¡Sin tri­go, gra­cias! (I) Vi­vir sin tri­go, per­der pe­so... y co­mer sa­lu­da­ble­men­te

Integral - - Alimentación Y Salud - ADAP­TA­CIÓN Y SE­LEC­CIÓN DE TEX­TOS: JAU­ME ROS­SE­LLÓ.

¿Qué es real­men­te el glu­ten? ¿Es tan pe­li­gro­so co­mo pa­ra te­ner que evi­tar­lo a to­da cos­ta? Nues­tros abue­los co­mían más pan in­clu­so que no­so­tros, ¡y no pa­re­cían lle­var­lo tan mal! ¿Qué es lo que ha pa­sa­do? Es­te ar­tícu­lo es­tá ba­sa­do en los tex­tos del li­bro «Sin tri­go, gra­cias», del Dr. Wi­lliam Da­vis (Ed. Pen­guin Ran­dom Hou­se). EL PAN Y EL TRI­GO

Com­prar una ba­rra de pan se ha ido con­vir­tien­do en al­go ca­da vez más pe­li­gro­so. Pa­ra ob­te­ner el ac­tual «pan» con­ven­cio­nal (ma­sas con­ge­la­das, ex­ce­so de adi­ti­vos, tri­go de po­ca ca­li­dad, de­ma­sia­da sal, azú­car aña­di­do...) por par­te de los nue­vos pa­na­de­ros, bas­ta una lla­ma­da a Eu­ro­pastry, o, si tra­ta de «me­jo­ran­tes» a T500 pu­ra­tos y en­se­gui­da su­mi­nis­tra­rán to­do ti­po de pro­duc­tos pa­ra ca­len­tar o pa­ra aña­dir y lis­to.

Los «pa­na­de­ros» ma­ni­pu­lan la ma­yo­ría de sus ela­bo­ra­cio­nes con guan­tes. Por hi­gie­ne... y pa­ra que no se les irri­ten la ma­nos y la piel. El re­sul­ta­do es lo que lue­go se co­me, en cual­quier pa­na­de­ría na­tu­ral de cual­quier es­qui­na.

Por eso, cuan­do al­guien ha­bla de ex­ce­so de glu­ten, del Ín­di­ce Glu­cé­mi­co, del «pan de ga­so­li­ne­ra» o de co­mer o no pan por la no­che, en reali­dad par­ti­ci­pa­mos de cier­ta con­tro­ver­sia me­nor. La cues­tión, co­mo po­co a po­co des­cu­bri­re­mos, tie­ne un am­plio al­can­ce.

ALI­MEN­TA­CIÓN SIN TRI­GO

Al me­nos sin el tri­go con­ven­cio­nal que co­no­ce­mos y es­tá en to­das par­tes. En su li­bro, el car­dió­lo­go Dr. Da­vis nos ofre­ce una mi­ra­da pro­vo­ca­do­ra y dis­tin­ta de có­mo, eli­mi­nan­do de nues­tra die­ta el tri­go —a me­nu­do con­si­de­ra­do co­mo un ce­real sa­lu­da­ble—, po­de­mos per­der pe­so y pre­ve­nir una am­plia ga­ma de pro­ble­mas de sa­lud.

Ba­sán­do­se en dé­ca­das de es­tu­dios clí­ni­cos con ex­tra­or­di­na­rios re­sul­ta­dos, es­te mé­di­co ob­ser­vó que cen­te­na­res de pa­cien­tes a los que ha­bía re­ce­ta­do re­gí­me­nes sin tri­go me­jo­ra­ban no­ta­ble­men­te su sa­lud. Se pu­so a es­cri­bir un li­bro pa­ra ex­pli­car los efec­tos da­ñi­nos de es­te in­gre­dien­te tan co­mún en nues­tra die­ta y, a me­di­da que avan­za­ba, ca­da ha­llaz­go mos­tra­ba la im­por­tan­cia de su ta­rea. Hoy dis­po­ne­mos de una nue­va pers­pec­ti­va so­bre el tri­go que co­me­mos en la ac­tua­li­dad.

Pa­ra com­pren­der el al­can­ce e im­por­tan­cia de lo que ha su­ce­di­do es con­ve­nien­te leer en­te­ro el li­bro, del que os ofre­ce­mos unos bre­ves tex­tos. Es una obra de fá­cil lec­tu­ra y es­tá muy bien do­cu­men­ta­do. Pe­ro vea­mos al­gu­nos apun­tes:

¿QUÉ HA PA­SA­DO CON EL TRI­GO?

Al ho­jear los ál­bu­mes de fo­tos de tus pa­dres o de tus abue­los, es pro­ba­ble que te sor­pren­da lo del­ga­do que pa­re­ce to­do el mun­do. Las mu­je­res pro­ba­ble­men­te usa­ban ves­ti­dos ta­lla 34 y los hom­bres te­nían una 42 de cin­tu­ra. El so­bre­pe­so era al­go que se me­día en unos cuan­tos ki­los; la obe­si­dad era po­co co­mún. Hoy car­ga­mos con 20, 30 y has­ta 90 ki­los más. ¿Qué ha su­ce­di­do? In­clu­so con la prác­ti­ca de­por­ti­va y de fit­ness, ¿por qué una ter­ce­ra par­te de hom­bres y mu­je­res pre­sen­tan so­bre­pe­so?

El pro­ble­ma en la die­ta ac­tual en los paí­ses esa­rro­lla­dos no son (só­lo) la gra­sa y el azú­car, ni tam­po­co la apa­ri­ción de In­ter­net y la des­apa­ri­ción del es­ti­lo de vi­da ru­ral. El pro­ble­ma es el tri­go... o lo que nos quie­ren ha­cer creer que se lla­ma «tri­go».

EL TRI­GO,

¿ES REAL­MEN­TE «TRI­GO»?

Lo que es­ta­mos co­mien­do, ves­ti­do co­mo mag­da­le­na in­te­gral o cha­pa­ta de ce­bo­lla, en reali­dad no es tri­go, sino el pro­duc­to trans­for­ma­do en in­ves­ti­ga­cio­nes ge­né­ti­cas rea­li­za­das du­ran­te la úl­ti­ma mi­tad del si­glo xx.

