día de la mens­trua­ción, eva­cua más can­ti­dad en for­ma de dia­rrea.

El rit­mo in­tes­ti­nal es irre­gu­lar. Pue­de ser que va­ya tres ve­ces al día co­mo que pa­se va­rios días sin eva­cuar. En epi­so­dios de es­trés, ten­sión o ner­vios, ob­ser­va mu­cha más des­com­po­si­ción. Du­ran­te el pe­rio­do de es­tre­ñi­mien­to, las he­ces son du­ras en for­ma de bo­li­tas, cues­tan de eva­cuar y a ve­ces se pro­du­ce grie­tas que pue­den san­grar li­ge­ra­men­te.

No­ta ga­ses en el ab­do­men, sien­te mo­vi­mien­to y a me­nu­do ne­ce­si­ta pre­pa­ra­dos car­mi­na­ti­vos (des de ha­ce mu­chos años, se­gún me cuen­ta, pe­ro no siem­pre le me­jo­ra la sin­to­ma­to­lo­gía). Tam­bién me co­men­ta que si es­tá ner­vio­sa y con an­sie­dad se le cie­rra el es­tó­ma­go y que no­ta que tie­ne la piel muy se­ca.

Ex­pli­ca que le fal­ta de con­cen­tra­ción, que ne­ce­si­ta apun­tar­lo to­do por­que le da mie­do ol­vi­dar­se. Di­ce que su ca­be­za pien­sa 2000 co­sas a la vez, y se po­ne alar­mas en el mó­vil. Ade­más, es co­mo si el um­bral de ca­pa­ci­dad de pen­sar y or­ga­ni­zar to­do no pa­ra­se de su­bir.

Há­bi­to de des­can­so

No acos­tum­bra a dor­mir de un ti­rón. Se des­pier­ta a me­nu­do du­ran­te la no­che. Le cues­ta, ade­más, con­ci­liar el sue­ño cuan­do se va a la ca­ma, al­re­de­dor de las 00.30h. Me ex­pli­ca que ha­cía las 20h se sien­te muy can­sa­da y se dor­mi­ría, pe­ro lue­go se ac­ti­va y la ca­be­za “no le pa­ra”. Des de que fue a la far­ma­cia y le die­ron las cáp­su­las de acei­tes esen­cia­les ha me­jo­ra­do bas­tan­te, se sien­te más des­can­sa­da por la ma­ña­na al le­van­tar­se. Se le­van­ta a las 6.30h.

An­te­ce­den­tes pa­to­ló­gi­cos

Co­mo an­te­ce­den­tes pa­to­ló­gi­cos co­men­ta una amig­da­lo­to­mía a los 8 años, dos ce­sá­reas y una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca de mio­pía en am­bos ojos ha­ce 10 años.

Ha­ce cin­co años fue diag­nos­ti­ca­da de hi­po­ti­roi­dis­mo de Has­hi­mo­to que no ne­ce­si­tó me­di­ca­ción, y ha­ce tres años tu­vo que co­ger la ba­ja la­bo­ral por es­trés y an­sie­dad. En­ton­ces hi­zo tra­ta­mien­to y acom­pa­ña­mien­to psi­co­ló­gi­co que le fue muy bien. Ac­tual­men­te apli­ca las he­rra­mien­tas que su psi­có­lo­ga le dio.

Siem­pre ha te­ni­do ten­den­cia al es­tre­ñi­mien­to.

Me co­men­ta que des­pués del na­ci­mien­to del se­gun­do hi­jo, em­pe­zó a no­tar ma­las di­ges­tio­nes, so­bre to­do du­ran­te la se­ma­na, y no el fin de se­ma­na. Em­pe­zó a to­mar con­cien­cia de la ele­va­da car­ga la­bo­ral. Los ho­ra­rios y su con­ci­lia­ción con la vi­da fa­mi­liar re­sul­ta­ban di­fí­ci­les y es­tre­san­tes.

