Las se­mi­llas de gi­ra­sol

Integral - - Alimentos Saludables - DA­NIEL ALBORS PERICÁS

ali­men­ta­rios y te­ra­péu­ti­cos. Es­ta plan­ta se in­tro­du­jo en Eu­ro­pa en el si­glo XVI a tra­vés de los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les y su cul­ti­vo se fue ex­ten­dien­do pro­gre­si­va­men­te ha­cia los paí­ses orien­ta­les del con­ti­nen­te, has­ta lle­gar a Asia. En la ac­tua­li­dad se ha con­ver­ti­do en uno de los fru­tos olea­gi­no­sos más im­por­tan­tes del mun­do.

Su cul­ti­vo se des­ti­na a va­rios usos: las flores se uti­li­zan pa­ra la de­co­ra­ción or­na­men­tal, las se­mi­llas pa­ra la ali­men­ta­ción y el acei­te que se ob­tie­ne de ellas se em­plea pa­ra ela­bo­rar un sin­fín de pro­duc­tos.

La plan­ta

Con­tem­plar los cam­pos de gi­ra­so­les y el in­ten­so co­lor ama­ri­llo con el que bri­llan en las so­lea­das tie­rras de se­cano, es uno de los be­llos es­pec­tácu­los con el que nos de­lei­ta la na­tu­ra­le­za. Sus enor­mes flores que pue­den lle­gar a me­dir has­ta 30 cm, gi­ran to­das ellas al uní­sono si­guien­do la tra­yec­to­ria del sol, in­cli­nán­do­se por la ma­ña­na ha­cia le­van­te y por la tar­de ha­cia po­nien­te. Es­tán for­ma­das por cien­tos de di­mi­nu­tas flo­re­ci­llas es­pe­ran­do a ser po­li­ni­za­das por los in­sec­tos y fe­cun­da­das, pa­ra for­mar en sus cer­ca de 1000 re­cep­tácu­los se­me­jan­tes a pa­na­les de abe­ja, las “pi­pas de gi­ra­sol” co­no­ci­das por to­dos.

De Amé­ri­ca al mun­do

El gi­ra­sol, He­liant­hus an­nuus, (de He­lios, sol, y ant­hos, flor), es una plan­ta anual que pue­de al­can­zar una al­tu­ra de más de 2 me­tros. Es ori­gi­na­ria de Amé­ri­ca del Nor­te y pos­te­rior­men­te se fue ex­ten­dien­do ha­cia Centroamérica y Su­da­mé­ri­ca, don­de lle­gó a ser con­si­de­ra­da una plan­ta sa­gra­da de la que se uti­li­za­ban sus se­mi­llas, hojas, pé­ta­los y la par­te tier­na de los ta­llos, pa­ra usos

Fuen­te de áci­dos gra­sos esen­cia­les

De en­tre los nu­trien­tes que con­tie­nen las se­mi­llas de gi­ra­sol, ca­be des­ta­car el áci­do li­no­lei­co de la fa­mi­lia de los omega 6, y al­go de áci­do li­no­lé­ni­co omega 3, áci­dos gra­sos esen­cia­les co­no­ci­dos por sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, ade­más de ser ne­ce­sa­rios pa­ra for­mar de­ter­mi­na­das hor­mo­nas. Es­te ti­po de gra­sas tam­bién ejer­cen un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Por ello su con­su­mo es­tá in­di­ca­do en el tra­ta­mien­to die­té­ti­co de afecciones tan di­ver­sas co­mo la hi­per­ten­sión, hi­per­li­pi­dé­mias, dia­be­tes y ar­tri­tis.

Pro­teí­nas pa­ra ve­ga­nos

Las se­mi­llas de gi­ra­sol tam­bién son una bue­na fuen­te de pro­teí­nas ve­ge­ta­les. De he­cho son ri­cas en ami­noá­ci­dos esen­cia­les, pues es uno de los ali­men­tos ve­ge­ta­les que más con­tie­nen. El úni­co ami­noá­ci­do que les fal­ta pa­ra ser una pro­teí­na com­ple­ta es la li­si­na, por lo que las per­so­nas ve­ga­nas lo de­be­rán com­ple­men­tar con ali­men­tos que lo con­ten­gan, co­mo las le­gum­bres.

Vi­ta­mi­na E y mi­ne­ra­les

Las se­mi­llas de gi­ra­sol apor­tan cal­cio y mag­ne­sio, lo que ha­ce que sean un ali­men­to a con­si­de­rar en el em­ba­ra­zo, lac­tan­cia, ar­tri­tis, os­teo­po­ro­sis, fi­bro­mial­gia y en las die­tas sin lác­teos.

Igual que otras se­mi­llas y fru­tos se­cos, son un ali­men­to muy ri­co en vi­ta­mi­na E, que ac­túa co­mo an­ti­oxi­dan­te de las mis­mas gra­sas que con­tie­ne y del or­ga­nis­mo. El acei­te de gi­ra­sol “eco”, de pren­sa­do en frío y sin re­fi­nar, es uno de los ali­men­tos con ma­yor con­te­ni­do en vi­ta­mi­na E, so­lo su­pe­ra­do por el acei­te de ger­men de tri­go.

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra su con­su­mo

Se pue­den to­mar so­las, com­bi­na­das en un coc­tel de fru­tos se­cos y otras se­mi­llas, o aña­dir a las en­sa­la­das, pa­nes, sal­sas, ba­rri­tas ener­gé­ti­cas, mues­lis y pas­te­les.

El ti­po de gra­sa que con­tie­nen es muy sen­si­ble a la tem­pe­ra­tu­ra, por lo que se re­co­mien­da co­mer­las cru­das o li­ge­ra­men­te tos­ta­das y se des­acon­se­ja con­su­mir­las fri­tas y sa­la­das.

El acei­te de \^gVh­da gZ­cVYd

Exis­ten di­fe­ren­tes ca­li­da­des de es­te acei­te, co­mo pa­sa con otros ali­men­tos. El re­fi­na­do que se ven­de en su­per­mer­ca­dos se uti­li­za mu­cho co­mo sus­ti­tu­to del acei­te de oli­va por ser más ba­ra­to, pe­ro co­mo su­ce­de tam­bién con el de oli­va, en el pro­ce­so de re­fi­na­mien­to ha ido per­dien­do bue­na par­te de sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, in­clu­yen­do a la vi­ta­mi­na E.

Es­te acei­te, que se uti­li­za pa­ra ela­bo­rar ga­lle­tas, bo­lle­ría in­dus­trial y mar­ga­ri­nas ve­ge­ta­les, es po­co re­co­men­da­ble de­bi­do a la trans­for­ma­ción que han su­fri­do las gra­sas que con­tie­ne.

En al­tas tem­pe­ra­tu­ras

El acei­te de gi­ra­sol “eco”, sin re­fi­nar y pren­sa­do en frío es mu­cho más sa­lu­da­ble, pues­to que con­ser­va to­das sus cua­li­da­des die­té­ti­cas y or­ga­no­lép­ti­cas. Aun así hay que re­cor­dar que es­te acei­te no re­sis­te las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y se oxi­da fá­cil­men­te, por lo que se de­be ad­qui­rir en en­va­ses pe­que­ños de cris­tal os­cu­ro, guar­dar en el fri­go­rí­fi­co y con­su­mir en crudo. Pa­ra freír, los me­jo­res acei­tes son el de co­co y el de oli­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.