El au­men­to en el con­su­mo de ce­rea­les —más en con­cre­to, el au­men­to en el con­su­mo de esa co­sa ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­da lla­ma­da «tri­go mo­derno»— ex­pli­ca el con­tras­te en­tre las per­so­nas se­den­ta­rias más del­ga­das de la dé­ca­da de 1950 y las per­so­nas con so­bre­pe­so de fi­na­les del si­glo xx, in­clui­dos los triatle­tas.

Pa­re­cía ab­sur­do el de­gra­dar un ali­men­to bá­si­co em­ble­má­ti­co al es­ta­tus de ries­go pa­ra la sa­lud pú­bli­ca. Sin em­bar­go, el ce­real más po­pu­lar del mun­do es tam­bién el in­gre­dien­te más des­truc­ti­vo en nues­tra die­ta.

LOS EFEC­TOS

En­tre los pe­cu­lia­res efec­tos do­cu­men­ta­dos del ac­tual tri­go so­bre los se­res hu­ma­nos, se in­clu­ye la es­ti­mu­la­ción del ape­ti­to, la ex­po­si­ción a exor­fi­nas ac-

ti­vas en el ce­re­bro (la ho­mó­lo­ga de las en­dor­fi­nas ge­ne­ra­das in­ter­na­men­te), in­cre­men­tos exa­ge­ra­dos en el ni­vel de azú­car en la san­gre que des­en­ca­de­nan ci­clos de sa­cie­dad en al­ter­nan­cia con un au­men­to del ape­ti­to, el pro­ce­so de gli­ca­ción que sub­ya­ce a las en­fer­me­da­des y el en­ve­je­ci­mien­to. Tam­bién efec­tos in­fla­ma­to­rios y en el pH que ero­sio­nan los car­tí­la­gos y da­ñan los hue­sos, así co­mo la activación de res­pues­tas in­mu­no­ló­gi­cas al­te­ra­das.

Ha­ce unos años, en­con­trar una per­so­na que pe­sa­se 110 ki­los o más era una ra­re­za. Hoy los po­de­mos ver pa­sean­do en cual­quier cen­tro co­mer­cial. Las per­so­nas ju­bi­la­das tie­nen so­bre­pe­so u obe­si­dad, al igual que los adul­tos de me­dia­na edad, los adul­tos jó­ve­nes, los ado­les­cen­tes y has­ta los ni­ños.

Los ofi­ci­nis­tas es­tán gor­dos, los obre­ros es­tán gor­dos, las per­so­nas se­den­ta­rias es­tán gor­das y tam­bién los atle­tas, los car­ní­vo­ros y has­ta los ve­ge­ta­ria­nos. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias di­cen que si hay tan­tos gor­dos es por­que se be­ben de­ma­sia­dos re­fres­cos, se co­men de­ma­sia­das pa­ta­tas fri­tas, se be­be de­ma­sia­da cer­ve­za y na­die ha­ce su­fi­cien­te ejer­ci­cio. To­do eso pue­de ser cier­to, pe­ro es so­lo una par­te de la his­to­ria.

CÓ­MO HE­MOS LLE­GA­DO HAS­TA AQUÍ

«Hay que co­mer más ce­rea­les in­te­gra­les sa­lu­da­bles», nos di­je­ron, y la in­dus­tria ali­men­ta­ria se su­mó gus­to­sa, crean­do ver­sio­nes «sa­lu­da­bles pa­ra el co­ra­zón» de los pro­duc­tos de tri­go fa­vo­ri­tos, re­ple­tos de ce­rea­les in­te­gra­les. Sin em­bar­go, la pro­li­fe­ra­ción de pro­duc­tos de tri­go en la die­ta es pro­por­cio­nal al en­san­cha­mien­to de nues­tra cin­tu­ra.

De to­dos los ce­rea­les de la die­ta hu­ma­na, ¿por qué en­sa­ñar­se so­lo con el tri­go? Por­que el tri­go, por un mar­gen con­si­de­ra­ble, es la fuen­te do­mi­nan­te de pro­teí­na de glu­ten en la die­ta. La ma­yo­ría de per­so­nas no co­men mu­cho cen­teno, ce­ba­da, es­pel­ta, bul­gur, ka­mut ni otras fuen­tes me­nos co­mu­nes de glu­ten; el con­su­mo de tri­go eclip­sa el de otros ce­rea­les que con­tie­nen glu­ten en una pro­por­ción de más de 100 a 1.

El tri­go tam­bién tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de las que ca­re­cen esos otros ce­rea­les, ca­rac­te­rís­ti­cas que lo ha­cen es­pe­cial­men­te no­ci­vo pa­ra la sa­lud, co­mo po­de­mos ver a lo lar­go del li­bro). «No po­día evi­tar dar­me cuen­ta de que los días que desa­yu­na­ba pan tos­ta­do, go­fres o do­nuts me pa­sa­ba va­rias ho­ras som­no­lien­to y ale­tar­ga­do. Sin em­bar­go, si co­mía una tor­ti­lla de tres hue­vos con que­so, me sen­tía bien. No obs­tan­te, los re­sul­ta­dos de una ana­lí­ti­ca bá­si­ca me pa­ra­ron en se­co. Tri­gli­cé­ri­dos: 350 mg/dl; co­les­te­rol HDL («bueno »): 27 mg/dl. Y te­nía dia­be­tes, con un ni­vel de azú­car en la san­gre en ayu­nas de 161 mg/dl. Co­rría to­dos los días, pe­ro te­nía so­bre­pe­so y dia­be­tes. Al­go te­nía que es­tar muy mal en mi die­ta. De to­dos los cam­bios que ha­bía he­cho en mi ali­men­ta­ción en nom­bre de la sa­lud, el au­men­to de ce­rea­les in­te­gra­les sa­lu­da­bles ha­bía si­do el más sig­ni­fi­ca­ti­vo. ¿Po­día ser que en reali­dad es­tu­vie­ra en­gor­dan­do con los ce­rea­les?»

LEC­CIO­NES DE UN EX­PE­RI­MEN­TO SIN TRI­GO

An­te to­do re­cor­de­mos que el pan de tri­go in­te­gral (ín­di­ce glu­cé­mi­co o IG: 72) ele­va el azú­car de la san­gre tan­to o más que el azú­car blan­co o la sa­ca­ro­sa (IG: 59).

La glu­co­sa ele­va el azú­car de la san­gre a 100, de ahí que su IG sea 100. (La me­di­da en que un ali­men­to en par­ti­cu­lar ele­va el azú­car de la san­gre en re­la­ción con la glu­co­sa de­ter­mi­na el ín­di­ce glu­cé­mi­co de ese ali­men­to).