Há­bi­tos ali­men­ta­rios

Se le­van­ta sin ape­ti­to.

Desa­yuno (a las 7:30 h):

• Al­ter­na en­tre le­che sin lac­to­sa y le­che de al­men­dras.

• Com­bi­na ce­rea­les de bol­sa sin glu­ten o biz­co­cho ca­se­ro o bis­co­tes in­te­gra­les con man­te­qui­lla sin lac­to­sa y mer­me­la­da de fre­sa eco­ló­gi­ca.

• Si tie­ne po­co tiem­po, desa­yu­na en el tra­ba­jo a las 8:30 h.

A me­dia ma­ña­na:

• Una pie­za de fru­ta fres­ca.

• Bo­ca­di­llo de lo que sea. Se lo trae de ca­sa o lo pi­de en el bar.

• A ve­ces no to­ma na­da.

Co­mi­da (13:30h-14h): Lle­va tá­per al tra­ba­jo. Co­me de­lan­te del or­de­na­dor.

• Qui­noa con una la­ta de atún

• Pas­ta sin glu­ten o de tri­go sa­rra­ceno con ver­du­ras

• Tor­ti­lla de pa­ta­ta

• Ham­bur­gue­sa ve­ge­tal en­va­sa­da

• Car­ne o pes­ca­do con ver­du­ras

• En­sa­la­da de es­pi­na­cas

• Bo­ca­di­llo en el bar del tra­ba­jo

• Pos­tre: yo­gur na­tu­ral, fru­ta o na­da. Me co­men­ta que no le gus­tan las in­fu­sio­nes, que no to­ma ca­fé y que las en­sa­la­das las no­ta pe­sa­das.

Me­rien­da: de­pen­de del día. Hay dos días a la se­ma­na que va a bai­le y ce­na bo­ca­di­llo y cer­ve­za en el bar. O si no, fru­ta, ba­ti­do con le­che de al­men­dras, tos­ta­das con acei­te, etc.

Ce­na (21:00h o 22:00h si va a bai­le): Si ha co­mi­do bo­ca­di­llo en el bar, to­ma un va­so de cal­do ve­ge­tal.

Si no, cual­quier pla­to de ver­du­ra al va­por o en cre­ma, ex­cep­to al­ca­cho­fas y to­da la fa­mi­lia de las co­les. Y de se­gun­do tor­ti­llas o hue­vos co­ci­dos, pes­ca­do blan­co, gui­san­tes o pas­ta o quí­noa.

Tra­ta­mien­to

Des­pués de la en­tre­vis­ta, y pa­ra em­pe­zar, es­ta­ble­ce­mos jun­tas los ob­je­ti­vos a cor­to y lar­go pla­zo. El pri­mer ob­je­ti­vo es me­jo­rar las mo­les­tias in­tes­ti­na­les (hin­cha­zón, ga­ses, es­tre­ñi­mien­to, me­jo­rar di­ges­tio­nes, etc.). Una de mis hi­pó­te­sis es que pue­de que no ha­ya su­fi­cien­te áci­do clor­hí­dri­co en el es­tó­ma­go y co­mo con­se­cuen­cia no se es­té ha­cien­do co­rrec­ta­men­te la di­ges­tión. Es­to pue­de ve­nir da­do por hi­po­ti­roi­dis­mo.

Pa­ra co­rre­gir la si­tua­ción pri­me­ro hay que eli­mi­nar el po­si­ble so­bre­cre­ci­mien­to bac­te­riano en in­tes­tino del­ga­do (SIBO), lue­go ayu­dar a la re­pa­ra­ción de la pa­red in­tes­ti­nal, y, al mis­mo tiem­po, re­po­blar la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal.

El se­gun­do ob­je­ti­vo es de­jar los an­ti­con­cep­ti­vos ora­les y vi­vir las mens­trua­cio­nes sin do­lor.

Ade­más, en al­gu­na de las fa­ses de tra­ta­mien­to, pue­de ser ne­ce­sa­rio pro­gra­mar una de­pu­ra­ción he­pá­ti­ca.

