Hil­de­gard von Bin­gen La mon­ja de las plan­tas

Hil­de­gar­da Es con­si­de­ra­da la pa­tro­na de los te­ra­peu­tas na­tu­ró­pa­tas y to­da­vía hoy se re­edi­tan sus es­cri­tos so­bre plan­tas me­di­ci­na­les y ti­sa­nas.

Integral - - Pioneros Inspiradores -

Me­die­val y re­na­cen­tis­ta, Hil­de­gard von Bin­gen (Ber­mers­heim vor der Höhe, 1098 – Bin­gen, 1179), fue una mís­ti­ca, aba­de­sa y lí­der mo­nás­ti­ca, mé­di­ca, com­po­si­to­ra y es­cri­to­ra ale­ma­na. Es con­si­de­ra­da la pa­tro­na de los te­ra­peu­tas na­tu­ró­pa­tas (se ce­le­bra su ono­más­ti­ca el día 17 de sep­tiem­bre) y to­da­vía hoy se re­edi­tan sus es­cri­tos so­bre plan­tas me­di­ci­na­les y ti­sa­nas. Ade­más, sus ilus­tra­cio­nes nos ha­blan de un uni­ver­so vi­sio­na­rio muy ri­co.

Con­tra­ria­men­te a lo que se cree, du­ran­te la épo­ca me­die­val mu­chas mu­je­res par­ti­ci­pa­ban ac­ti­va­men­te en la vi­da eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y so­cial. Na­ci­da en el seno de una fa­mi­lia no­ble del Pa­la­ti­na­do, a los ocho años con­fia­ron su edu­ca­ción a Jut­ta Span­heim, una mon­ja que vi­vía se­gún la Re­gla de san Be­ni­to cer­ca del mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino de Di­si­bo­den­berg. Hil­de­gar­da era una ni­ña in­te­li­gen­te y allí ad­qui­rió una cul­tu­ra re­li­gio­sa y hu­ma­nís­ti­ca. Cuan­do mu­rió Jut­ta tras una vi­da aus­te­ra, as­cé­ti­ca y prác­ti­ca­men­te ve­ge­ta­ria­na, Hil­de­gar­da fue ele­gi­da aba­de­sa, a pe­sar de su ju­ven­tud.

CO­NO­CI­MIEN­TO EN­CI­CLO­PÉ­DI­CO, RI­QUE­ZA ES­PI­RI­TUAL

Hil­de­gar­da te­nía una per­so­na­li­dad com­ple­ja, con un es­ta­do de sa­lud muy de­li­ca­do des­de ni­ña, pe­ro vi­vió ochen­ta años y desa­rro­lló una ac­ti­vi­dad ex­tra­or­di­na­ria has­ta su muer­te. Sus pro­ble­mas de sa­lud pa­re­cen tras­tor­nos psi­co­so­má­ti­cos, fru­to de su hi­per­sen­si­bi­li­dad. Fue una mu­jer de vi­ven­cias ex­tre­mas, de in­ten­sa emo­ti­vi­dad, de una gran ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción de la reali­dad, con un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, de los ro­les del hom­bre y la mu­jer. Por su par­te ella asu­mi­ría ple­na­men­te su con­di­ción fe­me­ni­na, sin me­nos­pre­ciar­la y sin que és­ta con­di­cio­na­se su mi­sión.

El sa­ber de su épo­ca es glo­bal, sin es­pe­cia­li­za­cio­nes. Co­no­cer lo di­vino su­po­ne co­no­cer la per­so­na hu­ma­na in­te­gral (hom­bre-mu­jer), la na­tu­ra­le­za, el cos­mos, to­do re­fle­jo de la glo­ria di­vi­na. Por eso ha­cer cien­cia era tam­bién ha­cer teo­lo­gía, y vi­vir la ex­pe­rien­cia de lo di­vino era tam­bién vi­vir una ex­pe­rien­cia hu­ma­na de co­no­ci­mien­to psi­co­ló­gi­co, fi­sio­ló­gi­co, fí­si­co y es­pi­ri­tual.

VI­VIR SE­GÚN LA NA­TU­RA­LE­ZA

La “Re­gu­la Vi­tae” se­ría la re­gu­la­ción de la vi­da en ba­se a las le­yes de la na­tu­ra­le­za, co­mo re­fle­jo de las le­yes di­vi­nas. Se di­ce que la vi­da mo­nás­ti­ca de Hil­de­gar­da se po­dría re­su­mir co­mo ex­pe­rien­cia del he­cho di­vino, pre­sen­te en to­do y en to­dos, y ex­pre­sa­da en ayu­dar y sa­nar. Arras­tró siem­pre con ella pro­ble­mas de sa­lud, pe­ro ac­tua­ría co­mo sa­na­do­ra pa­ra los de­más. En mu­chos mo­nas­te­rios eu­ro­peos del si-

glo XII ha­bía un hos­pi­tal pa­ra po­bres y pe­re­gri­nos, una ca­sa es­pe­cial pa­ra las san­grías (un re­cur­so te­ra­péu­ti­co ha­bi­tual en aque­llos tiem­pos) y un “jar­dín de plan­tas” (her­bo­la­rio).