Así que, cuan­do em­pe­cé a di­se­ñar una es­tra­te­gia pa­ra ayu­dar a mis pa­cien­tes con so­bre­pe­so y pro­pen­sión a la dia­be­tes a re­du­cir el azú­car de la san­gre de una for­ma más efi­caz, me pa­re­ció ló­gi­co que la ma­ne­ra más rá­pi­da y sim­ple de ob­te­ner re­sul­ta­dos fue­ra eli­mi­nar los ali­men­tos que oca­sio­na­ban una ma­yor ele­va­ción del azú­car; en otras pa­la­bras: no (só­lo) el azú­car blan­co, sino el tri­go.

Re­cor­dad el tri­go cuan­do no­téis fa­ti­ga, ar­tri­tis, afecciones gas­tro­in­tes­ti­na­les u obe­si­dad. To­do em­pie­za con una inocen­te mag­da­le­na in­te­gral o con un do­nut de los que desa­yu­nas con el ca­fé to­das las ma­ña­nas. La bue­na no­ti­cia es que es­ta en­fer­me­dad que lla­ma­re­mos «ba­rri­ga de tri­go»... pue­de cu­rar­se.

El tri­go es úni­co en­tre los ce­rea­les mo­der­nos en su ca­pa­ci­dad de con­ver­tir­se rá­pi­da­men­te en azú­car en la san­gre. Ade­más, tie­ne una con­for­ma­ción ge­né­ti­ca que se ha en­ten­di­do po­co y no ha si­do de­ma­sia­do es­tu­dia­da, así co­mo pro­pie­da­des adic­ti­vas que ha­cen que lo co­ma­mos en ex­ce­so.

Por su­pues­to que re­du­cir el azú­car re­fi­na­do es una bue­na idea, da­do que no apor­ta nin­gún be­ne­fi­cio nu­tri­cio­nal y pro­vo­ca un im­pac­to ne­ga­ti­vo en el azú­car en san­gre, jun­to a bas­tan­tes otros tras­tor­nos. Sin em­bar­go, la guin­da del pas­tel es que eli­mi­nar el tri­go su­po­ne el pa­so más fá­cil y efec­ti­vo que se pue­de dar pa­ra pro­te­ger la sa­lud y re­du­cir la cin­tu­ra.

EL ALI­MEN­TO DEL MUN­DO

El cul­ti­vo del tri­go ha te­ni­do un éxi­to sin pre­ce­den­tes, su­pe­ra­do so­lo por el maíz en cuan­to a hec­tá­reas sem­bra­das. Se en­cuen­tra, de le­jos, en­tre los ce­rea­les más uti­li­za­dos de la tie­rra y cons­ti­tu­ye el 20 por 100 del to­tal de las ca­lo­rías que se con­su­men.

Ade­más, el tri­go es un éxi­to fi­nan­cie­ro. ¿De qué otra ma­ne­ra un pro­duc­tor pue­de trans­for­mar el va­lor de cin­co cén­ti­mos de ma­te­ria pri­ma en 3,99 dó­la­res de pro­duc­to des­lum­bran­te y atrac­ti­vo pa­ra el con­su­mi­dor, y re­co­men­da­do por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias?

En­ton­ces, ¿por qué es­ta plan­ta en apa­rien­cia be­nig­na que ali­men­tó a ge­ne­ra­cio­nes de se­res hu­ma­nos de re­pen­te se vol­vió en nues­tra con­tra? Por­que an­te to­do, no es el mis­mo ce­real que nues­tros an­te­pa­sa­dos po­nían en su pan de ca­da día.

El tri­go evo­lu­cio­nó de ma­ne­ra na­tu­ral y so­lo has­ta cier­to pun­to du­ran­te si­glos, pe­ro ha cam­bia­do drás­ti­ca­men­te en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años ba­jo la in­fluen­cia de los cien­tí­fi­cos agrí­co­las. Las ce­pas de tri­go han si­do hi­bri­da­das, cru­za­das e in­jer­ta­das pa­ra lo­grar que la plan­ta de tri­go sea re­sis­ten­te a las con­di­cio­nes del me­dio am­bien­te, co­mo las se­quías o los pa­tó­ge­nos, por ejem­plo, los hon­gos.

Es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas se han rea­li­za­do so­bre to­do pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción de la co­se­cha por hec­tá­rea. En la ac­tua­li­dad, la co­se­cha pro­me­dio de una gran­ja nor­te­ame­ri­ca­na mul­ti­pli­ca por más de diez la pro­duc­ción de ha­ce un si­glo. Esos enor­mes in­cre­men­tos en la co­se­cha han re­que­ri­do cam­bios drás­ti­cos en el có­di­go ge­né­ti­co, in­clu­yen­do la con­ver­sión de la plan­ta tra­di­cio­nal por la pro­duc­ción ac­tual de tri­go «enano», de unos 46 cm de al­to.

Es­tos cam­bios ge­né­ti­cos tan fun­da­men­ta­les nos han cos­ta­do muy ca­ro. A me­di­da que la ge­né­ti­ca ha pro­gre­sa­do en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años, la in­ter­ven­ción hu­ma­na se rea­li­za a una es­ca­la mu­cho más rá­pi­da que la len­ta in­fluen­cia de re­pro­duc­ción de la na­tu­ra­le­za en ci­clos anua­les. El rit­mo del cam­bio ha au­men­ta­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial.

La idea de que un ali­men­to tan fun­da­men­tal y tan arrai­ga­do en la ex­pe­rien­cia hu­ma­na pue­da ser ma­lo pa­ra no­so­tros es per­tur­ba­do­ra y va en con­tra de vi­sio­nes cul­tu­ra­les sos­te­ni­das du­ran­te mu­cho tiem­po so­bre el tri­go y el pan. Sin em­bar­go, el pan ac­tual se pa­re­ce muy po­co a las ho­ga­zas que sa­lían de los hor­nos de nues­tros an­te­pa­sa­dos.