Le pau­to una die­ta ba­ja en ali­men­tos fer­men­ta­bles (FODMAPS), le doy cáp­su­las de acei­te esen­cial de oré­gano por su ac­ción an­ti­bac­te­ria­na, y le in­di­co en­zi­mas di­ges­ti­vas con be­tai­na pa­ra ayu­dar a la di­ges­tión.

Ha­cien­do mu­cho hin­ca­pié, le co­men­to to­dos los tru­cos y con­se­jos ne­ce­sa­rios pa­ra me­jo­rar las di­ges­tio­nes: co­mer len­ta­men­te du­ran­te unos 2030 mi­nu­tos y en un am­bien­te tran­qui­lo; to­mar, a pe­que­ños sor­bos, un va­so pe­que­ño de in­fu­sión di­ges­ti­va des­pués de al me­nos, una de las co­mi­das prin­ci­pa­les, aña­dir jen­gi­bre en la ma­yo­ría de sus pla­tos, mas­ti­car mu­cho la co­mi­da, no co­mer si no tie­ne ham­bre, no abu­sar de ali­men­tos cru­dos y ju­gar a pre­pa­rar en­sa­la­das ti­bias con ger­mi­na­dos, en­tre otras co­sas.

En es­ta pri­me­ra vi­si­ta le ha­go una pe­ti­ción de ana­lí­ti­ca pa­ra va­lo­rar la fun­ción ti­roi­dea, mi­ne­ra­les co­mo el mag­ne­sio in­tra­eri­tro­ci­ta­rio, el zinc, el hie­rro, vi­ta­mi­nas A y D, en­tre otros pa­rá­me­tros.

Des­pués de un mes

Con la pri­me­ra fa­se de tra­ta­mien­to, la pa­cien­te ha me­jo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Me cuen­ta ade­más, que ha vuel­to a la psi­có­lo­ga y que ve ne­ce­sa­rio ba­jar el rit­mo de vi­da que lle­va.

Des­can­sa un po­co me­jor. Si­gue con las cáp­su­las de acei­tes esen­cia­les pa­ra con­ci­liar el sue­ño.

Sien­te que se ha des­hin­cha­do, no se no­ta los do­lo­res ab­do­mi­na­les. Ha ido de vien­tre to­dos los días ha­cien­do unas he­ces pas­to­sas, pe­ro al­go más con­sis­ten­tes que tiem­po atrás.

Le aña­do al tra­ta­mien­to, a par­tir de hoy, L-glu­ta­mi­na, un ami­noá­ci­do que ayu­da a la ci­ca­tri­za­ción de la pa­red in­tes­ti­nal. Man­te­ne­mos las en­zi­mas di­ges­ti­vas y le re­ti­ro las cáp­su­las de oré­gano que ya aca­bó.

Por úl­ti­mo, le pre­gun­to por las prue­bas pen­dien­tes y me ex­pli­ca que sa­lie­ron to­das bien. Ella mis­ma aso­cia su ma­les­tar di­ges­ti­vo al es­trés.

Pró­xi­ma vi­si­ta

En fun­ción de có­mo evo­lu­cio­ne, en la pró­xi­ma vi­si­ta aña­di­ré do­sis muy ba­jas de pro­bió­ti­cos con el ob­je­ti­vo de em­pe­zar a re­po­blar la flo­ra in­tes­ti­nal.

Y pa­so a pa­so, se­gún to­le­ran­cia, ire­mos in­cor­po­ran­do va­rie­dad en la pau­ta ali­men­ta­ria.

Pa­ra me­jo­rar los do­lo­res mens­trua­les, tra­ba­ja­mos con los ali­men­tos de ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria y un po­co más ade­lan­te, le pro­pon­dré ha­cer de­pu­ra­ción he­pá­ti­ca pa­ra ayu­dar al hí­ga­do a eli­mi­nar las hor­mo­nas se­xua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.