El sa­ber de la épo­ca es glo­bal, no exis­te aún la es­pe­cia­li­za­ción, y Hil­de­gar­da es­cri­be obras que re­ve­lan una cul­tu­ra no­ta­ble y una sa­bi­du­ría en­ci­clo­pé­di­ca. Es a la vez sa­na­do­ra, mi­nia­tu­ris­ta, psi­có­lo­ga o com­po­si­to­ra mu­si­cal, her­bo­ris­ta o teó­lo­ga. Su co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co era ex­pe­ri­men­tal y con un gran sen­ti­do de la reali­dad. Hil­de­gar­da la con­tem­pla aten­ta­men­te y la in­ter­pre­ta a la luz de su fe y de su vi­sión in­te­rior. Ade­más, en sus in­tui­cio­nes apa­re­cen de­ta­lles que, si­glos más tar­de, la cien­cia mo­der­na ha con­fir­ma­do.

ME­DI­CI­NA NA­TU­RAL

En sus obras so­bre na­tu­ro­pa­tía y her­bo­lo­gía, de hier­bas y de plan­tas, no en­tra el co­no­ci­mien­to so­bre­na­tu­ral, sino que son fru­to de la ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za, de los pro­ble­mas de sa­lud de las mon­jas y de los ve­ci­nos, de las par­tu­rien­tas del pue­blo que ella aten­día. Fue una mu­jer ob­ser­va­do­ra y agu­da que to­ma­ba no­ta de to­do aque­llo que ve y bus­ca las cau­sas.

Sor­pren­den sus co­no­ci­mien­tos so­bre psi­co­lo­gía y fi­sio­lo­gía del hom­bre y la mu­jer. Te­nía co­no­ci­mien­tos de ana­to­mía y de fi­sio­lo­gía, tam­bién de la psi­co­lo­gía di­fe­ren­cial fe­me­ni­na y mas­cu­li­na, y de las pro­pie­da­des de mu­chas hier­bas me­di­ci­na­les, to­do ello uni­do a la fuer­za de la ora­ción pa­ra sa­nar.

En su obra Cau­sae et cu­rae (cau­sas y tra­ta­mien­tos) uti­li­za mé­to­dos de na­tu­ro­pa­tía, jun­to a una es­pe­cie de psi­co­te­ra­pia es­pi­ri­tual, en la que em­plea la fuer­za que le vie­ne de la ex­pe­rien­cia de lo di­vino jun­to con una fi­na in­tui­ción y do­tes de ob­ser­va­ción, que le per­mi­ten el co­no­ci­mien­to de las per­so­nas pa­ra com­pren­der lo que ne­ce­si­tan. Sus obras lo tes­ti­fi­can, apar­te de al­gu­nos mi­la­gros que se le atri­bu­ye­ron. La gen­te ha­cía co­la an­te el mo­nas­te­rio pa­ra re­cu­pe­rar su sa­lud.

Hil­de­gar­da co­no­cía bien las plan­tas me­di­ci­na­les; las es­tu­dia­ba y ca­ta­lo­ga­cuer­po, ba, ano­tan­do sus pro­pie­da­des. Con­si­de­ra­ba a la per­so­na en su uni­dad: fí­si­ca, psí­qui­ca y es­pi­ri­tual. Aso­cia­ba la sa­na­ción del es­pí­ri­tu con la del y al re­vés. Sa­bía que los pen­sa­mien­tos y los sen­ti­mien­tos mal in­te­gra­dos pue­den fa­vo­re­cer la pér­di­da de sa­lud. Tam­bién em­plea­ba la es­cu­cha, una es­cu­cha ac­ti­va y aten­ta, lle­na de in­te­rés por la per­so­na que te­nía de­lan­te y sus pro­ble­mas. Y em­plea­ba la ora­ción; la sa­na­ción no era al­go má­gi­co, sino el re­sul­ta­do de una vi­da más ar­mo­nio­sa, de la gra­cia y don di­vi­nos que se ser­vían de ella pa­ra dar la sa­lud y la ale­gría a quien lo ne­ce­si­ta­se.

Su fa­ma co­mo na­tu­ró­pa­ta, o sa­na­do­ra ho­lís­ti­ca y hu­ma­nis­ta, se ex­ten­dió am­plia­men­te has­ta nues­tros días. En 2009, la cineasta Mar­gat­he von Trot­ta es­tre­nó una pe­lí­cu­la so­bre su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.