ES OTRO ALI­MEN­TO

Des­de las plan­tas ori­gi­na­les de hier­ba sil­ves­tre que co­se­cha­ban los pri­me­ros se­res hu­ma­nos, han apa­re­ci­do más de 25.000 va­rie­da­des de tri­go y ca­si to­das ellas son el re­sul­ta­do de la in­ter­ven­ción hu­ma­na. Se han en­con­tra­do res­tos de tri­go co­se­cha­do en ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas: Tell As­wad (en Je­ri­có) o Nahal He­mar (en Na­va­li Co­ri, Tur­quía) y otros lu­ga­res. Se sa­be que tra­di­cio­nal­men­te el tri­go se mo­lía a mano y lue­go se co­mía en for­ma de ga­chas. El con­cep­to mo­derno de pan con le­va­du­ra no apa­re­ce­ría has­ta mu­chos mi­les de años des­pués.

Los na­tu­fia­nos co­se­cha­ban tri­go ein­kom sil­ves­tre y al­ma­ce­na­rían cons­cien­te­men­te se­mi­llas pa­ra sem­brar­las en áreas ele­gi­das la si­guien­te es­ta­ción. El tri­go ein­kom ter­mi­nó por con­ver­tir­se en un com­po­nen­te esen­cial de la die­ta de los na­tu­fia­nos, que re­du­je­ron la ne­ce­si­dad de ca­zar y re­co­lec­tar. El cam­bio de co­se­char ce­rea­les sil­ves­tres a cul­ti­var­los fue una trans­for­ma­ción fun­da­men­tal que al­te­ró el com­por­ta­mien­to mi­gra­to­rio y su­pu­so el desa­rro­llo de las he­rra­mien­tas, la len­gua y la cul­tu­ra.

Du­ran­te los más de 10.000 años en los que el tri­go ha ocu­pa­do un lu­gar pro­mi­nen­te en las ca­ver­nas, cho­zas y ca­sas de ado­be y en las me­sas de los se­res hu­ma­nos, lo que co­men­zó co­mo ein­kom co­se­cha­do, lue­go em­mer, se-

gui­do por el Tri­ti­cum aes­ti­vum cul­ti­va­do, ha cam­bia­do gra­dual­men­te y en in­ter­va­los irre­gu­la­res.

El tri­go del si­glo XVII era el mis­mo que en el si­glo XVIII, y así has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Has­ta en­ton­ces hu­bié­ra­mos vis­to cul­ti­vos con «ma­res do­ra­dos de ce­rea­les» de 1,20 me­tros de al­to me­cién­do­se con la brisa. Aho­ra la al­tu­ra de las plan­tas de tri­go plan­ta­das en mi­les y mi­les de hec­tá­reas es de me­nos de la mi­tad.

A lo lar­go de los si­glos el tri­go cam­bió po­co: la ha­ri­na que la abue­la usa­ba pa­ra pre­pa­rar sus fa­mo­sas mag­da­le­nas en 1940 era muy po­co di­fe­ren­te de la ha­ri­na de sus an­te­pa­sa­dos dos si­glos atrás. Mo­ler el tri­go se ha­bía vuel­to más me­cá­ni­co en el si­glo XX (y se pro­du­cía una ha­ri­na más fi­na a ma­yor es­ca­la), pe­ro la com­po­si­ción bá­si­ca de la ha­ri­na en gran me­di­da se­guía sien­do la mis­ma.

To­do eso ter­mi­nó a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, cuan­do un in­cre­men­to en los mé­to­dos de hi­bri­da­ción trans­for­mó es­te ce­real. Lo que aho­ra pa­sa por tri­go ha cam­bia­do, pe­ro no co­mo con­se­cuen­cia de la se­quía o las pla­gas, sino por la in­ter­ven­ción hu­ma­na. El tri­go ha si­do es­ti­ra­do, co­si­do, cor­ta­do y vuel­to a co­ser pa­ra pro­du­cir al­go to­tal­men­te úni­co, ca­si irre­co­no­ci­ble cuan­do lo com­pa­ras con el ori­gi­nal, al que, no obs­tan­te, se si­gue lla­man­do de la mis­ma ma­ne­ra: tri­go.

DE 14 A 42 CRO­MO­SO­MAS. EL TRI­GO AN­TES DE QUE LOS IN­GE­NIE­ROS GE­NÉ­TI­COS LE PU­SIE­RAN LAS MA­NOS EN­CI­MA

El tri­go se adap­ta de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal a muy di­fe­ren­tes con­di­cio­nes am­bien­ta­les, des­de el cli­ma me­di­te­rrá­neo a más de 3.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar, en los Hi­ma­la­ya.Y des­de No­rue­ga al sur de Ar­gen­ti­na. Ocu­pa más de 24 mi­llo­nes de hec­tá­reas de tie­rra de cul­ti­vo en EEUU.

El tri­go ein­kom tie­ne el có­di­go ge­né­ti­co más sim­ple de to­do el tri­go, con tan so­lo 14 cro­mo­so­mas. Al­re­de­dor del 3300 a. de C., el tri­go ein­korn, que so­por­ta­ba el frío, era un ce­real po­pu­lar en Eu­ro­pa. Se en­con­tra­ron res­tos par­cial­men­te di­ge­ri­dos de tri­go ein­korn (hom­bre de Ot­zi) con­su­mi­do en for­ma de pan plano sin le­va­du­ra.

Po­co des­pués del cul­ti­vo de la pri­me­ra plan­ta ein­korn, la va­rie­dad de tri­go em­mer —el des­cen­dien­te na­tu­ral de los pa­dres ein­korn y una her­bá­cea sil­ves­tre no re­la­cio­na­da: Ae­gi­lopss pel­tou­les o hier­ba de ca­bras— hi­zo su apa­ri­ción en Orien­te Me­dio y su­mó su có­di­go ge­né­ti­co al del ein­korn, dan­do co­mo re­sul­ta­do el tri­go em­mer, más com­ple­jo, con 28 cro­mo­so­mas.

Las plan­tas co­mo el tri­go tie­nen la cua­li­dad de con­ser­var la su­ma de los ge­nes de sus an­te­pa­sa­dos. Es­ta acu­mu­la­ción de cro­mo­so­mas en las plan­tas se de­no­mi­na po­li­ploi­día.

El ein­korn y su su­ce­sor evo­lu­ti­vo, el tri­go em­mer, fue­ron po­pu­la­res du­ran­te va­rios mi­les de años, su­fi­cien­tes pa­ra ga­nar­se su lu­gar co­mo ali­men­tos bá­si­cos e ico­nos re­li­gio­sos, a pe­sar de su pro­duc­ción re­la­ti­va­men­te po­bre y de las ca­rac­te­rís­ti­cas de hor­nea­do me­nos desea­bles que las del tri­go mo­derno.

El tri­go em­mer flo­re­ció en el an­ti­guo Egip­to, ya que su ci­clo de cre­ci­mien­to coin­ci­día con las inun­da­cio­nes y la dis­mi­nu­ción del cau­ce del Ni­lo es­ta­cio­na­les. Los egip­cios tie­nen el mé­ri­to de con­se­guir que el pan «se le­van­ta­ra» agre­gán­do­le le­va­du­ra. Cuan­do los ju­díos aban­do­na­ron Egip­to, con las pri­sas no lo­gra­ron lle­var con­si­go la mez­cla de le­va­du­ra, lo que los obli­gó a con­su­mir pan áci­mo he­cho con tri­go em­mer.

En al­gún mo­men­to en el mi­le­nio pre­vio a los tiem­pos bí­bli­cos, el tri­go em­mer de 28 cro­mo­so­mas (Tri­ci­cum tur­gi­dum) se unió de ma­ne­ra na­tu­ral a otra hier­ba, el Th­ti­cum taus­chii, pro­du­cien­do el Tri­ti­cum aes­ti­vum, de 42 cro­mo­so­mas, ge­né­ti­ca­men­te más cer­cano a lo que en la ac­tua­li­dad lla­ma­mos tri­go. Es el más com­ple­jo y el más «ma­lea­ble» ge­né­ti­ca­men­te, lo cual ven­dría de per­las a los fu­tu­ros in­ves­ti­ga­do­res ge­ne­tis­tas unos mi­le­nios des­pués.

Con el tiem­po, las es­pe­cies de Tri­ti­cum aes­ti­vum, al ser más pro­duc­ti­vas y ade­cua­das pa­ra hor­near, to­ma­ron el pro­ta­go­nis­mo. Y du­ran­te mu­chos si­glos, es­te tri­go cam­bió po­co. A me­dia­dos del si­glo XVIII, el bo­tá­ni­co Lin­neo, pa­dre de la ta­xo­no­mía de cla­si­fi­ca­ción de las es­pe­cies, in­cluía cin­co va­rie­da­des di­fe­ren­tes ba­jo el gé­ne­ro Tri­ti­cum.

Hoy en día, las ce­pas ori­gi­na­les sil­ves­tres y cul­ti­va­das de Tri­ti­cum aes­ti­vum han si­do re­em­pla­za­dos por mi­les de des­cen­dien­tes crea­dos por el ser hu­mano jun­to al Tri­ti­cum du­rum (pas­ta) y Tri­ti­cum com­pac­tum (ha­ri­nas muy fi­nas usa­das pa­ra ha­cer mag­da­le­nas y otros pro­duc­tos). Pa­ra en­con­trar ein­kom o em­mer, hoy ha­bría que bus­car en las li­mi­ta­das co­lec­cio­nes sil­ves­tres o en las mo­des­tas plan­ta­cio­nes hu­ma­nas es­par­ci­das por Orien­te Me­dio, el sur de Fran­cia y el nor­te de Ita­lia. Por cor­te­sía de las hi­bri­da­cio­nes mo­der­nas di­se­ña­das por los se­res hu­ma­nos, las es­pe­cies de Tri­ti­cum de hoy es­tán a cien­tos, qui­zá a mi­les, de ge­nes de dis­tan­cia del tri­go ein­kom ori­gi­nal que cre­cía de ma­ne­ra na­tu­ral.

¿SI NO HAY NITRATOS Y PLA­GUI­CI­DAS, NO HAY TRI­GO?

El tri­go Tri­ti­cum de hoy es el re­sul­ta­do de cul­ti­var con el fin de au­men­tar la pro­duc­ción y ob­te­ner co­se­chas re­sis­ten­tes a las en­fer­me­da­des, la se­quía y el ca­lor. De he­cho, el tri­go ha si­do mo­di­fi­ca­do por los se­res hu­ma­nos has­ta tal pun­to que las ce­pas mo­der­nas son in­ca­pa­ces de so­bre­vi­vir en la na­tu­ra­le­za sin la in­ter­ven­ción hu­ma­na con la fer­ti­li­za­ción de nitratos y el con­trol de pla­gas.

Los tri­gos mo­der­nos vie­nen en for­mas «des­nu­das», en las que el grano se se­pa­ra del ta­llo con ma­yor fa­ci­li­dad, una ca­rac­te­rís­ti­ca que fa­ci­li­ta el tri­lla­do (el pro­ce­so de se­pa­rar el grano co­mes­ti­ble de la cas­ca­ri­lla no co­mes­ti­ble) y re­sul­ta más efi­caz, de­ter­mi­na­da por mu­ta­cio­nes en los ge­nes Q y Tg (glu­ma te­naz). Sin em­bar­go, hay otras di­fe­ren­cias que son aún más ob­vias. La idea ro­mán­ti­ca de al­tas plan­tas de tri­go on­dean­do grá­cil­men­te con el vien­to ha si­do re­em­pla­za­da por va­rie­da­des «enanas» y «se­mi­ena­nas» que ape­nas al­can­zan 30 o 60 cm de al­to, otro re­sul­ta­do de los ex­pe­ri­men­tos pa­ra in­cre­men­tar la co­se­cha.

En los tiem­pos mo­der­nos, los se­res hu­ma­nos han in­ten­ta­do in­cre­men­tar las co­se­chas crean­do nue­vas ce­pas, cru­zan­do dis­tin­tos tri­gos y hier­bas y ge­ne­ran­do nue­vas va­rie­da­des ge­né­ti­cas en el la­bo­ra­to­rio. Los tra­ba­jos de hi­bri­da­ción in­clu­yen téc­ni­cas co­mo la in­tro­gre­sión y la cru­za hí­bri­da, en la cual la des­cen­den­cia de la plan­ta cul­ti­va­da es cru­za­da con sus pa­dres o con di­fe­ren­tes ce­pas de tri­go o in­clu­so con otras her­bá­ceas.

Esos tra­ba­jos, fue­ron des­cri­tos por pri­me­ra vez por el bo­tá­ni­co aus­tria­co Gre­gor Men­del en 1866, pe­ro no co­men­za­ron en se­rio has­ta me­dia­dos del si­glo xx, cuan­do se en­ten­die­ron me­jor con­cep­tos co­mo he­te­ro­ci­go­to y do­mi­nan­cia ge­né­ti­ca. Des­de los pri­me­ros in­ten­tos de Men­del, los ge­ne­tis­tas han desa­rro­lla­do téc­ni­cas ela­bo­ra­das pa­ra ob­te­ner un ras­go desea­do, aun­que de to­das for­mas se re­quie­re de mu­cho en­sa­yo y error.

EL TRI­GO MO­DI­FI­CA­DO

Gran par­te del ac­tual su­mi­nis­tro mun­dial de pan de tri­go mo­di­fi­ca­do de for­ma in­ten­cio­na­da pro­ce­de de ce­pas desa­rro­lla­das en el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Me­jo­ra­mien­to de Maíz y Tri­go (CIMMYT), ubi­ca­do al es­te de la ciu­dad de Mé­xi­co, a los pies de las mon­ta­ñas de Sie­rra Ma­dre orien­tal. To­do co­men­zó co­mo un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción so­bre agri­cul­tu­ra en 1943 a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller y el Go­bierno me­xi­cano pa­ra ayu­dar a Mé­xi­co a ser au­to­su­fi­cien­te en el sec­tor de la agri­cul­tu­ra. Se con­vir­tió en un es­fuer­zo in­ter­na­cio­nal enor­me pa­ra in­cre­men­tar las co­se­chas de maíz, so­ja y tri­go, con la ad­mi­ra­ble me­ta de re­du­cir el ham­bre en el mun­do.

Ha­cia 1980, se ha­bían lo­gra­do mi­les de nue­vas ce­pas de tri­go. De ellas, las más pro­duc­ti­vas han si­do adop­ta­das des­de en­ton­ces a es­ca­la mun­dial por paí­ses del Ter­cer Mun­do y na­cio­nes mo­der­nas in­dus­tria­li­za­das co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

Una de las di­fi­cul­ta­des prác­ti­cas con las que se en­con­tró el CIMMYT pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción es que, cuan­do se apli­can gran­des can­ti­da­des de fer­ti­li­zan­tes ri­cos en ni­tró­geno en los cul­ti­vos de tri­go, la es­pi­ga con la se­mi­lla, que es­tá en la par­te su­pe­rior de la plan­ta, cre­ce mu­cho. Sin em­bar­go, la es­pi­ga, co­mo es­tá en la par­te su­pe­rior y la se­mi­lla es muy pe­sa­da, ha­ce que el ta­llo se do­ble (lo que los cien­tí­fi­cos agrí­co­las de­no­mi­nan «alo­ja­mien­to»). El alo­ja­mien­to ma­ta la plan­ta y ha­ce que co­se­char sea pro­ble­má­ti­co.

Pe­ro el ge­ne­tis­ta Nor­man Bor­laug tu­vo el mé­ri­to de desa­rro­llar el tri­go enano de ren­di­mien­to ex­cep­cio­nal, que es más ba­jo y más ro­bus­to, lo que im­pli­ca una tem­po­ra­da de cre­ci­mien­to más cor­ta con me­nos fer­ti­li­zan­te pa­ra que crez­ca el ta­llo, que de otro mo­do era inú­til.

Los lo­gros de Bor­laug en la hi­bri­da­ción del tri­go le su­pu­sie­ron el tí­tu­lo de «pa­dre de la re­vo­lu­ción ver­de» en­tre la co­mu­ni­dad agrí­co­la y lo lle­va­ron a re­ci­bir gran­des ho­no­res y el Pre­mio No­bel de la Paz en 1970.

Su tri­go enano «de al­to ren­di­mien­to» ayu­dó a re­sol­ver el ham­bre en el mun­do, por ejem­plo, ha­cien­do que la co­se­cha de tri­go en Chi­na fue­ra ocho ve­ces ma­yor de 1961 a 1999.

Hoy en día, el tri­go enano prác­ti­ca­men­te ha re­em­pla­za­do a la ma­yo­ría de las de­más ce­pas de tri­go en gran par­te del mun­do gra­cias al ex­tra­or­di­na­rio ren­di­mien­to de sus co­se­chas. El tri­go enano y se­mi­enano re­pre­sen­tan en la ac­tua­li­dad más del 99 por 100 de to­do el tri­go que se cul­ti­va en el mun­do. Sin em­bar­go...

UNA MA­LA RE­PRO­DUC­CIÓN

La pe­cu­liar omi­sión en el fre­ne­sí de la ac­ti­vi­dad de re­pro­duc­ción, co­mo aque­lla del CIMMYT, fue que, a pe­sar de los drás­ti­cos cam­bios en la con­for­ma­ción ge­né­ti­ca del tri­go y de otras co­se­chas, no se lle­vó a ca­bo nin­gu­na prue­ba de se­gu­ri­dad en ani­ma­les ni en se­res hu­ma­nos con las nue­vas ce­pas ge­né­ti­cas que se ha­bían crea­do.

Tan de­ci­di­dos eran los es­fuer­zos por in­cre­men­tar la co­se­cha, tan con­fia­dos es­ta­ban los ge­ne­tis­tas de que la hi­bri­da­ción pro­du­cía pro­duc­tos se­gu­ros pa­ra el con­su­mo hu­mano, tan ur­gen­te era la cau­sa del ham­bre en el mun­do que esos pro­duc­tos de in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la fue­ron lan­za­dos al mer­ca­do ali­men­ta­rio sin que la se­gu­ri­dad de los se­res hu­ma­nos for­ma­ra par­te de la ecua­ción.

Sim­ple­men­te se asu­mió que, da­do que la hi­bri­da­ción y el cul­ti­vo pro­du­cían plan­tas que en esen­cia se­guían sien­do «tri­go», las nue­vas ce­pas se­rían to­le­ra­das sin pro­ble­mas por el pú­bli­co con­su­mi­dor. De he­cho, los cien­tí­fi­cos agrí­co­las se bur­la­ron de la idea de que la hi­bri­da­ción tie­ne el po­ten­cial de ge­ne­rar hí­bri­dos que no sean sa­lu­da­bles pa­ra los se­res hu­ma­nos.

Des­pués de to­do, las téc­ni­cas de hi­bri­da­ción han si­do usa­das, si bien de ma­ne­ra más ru­di­men­ta­ria, en co­se­chas, en ani­ma­les e in­clu­so en se­res hu­ma­nos des­de ha­ce si­glos. Si jun­tas dos va­rie­da­des de to­ma­tes, si­gues ob- te­nien­do to­ma­tes, ¿ver­dad? ¿Cuál es el pro­ble­ma?

El te­ma de las prue­bas de se­gu­ri­dad en ani­ma­les o se­res hu­ma­nos nun­ca se men­cio­na. Con el tri­go, de la mis­ma ma­ne­ra, se asu­mió que las va­ria­cio­nes en es­truc­tu­ra y con­te­ni­do de glu­ten, cua­li­da­des que le con­fie­ren sus­cep­ti­bi­li­dad o re­sis­ten­cia a va­rias en­fer­me­da­des de las plan­tas, no trae­rían con­si­go nin­gu­na con­se­cuen­cia pa­ra los se­res hu­ma­nos.

A juz­gar por los des­cu­bri­mien­tos de las in­ves­ti­ga­cio­nes de los ge­ne­tis­tas agrí­co­las, di­chas su­po­si­cio­nes pue­den ser in­fun­da­das o es­tar del to­do equi­vo­ca­das. Aná­li­sis rea­li­za­dos a pro­teí­nas ex­pre­sa­das por un hí­bri­do de tri­go en com­pa­ra­ción con las dos ce­pas de sus pa­dres han de­mos­tra­do que, aun­que apro­xi­ma­da­men­te el 95 por 100 de las pro­teí­nas ex­pre­sa­das en la des­cen­den­cia son las mis­mas, el otro 5 por 100 es es­pe­cí­fi­co y no se en­cuen­tra en nin­guno de los dos pa­dres. En par­ti­cu­lar, las pro­teí­nas del glu­ten del tri­go su­fren un cam­bio es­truc­tu­ral con­si­de­ra­ble con la hi­bri­da­ción. En un ex­pe­ri­men­to de hi­bri­da­ción, 14 nue­vas pro­teí­nas de glu­ten fue­ron iden­ti­fi­ca­das en la des­cen­den­cia y no es­ta­ban pre­sen­tes en la plan­ta de tri­go de los pa­dres. Ade­más, com­pa­ra­das con las ce­pas de si­glos de an­ti­güe­dad del tri­go, las ce­pas mo­der­nas de Tri­ti­cum aes­ti­vum ex­pre­san una can­ti­dad más al­ta de ge­nes de pro­teí­nas de glu­ten aso­cia­dos con la en­fer­me­dad ce­lia­ca.

¡PRO­DUC­CIÓN!, ¡PRO­DUC­CIÓN!

Mul­ti­pli­ca esas al­te­ra­cio­nes por los cien­tos de mi­les de hi­bri­da­cio­nes a las cua­les el tri­go ha si­do so­me­ti­do y ten­drás el po­ten­cial de cam­bios drás­ti­cos en ras­gos de­ter­mi­na­dos ge­né­ti­ca­men­te co­mo la es­truc­tu­ra del glu­ten.

La nue­va agri­cul­tu­ra de co­se­chas de tri­go de al­to ren­di­mien­to en un ini­cio fue re­ci­bi­da con es­cep­ti­cis­mo en el Ter­cer Mun­do, con ob­je­cio­nes ba­sa­das prin­ci­pal­men­te en ex­pre­sio­nes del ti­po «así no es co­mo so­lía­mos ha­cer­lo». Bor­laug, hé­roe de la hi­bri­da­ción del tri­go, res­pon­día a los crí­ti­cos del tri­go de al­to ren­di­mien­to cul­pan­do al ex­plo­si­vo cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y afir­ma­ba que esa era la cau­sa de que la agri­cul­tu­ra de al­ta tec­no­lo­gía fue­ra una «ne­ce­si­dad».

Las co­se­chas mag­ní­fi­ca­men­te in­cre­men­ta­das que se dis­fru­ta­ron en paí­ses azo­ta­dos por el ham­bre, co­mo la In­dia, Pa­kis­tán, Chi­na y Co­lom­bia, en­tre otros, pron­to si­len­cia­ron a los de­trac­to­res. Las co­se­chas me­jo­ra­ron de for­ma ex­po­nen­cial, con­vir­tien­do la es­ca­sez en ex­ce­den­te y lo­gran­do que los pro­duc­tos de tri­go fue­ran más ba­ra­tos y ac­ce­si­bles.

En el fu­tu­ro, la cien­cia de la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca tie­ne el po­ten­cial de cam­biar el tri­go aún más. Los cien­tí­fi­cos ya no ne­ce­si­tan ma­ni­pu­lar ce­pas, cru­zar los de­dos y es­pe­rar a que se reali­ce el in­ter­cam­bio de la mez­cla ade­cua­da de cro­mo­so­mas. Aho­ra se

pue­den in­ser­tar o ex­traer a vo­lun­tad ge­nes in­di­vi­dua­les y pre­pa­rar las ce­pas pa­ra te­ner re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des y a pes­ti­ci­das, to­le­ran­cia al frío o a la se­quía y otras mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas de­ter­mi­na­das ge­né­ti­ca­men­te.

Y des­de lue­go, es po­si­ble di­se­ñar ge­né­ti­ca­men­te nue­vas ce­pas pa­ra que sean com­pa­ti­bles con fer­ti­li­zan­tes o pes­ti­ci­das es­pe­cí­fi­cos.

GLIFOSFATOS

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co es un pro­ce­so sa­tis­fac­to­rio pa­ra los gran­des pro­duc­to­res de la in­dus­tria agro­pe­cua­ria y pa­ra los pro­duc­to­res de se­mi­llas y quí­mi­cos agrí­co­las, co­mo Car­gill, Mon­san­to y ADM, da­do que las ce­pas es­pe­cí­fi­cas de se­mi­llas pue­den pro­te­ger­se con pa­ten­tes y, por tan­to, traer con­si­go me­jo­res ven­tas de los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos com­pa­ti­bles.

La mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca se cons­tru­ye en ba­se a la pre­mi­sa de que un so­lo gen pue­de ser in­ser­ta­do en el lu­gar ade­cua­do sin al­te­rar la ex­pre­sión ge­né­ti­ca de otras ca­rac­te­rís­ti­cas.

Aun­que el con­cep­to pa­re­ce ló­gi­co, no siem­pre fun­cio­na de una ma­ne­ra tan lim­pia. En la pri­me­ra dé­ca­da de mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca, no se re­que­ría nin­gu­na prue­ba de se­gu­ri­dad en ani­ma­les ni en hu­ma­nos pa­ra las plan­tas mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te, da­do que se pen­sa­ba que esa prác­ti­ca no era dis­tin­ta de la de hi­bri­da­ción, con­si­de­ra­da be­nig­na.

Más re­cien­te­men­te, la pre­sión pú­bli­ca ha obli­ga­do a que los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res, co­mo el cen­tro de la Agen­cia de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA, por sus si­glas en in­glés) que re­gu­la los ali­men­tos, re­quie­ran la rea­li­za­ción de prue­bas an­tes de lan­zar al mer­ca­do pro­duc­tos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te.

Sin em­bar­go, los crí­ti­cos de la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca han ci­ta­do es­tu­dios que iden­ti­fi­can pro­ble­mas po­ten­cia­les con co­se­chas ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­das. Ex­pe­ri­men­tos con ani­ma­les ali­men­ta­dos con gra­nos de so­ja to­le­ran­te al gli­fo­sa­to*, mues­tran al­te­ra­cio­nes en el te­ji­do del hí­ga­do, el pán­creas, el in­tes­tino y los tes­tícu­los si se com­pa­ran con ani­ma­les ali­men­ta­dos con gra­nos de so­ja con­ven­cio­na­les.

Se cree que la di­fe­ren­cia se de­be a un reaco­mo­do ines­pe­ra­do del ADN cer­ca del si­tio de in­ser­ción de los ge­nes, lo cual ge­ne­ra una al­te­ra­ción de las pro­teí­nas de los ali­men­tos que tie­ne po­ten­cia­les efec­tos tó­xi­cos.

La pro­tes­ta pú­bli­ca ha lle­va­do a la co­mu­ni­dad agrí­co­la in­ter­na­cio­nal a desa­rro­llar di­rec­tri­ces, co­mo el Có­di­go Ali­men­ta­rio de 2003, un es­fuer­zo con­jun­to de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción de las Na­cio­nes Uni­das (FAO) y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) pa­ra ayu­dar a de­ter­mi­nar qué nue­vas co­se­chas mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te de­be­rían ser so­me­ti­das a prue­bas de se­gu­ri­dad, qué ti­pos de prue­bas de­ben ser rea­li­za­das y qué es lo que de­be eva­luar­se.

Sin em­bar­go, no hu­bo tal pro­tes­ta años an­tes, cuan­do los agri­cul­to­res y ge­ne­tis­tas lle­va­ron a ca­bo cien­tos de mi­les de ex­pe­ri­men­tos de hi­bri­da­ción. No ca­be du­da de que los reaco­mo­dos ge­né­ti­cos ines­pe­ra­dos que po­drían ge­ne­rar al­gu­nas pro­pie­da­des desea­bles, co­mo una ma­yor re­sis­ten­cia a la se­quía o una ma­sa con me­jo­res pro­pie­da­des, pue­den ver­se acom­pa­ña­dos por cam­bios en las pro­teí­nas que no son evi­den­tes pa­ra los ojos, la na­riz o la len­gua; sin em­bar­go, po­cos es­tu­dios se han con­cen­tra­do en es­tos efec­tos se­cun­da­rios.

Las al­te­ra­cio­nes del tri­go que po­ten­cial­men­te po­drían re­sul­tar en efec­tos in­de­sea­bles en los se­res hu­ma­nos no se de­ben a la in­ser­ción o su­pre­sión de ge­nes, sino a los ex­pe­ri­men­tos de hi­bri­da­ción que pre­ce­den a la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. Co­mo re­sul­ta­do, en los úl­ti­mos 50 años mi­les de nue­vas ce­pas han en­tra­do en el mer­ca­do co­mer­cial de los ali­men­tos hu­ma­nos sin que se ha­ya he­cho un so­lo in­ten­to de lle­var a ca­bo prue­bas de se­gu­ri­dad.

Se tra­ta de un desa­rro­llo con im­pli­ca­cio­nes tan enor­mes pa­ra la sa­lud de los se­res hu­ma­nos que lo voy a re­pe­tir: el tri­go mo­derno, a pe­sar de las al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas pa­ra mo­di­fi­car cien­tos, si no mi­les, de sus ca­rac­te­rís­ti­cas de­ter­mi­na­das ge­né­ti­ca­men­te, se abrió pa­so en el mer­ca­do ali­men­ta­rio pa­ra se­res hu­ma­nos a es­ca­la mun­dial sin que se ha­ya for­mu­la­do nin­gu­na pre­gun­ta res­pec­to a su per­ti­nen­cia pa­ra el con­su­mo hu­mano.

Co­mo los ex­pe­ri­men­tos de hi­bri­da­ción no re­quie­ren do­cu­men­ta­ción de prue­bas rea­li­za­das en ani­ma­les o se­res hu­ma­nos, se­ña­lar dón­de, cuán­do y có­mo los hí­bri­dos de for­ma es­pe­cí­fi­ca han am­pli­fi­ca­do los efec­tos ne­ga­ti­vos del tri­go es una ta­rea im­po­si­ble. Tam­po­co se sa­be si so­lo par­te o to­do el tri­go hí­bri­do ge­ne­ra­do tie­ne el po­ten­cial de pro­du­cir efec­tos in­de­sea­bles en la sa­lud de los se­res hu­ma­nos.

Las di­fe­ren­cias ge­né­ti­cas ge­ne­ra­das a tra­vés de mi­les de hi­bri­da­cio­nes di­se­ña­das por los se­res hu­ma­nos son res­pon­sa­bles de va­ria­cio­nes sus­tan­cia­les en la com­po­si­ción, apa­rien­cia y cua­li­da­des im­por­tan­tes no so­lo pa­ra los chefs y los pro­ce­sa­do­res de ali­men­tos, sino, po­ten­cial­men­te, pa­ra la sa­lud hu­ma­na.

Re­co­men­da­mos la lec­tu­ra de es­te li­bro a to­dos los in­tere­sa­dos en co­no­cer los re­sul­ta­dos, en for­ma de efec­tos desas­tro­sos pa­ra la sa­lud.

* Se tra­ta de se­mi­llas co­no­ci­das co­mo Roun­dup Ready; esas se­mi­llas son mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te pa­ra per­mi­tir que el agri­cul­tor las ro­cíe sin su­per­vi­sión con el her­bi­ci­da Roun­dup (ver In­te­gral 465) sin da­ñar la co­se­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.